Neurocenter

logo-neurocenter-clinica-de-rehabilitacion-neurologica

Haz tu cita llamando al        81 – 2089 – 22 44

Padecimientos

Lesiones medulares en la esclerosis múltiple

Uno de los hallazgos más significativos que ha permitido el avance de las técnicas diagnósticas en la Esclerosis Múltiple, es que esta enfermedad afecta a la médula espinal no solo en su función, sino, además, en su anatomía, ya que puede reducir su tamaño o volumen, y que ésta manifestación, a su vez, va de la mano con la gravedad de la enfermedad.

Y es que durante mucho tiempo, la evidencia científica que brindaba información sobre la esclerosis múltiple, se basaba en los síntomas y algunos otros métodos diagnósticos. Sin embargo, gracias a estudios como la resonancia magnética o los potenciales evocados, se ha podido obtener un panorama más amplio de su evolución.

¿Cuáles son las manifestaciones medulares en la esclerosis múltiple?

Aunque algunas de las manifestaciones iniciales o más llamativas de la esclerosis múltiple son las asociadas al cerebro, como por ejemplo, visión borrosa, cefalea (dolor de cabeza), o movimientos anormales como convulsiones, no todo recae sobre el cerebro. Existe una gran lista de manifestaciones que se relacionan con la médula espinal y nervios periféricos.

Al afectarse la médula espinal, las manifestaciones pueden ser muy variables, ya que dependen de múltiples factores como por ejemplo el sitio de afección, el tamaño de la lesión, o la velocidad con la que el daño se genera.

Una manera de dividirlo para su estudio es según la extensión del daño, en focal y difuso.

Las lesiones focales se generan en un área específica, y por lo tanto, las manifestaciones suelen ser muy características, dependiendo de las fibras de la médula que fueron dañadas. Por ejemplo, dolor, fuerza, temblores, etc.

Por otro lado, las lesiones difusas suelen afectar diferentes zonas y por lo tanto, funciones nerviosas, con un abanico más amplio de signos y síntomas.

Éste último tipo de presentación suele ocurrir con enfermedades más agresivas y por lo tanto, más discapacitantes.

¿Cómo se tratan este tipo de lesiones?

Al igual que la mayoría de las enfermedades en medicina, no necesariamente en el área de la neurología, el pronóstico y la intensidad de las secuelas de una enfermedad, recaen en el diagnóstico temprano y la instauración de un tratamiento óptimo.

El tratamiento de la esclerosis múltiple depende, de manera prioritaria, en medicamentos intravenosos que disminuyan la inflamación de las lesiones y que neutralicen el proceso autoinmunitario que desencadena la enfermedad.

Sin embargo, a pesar de esto, las secuelas pueden persistir, y por lo tanto generar discapacidad temporal o permanente.

Es aquí donde la rehabilitación neurológica obtiene su protagonismo. Ya que, no solamente se encarga de reducir la intensidad de las secuelas con ejercicios y terapias individualizadas para las necesidades de cada paciente; si no también, permite reducir el daño de las mismas, al agregar al tratamiento médico fisioterapia, que permite reducir el daño antes de que sea tarde.

Esclerosis múltiple: panorama de la enfermedad

La esclerosis múltiple es una enfermedad autoinmunitaria, es decir, en donde nuestro propio sistema de defensa ataca a nuestro cuerpo, en este caso, el sistema nervioso central, que a su vez está compuesto por el cerebro y la médula espinal.

La presentación de esta enfermedad suele ser muy variable y depende de muchos factores como el género, la edad, o los antecedentes de cada paciente. Sin embargo, una manera de clasificar su evolución es, por ejemplo, de acuerdo a sus patrones de exacerbación, por ejemplo, puede ser remitente recurrente, es decir, puede tener exacerbaciones o momentos en los que existan síntomas y momentos en los que la enfermedad se encuentre “apagada”; o puede ser primariamente progresiva, o en otras palabras, desde su inicio progresar y causar daño sin detenerse.

¿Por qué existe daño nervioso en la esclerosis múltiple?

El objetivo al que ataca principalmente esta enfermedad es la vaina de mielina, que a manera de ejemplo, funciona similar a la cubierta plástica de los cables eléctricos, y que tiene la función de ser un aislante natural y a la vez un conductor de los estímulos nerviosos, como lo son la sensibilidad y la fuerza muscular.

Este tipo de enfermedad es en ocasiones progresiva y discapacitante, ya que al atacar la mielina, impide la correcta comunicación entre el cerebro y los nervios periféricos.

 

Te podría interesar: Hábitos para combatir la esclerosis múltiple

Potenciales evocados para Esclerosis Múltiple

Las pruebas de potenciales evocados a veces se usan en el diagnóstico de la esclerosis múltiple porque son indoloras, no invasivas y más rápidas que una resonancia magnética. Aunque la resonancia magnética se utiliza con más frecuencia, las pruebas de potenciales evocados siguen desempeñando un papel importante, especialmente en las primeras etapas de la esclerosis múltiple.

Dado que el daño a los nervios en la esclerosis múltiple puede volver más lenta la transmisión de las señales nerviosas, las pruebas de potenciales evocados pueden indicar las vías nerviosas que están dañadas, incluso antes de que note algún síntoma clínico. Retrasos de tan solo 10 milisegundos pueden indicar que hay daño en la vía nerviosa.

Las propiedades eléctricas únicas de los nervios periféricos pueden evaluarse en tanto personas sanas como en personas enfermas con estímulos aplicados de forma externa para después hacer un análisis de las respuestas obtenidas.

Las técnicas de estudio de conducción nerviosa permiten la estimulación y el registro de la actividad eléctrica de los nervios periféricos individuales con suficiente precisión, reproducibilidad y estandarización para determinar los valores normales, caracterizar los hallazgos anormales y correlacionar las características neurofisiológicas con diversas enfermedades.

© 2020 Neurocenter. 
Todos los derechos reservados. Supported by SENSO Mx.

boton-ir-arriba