8120892244
Los temblores en una mano o un brazo, o la rigidez en alguna parte del cuerpo, son tan solo algunos de las principales manifestaciones de la enfermedad de Párkinson.

Seguramente alguna vez escuchaste este nombre, pero tienes dudas acerca de lo que realmente significa y cómo puedes actuar para mejorar la situación. Si ese es tu caso, o el de algún ser querido, en este artículo nosotros te ofreceremos información importante para que te puedas orientar sobre esta enfermedad.

Qué es

La enfermedad de Párkinson es la segunda enfermedad neurodegenerativa y progresiva más común a nivel mundial, después del Alzheimer. Es originada por un proceso de deterioro neuronal en una región específica del cerebro, llamada sustancia negra ubicada en el mesencéfalo, lo que origina la aparición de una serie de síntomas, principalmente en las funciones motoras. 

Los síntomas van apareciendo poco a poco. De esos te iremos contando más adelante. Pero debes saber que este padecimiento es crónico y puede presentarse de diferentes maneras. Y aunque no es de desenlace fatal, a largo plazo, si no se cuenta con el tratamiento adecuado, puede provocar mal funcionamiento de algunos órganos importantes del cuerpo.

La enfermedad de Parkinson puede afectar a hombres y mujeres a partir de los 65 años, aunque hemos conocido casos de personas más jóvenes que la han sufrido. Los estudios científicos hasta el momento no han encontrado la causa de esta enfermedad, lo que ha hecho muy difícil poder encontrar una cura para ella. Sin embargo, es más común en quienes tienen padres o abuelos que padecieron la misma enfermedad.

Síntomas

Preocuparse por conocer qué es el párkinson, es un paso importante, ya que solo el conocimiento hará que puedas actuar de manera adecuada ante la aparición de cualquier indicio. Ahora, nosotros te diremos cuáles son los principales síntomas y, por supuesto, cuál es el procedimiento adecuado de atención primaria.

    • Temblores o sacudidas: este es uno de los primeros síntomas motores que puedes observar y normalmente inicia en una de las extremidades como manos o dedos.
    • Movimiento lento o bradicinesia: este es un síntoma a mediano plazo del párkinson. La lentitud en algunos movimientos mientras se hacen tareas fáciles de toda la vida como vestirse o asearse. Siendo este el síntoma más común de la enfermedad.
    • Rigidez muscular: los músculos se pueden poner duros, lo que podría tener como causa dolor y por supuesto, limitación de los movimientos.
    • Cambios al hablar: el discurso de la persona que padece esta enfermedad puede cambiar de manera drástica, desde hablar más suave o más rápido, tartamudeo, dudas antes de pronunciar, y hasta decir palabras soeces, son parte de los cambios posibles.
    • Inestabilidad postural: es uno de los síntomas tardíos pero comunes, la inestabilidad al caminar o solo al estar parado puede ocasionar caídas en el paciente, conllevando a un mayor peligro por fracturas que pudiera tener.
    • Síntomas autonómicos: son una gran variedad de síntomas en diferentes partes del cuerpo, siendo los más comunes las alteraciones del sueño, depresión, constipación, disminución del olfato y la fatiga. Cabe destacar que muchos de estos síntomas comienzan a hacerse presentes años antes de que comiencen los síntomas motores como el temblor o la rigidez, sin embargo, pasan desapercibidos con frecuencia o no los relacionan con la enfermedad.

    Al presentarse los primeros indicios de esta enfermedad, lo ideal es que hagas una consulta con un neurólogo y un neurocirujano, ya que son ellos los especialistas y, en conjunto, podrán establecer un tratamiento.

Tratamiento

Al no conocerse las causas que activan el párkinson, se les ha hecho cuesta arriba a los investigadores encontrar una cura y por este motivo, un tratamiento único y curativo no existe. Existen gran variedad de medicamentos que ayudan a controlar los síntomas, sin embargo, cada caso es distinto, lo que hacen los especialistas es adaptar el tratamiento a las necesidades individuales del paciente.

El caso de Humberto, es interesante. Un hombre con tan solo 45 años, mecánico de profesión, esposo y padre de dos hijos, que siempre fue una persona alegre, que disfrutaba de la compañía de los amigos. Todo se inició con un simple temblor en una mano, que posteriormente se convirtió en el descontrol de sus funciones.

Carlos, un postulante a neurología, descubrió su padecimiento un día como cualquier otro, a finales de los años 90, mientras le daba cuerda a su reloj. De un momento a otro, todos sus planes tuvieron que cambiar, pues como médico redujo todas las posibles causas de su temblor y descubrió su realidad. A partir de ese momento se dedicó a la investigación de esta enfermedad.

Con nosotros, y a través de la Estimulación Magnética Transcraneal repetitiva (rTMS), se lograron generar nuevas redes neuronales para sustituir a las que están dañadas por la enfermedad.

Ninguno de los dos se resignó y buscaron nuestra ayuda, lo cual ha aportado una mayor calidad a sus vidas.Tú puedes hacer lo mismo.

WhatsApp chat