Haz tu cita llamando al        81 – 2089 – 22 44

¿Cuáles son las causas de la Mielitis Transversa?

Existen múltiples causas de mielitis transversa (MT), pero se pueden dividir en términos generales en enfermedad idiopática, post infecciosa, sistémica o enfermedad multifocal del sistema nervioso central.La causa más común de MT es idiopática y no se ha encontrado ningún factor causal.

Las infecciones que conducen a la MT incluyen, entre otras:

  • Enterovirus
  • Virus del Nilo Occidental
  • Virus del herpes
  • VIH
  • Virus de la leucemia de células T humana tipo 1 (HTLV-1)
  • Virus del Zika
  • Neuroborreliosis (Lyme)
  • Mycoplasma
  • Treponema pallidum.

Algunos de los trastornos autoinmunes adquiridos del sistema nervioso central incluyen:

  • La esclerosis múltiple
  • El trastorno del espectro de la neuromielitis óptica
  • La encefalomielitis aguda diseminada.

También se ha informado que la neurosarcoidosis y los síndromes paraneoplásicos tienen una asociación con la MT.

Los trastornos autoinmunitarios inflamatorios sistémicos que tienen asociación con la MT incluyen:

  • Espondilitis anquilosante
  • Síndrome antifosfolípido
  • Enfermedad de Behçet
  • Enfermedad mixta del tejido conectivo
  • Artritis reumatoide
  • Sarcoidosis
  • Esclerodermia
  • Síndrome de Sjögren
  • Lupus eritematoso sistémico

¿Cuáles son los síntomas de la mielitis transversa?

Los síntomas incluyen Disfunción motora, sensorial y/o autónoma

Síntomas Sensitivos

  • Dolor:

Uno de los primeros síntomas de la mielitis transversa puede ser el dolor agudo que comienza en la parte baja de la espalda y puede irradiar hacia las piernas o los brazos. Este dolor puede ser constante o intermitente.

  • Sensación de hormigueo o entumecimiento:

Los pacientes pueden experimentar una sensación de hormigueo, entumecimiento o sensación de pinchazos en los pies y las manos. Estas sensaciones pueden progresar hacia arriba en el cuerpo.

Síntomas Motores

  • Debilidad muscular:

La inflamación puede llevar a una debilidad en los músculos, afectando uno o ambos lados del cuerpo. La debilidad puede progresar rápidamente desde una leve sensación de pesadez hasta una parálisis completa.

  • Espasticidad:

La rigidez muscular y los espasmos involuntarios pueden aparecer, dificultando el movimiento voluntario de las extremidades.

Síntomas Autonómicos

  • Disfunción vesical:

La inflamación de la médula espinal puede afectar el control de la vejiga, resultando en urgencia urinaria, incontinencia o retención urinaria.

  • Disfunción intestinal:

Los pacientes también pueden experimentar problemas gastrointestinales, incluyendo estreñimiento o, en casos raros, incontinencia fecal.

  • Disfunción sexual:

Puede haber una pérdida de la función sexual debido a la interrupción de las señales nerviosas.

Síntomas Sistémicos

  • Fatiga:

La fatiga es común en las personas con mielitis transversa, ya que el cuerpo está utilizando más energía para intentar enviar señales a través de la médula espinal dañada.

  • Fiebre:

En algunos casos, la inflamación puede estar asociada con fiebre, aunque no es un síntoma principal.

Evolución de los Síntomas

Los síntomas de la mielitis transversa pueden desarrollarse en cuestión de horas a días, y en algunos casos, de semanas. La progresión de los síntomas puede ser rápida y severa, llevando a una parálisis completa en cuestión de días. Es importante buscar atención médica inmediata si se sospecha de mielitis transversa, ya que un diagnóstico y tratamiento tempranos pueden mejorar significativamente el pronóstico y limitar el daño neurológico.

¿Cómo se diagnostica la mielitis transversa?

Se requiere de Resonancia magnética de toda la columna con y sin contraste de gadolinio para diferenciar lesiones compresivas de no compresivas, así como punción lumbar para análisis de LCR que incluye recuento celular con diferencial, proteínas, glucosa, bandas oligoclonales, índice de inmunoglobulina G (IgG) y citología, Anticuerpos séricos anti-acuaporina-4 (APQ-4)-IgG, anticuerpos anti-glicoproteína de oligodendrocitos (MOG) de mielina, nivel de B12, ácido metilmalónico, anticuerpos antinucleares (ANA) séricos, anticuerpos Ro/SSA y La/SSB, serologías de sífilis , anticuerpos VIH, TSH y pruebas de etiología viral según corresponda. Además de estudios de conducción nerviosa VCN y electromiografía EMG

¿Cuál es el tratamiento de la mielitis transversa?

El estándar de atención y la terapia de primera línea para el tratamiento de la mielitis transversa son los glucocorticoides intravenosos. Se deben iniciar dosis altas de glucocorticoides intravenosos lo antes posible. No debe haber retrasos en el tratamiento mientras se esperan los resultados de las pruebas. Existen pocas contraindicaciones para el tratamiento con glucocorticoides. Los regímenes potenciales incluirían metilprednisolona o dexametasona durante 3 a 5 días. Se debe indicar una mayor duración del tratamiento a medida que avanza el caso clínico.

La plasmaféresis puede ser eficaz para la enfermedad desmielinizante aguda del sistema nervioso central, que no responde al tratamiento con glucocorticoides. Además, a medida que se amplía el conocimiento sobre la MT, la terapia inmunomoduladora como la ciclofosfamida, el micofenolato o el rituximab podría ofrecer beneficios en la MT crónica recurrente o en la MT aguda resistente. Las modalidades de tratamiento que también deben utilizarse en el tratamiento de la MT incluyen el tratamiento del dolor, la inmunoglobulina intravenosa (IGIV) y los antivirales

Objetivos de la terapia de neurorehabilitación

Los objetivos de la neurorehabilitación para la mielitis transversa son múltiples y se adaptan según la evolución del paciente:

  • Restaurar la función motora: Mejorar la fuerza y la coordinación muscular.
  • Recuperar la función sensorial: Reentrenar las vías sensoriales para mejorar la sensibilidad y la percepción.
  • Mejorar la autonomía: Facilitar la independencia en actividades de la vida diaria.
  • Manejo del dolor: Reducir el dolor neuropático y mejorar el confort.
  • Reentrenamiento vesical e intestinal: Ayudar al paciente a recuperar el control sobre las funciones vesicales e intestinales.
  • Apoyo psicológico: Brindar soporte emocional y psicológico para ayudar al paciente a afrontar los desafíos relacionados con su condición.

Intervenciones Terapéuticas

Fisioterapia:

  • Ejercicios de fortalecimiento:

Se diseñan programas de ejercicios para fortalecer los músculos debilitados.

  • Movilidad y equilibrio:

Entrenamiento para mejorar el equilibrio y la coordinación, utilizando técnicas como la terapia de balance y la marcha asistida.

  • Estiramientos y movilidad articular:

Ejercicios para mantener la flexibilidad y prevenir la rigidez muscular.

Terapia Ocupacional:

  • Actividades de la vida diaria (AVD):

Entrenamiento para realizar actividades cotidianas como vestirse, comer y bañarse.

  • Adaptaciones y ayudas técnicas:

Uso de dispositivos adaptativos para mejorar la independencia del paciente.

Terapia del Dolor:

  • Técnicas de manejo del dolor:

Incluyen fisioterapia, medicación, estimulación nerviosa eléctrica transcutánea (TENS), y técnicas de relajación.

Neuropsicología:

  • Apoyo emocional:

Intervenciones para ayudar al paciente a manejar la ansiedad, la depresión y el estrés que pueden acompañar a una enfermedad crónica.

  • Terapia cognitivo-conductual (TCC):

Para abordar problemas emocionales y mejorar la resiliencia y la adaptación.

Reentrenamiento Vesical e Intestinal:

  • Técnicas de cateterismo:

Enseñanza del autocateterismo limpio intermitente para pacientes con retención urinaria.

  • Programas de entrenamiento intestinal:

Estrategias para regular la función intestinal, incluyendo dieta y programas de evacuación.

Tecnologías Avanzadas en Rehabilitación

  • Exoesqueletos y robótica:

Utilización de dispositivos robóticos y exoesqueletos para asistir en la marcha y mejorar la movilidad.

  • Realidad virtual:

Programas de rehabilitación basados en realidad virtual para mejorar el compromiso del paciente y la eficacia del tratamiento.

  • Estimulación eléctrica funcional (FES):

Uso de la estimulación eléctrica para mejorar la función muscular y la movilidad.

Teléfono
81 2089 2244
ó
ó
También puedes enviarnos un mensaje por WhatsaApp para agendar tu cita.

Descubre nuestros artículos más recientes

Encuéntranos sin problemas

También puedes visitarnos
nos encantaría conocerte

Sayula 310, Mitras Sur, 64020 Monterrey, N.L.

Lunes a viernes

9:00 am a 19:00 pm

Sábados

9:00 am a 14:00 pm

Menú principal

Síguenos

© 2023 Neurocenter. Todos los derechos reservados.