Neurocenter

logo-neurocenter-clinica-de-rehabilitacion-neurologica

Haz tu cita llamando al        81 – 2089 – 22 44

Servicios

El Electroencefalograma y la Ansiedad

Los trastornos de ansiedad son tan frecuentes en atención primaria que se calcula que uno de cada diez pacientes que se atienden diariamente lo presentan. De hecho son más comunes que la diabetes.

El Electroencefalograma es una herramienta eficaz para el diagnóstico de ansiedad y ofrece numerosas ventajas por ser una técnica accesible, económica y no invasiva que nos puede proporcionar información importante para el diagnóstico y seguimiento de enfermedades provocadas por ansiedad.

Tener acceso a atención neurológica de calidad implica que sea integral y multidisciplinaria, permitiendo que la persona viva el proceso con el menor de pasos y complicaciones. En Neurocenter tomamos como prioridad que nuestros pacientes dejen de perder y empiecen a ganar, por ello ofrecemos estudios, diagnóstico y tratamiento en un mismo lugar.

Tenemos la certeza de que sólo desafiando las metodologías tradicionales de atención neurológica que se brindan en los sistemas de salud convencionales, ofreciendo una propuesta alternativa de atención y nuestra robusta comunidad de profesionales podemos detener las pérdidas y ayudarte a ganar todo aquello que, quien nos busca, requiere para tener una vida plena.

¿Qué es el Trastorno de ansiedad?

Los trastornos de ansiedad se caracterizan por miedo excesivo en respuesta a objetos o situaciones específicas que en realidad no representan un peligro real. En México son los trastornos psiquiátricos más frecuentes a lo largo de la vida, 14.3%, mientras que en los EUA esa cifra llega a 28.8%. Estos padecimientos afectan grandemente el desempeño laboral, académico y social, consumen muchos recursos de salud y son un factor de riesgo de los trastornos cardiovasculares. 

Cuando se presentan como comorbilidad de la depresión mayor, el abuso de sustancias, los trastornos alimentarios y los trastornos severos de la personalidad, se convierten en el principal obstáculo para tratar esas enfermedades. La salud mental contribuye de manera significativa a la calidad de vida y a una plena participación social. Los trastornos mentales constituyen una importante carga económica y social, tanto por su frecuencia, coexistencia y comorbilidad, como por la discapacidad que producen 

La ansiedad es una emoción que surge ante situaciones ambiguas, en las que se anticipa una posible amenaza, y que prepara al individuo para actuar ante ellas mediante una serie de reacciones cognitivas, fisiológicas y conductuales. El estado mental de miedo se acompaña de cambios fisiológicos que preparan para esta defensa o huída, como son el aumento de la frecuencia cardiaca, la presión arterial, la respiración y la tensión muscular, sumando al aumento de la actividad simpática (temblor, poliuria, diarrea). Todos estos cambios son respuestas normales ante situaciones de estrés. 

En ocasiones, la ansiedad no facilita una mejor adaptación, surgiendo falsas alarmas ante posibles amenazas que realmente no lo son, en otras ocasiones tienden a percibir reiteradamente una serie de amenazas magnificadas que provocan niveles excesivamente altos de ansiedad. La ansiedad se convierte en patológica cuando es desproporcionada para la situación y demasiado prolongada. 

La ansiedad implica al menos 3 sistemas de respuesta:

  1. Subjetivo-cognitivo: Experiencia interna, percepción, evaluación subjetiva de los estímulos. 
  2. Fisiológico-somático: Activación del sistema nervioso autónomo
  3. Motor-conductual: Escape y evitación

 La reacción cognitiva inmediata es el miedo, pero cuando no es posible alejarse o dominar al estímulo amenazador, el tono afectivo del individuo permanece como ansiedad. La ansiedad es pues un estado o tono afectivo de larga duración; tanto, que puede convertirse en permanente, acompañado de una sensación de peligro y de falta de control. Los indicadores psíquicos y fisiológicos de la ansiedad son semejantes a la respuesta emocional de miedo. 

El miedo o la ansiedad pueden ser provocados por estímulos reales del medio ambiente, pero también por la evaluación que se hace de la situación, en la que entran en juego la subjetivi- dad, las experiencias previas o recuerdos, y las predicciones que el cerebro hace a partir de un modelo de la realidad construido por él mismo.

Por tanto, la ansiedad puede ser adecuada a la situación que se está viviendo o tornarse inadecuada o patológica, cuando la evaluación no corresponde con la realidad. Además de la evaluación errónea, la respuesta puede ser también inadecuada. Los mecanismos de emergencia mencionados evolucionaron a partir de un medio en el que la defensa física era necesaria, pero este medio es diferente del que ha creado la cultura humana actual. 

Finalmente, la sobreestimulación, debida a la ansiedad, de los sistemas fisiológicos involucrados en la respuesta emocional del miedo, puede provocar trastornos en ellos, como las llamadas enfermedades psicosomáticas, que incluyen úlceras, diarreas, trastornos de la alimentación, problemas cardiovasculares, alteraciones de la conducta y trastornos afectivos, como la depresión.

¿Cómo funciona el electroencefalograma?

Las neuronas funcionan recibiendo y emitiendo mensajes electroquímicos, por lo que su actividad puede medirse registrando su actividad eléctrica, ya sea directamente de una sola neurona o de una población de ellas (o actividad de campo). 

En el caso del ser humano, por razones éticas obvias, solamente se pueden realizar registros extracraneanos de la actividad de campo, o electroencefalograma, que se logran colocando electrodos en la superficie del cuero cabelludo. 

Esta técnica tiene numerosas ventajas, ya que no es invasiva, puede repetirse muchas veces y es relativamente económica. La transmisión de mensajes en el cerebro es muy rápida, del orden de los milisegundos. 

La actividad eléctrica que puede recogerse desde fuera del cuero cabelludo se debe a la actividad de poblaciones de neuronas y consiste en oscilaciones de voltaje con un espectro de frecuencias que van desde muy lentas, menores de un ciclo por segundo (o hertz) hasta muy rápidas, superiores a los 80 hertz. 

La presencia de una u otra frecuencia en el electroencefalograma y en el magnetoencefalograma depende de influencias globales de sistemas capaces de afectar el estado general del cerebro, produciendo estados fisiológicos diferentes, como por ejemplo el sueño, la alerta, la atención y la emoción, y de imprimirle características especiales al funcionamiento cerebral como un todo. 

Las frecuencias predominantes de oscilación dependen de la fuerza de estas influencias globales, y en el caso de algunas frecuencias específicas, de sus “generadores”.

 Las frecuencias de oscilación no son solamente una manifestación del estado global, sino que tienen consecuencias sobre el procesamiento de la información. Se puede decir que funcionan como filtros para el paso de la información en las redes funcionales. Las frecuencias rápidas favorecen el paso de la información, mientras que las lentas lo entorpecen. 

El análisis cuantitativo del electroencefalograma utiliza métodos matemáticos para extraer diferencias en el funcionamiento cerebral que no son aparentes a simple vista, y proporciona una gran cantidad de información sobre el estado funcional del cerebro y sobre el procesamiento cognoscitivo de la información. 

El análisis cuantitativo del electroencefalograma constituye un método objetivo para evaluar la ansiedad y el efecto de fármacos ansiolíticos sobre el sistema nervioso central.

© 2020 Neurocenter. 
Todos los derechos reservados. Supported by SENSO Mx.

boton-ir-arriba