Haz tu cita llamando al        81 – 2089 – 22 44

¿Cuáles son los síntomas de una embolia?

Un accidente cerebrovascular (ACV), es una condición médica en la que el flujo sanguíneo a una parte del cerebro se ve interrumpido, lo que provoca daño a las células cerebrales por falta de oxígeno y nutrientes. Existen dos tipos principales de ACV: el ACV isquémico, que ocurre cuando un coágulo de sangre bloquea un vaso sanguíneo en el cerebro, y el ACV hemorrágico, que se produce cuando un vaso sanguíneo en el cerebro se rompe y provoca sangrado en el tejido cerebral circundante. Ambos tipos de ACV requieren atención médica urgente para minimizar el daño cerebral y mejorar las posibilidades de recuperación.

 ¿Qué es una embolia?

Una embolia es un tipo de ACV isquémico, por lo tanto, es una condición médica grave en la que un vaso sanguíneo se bloquea debido a un émbolo, una partícula o masa que se desplaza a través del torrente sanguíneo. Este bloqueo puede ocurrir en cualquier parte del cuerpo y provoca la interrupción del flujo sanguíneo a los tejidos, lo que puede llevar a daños severos y, en algunos casos, a la muerte.

 ¿Por qué ocurre una embolia?

Una embolia puede ocurrir por varias razones, incluyendo:

  • Coágulos de sangre:

Son la causa más común y pueden formarse en las venas profundas de las piernas (trombosis venosa profunda) y luego desprenderse y viajar a los pulmones, causando una embolia pulmonar.

  • Fragmentos de placa aterosclerótica:

Placas formadas por depósitos de grasa en las arterias pueden romperse y formar émbolos.

  • Bolitas de grasa:

Después de una fractura ósea, pequeñas partículas de grasa pueden entrar en el torrente sanguíneo y causar una embolia.

  • Burbujas de aire:

Pueden ingresar a los vasos sanguíneos durante procedimientos quirúrgicos o en buceadores que suben demasiado rápido a la superficie (embolia gaseosa).

  • Células tumorales:

En algunos casos, células cancerosas pueden desprenderse de un tumor y viajar a través del torrente sanguíneo.

Factores de riesgo

Varios factores pueden aumentar el riesgo de sufrir una embolia, tales como el tabaquismo, sedentarismo, obesidad, cirugías recientes, uso de anticonceptivos orales y terapia hormonal, enfermedades cardíacas, cáncer y poseer una historia familiar de coágulos sanguíneos.

¿Cuáles son los síntomas de una embolia?

Los síntomas de una embolia pueden variar según el tipo y la ubicación del bloqueo. Aquí se describen los principales síntomas, así como otros síntomas que pueden presentarse:

  • Embolia Cerebral (Accidente Cerebrovascular Isquémico):
  • Debilidad Repentina: Debilidad o parálisis en la cara, brazo o pierna, especialmente en un lado del cuerpo.
  • Parálisis: Pérdida completa del movimiento en una parte del cuerpo.
  •  Pérdida de la visión: Pérdida repentina de la visión en uno o ambos ojos.
  • Dificultad para Hablar: Problemas para hablar o entender el lenguaje.
  • Confusión Mental: Desorientación y problemas de comprensión.
  • Mareos: Sensación de giro o desequilibrio.
  • Pérdida de coordinación: Dificultad para realizar movimientos coordinados.
  • Dolor de Cabeza Intenso: Dolor de cabeza severo y repentino, diferente de otros dolores de cabeza habituales.
  • Dificultad para Caminar: Problemas para caminar debido a debilidad o falta de coordinación.
  • Entumecimiento: Sensación de hormigueo o falta de sensibilidad en una parte del cuerpo.
  • Parálisis facial: Caída de un lado de la cara.
  • Pérdida de conciencia: Desmayo o estado de inconsciencia.
  • Problemas de equilibrio: Dificultad para mantener el equilibrio.
  • Náuseas y Vómitos: Malestar estomacal y vómitos.
  • Visión doble: Ver dos imágenes de un objeto.
  • Convulsiones: Episodios de movimientos involuntarios y descontrolados.
  • Fatiga repentina: Sensación de cansancio extremo y repentino.
  • Problemas de audición: Dificultad para oír o pérdida de la audición.
  • Dificultad para tragar: Problemas para tragar alimentos o líquidos.

¿Qué hacer si se presentan estos síntomas?

Si se presentan síntomas de una embolia, es crucial actuar rápidamente. Aquí están los pasos a seguir:

  • Llama a emergencias:

Si tú o alguien más presenta síntomas de una embolia, llama inmediatamente al número de emergencias local.

  • No intentes manejar:

No intentes ir al hospital por tu cuenta, ya que la atención médica inmediata es crucial.

  • Mantén la calma:

Trata de mantener la calma y recuéstate en una posición cómoda mientras esperas ayuda.

  • Toma nota de los síntomas:

Si es posible, toma nota de los síntomas y el tiempo en que comenzaron, ya que esta información puede ser vital para el tratamiento.

  • No comas ni bebas:

Evita comer o beber cualquier cosa hasta recibir atención médica.

La embolia es una condición médica grave que requiere atención inmediata. Conocer los síntomas y actuar rápidamente puede salvar vidas y reducir las complicaciones a largo plazo.

Hay que recordar que la rehabilitación tras un accidente cerebrovascular (ACV) tipo embólico es fundamental para ayudar a los pacientes a recuperar la mayor funcionalidad posible y mejorar su calidad de vida.

Teléfono
81 2089 2244
ó
ó
También puedes enviarnos un mensaje por WhatsaApp para agendar tu cita.

Descubre nuestros artículos más recientes

Encuéntranos sin problemas

También puedes visitarnos
nos encantaría conocerte

Sayula 310, Mitras Sur, 64020 Monterrey, N.L.

Lunes a viernes

9:00 am a 19:00 pm

Sábados

9:00 am a 14:00 pm

Menú principal

Síguenos

© 2023 Neurocenter. Todos los derechos reservados.