Neurocenter

logo-neurocenter-clinica-de-rehabilitacion-neurologica

Haz tu cita llamando al        81 – 2089 – 22 44

Padecimientos

Señales de alarma para un aneurisma cerebral

Un aneurisma cerebral es un defecto estructural de la pared del cerebro en donde un segmento del vaso forma un saco en forma de globo que al aumentar de tamaño incrementa el riesgo de ruptura.

Generalmente las personas se presentan sin síntomas propios del aneurisma y se suelen diagnosticar de forma incidental al realizar estudios de imagen cerebral por otras razones.

Si los aneurismas son lo suficientemente grandes, pueden generar síntomas como dolor de cabeza con datos de alarma como:

  • Que despierta a la persona durante las noches
  • No cede con medicamentos habituales
  • Se acompaña de problemas de visión
  • Dificultad de movilidad de brazos, piernas y ojos
  • Parálisis de los músculos de los ojos
  • Confusión.

Lamentablemente, algunos no son diagnosticados hasta que existe una ruptura del aneurisma que ocasiona un sangrado denominado como hemorragia subaracnoidea, una complicación grave que puede llegar a comprometer la vida de la persona.

La hemorragia subaracnoidea se caracteriza por un dolor de cabeza súbito, intenso, que los pacientes suelen referir como “el peor dolor de su vida”. Aproximadamente 10% de las personas mueren antes de recibir atención médica.  Por este motivo es importante conocer algunas señales de alarma que pudieran evitar desenlaces desfavorables.

¿Por qué aparecen?

Son múltiples factores los que han sido asociados a la formación de los aneurismas cerebrales, dentro de ellos se encuentran que en la familia alguien haya presentado un aneurisma cerebral o una hemorragia subaracnoidea.

Actualmente se recomienda realizar un estudio de rutina en las personas que tienen estos antecedentes familiares para descartar la presencia de un aneurisma cerebral. 

Otros factores asociados a mayor riesgo de formar aneurismas cerebrales son ser mujer y estar en edad perimenopáusica o postmenopáusica, tener edad avanzada, enfermedades que afectan el colágeno (por ejemplo, Ehlers-Danlos), ya que las paredes de los vasos se encuentran más propensas a sufrir deformaciones. 

Especial atención deben de recibir aquellas personas que cuentan con múltiples factores de riesgo y la realización de un estudio para descartar la presencia de un aneurisma debe considerarse.

¿Por qué se rompen?

Diferentes datos nos deben hacer sospechar que una persona con un aneurisma se encuentra en riesgo de sufrir una hemorragia subaracnoidea por ruptura del mismo.

De manera lógica, si inflamos un globo de forma continua, éste eventualmente explotará. Lo mismo pasa con los aneurismas, a mayor diámetro, mayor riesgo de ruptura. Sin embargo, las paredes de las arterias también pueden ser afectadas por otros factores.

El tabaquismo es un factor de riesgo importante para la ruptura de un aneurisma, por lo que a toda persona conocida con un aneurisma cerebral se le aconseja dejar de fumar, ya que no sólo es un factor de ruptura, sino de recurrencia.

Las personas que presentan síntomas sin un aneurisma roto, se encuentran también con mayor riesgo. A diferencia de lo que se pensaba, la hipertensión es un factor de riesgo para la formación de aneurismas, pero no para su ruptura.

Sin embargo, la localización y el tamaño del aneurisma sí se asocian a un aumento en el riesgo de ruptura o hemorragia subaracnoidea. Aquellos ubicados en la circulación posterior o en la arteria comunicante anterior con una medición mayor de 7mm de diámetro presentarán una mayor probabilidad de romperse.

¿Cómo evitar una ruptura?

Existen distintas medidas que pueden disminuir el riesgo de ruptura, sin embargo no se ha demostrado que algo sea 100% efectivo.

  • Como se ha mencionado previamente, dejar de fumar es un punto muy importante para evitar rupturas y futuras formaciones.
  • Las personas que padecen hipertensión, deben de mantener un adecuado control de su enfermedad para evitar nuevas formaciones.
  • Las personas con enfermedades de la colágena deben evitar otros factores de riesgo como el tabaquismo para no incrementar más su riesgo. 

De manera general, todos los aneurismas que miden más de 7mm de diámetro deben de ser tratados por su alto riesgo de ruptura, la excepción pueden ser pacientes de edad avanzada o que tienen muchas enfermedades.

El tratamiento también debe de considerarse en los pacientes jóvenes, cuando se observa un cambio en el tamaño o configuración del aneurisma, cuando es múltiple o cuando causan síntomas.

¿Cuándo debo realizarme un estudio?

Si ha presentado síntomas o factores de riesgo descritos previamente, no dude en acercarse a un profesional de la salud que lo pueda orientar a un mejor diagnóstico.

Actualmente existen tres métodos para detectar un aneurisma cerebral: la angiografía computarizada, angio resonancia, y angiografía por cateterismo intraarterial directo, este último siendo el estándar de oro, sin embargo se trata de un método diagnóstico invasivo, por lo que se usa poco. 

Cuando existe la sospecha de hemorragia subaracnoidea el primer estudio a realizar es una tomografía ya que dará información de la cantidad de sangrado, la cual se encuentra relacionada con el desarrollo de vasoespasmo que pueda comprometer el flujo sanguíneo al cerebro.

En algunas ocasiones el sangrado puede ser tan escaso que no sea visible por este medio, por lo que se debe de realizar una punción lumbar en donde se pueden encontrar glóbulos rojos o bilirrubina, los cuales, junto con el cuadro clínico, son suficientes para realizar el diagnóstico

Una vez realizado el diagnóstico será necesario la evaluación de un experto para definir si es candidato a tratamiento médico o, en caso de requerir, quirúrgico. Actualmente existen técnicas mínimamente invasivas que permiten un diagnóstico más confiable y menos riesgoso para el paciente.

© 2020 Neurocenter. 
Todos los derechos reservados. Supported by SENSO Mx.

boton-ir-arriba