Haz tu cita llamando al        81 – 2089 – 22 44

¿Qué causa un aneurisma cerebral?

Los aneurismas cerebrales, también conocidos como aneurismas intracraneales o intracerebrales, son áreas débiles en las paredes de las arterias del cerebro que se hinchan y abultan, formando una especie de bolsa o saco lleno de sangre.

Estos sacos pueden ser pequeños y asintomáticos, o grandes y potencialmente peligrosos. Cuando un aneurisma se rompe, puede causar una hemorragia cerebral, lo que puede llevar a un accidente cerebrovascular, daño cerebral o incluso la muerte.

¿Existen distintos tipos y cuál es el impacto de cada uno de ellos?

Existen varios tipos de aneurismas cerebrales, que varían según su forma y ubicación. Los dos tipos principales son los aneurismas saculares (también llamados aneurismas en forma de bayoneta) y los aneurismas fusiformes.

  • Aneurismas saculares:

Son los más comunes y se presentan como pequeños sacos que sobresalen de la pared de una arteria cerebral. Pueden tener un cuello estrecho o un cuello más amplio y se asocian con un mayor riesgo de ruptura.

  • Aneurismas fusiformes:

Son menos comunes y se caracterizan por un ensanchamiento uniforme de una sección de la arteria, sin formar un saco distintivo. Aunque menos propensos a romperse que los aneurismas saculares, pueden causar complicaciones graves debido a la presión que ejercen sobre los tejidos circundantes.

El impacto de un aneurisma cerebral depende de varios factores, incluyendo su tamaño, ubicación y si ha causado una hemorragia. Los aneurismas más pequeños y estables pueden no causar síntomas y pasar desapercibidos durante años, mientras que los aneurismas más grandes o aquellos que han comenzado a filtrar sangre pueden causar síntomas graves o incluso ser potencialmente mortales.

¿Por qué ocurren? 

La formación de un aneurisma cerebral puede estar influenciada por una variedad de factores, incluyendo:

  • Hipertensión arterial
  • Trauma craneal
  • Tabaquismo
  • Consumo excesivo de alcohol
  • Factores genéticos
  • Condiciones médicas subyacentes

Es importante tener en cuenta que, en muchos casos, la formación de un aneurisma cerebral puede deberse a una combinación de factores genéticos y ambientales, y que no todos los individuos con factores de riesgo desarrollarán la afección.

¿Qué síntomas pueden dar?

Los aneurismas cerebrales pueden ser asintomáticos y pasar desapercibidos durante años, o pueden causar síntomas graves si se rompen o aumentan de tamaño. Los síntomas de un aneurisma cerebral pueden variar según su ubicación y si ha causado una hemorragia. Algunos de los síntomas más comunes incluyen:

  • Dolor de cabeza repentino y severo
  • Visión borrosa o doble
  • Rigidez en el cuello
  • Sensibilidad a la luz
  • Pérdida de conciencia
  • Convulsiones
  • Dificultad para hablar o entender el lenguaje
  • Entumecimiento o debilidad en un lado del cuerpo

Es importante buscar atención médica inmediata si se experimentan síntomas de un posible aneurisma cerebral, ya que puede indicar una situación de emergencia médica.

¿Cuál es el tratamiento de los aneurismas cerebrales?

El tratamiento de un aneurisma cerebral depende de varios factores, incluyendo el tamaño, la ubicación y el riesgo de ruptura del aneurisma, así como la salud general del paciente. Algunas opciones de tratamiento incluyen:

  • Monitoreo:

Para aneurismas pequeños y estables, es posible que el médico recomiende un enfoque de “esperar y ver”, con monitoreo regular para detectar cambios en el tamaño o la forma del aneurisma.

  • Medicamentos:

Los medicamentos pueden ayudar a controlar la presión arterial y reducir el riesgo de ruptura de un aneurisma.

  • Cirugía:

La cirugía puede ser necesaria para reparar un aneurisma roto o para prevenir la ruptura de un aneurisma grande o en crecimiento. Las opciones de cirugía pueden incluir la colocación de clips o coils (espirales) en el aneurisma para prevenir la hemorragia.

  • Embolización endovascular:

Este procedimiento mínimamente invasivo implica la inserción de un catéter en el vaso sanguíneo y la colocación de coils o stents para bloquear el flujo sanguíneo al aneurisma y prevenir la ruptura.

  • Radiocirugía estereotáctica:

Este procedimiento utiliza radiación de alta energía para reducir el flujo sanguíneo al aneurisma y prevenir la ruptura.

El tratamiento específico recomendado dependerá de la situación individual de cada paciente y deberá ser discutido con un equipo médico especializado en neurología y neurocirugía.

Teléfono
81 2089 2244
ó
ó
También puedes enviarnos un mensaje por WhatsaApp para agendar tu cita.

Descubre nuestros artículos más recientes

Encuéntranos sin problemas

También puedes visitarnos
nos encantaría conocerte

Sayula 310, Mitras Sur, 64020 Monterrey, N.L.

Lunes a viernes

9:00 am a 19:00 pm

Sábados

9:00 am a 14:00 pm

Menú principal

Síguenos

© 2023 Neurocenter. Todos los derechos reservados.