Neurocenter

logo-neurocenter-clinica-de-rehabilitacion-neurologica

Haz tu cita llamando al        81 – 2089 – 22 44

Servicios

¿rTMS o estimulación cerebral profunda para Parkinson?

Seguro ya has escuchado acerca de la enfermedad de Parkinson pero, ¿qué tanto conoces acerca de su tratamiento?, pues aunque es una enfermedad neurodegenerativa que no tiene cura, sí puede tratarse para retrasar su avance y uno de los métodos que ayuda a combatir sus síntomas es la Estimulación Magnética Transcraneal.

La enfermedad de Parkinson es comunmente tratada con un medicamento llamado Levodopa, sin embargo este ve mermada su eficacia en el transcurso de 5 a 10 años de uso, por ello en este artículo te queremos compartir en qué consiste la estimulación magnética transcraneal (rTMS) comparado también con la estimulación cerebral profunda, que es sumamente invasiva.

En Neurocenter contamos con los mejores equipos de estimulación magnética transcraneal repetitiva, así como el personal capacitado para emplearlo. Además de neurólogos con amplio conocimiento sobre el tema que podrán determinar cuál es la mejor opción terapéutica según cada caso.

Tenemos la certeza de que con nuestra propuesta alternativa de atención, nuestra constante búsqueda de innovación y nuestra robusta comunidad de profesionales podemos detener las pérdidas y ayudarte a ganar todo aquello que, quien nos busca, requiere para tener una vida plena. 

Iremos por partes, explicándote qué es el Parkinson y los distintos métodos para tratar esta enfermedad.

Pequeño recordatorio de qué es el Parkinson

Se trata del segundo trastorno neurodegenerativo más común, sólo después de la enfermedad de Alzheimer. Es una enfermedad que suele aparecer después de los 65 años y se caracteriza por temblor en reposo, rigidez del cuerpo, inestabilidad postural (presentándose como dificultad para caminar o levantarse de una silla) y movimientos lentos.

Éstos son sólo los síntomas motores, también existe una gran variedad de síntomas no motores como la dificultad para deglutir, cambios en la voz, cambios en el hábito gastrointestinal, salivación excesiva, entre otros.

Todo esto ocurre por un problema a nivel cerebral en donde hay una degeneración de un área llamada sustancia negra, la cuál funciona gracias al neurotransmisor dopamina.

Ésta sustancia tiene múltiples funciones, principalmente del tipo motor, por lo que al degenerarse la sustancia negra hay un déficit de dopamina, lo que desencadena los síntomas ya mencionados.

Tratamiento farmacológico

Las personas con este trastorno neurodegenerativo requieren medicamentos para poder controlar los síntomas como el temblor, la rigidez, la inestabilidad para estar de pie o caminar. Usualmente se administra un fármaco que hace la función de la dopamina, el neurotransmisor que les hace falta a las personas con enfermedad de Parkinson. 

Es un excelente medicamento pero tiene una vida fútil. Aproximadamente entre los 5 y 10 años de uso éste deja de ser lo suficientemente efectivo para tener un adecuado control de los síntomas ya que cada vez se requieren más dosis, en un periodo más corto de tiempo, además de que se asocia a la aparición de efectos adversos como las discinesias (movimientos anormales del cuerpo).

Entonces, ¿qué se puede hacer para tener un adecuado control de los síntomas? Existen otros medicamentos que pudieran ayudar pero no son del todo efectivos. Es aquí cuando entran otros tratamientos alternativos como la estimulación cerebral. Existen diferentes modalidades, la estimulación cerebral profunda y la estimulación transcraneal repetitiva. Te explicaremos en qué consiste cada una.

Estimulación magnética transcraneal repetitiva

Es otro tipo de estimulación cerebral para ayudar a las personas con enfermedad de Parkinson, que tiene la gran ventaja de no ser invasivo, es indoloro, práctico y ambulatorio. Consiste en acercar un estimulador colocándolo inmediatamente adyacente al cuero cabelludo, mandando señales electromagnéticas para estimular la corteza cerebral y posteriormente que llegue la señal a áreas más profundas del cerebro. 

Se requieren múltiples sesiones, varias veces por semana, para un mejor control de los síntomas, con una duración que puede ir de 5 a 30 min dependiendo del equipo y protocolo empleado. La única molestia que pudiera llegar a causar es un leve dolor de cabeza que puede manejarse con cualquier analgésico.

A diferencia de la estimulación cerebral profunda, las únicas contraindicaciones para la estimulación magnética transcraneal repetitiva es que la persona padezca además de epilepsia o que sea portador de algún dispositivo electromagnético como un marcapasos o válvula de derivación ventriculoperitoneal. 

Es una gran opción sobre todo para todos aquellos pacientes que ya no tienen un adecuado control de los síntomas con sólo la levodopa y que no son candidatos a la estimulación cerebral profunda o que optan por un manejo menos invasivo y más seguro.

Estimulación cerebral profunda

Es un tratamiento ampliamente utilizado recientemente, consiste en una cirugía en la cual se implantan electrodos en los núcleos profundos del cerebro que estimulan áreas asociadas al movimiento y así mejorar los síntomas. Una vez implantado puede ser regulado de forma externa. Es un tratamiento ampliamente efectivo en etapas avanzadas de la enfermedad cuando la levodopa ya no ejerce su mejor efecto, sin embargo, tiene sus desventajas.

Es sumamente invasivo ya que se requiere de cirugía del cerebro, la cuál solo puede ser realizada por un neurocirujano con amplia experiencia en este procedimiento. Además de que lamentablemente solo el 10% de los pacientes con enfermedad de Parkinson son candidatos a tal procedimiento, ya sea porque tienen una edad muy avanzada, comorbilidades como hipertensión y/o diabetes sin un adecuado control, o que la enfermedad de Parkinson haya llegado a un punto en donde se manifiesta con demencia o psicosis.

Es por esto que todo paciente que esté interesado en este procedimiento debe pasar por una serie de evaluaciones para determinar si es candidato o no a la estimulación cerebral profunda.

Si padeces de la enfermedad de Parkinson y sientes que por más ajustes que se hagan a los medicamentos tus síntomas persisten o empeoran, es necesario recurrir también a estas otras alternativas. Siempre será mejor llevar a cabo un tratamiento integral para tener una mejor calidad de vida.

Estamos plenamente convencidos que sólo desafiando las metodologías tradicionales de atención neurológica que se brindan en los sistemas de salud convencionales, podemos lograr que nuestros pacientes recuperen las sonrisas, los paseos, las charlas, los abrazos, su independencia o su movilidad.

Porque sin importar tus circunstancias, en Neurocenter no pierdes, ganas.

© 2020 Neurocenter. 
Todos los derechos reservados. Supported by SENSO Mx.

boton-ir-arriba