Neurocenter

Clinica-neurologica-y-rehabilitacion-monterrey

Haz tu cita llamando al        81 – 2089 – 22 44

Servicios

¿Qué tratamientos no quirúrgicos existen para la escoliosis?

La escoliosis es una condición en la cuál la columna vertebral se deforma de manera progresiva. De hecho es considerada la causa más común de deformidad en la columna vertebral a nivel mundial. Ésta enfermedad se acompaña de un gran impacto en la calidad de vida de las personas, tanto por las manifestaciones clínicas como por la carga emocional que puede ocasionar.

El tratamiento de la escoliosis depende de la causa y la gravedad de la misma. De una manera general, se puede dividir en tratamiento quirúrgico y no quirúrgico.

¿Por qué sucede la escoliosis?

Es una enfermedad del sistema musculoesquelético que puede originarse por varias situaciones, sin embargo, el tipo más frecuente es la escoliosis idiopática, que representa hasta el 70% de todos los tipos de escoliosis, recordando, como hemos visto en otros temas de nuestros blogs, que el término “idiopático” hace referencia a condiciones en las que su causa no está bien establecida o se desconoce.

Otras causas incluyen:

  • La escoliosis congénita, que se debe a defectos durante el nacimiento.
  • Parálisis cerebral infantil.
  • Trastornos neuromusculares
  • Infecciones que afectan el sistema nervioso central
  • Accidentes y traumatismos
  • Poliomielitis (que afortunadamente es una causa muy rara en la actualidad)
  • Contracturas musculares importantes.
  • Condiciones sindromáticas pueden acompañarse de escoliosis, como el síndrome de Marfan, neurofibromatosis, solo por mencionar algunos ejemplos. 

La escoliosis puede afectar a cualquier persona durante cualquier etapa de la vida, sin embargo, tiene una predilección por el sexo femenino, afectándo 3 mujeres por cada hombre con escoliosis; además, es más frecuente en jóvenes de entre 10 a 15 años.

¿Cuáles son los signos y síntomas de la escoliosis?

Por definición, la escoliosis se caracteriza por una curvatura de la columna vertebral de más de 10° respecto a su eje. Ésta desviación puede generar deformación en forma de “S” o en forma de “C”.

En muchas ocasiones suele ser una escoliosis leve y llegar a pasar desapercibida, o ser ligeramente visible por asimetría de los miembros o en estudios como radiografía. 

Dependiendo del grado de deformación, las manifestaciones pueden ser solamente estéticas, hasta presentar dolores musculares, dolores neuropáticos, y en los casos más graves, pérdida de función y discapacidad importante.

No se debe dejar de lado que, al afectar el esqueleto y presentar una asimetría que, en muchas ocasiones es evidente, la escoliosis se asocia con una carga importante de problemas psicológicos, principalmente estrés, ansiedad y depresión. Hechos que obtienen mayor relevancia al considerar que suelen manifestarse durante la adolescencia, dónde la preocupación por la imágen personal suele ser mayor.

Opciones de tratamiento para la escoliosis y la importancia de la cirugía

El tratamiento quirúrgico se basa en cirugía correctora de columna, en la que suelen ser necesarias varias intervenciones y la utilización de prótesis y dispositivos de fijación. Si bien suele ser el tratamiento definitivo, algunos pacientes refieren preocupación por deberse a un proceso largo y doloroso.

No hay que olvidar que cuándo el tratamiento quirúrgico tiene una indicación clara, la mejor opción es seguir las recomendaciones de nuestro médico.

¿Se puede tratar la escoliosis sin cirugía? 

Para los demás casos, existen tratamientos para la escoliosis en los cuáles no es necesaria la cirugía. 

Vigilancia y seguimiento estrecho. Es una buena opción para aquellos niños y adolescentes en proceso de crecimiento, en los que la limitación es poca y el grado de formación tiene un ángulo menor a los 25°. En éstos pacientes, la escoliosis puede no progresar y por lo tanto, no es necesaria la cirugía.

Corsé. El uso de corsé ortopédico es una buena opción para los pacientes que están en etapa de crecimiento. El uso de éste dispositivo entre 12 a 20 horas al día ha mostrado reducir el grado de deformidad de la columna, sobre todo cuando se inicia de manera temprana y sobre todo con ángulos de deformación menores a 45°.

Fisioterapia y ejercicios especializados. La fisioterapia se centra en ejercicios especializados para mejorar la postura, fuerza muscular y evitar también la progresión de la escoliosis. 

Ante la sospecha de escoliosis lo importante es visitar a tu especialista para poder esclarecer las dudas que tengamos y poder llegar a un diagnóstico oportuno.

Dentro del abordaje de ésta enfermedad, nuestro médico realizará una serie de pruebas y ejercicios para conocer el grado de severidad y también solicitará estudios complementarios que suelen consistir en estudios de imagen como radiografías, tomografía o resonancia magnética.

Finalmente, según los resultados obtenidos podrá proporcionarnos las opciones de tratamiento que mejor se puedan adaptar a nuestras necesidades.

© 2020 Neurocenter. 
Todos los derechos reservados. Supported by SENSO Mx.

boton-ir-arriba