Haz tu cita llamando al        81 – 2089 – 22 44

¿Qué consecuencias tiene un daño en los pares craneales?

Los pares craneales son un conjunto de doce nervios que emergen directamente del cerebro, específicamente del tronco encefálico, y que están encargados de transmitir información entre el sistema nervioso central y diversas partes del cuerpo principalmente en la cabeza.

Cada uno de estos nervios cumple funciones específicas y se distribuye en áreas concretas de la cabeza y el cuello. Un daño en alguno de estos pares craneales puede tener diversas consecuencias que van desde alteraciones sensoriales hasta problemas motores graves.

Las funciones de estos nervios son muy variadas, van desde la función de los ojos incluyendo la visión y movimientos oculares, sensibilidad de la cara y movimientos faciales, así como la audición, equilibrio y sentido del gusto. Dependiendo del nervio afectado son las manifestaciones que van a presentarse.

1. Alteración de la visión (par craneal II)

El par craneal II, también conocido como nervio óptico, es esencial para la visión. Cualquier lesión o daño en este par puede resultar en pérdida parcial o total de la visión. Esto es descrito por quien lo padece como una visión borrosa, la cual puede progresar hasta una ceguera. Los padecimientos que pueden alterar este nervio son la esclerosis múltiple, neuritis óptica, neuromielitis óptica o lesión traumática directa del nervio.

2. Alteración de la movilidad de los ojos par craneal III, IV y VI)

Los pares craneales III, IV y VI inervan los músculos extraoculares, estos son los encargados de los movimientos de los ojos de forma coordinada para poder voltear en conjunto hacia alguna dirección. Cuando hay alteración de alguno de estos nervios habrá una limitación de la movilidad de alguno de los ojos, ocasionando una visión doble (diplopía). Estos nervios pueden lesionarse por daño directo como traumatismo, un tumor, o incluso por hipertensión intracraneal.

3. Alteración sensitiva de la cara (par craneal V)

El par craneal V, también conocido como trigémino, es un nervio que se encarga de enviar la información sensitiva de la cara al cerebro, de forma que podemos sentir cuando algo toca nuestra cara, dolor, temperatura, sentido del gusto, entre otros estímulos. Cuando este nervio está alterado la persona puede tener una disminución de la sensibilidad de la cara, o manifestarse como dolor en una región de la cara, según la rama del nervio.

Este nervio también inerva los músculos masticatorios por lo que también puede presentarse como una dificultad para masticar la comida. Un ejemplo de trastorno neurológico que implica alteración de este nervio es la neuralgia del trigémino, también conocida como cefalea de Horton.

4. Parálisis facial (par craneal VII)

La parálisis facial es una consecuencia común de un daño en el nervio facial, el par craneal VII. Suele afectar un lado de la cara, causando dificultades para cerrar el ojo, sonreír o fruncir el ceño, incluso comer adecuadamente. Esto puede tener un impacto significativo en la calidad de vida y la autoestima de la persona afectada ya que también representa un problema para expresar emociones a través de las expresiones faciales.

Se trata de un trastorno neurológico bastante común que suele ser consecuencia de una infección viral que suele resolverse espontáneamente con el tiempo, siendo de gran utilidad recibir terapia de rehabilitación para una recuperación más pronta.

5. Problemas de audición y equilibrio (par craneal VIII)

El par craneal VIII, o nervio vestibulococlear, es crucial para la audición y el equilibrio. Una lesión en este par puede conducir a problemas de audición, incluyendo sordera parcial o total, así como mareos y dificultades para mantener el equilibrio.

La neuritis vestibular es una inflamación del nervio vestibular, la cual se manifiesta como vértigo intenso, inestabilidad para caminar y náuseas que pueden llegar al vómito.

6. Problemas para la deglución y voz (pares craneales IX y X)

Estos pares craneales están involucrados en funciones esenciales como masticar, hablar y tragar. Un daño en cualquiera de ellos puede resultar en dificultades en el habla y la deglución, así como cambios en la voz. En el caso del par craneal X también puede haber alteración de otras funciones como la respiración y la digestión.

La neuralgia del glosofaríngeo es un trastorno del par craneal IX que se manifiesta como dolor agudo y severo que se presenta en la parte posterior de la garganta, la base de la lengua, el oído y a menudo se irradia hacia la mandíbula y el área alrededor del oj

7. Dificultades en el movimiento de los hombros (par craneal XI)

El par craneal XI, conocido como nervio accesorio espinal, está implicado en el movimiento de los músculos trapecio y esternocleidomastoideo, que son fundamentales para la movilidad de los hombros y la cabeza. Una lesión en este par puede resultar en debilidad y dificultades para mover los hombros correctamente.

8. Problemas en el habla y la coordinación motora (par craneal XII)

El par craneal XII, o nervio hipogloso, controla los músculos de la lengua, lo que es esencial para funciones como hablar, tragar y masticar. Un daño en este par craneal puede resultar en dificultades en la pronunciación, la coordinación motora y la masticación.

Neurorehabilitación para Daño en los Pares Craneales

La neurorehabilitación para el daño en los pares craneales se enfoca en ayudar a los pacientes a recuperar las funciones sensoriales y motoras afectadas por la lesión de estos nervios. Se trata de un proceso integral y multidisciplinario que implica la colaboración de diversos profesionales de la salud, como neurólogos, terapeutas ocupacionales, terapeutas del habla y fisioterapeutas. A continuación, se detallan los aspectos clave de la neurorehabilitación en estos casos:

  • Evaluación Integral:

El proceso comienza con una evaluación exhaustiva para determinar la extensión del daño en los pares craneales y sus efectos en las funciones específicas del paciente. Esto incluye pruebas de habilidades motoras, sensoriales y funciones relacionadas con la deglución y el habla.

  • Diseño de un Plan de Rehabilitación Personalizado:

En función de los resultados de la evaluación, se desarrolla un plan de rehabilitación individualizado. Este plan tiene en cuenta las necesidades y metas específicas del paciente, ya que los efectos del daño en los pares craneales pueden variar ampliamente de una persona a otra.

  • Terapia de Habla y Deglución:

Para los pacientes con daño en los pares craneales IX, X y XI, se enfoca en terapia del habla y deglución. Esto incluye ejercicios para fortalecer los músculos utilizados en el proceso de la deglución y técnicas para mejorar la articulación y la comunicación.

  • Terapia Física y Motora:

En casos de daño en los pares craneales que afectan la movilidad ocular, facial o del cuello, la terapia física y motora es esencial. Los ejercicios específicos se diseñan para mejorar la fuerza, la coordinación y la movilidad en estas áreas.

  • Terapia Ocupacional:

Para pacientes con daño en los pares craneales que influye en las funciones de la cara, la terapia ocupacional se centra en mejorar la independencia en las actividades diarias, como la alimentación y el autocuidado.

  • Tecnología de Asistencia:

En algunos casos, se pueden utilizar dispositivos de tecnología de asistencia, como comunicadores o dispositivos de amplificación auditiva, para facilitar la comunicación y la calidad de vida de los pacientes con daño en los pares craneales.

  • Seguimiento Continuo:

La neurorehabilitación es un proceso a largo plazo, y el seguimiento regular con el equipo de rehabilitación es esencial para evaluar el progreso y realizar ajustes en el plan de tratamiento según sea necesario.

  • Apoyo Psicológico:

No debemos pasar por alto el impacto emocional que puede tener el daño en los pares craneales. Por lo tanto, se brinda apoyo psicológico para ayudar a los pacientes a afrontar los desafíos emocionales y adaptarse a los cambios en su vida.

Es fundamental destacar que la neurorehabilitación para el daño en los pares craneales requiere un enfoque personalizado y centrado en el paciente. Cada individuo experimenta su propio viaje de recuperación, y el trabajo en equipo entre profesionales de la salud, pacientes y sus familias desempeña un papel crucial en este proceso.

La paciencia y la dedicación son clave para lograr mejoras significativas en la calidad de vida de quienes enfrentan este desafío.En conclusión, un daño en los pares craneales puede tener una amplia gama de consecuencias que van desde problemas sensoriales hasta dificultades motoras graves.

Es esencial buscar atención médica inmediata si se sospecha de cualquier lesión en estos nervios para recibir el diagnóstico y tratamiento adecuados. El pronóstico y las posibilidades de recuperación dependen del tipo y la gravedad de la lesión, así como de la prontitud con la que se brinde atención médica.

Chica con paralisis facial
Teléfono
81 2089 2244
ó
ó
También puedes enviarnos un mensaje por WhatsaApp para agendar tu cita.

Descubre nuestros artículos más recientes

Encuéntranos sin problemas

También puedes visitarnos
nos encantaría conocerte

Sayula 310, Mitras Sur, 64020 Monterrey, N.L.

Lunes a viernes

9:00 am a 19:00 pm

Sábados

9:00 am a 14:00 pm

Menú principal

Síguenos

© 2023 Neurocenter. Todos los derechos reservados.