Haz tu cita llamando al        81 – 2089 – 22 44

Herramientas para evaluar los nervios craneales

La valoración de los pares craneales abarca una variedad de técnicas y pruebas para obtener un diagnóstico preciso y completo.

Evaluación clínica: Es el primer paso, donde se realizan pruebas para detectar cualquier anormalidad en los pares craneales

  • Pruebas sensoriales
  • Pruebas motoras 

Problemas oculares: Se recurre a la oftalmología para examinar:

  • La agudeza visual
  • Los movimientos oculares
  • La presencia de nistagmo.

La audición: Se evalúa mediante pruebas audiológicas, como:

  • Audiometría
  • Pruebas de emisiones o acústicas.

Lesiones o tumores: Para detectar este tipo de anomalías se utilizan

  • La tomografía computarizada (TC)
  • La resonancia magnética (RM)

Estas herramientas proporcionan imágenes detalladas de las estructuras craneales y nerviosas

Actividad eléctrica del cerebro y trastornos neurológicos: Para evaluar estos factores se realizan pruebas neurofisiológicas como:

  • Un electroencefalograma (EEG) para detectar cualquier anormalidad en la actividad eléctrica del cerebro.
  • Los potenciales evocados se utilizan para evaluar la función de los nervios auditivos, visuales y somatosensoriales.
  • La electromiografía (EMG) y los estudios de conducción nerviosa se emplean para evaluar la función de los nervios periféricos y los músculos, especialmente útiles en casos de parálisis facial o neuropatías periféricas.

En conjunto, estas técnicas y pruebas proporcionan una evaluación completa de los pares craneales, permitiendo identificar anomalías y diagnosticar enfermedades como:

  • La neuralgia del trigémino
  • Parálisis facial
  • Pérdida auditiva
  • Tumores cerebrales
  • Otras condiciones neurológicas que afecten la función de estos importantes nervios.

Neurocenter y evaluación de enfermedades que afectan pares craneales 

Neurocenter es un centro especializado en la evaluación integral de enfermedades neurológicas, incluyendo aquellas que afectan los pares craneales, con un equipo multidisciplinario de neurólogos y especialistas que ofrecen una amplia gama de pruebas diagnósticas que se apoyan de estudios especializados como:

  • Resonancia magnética
  • Tomografía computarizada,
  • Electroencefalograma
  • Audiometría
  • Potenciales evocados.

Esto permite diagnosticar y tratar eficazmente condiciones como:

  • Parálisis facial
  • Neuralgia del trigémino
  • Pérdida de audición
  • Trastornos del equilibrio
  • Otras patologías que comprometen la función de los pares craneales.

Con tecnología avanzada y un enfoque centrado en el paciente, Neurocenter brinda atención especializada y personalizada.

¿Cuáles son los 12 Pares craneales?

Los pares craneales son un conjunto de doce nervios que emergen directamente del cerebro o del tronco del encéfalo, en lugar de la médula espinal, y se encargan de transmitir información sensorial y motora entre el cerebro y diversas partes del cuerpo, principalmente la cabeza y el cuello. Cada par craneal tiene una función específica y es crucial tanto para las capacidades sensoriales como para la motricidad y funciones autonómicas. A continuación, se describen los doce pares craneales y sus funciones principales:

  • Nervio olfatorio (I):

Se encarga de la percepción del olfato. Conduce impulsos olfativos desde la nariz hasta el cerebro.

  • Nervio óptico (II):

Transmite la información visual desde la retina hasta el cerebro.

  • Nervio oculomotor (III):

Controla la mayoría de los músculos que mueven el ojo, la elevación del párpado, y regula el tamaño de la pupila.

  • Nervio troclear (IV):

Controla el movimiento del músculo oblicuo superior del ojo, que permite dirigir la mirada hacia abajo y hacia adentro.

  • Nervio trigémino (V):

Es el principal nervio sensorial de la cara, y también proporciona algunas funciones motoras para masticar.

  • Nervio abducens (VI):

Controla el músculo que abduce el ojo, es decir, permite el movimiento lateral del ojo.

  • Nervio facial (VII):

Controla los músculos de la expresión facial, proporciona sensaciones de gusto en los dos tercios anteriores de la lengua, y contribuye a funciones de las glándulas salivales y lagrimales.

  • Nervio vestibulococlear (VIII):

Compuesto por dos partes: el nervio vestibular, que regula el equilibrio, y el nervio coclear, que permite la audición.

  • Nervio glosofaríngeo (IX):

Proporciona sensaciones gustativas en el tercio posterior de la lengua, sensaciones sensoriales generales de la faringe y parte de la oreja, y controla algunas funciones de la deglución y la salivación.

  • Nervio vago (X):

Tiene una amplia distribución y controla funciones del corazón, del aparato digestivo y de la respiración. Además, contribuye a la deglución y la fonación.

  • Nervio accesorio (XI):

Controla algunos músculos del cuello y los hombros, permitiendo movimientos como la rotación de la cabeza y el encogimiento de hombros.

  • Nervio hipogloso (XII):

Controla los músculos que intervienen en el movimiento de la lengua.

Estos nervios son fundamentales para numerosas funciones, incluyendo los sentidos, el movimiento, la comunicación y la regulación autonómica de varios sistemas orgánicos.

Su evaluación es una parte importante de muchos exámenes neurológicos, ya que las disfunciones pueden revelar información sobre la localización de lesiones o enfermedades neurológicas.

Exploración neurológica

La exploración neurológica de los pares craneales es fundamental para evaluar la función sensorial y motora de la cabeza y el cuello. Comienza con la inspección visual para detectar asimetrías faciales, movimientos anormales o cambios en la expresión facial.

Luego, se realiza la evaluación de la agudeza visual, la audición, el sentido del olfato y el gusto. Se examinan también los movimientos oculares, la fuerza de los músculos faciales y la sensibilidad táctil en áreas específicas.

Esta evaluación detallada ayuda a identificar posibles alteraciones, como parálisis, disfunciones sensoriales o trastornos neurológicos asociados a los pares craneales

Profesionales de la salud: Neurólogo, Neuropediatra y Neurospicologico

Los neurólogos, neuropediatras y neuropsicólogos juegan roles clave en la valoración de enfermedades que afectan los pares craneales. Los neurólogos son especialistas en el sistema nervioso y pueden identificar problemas como neuralgia del trigémino o parálisis de Bell, que involucran pares craneales específicos.

Los neuropediatras se centran en niños, evaluando trastornos como parálisis cerebral o pérdida de audición relacionada con los pares craneales. Los neuropsicólogos evalúan las funciones cognitivas y emocionales, lo que es crucial para determinar cómo las enfermedades afectan la percepción y el funcionamiento de los pares craneales en contextos como la demencia o el accidente cerebrovascular.

¿Qué síntomas se presentan cuando existe daño en algún par craneal?

Los síntomas resultantes del daño en alguno de los pares craneales pueden variar significativamente dependiendo de cuál par está afectado y la naturaleza del daño. Aquí se describen los síntomas asociados con el daño en cada uno de los doce pares craneales:

Nervio olfatorio (I):

  • Pérdida del sentido del olfato (anosmia).
  • Distorsión del olfato (parosmia).

Nervio óptico (II):

  • Pérdida de visión parcial o completa en uno o ambos ojos.
  • Defectos en el campo visual, como pérdida de la visión periférica.
  • Cambios en la percepción del color.

Nervio oculomotor (III), troclear (IV), y abducens (VI):

  • Doble visión (diplopía).
  • Movimientos oculares anormales o restringidos.
  • Ptosis (caída del párpado superior).
  • Estrabismo (desalineación de los ojos).
  • Pupila dilatada y fija, especialmente en daño del nervio oculomotor.

Nervio trigémino (V):

  • Pérdida de sensación o parestesias en la cara.
  • Dolor facial severo, como en la neuralgia del trigémino.
  • Debilidad en los músculos masticatorios.

Nervio facial (VII):

  • Parálisis o debilidad de los músculos faciales (parálisis de Bell).
  • Disminución de la producción de lágrimas y saliva.
  • Alteración o pérdida del gusto en los dos tercios anteriores de la lengua.

Nervio vestibulococlear (VIII):

  • Pérdida de audición.
  • Zumbido en los oídos (tinnitus).
  • Vértigo y problemas de equilibrio.

Nervio glosofaríngeo (IX) y vago (X):

  • Dificultades para tragar (disfagia).
  • Pérdida del gusto en el tercio posterior de la lengua.
  • Cambios en la voz, como ronquera.
  • Falta de reflejo nauseoso.
  • Problemas cardíacos, respiratorios y gastrointestinales, especialmente relacionados con el nervio vago.

Nervio accesorio (XI):

  • Debilidad para encoger los hombros.
  • Dificultad para girar la cabeza contra resistencia.

Nervio hipogloso (XII):

  • Dificultades en el movimiento de la lengua.
  • Lengua desviada hacia el lado dañado.
  • Problemas para hablar (disartria) y masticar.

El daño a estos nervios puede ser el resultado de varias causas, incluyendo traumas, infecciones, tumores, enfermedades desmielinizantes, y complicaciones vasculares, entre otros. El diagnóstico y tratamiento tempranos son clave para manejar los síntomas y mejorar los resultados, por lo que cualquier signo de disfunción en los pares craneales debe ser evaluado por un profesional médico adecuadamente.

Teléfono
81 2089 2244
ó
ó
También puedes enviarnos un mensaje por WhatsaApp para agendar tu cita.

Descubre nuestros artículos más recientes

Encuéntranos sin problemas

También puedes visitarnos
nos encantaría conocerte

Sayula 310, Mitras Sur, 64020 Monterrey, N.L.

Lunes a viernes

9:00 am a 19:00 pm

Sábados

9:00 am a 14:00 pm

Menú principal

Síguenos

© 2023 Neurocenter. Todos los derechos reservados.