Haz tu cita llamando al        81 – 2089 – 22 44

¿Qué es la integración sensorial?

La integración sensorial se refiere a la forma en que una persona procesa e interpreta la información percibida a través de los sentidos y su reacción ante estos estímulos. Por ejemplo, la reacción que tenemos al mirar hacia abajo desde una gran altura o nuestra reacción al escuchar un ruido. 

La integración sensorial es un concepto descrito desde 1970 por el Dr. A Jean Ayres y se refiere al principio en el que la integración de todos los sentidos es fundamental para una adecuada funcionalidad, mientras que una disfunción en la integración de los sentidos puede dar lugar a trastornos del desarrollo, aprendizaje o emocional. 

La información sensorial que el cerebro puede recibir por medio de los sentidos incluye: 

  • Visión: Percibe luces, colores y formas 
  • Audición: Percibe sonidos 
  • Tacto: Percibe texturas, temperatura y estímulos dolorosos
  • Gusto: Percibe sabores
  • Olfato: Percibe olores
  • Propiocepción: Percibe movimientos de músculos y articulaciones 
  • Vestibular: Percibir el movimiento del cuerpo en un espacio
  • Interocepción: Percibir las sensaciones del propio cuerpo (el latido del corazón, el movimiento de los intestinos, la urgencia de ir al baño)

Cada persona puede reaccionar diferente a los estímulos dependiendo del estado en que se encuentre, por ejemplo, una persona con migraña puede tener poca tolerancia a la luz, sonidos u olores incluso si estos son leves. O por ejemplo, es normal que al estar enfocados en una actividad el cerebro inhibe algunos estímulos, por ejemplo el ruido alrededor, la sensación de estar en contacto con una silla o el movimiento de otros objetos a nuestro alrededor. 

¿Cuál es la función de la integración sensorial?

El tener un balance entre los estímulos que percibimos y nuestra respuesta ante ellos permite que podamos ser funcionales. Es esta integración de los sentidos nos puede ayudar en las siguientes situaciones: 

  • Aprendizaje:

Cuando un niño aprende a leer y escribir requiere de integrar las letras que está viendo, el sonido con el que se relaciona y el movimiento que deben de hacer sus manos para escribir las letras. 

  • Concentración:

Si queremos leer un libro requerimos de suprimir otros estímulos a nuestro alrededor, ya que sería imposible concentrarnos si además estuvieramos poniendo atención a otros estímulos como el sonido de fondo, la textura de la ropa que llevamos puesta, la temperatura del aire que respiramos, la gente que camina a nuestro alrededor. 

  • Emociones:

Si miramos hacia abajo desde una gran altura, una reacción esperada sería sentir miedo de caer. Aquí se integra lo que recibimos por medio de nuestra visión, pero también se activa el sistema de propiocepción que nos permite corroborar que nuestro cuerpo se encuentre en una posición segura y la propiocepción que evitará que realicemos un movimiento que nos haga caer. 

¿Qué sucede si no hay integración sensorial?

La falta de una integración sensorial adecuada puede manifestarse de diversas maneras, dependiendo de cuáles y qué tan afectadas estén las áreas sensoriales. Algunos de los síntomas y dificultades que puede experimentar una persona incluyen:

  • Hipersensibilidad sensorial:

La persona puede sentirse abrumada por estímulos que otros perciben como normales o incluso sutiles. Esto puede ocurrir con luces brillantes, sonidos fuertes, texturas de ropa o alimentos, entre otros. La sensación de estar sobrecargado sensorialmente puede llevar a la evitación de ciertas actividades o situaciones.

  • Hiposensibilidad sensorial:

En contraste, algunas personas pueden tener una sensibilidad reducida a estímulos sensoriales. Esto podría manifestarse como una necesidad de buscar sensaciones intensas, dificultad para notar cuando están siendo tocados o no darse cuenta de la posición de su cuerpo en el espacio (propiocepción).

  • Dificultades de coordinación y planificación motora:

La integración sensorial juega un papel crucial en la capacidad de planificar y ejecutar movimientos coordinados. Sin una integración adecuada, la persona puede presentar torpeza, dificultad para realizar tareas motoras finas (como abotonarse la camisa o escribir) y problemas con actividades que requieren una buena coordinación ojo-mano.

  • Dificultades en el aprendizaje y la atención:

La incapacidad para filtrar eficazmente la información sensorial relevante de la irrelevante puede resultar en problemas de atención, concentración y aprendizaje. Esto puede afectar el rendimiento académico y la capacidad para seguir instrucciones o completar tareas.

  • Desafíos emocionales y sociales:

La frustración y la ansiedad pueden surgir como respuesta a las dificultades en la interpretación de las señales sensoriales, afectando las interacciones sociales y la capacidad para manejar cambios o situaciones imprevistas. Esto puede llevar a comportamientos de evitación, aislamiento social o dificultades para hacer amigos.

¿Cómo funciona la terapia de integración sensorial?

La integración sensorial es una estrategia que ayuda al procesamiento e integración de la información que recibe el cuerpo con la intención de generar una respuesta apropiada a dichos estímulos. Esto se logra por medio de la exposición a diferentes estímulos en un ambiente controlado para organizar el sistema sensorial y sus respuestas. Por ejemplo se puede usar brochas para pintar, columpios, trampolines, compresión, masajes, música, comida, ejercicios de equilibrio, ejercicios de coordinación, entre otros. 

Al exponer a la persona a los estímulos se busca enseñar al cerebro una nueva manera de reaccionar ante estos. Las personas que pueden beneficiarse de esta estrategia incluye aquellas que cuentan con diagnóstico de: 

  • Autismo: Se busca aprender a ignorar estímulos para que no resulten molestos
  • Trastorno de déficit de atención: Se busca inhibir estímulos que no sean deseados para mantener la concentración en la tarea que se desea realizar
  • Trastornos de coordinación: Se busca enseñar a la persona a planear y ejecutar los movimientos 

Resumen

La integración sensorial es el proceso en el cual el cerebro recibe estímulos por medio de los sentidos y genera una reacción ante ellos. Se requiere de un balance para mantener la funcionalidad en las actividades de la vida diaria y cuando se pierde, pueden existir trastornos del aprendizaje, del desarrollo y emocionales. La terapia de integración sensorial ayuda a regular las respuestas ante estímulos y busca mejorar la calidad de vida de las personas que presentan algún problema relacionado. 

Teléfono
81 2089 2244
ó
ó
También puedes enviarnos un mensaje por WhatsaApp para agendar tu cita.

Descubre nuestros artículos más recientes

Encuéntranos sin problemas

También puedes visitarnos
nos encantaría conocerte

Sayula 310, Mitras Sur, 64020 Monterrey, N.L.

Lunes a viernes

9:00 am a 19:00 pm

Sábados

9:00 am a 14:00 pm

Menú principal

Síguenos

© 2023 Neurocenter. Todos los derechos reservados.