Haz tu cita llamando al        81 – 2089 – 22 44

¿Qué es el Functional Gait Assessment (FGA)?

El Functional Gait Assessment (FGA) es una herramienta de evaluación diseñada para medir específicamente el nivel de seguridad y eficacia en la marcha de las personas, especialmente aquellas que pueden estar experimentando dificultades debido a alteraciones neurológicas. Este tipo de evaluación resulta de gran relevancia en el contexto de Neurocenter y para creadores de contenido web enfocados en compartir información valiosa sobre neurorehabilitación y atención neurológica.

El FGA se desarrolló como una extensión y adaptación del Dynamic Gait Index (DGI), con el objetivo de proporcionar una herramienta más detallada que pudiera identificar con precisión las limitaciones en la marcha en individuos con un balance relativamente alto. Consiste en 10 ítems que evalúan varias dimensiones de la capacidad de caminar en diferentes circunstancias. Estas pruebas están diseñadas para simular desafíos cotidianos y evaluar la capacidad de los pacientes para modificar la marcha en respuesta a estas demandas específicas. Los ítems incluyen caminar a diferentes velocidades, con cambios de dirección, y sobre superficies irregulares, entre otros.

Cada uno de estos ítems se califica en una escala de 0 a 3, donde un puntaje más alto indica un mejor desempeño en la tarea de marcha. La puntuación máxima posible en el FGA es de 30 puntos. Un puntaje más bajo puede indicar la necesidad de intervenciones específicas de rehabilitación para abordar las deficiencias identificadas.

La implementación del FGA en la práctica clínica y en la evaluación de pacientes con trastornos neurológicos es invaluable. Permite a los profesionales identificar áreas específicas de debilidad en la marcha y diseñar programas de rehabilitación personalizados que apunten a mejorar no solo la capacidad de caminar del paciente, sino también su seguridad y autonomía. Para pacientes y sus familias, entender el propósito y el proceso del FGA puede ser un paso hacia el reconocimiento de las áreas de necesidad y el progreso en el camino hacia la recuperación y la mejora de la calidad de vida.

Es importante que la información compartida sobre el FGA refleje su valor en la evaluación y tratamiento de pacientes con condiciones neurológicas, ofreciendo así una perspectiva que conecte con quienes buscan entender mejor sus propias condiciones o las de seres queridos, enfatizando la esperanza y la posibilidad de mejoría a través de la intervención especializada.

¿Cuáles son sus componentes?

El Functional Gait Assessment (FGA) se compone de 10 pruebas específicas que evalúan distintos aspectos de la marcha y el equilibrio en condiciones variadas, reflejando desafíos que las personas pueden encontrar en la vida diaria.

Cada componente está diseñado para evaluar la habilidad de los individuos para adaptar su marcha a diferentes situaciones, lo que proporciona una visión integral de su capacidad de movilidad y equilibrio. A continuación, se describen los componentes del FGA:

  • Marcha en plano:

Evalúa la habilidad para caminar de manera segura en una superficie plana. Se observa la fluidez, velocidad, y simetría de la marcha.

  • Cambio de velocidad de marcha:

Mide la capacidad para modificar la velocidad al caminar, incluyendo acelerar y desacelerar. Es fundamental para la adaptabilidad de la marcha en diferentes contextos.

  • Marcha con giros de cabeza horizontalmente:

Evalúa el equilibrio y la coordinación al caminar mientras se gira la cabeza de lado a lado. Esto simula la necesidad de observar el entorno mientras se desplaza.

  • Marcha con giros de cabeza verticalmente:

Similar al anterior, pero con movimientos de cabeza hacia arriba y hacia abajo. Examina cómo estos movimientos afectan el equilibrio y la marcha.

  • Marcha y pivotación:

Prueba la habilidad para girar de manera segura mientras se camina. Implica detenerse, girar 180 grados, y continuar caminando, evaluando la capacidad para cambiar de dirección sin perder el equilibrio.

  • Paso sobre obstáculo:

Mide la capacidad para levantar el pie y cruzar un obstáculo de forma segura, evaluando la coordinación y el equilibrio durante tareas que requieren elevación de los pies.

  • Paso en tándem:

Evalúa la marcha en una línea recta colocando un pie directamente delante del otro, lo que desafía el equilibrio lateral y la coordinación.

  • Marcha con los ojos cerrados:

Prueba la dependencia de la visión para el equilibrio al caminar con los ojos cerrados, destacando la importancia de los sistemas sensoriales y proprioceptivos.

  • Marcha en superficie irregular:

Evalúa la capacidad para adaptar la marcha en superficies no uniformes, lo que es crucial para la navegación segura en diversos entornos.

  • Ambulación con doble tarea:

Se pide al individuo que camine mientras realiza una tarea cognitiva o manual simultáneamente, evaluando la capacidad para dividir la atención y mantener el equilibrio y la marcha.

Cada uno de estos ítems se califica en una escala del 0 al 3, donde 0 indica la incapacidad para realizar la tarea o la necesidad de asistencia física, y 3 representa una ejecución normal de la tarea. La suma total de las puntuaciones de los 10 ítems ofrece una evaluación cuantitativa de la capacidad funcional de la marcha del individuo, con un máximo de 30 puntos. Este enfoque integral permite identificar con precisión las áreas de dificultad y diseñar intervenciones de rehabilitación personalizadas que mejoren la seguridad, la eficacia de la marcha y, en última instancia, la calidad de vida de las personas con alteraciones del equilibrio y la marcha.

¿En quiénes se aplica el FGA?

El Functional Gait Assessment (FGA) se aplica en una amplia gama de individuos, principalmente en aquellos que experimentan dificultades o alteraciones en la marcha debido a condiciones neurológicas. No obstante, su uso no se limita exclusivamente a este grupo. A continuación, se describen los contextos y las poblaciones en las cuales el FGA es comúnmente aplicado:

Pacientes con trastornos neurológicos:

El FGA es especialmente relevante para pacientes que sufren de condiciones como:

  • Accidente cerebrovascular (ACV)
  • Enfermedad de Parkinson
  • Esclerosis múltiple
  • Lesiones cerebrales traumáticas.

Estas condiciones pueden afectar significativamente la capacidad de una persona para caminar de manera segura y eficiente, haciendo del FGA una herramienta útil para evaluar el grado de afectación y monitorear el progreso a lo largo del tiempo.

Adultos mayores:

La población de edad avanzada puede beneficiarse del FGA, ya que este grupo está frecuentemente en riesgo de caídas debido a la disminución de la fuerza, la movilidad reducida, y otros cambios relacionados con la edad que afectan la marcha. El FGA puede ayudar a identificar a aquellos individuos que podrían beneficiarse de intervenciones específicas para mejorar su seguridad al caminar.

Pacientes con balance y problemas de movilidad:

Independientemente de la causa subyacente, los pacientes que presentan desafíos en el balance y la movilidad pueden ser evaluados mediante el FGA para identificar riesgos específicos al caminar y para guiar las intervenciones de rehabilitación.

Evaluación de la eficacia de intervenciones:

El FGA se utiliza para evaluar la eficacia de diferentes intervenciones terapéuticas, como fisioterapia, uso de dispositivos de asistencia (por ejemplo, bastones o andadores), o cambios en medicamentos que podrían influir en la capacidad de caminar.

Investigación clínica:

En el ámbito de la investigación, el FGA sirve como una medida objetiva para estudiar la marcha y el equilibrio en poblaciones específicas, permitiendo comparar la efectividad de diferentes enfoques terapéuticos y entender mejor las necesidades de los pacientes con trastornos de la marcha.

¿Cuáles son sus aplicaciones neurológicas?

  • Evaluación de la Marcha Post-ACV:

El FGA es particularmente útil en la evaluación de pacientes que han sufrido un ACV. Permite identificar deficiencias específicas en la marcha y balance, facilitando el diseño de intervenciones de rehabilitación dirigidas a mejorar la movilidad y prevenir caídas.

  • Enfermedad de Parkinson:

Para individuos con enfermedad de Parkinson, el FGA ayuda a evaluar cómo los síntomas motores, como la bradicinesia, rigidez y temblor, afectan la capacidad de caminar de manera segura. Esto es crítico para ajustar tratamientos y estrategias de manejo.

  • Esclerosis Múltiple (EM):

La EM puede afectar significativamente la movilidad debido a la fatiga, debilidad muscular, y problemas de balance. El FGA permite una valoración detallada de estas áreas, ofreciendo una base para planes de rehabilitación personalizados.

  • Lesiones de la Médula Espinal:

En pacientes con lesiones de la médula espinal, el FGA puede ser utilizado para evaluar las capacidades de marcha residual y la efectividad de dispositivos de asistencia, como andadores o bastones, en la mejora de la movilidad segura.

  • Prevención de Caídas en Adultos Mayores:

Dado que el FGA evalúa diversas facetas de la marcha y el balance, es una herramienta valiosa en la identificación de adultos mayores en riesgo de caídas, permitiendo la implementación de intervenciones preventivas específicas.

Beneficios en el contexto neurológico

  • Personalización del Tratamiento:

El FGA ofrece información detallada sobre las capacidades de marcha del paciente, lo que facilita la creación de programas de rehabilitación ajustados a sus necesidades específicas.

  • Medición del Progreso:

Permite realizar un seguimiento del progreso del paciente a lo largo del tiempo, evaluando la efectividad de las intervenciones de rehabilitación implementadas.

  • Prevención de Caídas:

Al identificar las áreas específicas de debilidad, se pueden tomar medidas preventivas para reducir el riesgo de caídas, mejorando así la calidad de vida de los pacientes.

El uso del FGA en el campo de la neurorehabilitación es un reflejo de la evolución hacia un enfoque más personalizado y preciso en el tratamiento de trastornos neurológicos. Proporciona a los profesionales una herramienta valiosa para mejorar los resultados de la rehabilitación, enfatizando la importancia de abordar las necesidades únicas de cada paciente.

Teléfono
81 2089 2244
ó
ó
También puedes enviarnos un mensaje por WhatsaApp para agendar tu cita.

Descubre nuestros artículos más recientes

Encuéntranos sin problemas

También puedes visitarnos
nos encantaría conocerte

Sayula 310, Mitras Sur, 64020 Monterrey, N.L.

Lunes a viernes

9:00 am a 19:00 pm

Sábados

9:00 am a 14:00 pm

Menú principal

Síguenos

© 2023 Neurocenter. Todos los derechos reservados.