Haz tu cita llamando al        81 – 2089 – 22 44

Qué escalas de valoración de UPP se usan en neurología

Las úlceras por presión, también conocidas como úlceras de decúbito o escaras, o ahora son mejor conocidas como lesiones por presión. Son lesiones en la piel y el tejido subyacente debido a la presión constante sobre una zona del cuerpo. En pacientes con problemas neurológicos, como aquellos con lesiones de la médula espinal, parálisis o enfermedades neuromusculares, el riesgo de desarrollar úlceras por presión es significativamente mayor debido a varios factores:

  • Inmovilidad:

Muchos pacientes con problemas neurológicos tienen dificultades para cambiar de posición o moverse independientemente. Esto lleva a una presión constante sobre las áreas del cuerpo que están en contacto con la cama, silla de ruedas u otro dispositivo de asistencia.

  • Pérdida de sensibilidad:

En algunos casos, los pacientes pueden tener una disminución o pérdida total de la sensibilidad en ciertas partes del cuerpo. Esto impide que puedan sentir el dolor o la incomodidad asociada con la presión prolongada, retrasando el reconocimiento temprano de las úlceras por presión.

  • Alteraciones en la circulación sanguínea:

Las condiciones neurológicas pueden afectar negativamente la circulación sanguínea local, lo que dificulta la capacidad del cuerpo para suministrar nutrientes y oxígeno a la piel y los tejidos, acelerando la formación de úlceras por presión.

  • Falta de control muscular:

La falta de control sobre los músculos y la postura puede hacer que ciertas áreas del cuerpo soporten más peso o presión de manera desigual, aumentando así el riesgo de desarrollo de úlceras.

La prevención es fundamental en estos pacientes y suele involucrar estrategias como cambios de posición frecuentes, el uso de superficies de soporte adecuadas (colchones especiales, almohadas), el uso de dispositivos de alivio de presión (como cojines de gel), y la educación tanto del paciente como del cuidador sobre la importancia de la inspección regular de la piel y la intervención temprana ante signos de enrojecimiento o daño cutáneo.

Siempre es necesario que su médico de cabecera esté al pendiente de los riesgo que puede tener el paciente para desarrollar úlceras por presión y utiliza múltiples escalas para valorar los riesgos de presentarlas. En seguida describiremos algunas escalas que también puede utilizar cualquier persona para predecir el riesgo y analizar qué factores podemos cambiar para ayudar a nuestros pacientes y familiares a no presentar lesiones por presión.

De las escalas más utilizadas se encuentran las Escalas de Braden, Escala de Norton y Escala de Waterlow

Escala de Braden

  • Percepción sensorial:

Evalúa la capacidad del paciente para responder a la presión o el dolor en diferentes partes del cuerpo. Se puntúa del 1 al 4, donde 1 indica un deterioro severo en la percepción sensorial y 4 indica una percepción completa.

  • Estado mental:

Evalúa el nivel de conciencia y la capacidad del paciente para entender y seguir instrucciones. Se puntúa del 1 al 4, donde 1 indica un estado de confusión severa y 4 indica un estado mental totalmente alerta.

  • Actividad:

Evalúa la movilidad del paciente. Se puntúa del 1 al 4, donde 1 indica un paciente completamente inmóvil y 4 indica una movilidad completa.

  • Movilidad:

Evalúa la capacidad del paciente para cambiar y controlar su cuerpo. Se puntúa del 1 al 4, donde 1 indica una movilidad severamente limitada y 4 indica una movilidad completa.

  • Nutrición:

Evalúa el estado nutricional del paciente. Se puntúa del 1 al 4, donde 1 indica un estado nutricional gravemente comprometido y 4 indica un estado nutricional adecuado.

  • Fricción y fuerza de cizallamiento:

Evalúa el riesgo de daño a la piel debido a la fricción y el deslizamiento de las capas de piel entre sí o con la superficie de soporte. Se puntúa del 1 al 3, donde 1 indica un riesgo severo y 3 indica un riesgo mínimo.

Cada uno de estos seis componentes se puntúa individualmente y luego se suman para obtener un puntaje total que puede variar entre 6 y 23. Un puntaje más bajo en la escala de Braden indica un mayor riesgo de desarrollar úlceras por presión, mientras que un puntaje más alto indica un menor riesgo.

 Escala de Norton

  • Estado mental:

Evalúa el nivel de conciencia y el estado cognitivo del paciente. Se puntúa del 1 al 4, donde 1 indica un estado mental severamente comprometido y 4 indica un estado mental completamente alerta.

  • Estado físico:

Evalúa la movilidad y la capacidad del paciente para cambiar de posición. Se puntúa del 1 al 4, donde 1 indica una movilidad severamente limitada y 4 indica una movilidad completa.

  • Estado de actividad:

Evalúa la capacidad del paciente para realizar actividades diarias. Se puntúa del 1 al 4, donde 1 indica una actividad severamente limitada y 4 indica una actividad normal.

  • Estado de movilización:

Evalúa la capacidad del paciente para cambiar de posición y su dependencia de otros para movilizarlo. Se puntúa del 1 al 4, donde 1 indica una movilización severamente limitada y 4 indica una movilización completa.

  • Estado de nutrición:

Evalúa el estado nutricional del paciente. Se puntúa del 1 al 4, donde 1 indica un estado nutricional severamente comprometido y 4 indica un estado nutricional adecuado.

Cada uno de estos cinco componentes se puntúa de manera independiente y luego se suman para obtener un puntaje total que puede variar entre 5 y 20. Al igual que con la escala de Braden, un puntaje más bajo en la escala de Norton indica un mayor riesgo de desarrollar úlceras por presión, mientras que un puntaje más alto indica un menor riesgo.

Como pudimos ver, ambas escalas ven el estado mental del paciente y su capacidad de movilidad y nutrición, por lo que su médico neurólogo también podrá analizar otras escalas que no son propias para lesiones por presion , pero asi mismo le ayudaran a predecir el riesgo en un futuro de ulceras por presion.

Entre estas escalas se encuentra la  Escala de Ramsay por ejemplo que valora el estado de sedación de un paciente y si mientras se encuentra bajo efecto de algún medicamento tendrá riesgo de lesiones por presión .

El Índice de Barthel que ayude a conocer las capacidad funcionales de actividades básicas en el paciente o también se pueden utilizar otras escalas que valoraran la capacidad de actividad del paciente como Índice de Evaluación de la Espasticidad (MAS), Escala de la marcha y equilibrio de Tinetti, Escala de coma de Glasgow, Escala de evaluación de la conciencia de Glasgow (GCS), Escala de discapacidad de Kurtzke (EDSS), Escala de deterioro neurológico de Rankin (mRS), entre otras.

Todo esto con el fin de valorar si su familiar o paciente tiene probabilidad de presentar lesiones por presión (antes conocidas como úlceras por presión como mencionamos al inicio) y poder adelantarnos y evitar dichas situaciones.

Siempre recuerde acudir con su profesional de salud y mencionar todas sus inquietudes o acudir con un neurólogo certificado para pedir su opinión sobre el caso. Así mismo recuerde en casa que la mejor prevención es una buena nutrición y rehabilitación de los pacientes para asegurar que pueden moverse ellos solos y tiene los nutrientes necesarios para cicatrizar sus heridas en este caso .

Teléfono
81 2089 2244
ó
ó
También puedes enviarnos un mensaje por WhatsaApp para agendar tu cita.

Descubre nuestros artículos más recientes

Encuéntranos sin problemas

También puedes visitarnos
nos encantaría conocerte

Sayula 310, Mitras Sur, 64020 Monterrey, N.L.

Lunes a viernes

9:00 am a 19:00 pm

Sábados

9:00 am a 14:00 pm

Menú principal

Síguenos

© 2023 Neurocenter. Todos los derechos reservados.