Neurocenter

logo-neurocenter-clinica-de-rehabilitacion-neurologica

Haz tu cita llamando al        81 – 2089 – 22 44

Padecimientos

Depresión por dolor crónico

El dolor crónico y la depresión son patologías altamente prevalentes y es muy común que las manifestaciones dolorosas causen o empeoren los síntomas depresivos y ansiedad.  Por ello es que un tratamiento integral tanto del dolor como de la depresión es indispensable para lograr una mejor recuperación del paciente.

Los datos epidemiológicos demuestran una relación tanto en la sintomatología, diagnóstico, pronóstico y tratamiento de ambas patologías, y padecer ambas puede llevar al paciente a una alteración de su funcionalidad, con empeoramiento de la percepción de la enfermedad y mayor consumo de analgésicos.

Por ello la detección de signos de depresión en pacientes con problemas de dolor crónico puede permitir un tratamiento más rápido y exitoso. En Neurocenter tenemos la certeza de que sólo desafiando las metodologías tradicionales de atención neurológica que se brindan en los sistemas de salud convencionales, podemos lograr que nuestros pacientes recuperen las sonrisas, los paseos, las charlas, los abrazos, su independencia o su movilidad.

¿Cómo tratamos el dolor y la depresión?

Estamos convencidos que con nuestra propuesta alternativa de atención y nuestra robusta comunidad de profesionales podemos detener las pérdidas y ayudarte a ganar todo aquello que, quien nos busca, requiere para tener una vida plena. 

El manejo se puede dividir en no farmacológico, farmacológico e intervencionista, pero nuestro principal acercamiento es a través de la estimulación magnética transcraneal (rTMS), el cual es un procedimiento no invasivo que utiliza campos magnéticos para estimular las células nerviosas en el cerebro con el fin de mejorar los síntomas de depresión. 

La estimulación magnética transcraneal suele emplearse cuando los demás tratamientos para la depresión no han resultado efectivos.

Una alta proporción de los trastornos depresivos se acompañan de manifestaciones ansiosas como la depresión y ansiedad que cursan frecuentemente con dolor , la International Association for study of pain (IASP) define al dolor como una experiencia emocional y sensorial desagradable, asociada a un daño tisular, real o potencial,  o descrito en términos de ese daño.

Dolor crónico: dolor continuo a largo plazo de más de 12 semanas o después del tiempo en que se habría pensado que había ocurrido la curación del dolor después de un traumatismo o una cirugía. Hay varios síndromes de dolor diferentes, que van desde el dolor neuropático hasta el dolor inflamatorio.

Depresión

La depresión se refiere a una variedad de trastornos mentales en los que los síntomas persisten durante más de 2 semanas. Es una condición con un grupo de síntomas que no todos ocurren en todos los casos. Las características clave son un estado de ánimo bajo persistente, ausencia de afecto positivo (pérdida de interés y disfrute en las cosas y experiencias ordinarias) y una variedad de síntomas emocionales, cognitivos, físicos y conductuales asociados. 

La depresión generalmente se define y clasifica en gravedad de acuerdo con uno de los dos sistemas de clasificación. El DSM-IV (Manual de Diagnóstico y Estadística de los Trastornos Mentales) implica la presencia de cinco o más síntomas durante el mismo período de 2 semanas. 

Uno de los síntomas debe ser un estado de ánimo deprimido o pérdida de interés o placer. La CIE 10 (Clasificación Internacional de Enfermedades) implica tres síntomas clave y otros siete síntomas más. Luego, la depresión se clasifica de acuerdo con la gravedad.                                                     

¿Cómo se involucra el dolor crónico con la depresión?

Está bien establecido que existe una asociación entre el dolor crónico y la depresión. Lo que no está claro es la fuerza y ​​el mecanismo de esta asociación. El dolor crónico y la depresión no diagnosticados y no tratados pueden exacerbar la otra afección, lo que lleva a un ciclo de empeoramiento del dolor y la depresión.

De acuerdo a la definición de Penzo desde el punto de vista psicológico se considera al dolor como modalidad sensorial, presentándose como una experiencia compleja: otorga importancia al informe verbal del sujeto en la definición del cuadro; considera que la experiencia del dolor implica asociaciones entre los elementos de la experiencia sensorial y un estado afectivo adverso; y que una parte intrínseca de la experiencia de dolor es la atribución de significado a los hechos sensoriales desagradables.

Los pacientes con dolor crónico suelen tener elevados niveles de ansiedad o depresión, lo síntomas más comunes de deterioro en los pacientes son síndromes dolorosos crónicos y sus comorbilidades. En 1989 Hudson y Pope planearon que un grupo de enfermedades crónicas médicas y psiquiátricas se podrían incluir en una agrupación con una fisiopatología común, que denominaron trastornos del espectro afectivo. 

Estos tienen en común manifestaciones depresivas y ansiosas, que pueden responder al uso de antidepresivos y se asocian con frecuencia, a entidades clínicas con manifestaciones dolorosas como la fibromialgia, el síndrome de fatiga crónica, la migraña, el síndrome de colon irritable y el trastorno disfórico premenstrual.

La prevalencia de los síntomas dolorosos en los pacientes deprimidos varía entre un 15% a un 100%, en los pacientes deprimidos de atención primaria los dolores que más se reportan son cefalea, dolor abdominal, artralgia, y dolor de pecho; en estudios de cohorte de 10 años se en control que los pacientes deprimidos tenían mayor riesgo de presentar dolor lumbar, cuello y hombro.

Una evaluación de la depresión mayor en un paciente con dolor crónico debe realizarse junto con una evaluación del dolor. Una evaluación del dolor caracteriza el dolor, identifica cogniciones y comportamientos prominentes, diferencia el dolor nociceptivo y neuropático y determina el impacto del dolor en la función. 

La detección de signos de depresión en pacientes con problemas de dolor crónico puede permitir un tratamiento más rápido y exitoso.

¿Qué es la EMT y cómo funciona?

La estimulación magnética transcraneal (EMT) es un procedimiento no invasivo que utiliza campos magnéticos para estimular las células nerviosas en el cerebro con el fin de mejorar los síntomas de depresión. La estimulación magnética transcraneal suele emplearse cuando los demás tratamientos para la depresión no han resultado efectivos.

Este tratamiento para la depresión consiste en la emisión de pulsos magnéticos repetitivos, por lo que recibe el nombre de estimulación magnética transcraneal repetitiva o EMTr.

Durante una sesión de EMT, se coloca una bobina electromagnética sobre el cuero cabelludo, cerca de la frente. El electroimán emite pulsos magnéticos sin causar dolor que estimulan las células nerviosas en la región del cerebro que controla el estado de ánimo y la depresión. Se cree que activa regiones del cerebro que tienen actividad disminuida en personas con depresión. Existen diferentes formas de realizar el procedimiento y las técnicas pueden cambiar a medida que los expertos aprenden más sobre las formas más efectivas de llevar a cabo los tratamientos.

Riesgos: La EMT repetitiva es una forma no invasiva de estimulación cerebral que se emplea para la depresión. A diferencia de la estimulación del nervio vago o la estimulación cerebral profunda, la EMTr no requiere cirugía o implante de electrodos. Y, a diferencia de la terapia electroconvulsiva (TEC), la EMTr no causa convulsiones ni requiere sedación con anestesia.

Resultados: Si la estimulación magnética transcraneal repetitiva resulta efectiva para ti, es posible que tus síntomas de depresión mejoren o desaparezcan completamente. El alivio de los síntomas puede llegar después de unas pocas semanas de tratamiento.

La eficacia de la estimulación magnética transcraneal repetitiva puede aumentar a medida que los investigadores aprenden más sobre las técnicas, la cantidad de estímulos que se necesitan y los mejores lugares para estimular el cerebro.

Tratamiento continuo 

Después de que finalicen las series de tratamiento de la estimulación magnética transcraneal repetitiva (EMTr), la atención normal para la depresión, como medicamentos y psicoterapia, puede recomendarse como tratamiento continuado.

Sin embargo, si tu depresión aumenta con EMTr y luego tienes otro episodio con síntomas, tu tratamiento de EMTr se puede repetir. Esto se denomina reinducción. Algunas compañías de seguros cubren las reinducciones.

Si tus síntomas mejoran con EMTr, habla con el médico sobre la continuidad o el mantenimiento de las opciones de tratamiento.

© 2020 Neurocenter. 
Todos los derechos reservados. Supported by SENSO Mx.

boton-ir-arriba