Haz tu cita llamando al        81 – 2089 – 22 44

Padecimientos

¿Cuáles son los síntomas de una trombosis cerebral?

El cerebro es una estructura compleja que se compone de células especializadas y de las vías o conexiones entre cada una de ellas. Al contrario de lo que puede parecer, el cerebro es más que “una masa” ya que tiene una organización asombrosa.

Cada área del cerebro se encarga de ciertas funciones y a su vez cada área se comunica con otras entre sí para lograr una interacción con el medio. 

Al ser un órgano tan importante, el cerebro requiere muchos nutrientes, mismos que son transportados y entregados a través de los vasos sanguíneos. No es de extrañar tampoco que una de las primeras ramas arteriales que salen del corazón sean destinadas a irrigar y nutrir al cerebro. 

La vasculatura cerebral, cómo en todos los órganos, se divide en circulación arterial (que se encarga de llevar la sangre oxigenada y rica en nutrientes desde el corazón hacia el cerebro) y en circulación venosa (encargada de recoger la sangre “ya utilizada” y devolverla al corazón para repetir el ciclo).

¿Qué tan frecuentes son las enfermedades de los vasos del cerebro?

Las enfermedades de la circulación cerebral son más comunes de lo que creemos, y un ejemplo claro es que todos hemos escuchado en películas, telenovelas o por amigos, los términos “embolia cerebral, derrame cerebral, infarto cerebral, etc”, aunque el término correcto es evento cerebrovascular. 

Los eventos cerebrovasculares se originan cuando existe una obstrucción aguda del flujo sanguíneo cerebral, ocasionando que la zona del cerebro destinada a nutrirse por dicho vaso sanguíneo, sufra por ausencia de oxígeno, glucosa y otros nutrientes, lo que ocasiona daño y muerte celular, inflamación y pérdida de la función. 

Los eventos cerebrovasculares son muy frecuentes y de una manera muy alarmante ha ido en aumento su incidencia. Por ejemplo, se estima que entre un 2 a 10% de los adultos pueden llegar a sufrir un evento cerebrovascular a lo largo de su vida, porcentaje que aumenta ante la presencia de otros factores de riesgo como la diabetes mellitus, hipertensión arterial o colesterol elevado.

¿Qué pasa cuando se “tapan” las venas del cerebro?

Todo lo anterior descrito hace referencia a la circulación de tipo arterial, sin embargo, también puede desarrollarse una obstrucción en la circulación venosa, es decir, aquellos vasos sanguíneos que llevan sangre desde el cerebro hasta el corazón. 

Ésta entidad se denomina trombosis cerebral, y aunque es menos común que los eventos cerebrovasculares arteriales, merece también de una atención especial.

Dependiendo del tipo y el tamaño de la vena que se afecte, los pacientes pueden pasar asintomáticos, referir síntomas leves como dolor de cabeza o mareos, hasta ser realmente graves y devastadores.

¿Cuáles son las causas o factores de riesgo?

A diferencia del ictus o stroke en los que las enfermedades crónico degenerativas como la diabetes o la hipertensión arterial son factores de riesgo bien definidos, en la trombosis arterial existen mecanismos distintos, y se han asociado más con cualquier condición médica que aumente el riesgo de producir trombos (coágulos), como:

  • Enfermedades hematológicas (de la sangre)
  • Oncológicas (diferentes tipos de cáncer)
  • Enfermedades sistémicas como cirrosis hepática
  • Enfermedades reumatológicas como el lupus eritematosos sistémico
  • Síndrome antifosfolípidos
  • Condiciones más comunes como los embarazos.

¿Qué síntomas puede presentar un paciente?

Cuándo se llegan a manifestar síntomas, los pacientes pueden referir:

  • Mareos
  • Náuseas
  • Dolores de cabeza intensos
  • Somnolencia
  • Alteración del estado de conciencia.

Algunos pacientes pueden desarrollar síntomas y signos más inespecíficos como:

  • Fiebre
  • Vómitos
  • Alteraciones visuales, principalmente visión borrosa.

La trombosis cerebral se considera una emergencia dentro de la neurología y por lo tanto requiere de un diagnóstico y tratamientos rápidos y óptimos.

El riesgo de no ser tratada a tiempo puede condicionar a pérdida de funciones cerebrales, desarrollo de infartos cerebrales, transformación a hemorragia cerebral y en los casos más graves incluso causar la muerte.

Diagnóstico y tratamiento de la trombosis cerebral

Ante la presencia de cualquiera de los síntomas mencionados el paciente debe acudir a urgencias, en donde el diagnóstico se realizará uniendo la historia clínica y el resultado de estudios especiales como la tomografía de cerebro o la resonancia magnética de cerebro, en donde será posible apreciar los vasos sanguíneos afectados y la magnitud del daño. 

El tratamiento es individualizado, aunque de manera muy general consiste en iniciar medicamentos que disminuyan el riesgo de coágulos y eliminen los coágulos que ya se encuentren formados; este tipo de medicamentos se llaman anticoagulantes

Cuándo el paciente tiene mucho riesgo de sangrar por los anticoagulantes, o si el hospital al que se acude tiene capacidad, se puede realizar un procedimiento intervencionista en el que se accede a la vena ocluida y se remueve el coágulo de una forma directa.

¿Qué esperar después de un evento de trombosis cerebral?

El pronóstico depende de la magnitud de la trombosis y del tiempo que transcurrió hasta que el vaso sanguíneo se liberó. Por lo que en algunos pacientes pueden no quedar secuelas mientras que en otros se puede desarrollar cierto grado de limitación.

Encuéntranos sin problemas

También puedes visitarnos
nos encantaría conocerte

Sayula 310, Mitras Sur, 64020 Monterrey, N.L.

Lunes a viernes

9:00 am a 19:00 pm

Sábados

9:00 am a 14:00 pm

Síguenos

© 2023 Neurocenter. Todos los derechos reservados.