Haz tu cita llamando al        81 – 2089 – 22 44

¿Cuál es el tratamiento de la discapacidad intelectual?

La discapacidad intelectual es una condición en la que las personas son incapaces de desarrollar habilidades cognitivas y sociales que les permitan un adecuado funcionamiento dentro de una sociedad. Debido a que es una condición compleja, el cuidado de la salud de estas personas requiere de la participación de diferentes áreas tanto de la salud como de otras disciplinas. El enfoque de la salud debe de ser dirigido hacia la prevención de enfermedades que pueden derivar de la discapacidad. 

¿Qué es la discapacidad intelectual?

La discapacidad intelectual se caracteriza por un déficit cognitivo y dificultad de adaptación a nuevas situaciones. Se sabe que entre 1 y 3% de la población presenta algún grado de discapacidad intelectual, el cual suele establecerse durante el periodo del desarrollo en la infancia o adolescencia

Se le denomina discapacidad a la limitación de realizar una actividad que se espera dentro de las obligaciones individuales o sociales. Dentro del DSM-V, un manual utilizado por psiquiatras para el diagnóstico de este tipo de trastornos, el déficit puede presentarse en :

  • El razonamiento
  • Resolución de problemas
  • Planeación
  • Pensamiento abstracto
  • Juicio
  • Aprendizaje académico
  • Aprendizaje empírico.

Al presentar la incapacidad de llevar a cabo estas tareas que son esperadas para el individuo, se afecta su independencia personal y fallan ante las expectativas socioculturales, por lo tanto es necesario desarrollar estrategias que faciliten su adaptación e integración en la sociedad y en su individualidad.

Existen grados de discapacidad intelectual, siendo el leve el más común y el menos asociado a una causa biológica, por el contrario una discapacidad grave suele encontrarse casi siempre de una causa biológica

¿Qué síntomas se presentan en la discapacidad intelectual?

Usualmente los signos y síntomas de la discapacidad intelectual se reconocen por primera vez durante la infancia o adolescencia. Los datos pueden variar mucho de un individuo a otro. 

Discapacidad intelectual leve:

Hasta el 85% de las personas que presentan una discapacidad intelectual, tienen un grado leve y suele ser detectado hasta los 5 a 9 años de edad. Por definición, se trata de una medición intelectual y funcional adaptativa de dos a tres desviaciones estándar por debajo de la media. 

Usualmente en este grupo de edad los cuidadores notan:

  • Un retraso motor
  • Dificultades en su aprendizaje académico
  • Trastornos del comportamiento.
  • Presentan dificultades especialmente con el lenguaje, aritmética y escritura.

Sin embargo, con una adecuada asesoría pueden aprender las habilidades básicas para realizar actividades cotidianas, conseguir un trabajo y mantener gran parte de su independencia. 

Debido a que la mayoría desarrollan una función mental equivalente a la mente de un niño entre 9 y 11 años, en ocasiones requieren apoyo para solicitar atención médica, manejar dinero, tomar decisiones legales, entre otras cosas. 

Discapacidad intelectual moderada:

Aproximadamente el 10% de las personas con discapacidad intelectual tienen una severidad moderada y son detectados entre los 3 a 5 años de edad. Se encuentran de 3 a 4 desviaciones estándar por debajo de la media en las pruebas diagnósticas.

La discapacidad intelectual moderada se detecta debido a un

  • Retraso en el desarrollo de habilidades del lenguaje desde edades tempranas.
  • Presentan limitaciones en lectura, escritura o matemáticas.
  • Son capaces de desarrollar algunas habilidades básicas como leer palabras cortas, copiar información y contar.
  • Suelen tener problemas para comunicarse y apegarse a reglas sociales de comportamiento.

Con apoyo las personas son capaces de relacionarse con su familia y personas cercanas, sin embargo presentan una función mental equivalente a 6-8 años en la adultez, por lo que frecuentemente requieren ayuda para realizar algunas actividades. Son capaces de aprender algunas tareas básicas del hogar, de higiene personal y de trabajos sencillos. 

Discapacidad intelectual severa:

Cuando se tiene una condición severa usualmente se acompañan de otras características sugestivas de un trastorno biológico:

  • microcefalia (cabeza más pequeña a lo esperado para su edad)
  • Deformaciones o dificultad para la alimentación.
  • Se detecta antes de los 3 años de edad
  • Puede acompañarse de trastornos motores que limitan su funcionalidad.
  • Tienen una edad mental de entre 3 a 5 años
  • Requieren de apoyo de forma constante y de por vida por parte de sus cuidadores. 

Discapacidad intelectual profunda:

  • Presentan una edad mental de 3 años
  • Son incapaces de cuidarse a sí mismos, comunicarse o moverse.
  • Frecuentemente presentan incontinencia.
  • Suelen ser totalmente dependientes para todas las actividades
  • Pueden requerir de asistencia en centros especializados. 

Tratamiento 

El control prenatal durante los embarazos puede ayudar a disminuir el riesgo de exponer al feto a alteraciones del metabolismo, enfermedades inmunes o deficiencia de nutrientes que resulten en una discapacidad intelectual para el recién nacido. Sin embargo es imposible tener el control sobre todos los factores que pueden causar estas alteraciones por lo que el tratamiento se basa en lo siguiente: 

  • Prevención de enfermedades y complicaciones médicas:

Aquí se incluye el entrenamiento para actividades de higiene personal que ayudan a prevenir infecciones, así como mantener un estilo de vida saludable y buscar atención médica ante cualquier enfermedad de forma oportuna.

  • Tratamiento de enfermedades acompañantes:

Como ya se mencionó, algunas personas pueden presentar otro tipo de defectos orgánicos como malfunción de órganos o síndromes genéticos.

  • Tratamiento de comportamientos desafiantes:

Educadores, psicólogos y rehabilitadores pueden ayudar a modificar patrones de comportamiento, como berrinches, gritos o juegos inapropiados, que le impidan a la persona integrarse en las actividades diarias.

  • Rehabilitación:

Especialmente importante si se presenta algún déficit motor, de lenguaje o escritura. Ayuda a perfeccionar habilidades por medio de la repetición. 

  • Apoyo educacional:

Se requiere de un enfoque personalizado que se adapte a las habilidades y cualidades de cada persona

  • Entrenamiento vocacional:

Se les enseña actividades útiles para realizar un trabajo cómo preparar alimentos, contar dinero o manejar algún tipo de transporte o maquinaria de forma segura

  • Apoyo social:

Es importante que la persona se sienta apoyada y querida por el grupo de personas que la rodean para tener una mayor seguridad y desempeño

  • Contar con un tutor para cuestiones financieras y legales 

Todas estas intervenciones tienen como objetivo crear un modelo que permita a la persona lograr el máximo de habilidades de acuerdo a su potencial e integrarse, en medida de lo posible, a sus actividades individuales y sociales.

Teléfono
81 2089 2244
ó
ó
También puedes enviarnos un mensaje por WhatsaApp para agendar tu cita.

Descubre nuestros artículos más recientes

Encuéntranos sin problemas

También puedes visitarnos
nos encantaría conocerte

Sayula 310, Mitras Sur, 64020 Monterrey, N.L.

Lunes a viernes

9:00 am a 19:00 pm

Sábados

9:00 am a 14:00 pm

Menú principal

Síguenos

© 2023 Neurocenter. Todos los derechos reservados.