Neurocenter

logo-neurocenter-clinica-de-rehabilitacion-neurologica

Haz tu cita llamando al        81 – 2089 – 22 44

Servicios

rTMS: Tratamiento para el dolor de la neuralgia postherpética

De los más de 100 tipos conocidos del virus del herpes, sólo ocho afectan a los humanos y uno de ellos, el herpes zóster, puede dejar como secuela un dolor crónico en el rostro conocido como Neuralgia Postherpética. Para este dolor existe un tratamiento específico a través de Estimulación Magnética Transcraneal.

Es común que algunos dolores crónicos no respondan a los tratamientos farmacológicos, es entonces cuando se deben considerar tratamientos como la estimulación magnética, que es un proceso no invasivo, indoloro y sin el uso de medicamentos.

En Neurocenter nos especializamos en la atención neurológica, con servicios integrales y multidisciplinarios. Contamos no sólo con la tecnología, sino con una robusta comunidad de profesionales listos para lograr que dejes de perder y ayudarte a ganar todo aquello, que quien nos busca, requiere para tener una vida plena.

¿Qué es el herpes zóster?

La culebrilla, también conocida como herpes zoster, es una erupción dolorosa causada por el virus varicela-zoster (el mismo virus que causa la varicela).

Después de que una persona ha tenido varicela, el virus continúa residiendo en el cuerpo, sin causar síntomas. Más adelante en la vida, puede volver a activarse.

La culebrilla puede afectar a personas de todas las edades. Es particularmente común en adultos mayores de 50 años. También es más común en personas con condiciones que debilitan el sistema inmunológico.

¿Qué es la neuralgia postherpética?

Es el dolor agudo que dura más de tres meses después del inicio de la erupción de la culebrilla. Es la complicación más común de la culebrilla. El dolor generalmente afecta las áreas de la piel que se vieron afectadas por la erupción; puede ser de leve a grave y a menudo se describe como “ardor”.

La neuralgia postherpética o neuralgia del trigémino afecta del 10 al 15 por ciento de las personas, y aproximadamente la mitad de estos casos ocurren en personas mayores de 60 años.

En la mayoría de los casos, el dolor de la neuralgia postherpética mejora gradualmente con el tiempo. Algunas personas continúan experimentando dolor durante meses o años después de que se resuelve la erupción. Este dolor puede ser tan severo que causa dificultad para dormir, pérdida de peso y depresión e interfiere con las actividades diarias normales. Hay varios tratamientos disponibles para prevenir y tratar la neuralgia postherpética.

¿Cuál es el tratamiento para la neuralgia postherpética?

Hay tratamiento disponible para reducir el dolor y mantener la calidad de vida en personas con neuralgia postherpética. El tratamiento generalmente comienza con un medicamento que se usa para prevenir las convulsiones. Si eso no funciona, se puede usar un antidepresivo tricíclico de dosis baja y/o un tratamiento tópico. En ocasiones, los medicamentos opioides recetados pueden recetarse temporalmente.

La capsaicina es una sustancia derivada de los chiles que puede ayudar a tratar el dolor. Se puede recomendar la crema de capsaicina para tratar la neuralgia postherpética. Sin embargo, los efectos secundarios de la crema (que incluyen ardor, escozor y enrojecimiento de la piel) son intolerables hasta para un tercio de los pacientes.

Para las personas con neuralgia postherpética que tienen dolor intenso a pesar de usar las medidas anteriores, una inyección de esteroides directamente en el espacio alrededor de la médula espinal puede ser una opción. Las inyecciones de esteroides no se usan para tratar el dolor facial.

La estimulación magnética transcraneal repetitiva (rTMS) es un nuevo tratamiento clínico no invasivo que envía estimulación magnética a una región específica del cerebro. Se ha visto que a frecuencias de 5 Hz y 10 Hz es eficaz para mejorar el dolor, la calidad del sueño y la ansiedad entre los pacientes con neuralgia postherpética. Una de las grandes ventajas de esta terapia que posee muy pocos efectos secundarios, haciéndola segura para la mayoría de los pacientes

¿Hay alguna forma de prevenir su aparición?

La vacunación puede reducir sus posibilidades de desarrollar culebrilla al recibir la vacuna contra la culebrilla. Se recomienda la vacunación para adultos mayores de 50 años. En algunos casos, también se puede recomendar la vacunación para adultos más jóvenes si su sistema inmunitario es más débil de lo normal. Si desarrolla culebrilla después de recibir la vacuna, su infección puede ser menos grave y es menos probable que desarrolle neuralgia postherpética.

¿Cuáles son los signos y síntomas del herpes zóster?

La culebrilla generalmente comienza con sensaciones inusuales como picazón, ardor u hormigueo en un área de la piel en un lado del cuerpo. Algunas personas también desarrollan fiebre, una sensación generalizada de malestar o dolor de cabeza. Dentro de uno o dos días, aparece una erupción de ampollas en un lado del cuerpo en forma de banda.

El herpes zóster afecta con mayor frecuencia al tronco (pecho, abdomen y espalda). Sin embargo, la erupción puede aparecer en casi cualquier parte del cuerpo. Si se desarrolla cerca del ojo, puede afectar permanentemente la visión si no se trata.

El dolor de la culebrilla puede ser leve o intenso y, por lo general, tiene una cualidad aguda, punzante o ardiente. El dolor puede comenzar varios días antes de que aparezca la erupción. El dolor se limita a las partes de la piel afectadas por la erupción, pero puede ser lo suficientemente grave como para interferir con las actividades diarias y el sueño. El dolor suele ser peor en los adultos mayores que en las personas más jóvenes.

¿El herpes zóster es contagioso?

No es posible contraer herpes zóster de otra persona. Sin embargo, si nunca se ha tenido varicela o la vacuna contra la varicela, se puede contraer varicela de alguien que tenga herpes zóster.

Esto puede suceder después del contacto directo (piel con piel) con una ampolla, en raras ocasiones, también al inhalar el virus de la varicela zoster a través del aire. Por esta razón, si nunca se ha tenido varicela (o la vacuna para prevenirla), por lo general se debe evitar estar cerca de personas con sarpullido de herpes zóster.

¿Cuál es el tratamiento para el herpes zóster?

El tratamiento de la culebrilla generalmente incluye una combinación de medicamentos antivirales y analgésicos. Las áreas afectadas por la erupción deben mantenerse limpias y secas. En general, es mejor evitar aplicar lociones o cremas (p. ej., humectantes) en el área afectada, ya que esto puede irritar aún más la piel.

Los medicamentos antivirales evitan que el virus se multiplique, ayudan a que el sarpullido sane más rápidamente y reducen la gravedad y la duración del dolor. El tratamiento antiviral debe iniciarse lo antes posible, ya que es más efectivo cuando se inicia dentro de las 72 horas posteriores a la aparición de la erupción de la culebrilla.

© 2020 Neurocenter. 
Todos los derechos reservados. Supported by SENSO Mx.

boton-ir-arriba