Haz tu cita llamando al        81 – 2089 – 22 44

¿A qué se refiere el término senil en la neurología?

El término “senil” en neurología se utiliza para describir un estado relacionado con la vejez o el envejecimiento, específicamente en el contexto de las funciones cognitivas y neurológicas. Cuando se habla de alguien que es “senil”, se hace referencia a un individuo de edad avanzada que experimenta un deterioro en sus capacidades mentales y cognitivas, como la memoria, la atención y la capacidad para tomar decisiones.

La senilidad puede ser causada por una serie de factores, siendo la enfermedad de Alzheimer una de las condiciones más comunes asociadas con este término. En la enfermedad de Alzheimer, se produce una acumulación anormal de placas de proteína beta-amiloide en el cerebro, lo que conduce a la pérdida progresiva de funciones cognitivas.

Es importante señalar que el uso del término “senil” ha disminuido en la práctica médica actual, ya que se considera un término algo despectivo y poco preciso. En su lugar, los profesionales de la salud prefieren utilizar diagnósticos más específicos y precisos, como el “deterioro cognitivo leve” o la “demencia”, para describir mejor las condiciones relacionadas con el envejecimiento y las alteraciones cognitivas.

Se entiende por demencia, al síndrome que posee un comienzo gradual y que con una progresión de al menos seis meses presenta pérdida de memoria, afectación del lenguaje, así como afectación de otras capacidades cognitivas, como pueden ser:

  • La orientación
  • El sentido crítico
  • Resolución de problemas

Afectando de este modo al desarrollo normal de la vida diaria del paciente.

Y senil hace referencia a la edad avanzada. Por ello, el término demencia senil se aplica a la demencia que se produce en las personas mayores. Sin embargo, su uso es más bien popular debido a que no existe el término médico.

¿Cómo se comporta en la sociedad y qué edad es la más prevalente en padecerla?

Las demencias son la cuarta causa de años de vida con discapacidad, la enfermedad de Alzheimer es la de mayor prevalencia, (constituye del 50 % al 60 % de los síndromes demenciales, en estudios post-morten). Tiene una prevalencia de 1-2 % alrededor de los 65 años, aumentando de manera exponencial cada cinco años, para alcanzar 32 % a los 85-90 años; después de esta edad declina su prevalencia.

Es el tercer problema de salud en el hemisferio occidental. Se calcula que, a nivel mundial, existen entre 22 a 24 millones de personas que sufren de enfermedad de Alzheimer o una demencia relacionada.

En países desarrollados la enfermedad de Alzheimer constituye la tercera enfermedad en costo social y económico, después de las enfermedades cardiacas y las oncoproliferativas y se comporta como la cuarta causa de muerte en países como Estados Unidos, Japón, España y Suiza.

Síntomas particulares de la demencia senil

En primer lugar, en la demencia aparecen alteraciones en la memoria a corto plazo, denominadas como deterioro cognitivo leve. Éste es la fase entre el olvido normal debido al envejecimiento y el desarrollo de demencia. Las personas con deterioro cognitivo leve tienen ligeros problemas con el pensamiento y la memoria que no interfieren con las actividades cotidianas y, con frecuencia, son conscientes del olvido. 

Algunos de los síntomas que pueden dar pistas de que el paciente presenta un deterioro cognitivo leve, serán:

  • Olvidos de acciones recientes
  • Presentan dificultades para la resolución de problemas
  • Les cuesta realizar más de una tarea a la vez. 
  • Problemas del lenguaje
  • Perder objetos
  • Desorientación
  • Desinterés de actividades.
  • Olvidar detalles acerca de eventos recientes
  • Olvidar recuerdos de su propia vida
  • Cambio de patrones en el sueño
  • Mayor dificultad para leer o escribir
  • Mala elección de palabras
  • Tener alucinaciones
  • Discusiones
  • Comportamientos violentos
  • Delirios o depresión
  • Dificultades para realizar actividades básicas.

En la fase severa de la enfermedad, además de los síntomas enumerados anteriormente, se encuentran problemas graves para entender el lenguaje hablado, al paciente le cuesta reconocer familiares, realizar actividades básicas, como comer, vestirse o bañarse. 

Otros síntomas que pueden aparecer en la demencia pero que no están directamente relacionada con ella, pueden ser; incontinencia urinaria e incontinencia intestinal y problemas en la deglución.

Evolución de la demencia

Las demencias de origen degenerativo, como la enfermedad de Alzheimer se considera que tienen una evolución lenta y que es progresiva durante años. Las demencias de origen vascular presentan una evolución progresiva fluctuante. Las demencias derivadas de una infección evolucionan en cuestión de días o semanas.

Abordaje diagnóstico

El diagnóstico de la demencia se realiza en base a una serie de exámenes, como son:

  • Exámenes físicos
  • Exámenes neurológicos
  • Exámenes de la función mental
  • Historia clínica.

Estos exámenes permiten determinar si existen otros problemas que puedan estar causando la demencia, problemas como:

  • Enfermedad tiroidea
  • Deficiencia vitamínica
  • Tumor cerebral
  • Intoxicación por medicamentos
  • Infección crónica
  • Anemia
  • Depresión severa.

Terapéutica en la demencia

No existe una cura para la demencia, lo que hace que el objetivo del tratamiento sea el de controlar los síntomas de demencia lo cual depende de la afección específica causante de esta enfermedad.   

Pueden requerirse medicamentos para controlar problemas de comportamiento, causados por la pérdida de la capacidad de discernimiento, aumento de la impulsividad y confusión:

  • Antipsicóticos
  • Fármacos antidepresivos con variable actividad ansiolítica y psicoestimulante
  • Estimulantes

Existe evidencia cada vez mayor de que algunos tipos de ejercicios mentales pueden ayudar a la demencia. Se deben evaluar regularmente los ojos y oídos de la persona y es posible que se necesiten audífonos o cirugía de cataratas.

Las personas con deterioro cognitivo leve no siempre desarrollan demencia. Sin embargo, cuando en realidad se presenta demencia, ésta por lo general empeora y con frecuencia disminuye la calidad y expectativa de vida.

¿Cómo lograremos prevenirla?

En la actualidad las demencias se consideran un problema de salud y es obvio que el incremento de la expectativa de vida en nuestro país constituye, y seguirá siendo, un problema para la aparición de la enfermedad.

La prevención de la demencia es posible, si se establece durante toda la vida la educación con estilos de vida saludables. Algunos factores que pueden ayudar a prevenirla son:

  • La actividad física
  • El desarrollo de la capacidad intelectual
  • La estimulación cognitiva
  • Disminuir el estrés
  • Evitar la aparición de enfermedades no transmisibles,
  • Dietas saludables
Terapias de neurorehabilitación
Teléfono
81 2089 2244
ó
ó
También puedes enviarnos un mensaje por WhatsaApp para agendar tu cita.

Descubre nuestros artículos más recientes

Encuéntranos sin problemas

También puedes visitarnos
nos encantaría conocerte

Sayula 310, Mitras Sur, 64020 Monterrey, N.L.

Lunes a viernes

9:00 am a 19:00 pm

Sábados

9:00 am a 14:00 pm

Menú principal

Síguenos

© 2023 Neurocenter. Todos los derechos reservados.