Haz tu cita llamando al        81 – 2089 – 22 44

Padecimientos

¿Qué es un EVC y qué lo causa?

Es una alteración neurológica, se caracteriza por su aparición brusca, generalmente sin aviso, con síntomas de 24 horas o más, causando secuelas y muerte. Destaca como la causa más común de incapacidad en adultos y es la quinta causa de muerte en nuestro país.

Un Evento Vascular Cerebral (EVC), puede ocurrir cuando una arteria se obstruye produciendo interrupción o pérdida repentina del flujo sanguíneo cerebral o bien, ser el resultado de la ruptura de un vaso, dando lugar a un derrame. Existen diferentes terminologías para reportar lo que es un evento vascular cerebral:  

  • Ataque cerebrovascular: Hace referencia a todo evento cerebrovascular agudo, sea isquémico o hemorrágico, es un término descriptivo que se usa de preferencia en el servicio de urgencias, hasta cuando el evento es clasificado como infarto cerebral, hemorragia cerebral u otros.
  • Infarto cerebral: Es la necrosis tisular producida como resultado de un aporte sanguíneo regional insuficiente al cerebro. Es un término tanto clínico como patológico y suele requerir mejores definiciones etiopatogénicas (embólico o lacunar, por ejemplo), o de su curso clínico y naturaleza (en curso, progresivo, con transformación hemorrágica, etc.).
  • Ataque cerebral: Es el término popular para referirse a cualquier evento cerebrovascular agudo. Debería ser el término que la comunidad use para identificar un ACV y acudir de inmediato a un centro hospitalario.
  • Ataque isquémico transitorio: Es un defecto circulatorio breve que produce síntomas focales, idénticos a los de un infarto, por menos de 24 horas (quizá mucho menos). El médico debe entenderlo como una urgencia absoluta; el paciente y su familia como una amenaza de infarto cerebral irreversible que requiere tratamiento inmediato y hospitalario.

Casi 50% de las admisiones neurológicas en los hospitales generales se deben a alguna forma de ECV, cifra que ilustra la problemática médica y social que genera el paciente cerebrovascular. El infarto cerebral (IC), la forma más frecuente de ECV, no es una entidad esencialmente mortal y consume recursos posthospitalarios en magnitud inmensa y creciente.

Clasificación de los eventos cerebrovasculares

Se clasifican también por el tipo de cambio que producen en el tejido, sea este infarto o hemorragia:

  • Oclusivo o isquémico
  • Hemorrágico).

De todos los ACV, 70% serán isquémicos y solo 30% hemorrágicos.

La hemorragia intracraneal puede subdividirse en hemorragia subaracnoidea (HSA) y en hemorragia intracerebral (HIC) dos grupos completamente diferentes tanto en sus manifestaciones clínicas como porque se producen por mecanismos completamente diferentes e incluso afectan grupos de población diferentes.

Trombótico: El flujo de sangre de una arteria cerebral se bloquea debido a un coágulo que se forma dentro de la arteria. La aterosclerosis, que es la acumulación de depósitos grasos en las paredes de las arterias, causa un estrechamiento de los vasos sanguíneos y con frecuencia es responsable de la formación de dichos coágulos.

Embólico: El coágulo se origina en alguna parte alejada del cerebro, por ejemplo, en el corazón. Una porción del coágulo (un émbolo) se desprende y es arrastrado por la corriente sanguínea al cerebro, el coágulo llega a un punto que es lo suficientemente estrecho como para no poder continuar y tapa el vaso sanguíneo, cortando el abastecimiento de sangre. Este bloque súbito se llama embolia. 

Hemorrágico:(derrame cerebral) es causado por la ruptura y sangrado de un vaso sanguíneo en el cerebro.

  • Hemorragia subaracnoidea: Frecuentemente causada por ruptura de aneurismas congénitos, ocurre en los jóvenes normotensos mientras que se espera un alto índice de HIC entre hipertensos mayores de 50 años.
  • Hemorragia intracerebral: Este término describe el sangrado directo al parénquima cerebral. La causa más común es hipertensión arterial que altera la arquitectura de las arteriolas penetrantes y lleva a su ruptura.

El grado de daño depende de la localización, rapidez, volumen y presión del sangrado y se explica por compromiso de fibras de conexión y por un incremento de la presión local e intracraneana que reduce la presión de perfusión regional o global

Diagnóstico y síntomas del evento cerebrovascular

El diagnóstico clínico del ACV es tan simple o tan complejo como quiera mirarse. Con frecuencia la identificación del ataque cerebral es hecha por los familiares del paciente con un grado alto de precisión. Se trata de:

  • Cefalea súbita, intensa, acompañada de algún compromiso temporal o permanente de la conciencia y en forma excepcional con signos focales.
  • Ocasionalmente se reconoce un sangrado premonitorio entendido como sangrado menor e intermitente al espacio subaracnoideo antes de una hemorragia masiva o letal.
  • Frecuentemente un intenso dolor de cabeza precede a la pérdida de la conciencia y la mayoría de los pacientes experimentan dolor de cabeza cuando la recuperan.
  • En 45% de los casos el dolor se inicia durante el ejercicio y 10% de los pacientes tienen alguna alteración de la conciencia por varios días.

Debe ser investigado por TAC o por Resonancia Magnética en busca de sangre en las cisternas basales; en ocasiones hasta de 25%, una TAC falla en detectar sangre en el espacio subaracnoideo de manera que si la sospecha clínica persiste, debe practicarse una punción lumbar.

Tratamiento y rehabilitación 

Interferir en la agregación plaquetaria es, desde luego, la intervención farmacológica mejor estudiada en prevención secundaria de Evento cerebrovascular. Cada medicamento actúa mediante mecanismos diferentes, pero todos producen una reducción cuantificable en el riesgo de un nuevo antecedente cerebrovascular.

Es importante un tratamiento integral y organizado inter- y transdisciplinario en una dinámica que actúa desde el principio con los especialistas en medicina, para un programa de atención médica centrada en los problemas de la persona, es decir rehabilitación hacia el paciente no a la enfermedad.

El inicio de la intervención rehabilitatoria, o la fase inicial es inmediata y con un seguimiento que va dirigido a identificar las siguientes alteraciones. 

Los programas de rehabilitación varían sus objetivos dependiendo de sus evaluaciones, los avances terapéuticos y tecnológicos siguiendo las siguientes constantes:

  • Progresividad, con base en su integración funcional motora y sensorial.
  • Estimulación sensoperceptiva permanente y constante, vestibulares, cinestésicas y visuales para las actividades de apoyo, reacciones posturales, equilibrio y locomoción en orden de proximal a distal.
  • Táctiles y visuales para movimientos voluntarios finos y diferenciados en un orden de distal a proximal.
  • Inhibición de las reacciones motoras patológicas y la facilitación de las deficientes o débiles.

Encuéntranos sin problemas

También puedes visitarnos
nos encantaría conocerte

Sayula 310, Mitras Sur, 64020 Monterrey, N.L.

Lunes a viernes

9:00 am a 19:00 pm

Sábados

9:00 am a 14:00 pm

Síguenos

© 2023 Neurocenter. Todos los derechos reservados. 

Teléfono

81 - 2089 - 2244

Llamar ahora
Llamar ahora
o

También puedes enviarnos un mensaje por WhatsaApp para agendar tu cita.

Enviar WhatsApp