Neurocenter

Clinica-neurologica-y-rehabilitacion-monterrey

Haz tu cita llamando al        81 – 2089 – 22 44

Servicios

Prueba de Jolly para Miastenia Gravis

La prueba de Jolly es un estudio de neurofisiología que consiste en evaluar la comunicación entre el nervio y el músculo ante múltiples estímulos eléctricos. Forma parte de los estudios necesarios para el diagnóstico de la Miastenia gravis.

¿Qué es la Miastenia gravis y porqué se presenta?

La Miastenia gravis es la enfermedad representativa de los trastornos de la unión neuromuscular, es decir, cuando hay una alteración entre la terminal nerviosa y el músculo que recibe la señal para contraerse. Es una enfermedad poco común que suele presentarse en el caso de mujeres alrededor de los 28 años y en el caso de los hombres acerca de los 50 años. 

Para que un músculo pueda contraerse la señal se genera desde la corteza cerebral, viaja por la neurona motora superior, viaja por la médula espinal donde se comunica con la neurona motora inferior. Ésta se pone en contacto con el músculo, ésta área se conoce como unión neuromuscular, ahí la terminal nerviosa libera acetilcolina la cuál se une al receptor de acetilcolina en el músculo. De esta manera le llega la señal para contraerse.

La Miastenia gravis es considerada una enfermedad autoinmune debido a la presencia de anticuerpos contra los receptores de acetilcolina. Existen también otras variantes menos comunes en las que se generan anticuerpos contra otras estructuras, también impidiendo la adecuada comunicación entre el nervio y el músculo.

La enfermedad suele comenzar a presentarse como una debilidad de los músculos del ojo ocasionando visión doble. Otros síntomas característicos son la debilidad para deglutir y debilidad generalizada. El dato clave de la Miastenia gravis es la “fatigabilidad”, es decir, que conforme más se utilice el músculo más se va debilitando. El paciente acudirá a la consulta refiriendo que conforme avanza el día empeora la visión doble, batalla para comer o se le dificulta caminar y subir escaleras.

Diagnóstico de la Miastenia gravis

El diagnóstico comienza con la alta sospecha clínica por la presencia de los síntomas típicos de la enfermedad. El médico especialista, en este caso el neurólogo, solicitará otros estudios para confirmar la Miastenia gravis. Lo primero será demostrar que se trata de una enfermedad de la unión neuromuscular, para ello se realizan estudios de neurofisiología en donde destaca la prueba de Jolly (prueba de estimulación repetitiva).

Primero se realiza una electromiografía la cual suele ser normal, posteriormente se hace una estimulación repetitiva del nervio motor a baja frecuencia (3 Hz), con ello se observará un descenso de la amplitud del potencial evocado motor. Esta prueba suele salir anormal al estimular músculos proximales como el deltoides (en el brazo cerca del hombro) o en el frontal (en la cara).

Otros estudios consisten en pruebas de sangre donde se demuestra la presencia de auto-anticuerpos (anti-receptor de acetilcolina, anti-MuSK, anticortactina) y estudios de imagen como un TAC de tórax para descartar la presencia de un tumor del timo (observado en el 10% de los pacientes con Miastenia gravis).

© 2020 Neurocenter. 
Todos los derechos reservados. Supported by SENSO Mx.

boton-ir-arriba