Haz tu cita llamando al        81 – 2089 – 22 44

¿Por qué me duelen los brazos por dentro?

Es común que las personas experimenten dolor en los brazos en algún momento de sus vidas, pero cuando ese dolor se siente “por dentro”, puede ser particularmente desconcertante y preocupante. En este artículo, exploraremos las posibles causas de este tipo de dolor desde una perspectiva neurológica y ofreceremos una comprensión más profunda de lo que podría estar sucediendo en tu cuerpo.

Causas Neurológicas del Dolor Interno en los Brazos

  • Radiculopatía Cervical:

La radiculopatía cervical ocurre cuando un nervio en el cuello se irrita o se comprime, generalmente debido a una hernia de disco o espolones óseos. Este tipo de compresión nerviosa puede causar dolor que se irradia hacia los brazos, frecuentemente descrito como un dolor profundo o interno. Los síntomas adicionales pueden incluir entumecimiento, hormigueo o debilidad en el brazo afectado.

  • Neuropatía Periférica:

La neuropatía periférica implica daño a los nervios periféricos, que son los que transmiten señales entre el sistema nervioso central y el resto del cuerpo. Este daño puede ser causado por diversas condiciones, como la diabetes, el abuso de alcohol o ciertas infecciones. Los síntomas incluyen dolor ardiente o agudo, que puede sentirse como si viniera de “dentro” del brazo.

  • Síndrome del Túnel Carpiano:

Aunque más comúnmente asociado con dolor y entumecimiento en las manos, el síndrome del túnel carpiano puede causar dolor que se extiende hacia el antebrazo y, en algunos casos, hasta el codo. Este dolor se origina en la compresión del nervio mediano a nivel de la muñeca.

  • Síndrome del Desfiladero Torácico:

Este síndrome se produce cuando hay compresión de los vasos sanguíneos o nervios que pasan entre la clavícula y la primera costilla. Puede provocar dolor en el cuello y los hombros que se irradia hacia los brazos. El dolor suele sentirse profundamente en el brazo, y puede ir acompañado de entumecimiento y debilidad.

  • Mialgia o Dolor Muscular:

A veces, el dolor en los brazos puede provenir de los músculos mismos. Las mialgias pueden ser causadas por esfuerzos excesivos, posturas incorrectas o condiciones como la fibromialgia. Este dolor muscular a menudo se describe como profundo y puede estar asociado con rigidez o sensibilidad al tacto.

Evaluación y Diagnóstico

Si experimentas un dolor persistente o recurrente en los brazos que parece provenir de “dentro”, es importante consultar a un especialista en neurología. El diagnóstico de la causa exacta de este dolor puede implicar varias pruebas, como:

  • Historia Clínica Completa:

Entender el inicio, la naturaleza y la progresión del dolor es crucial.

  • Examen Físico y Neurológico:

Evaluar la fuerza, los reflejos y la sensibilidad en los brazos.

  • Imágenes Diagnósticas:

Radiografías, resonancias magnéticas (RM) o tomografías computarizadas (TC) pueden ser necesarias para visualizar la estructura de la columna vertebral y los nervios.

  • Estudios de Conducción Nerviosa:

Para evaluar la función de los nervios y detectar daños o compresiones.

Tratamiento y Manejo

El tratamiento dependerá de la causa subyacente del dolor. Puede incluir:

  • Medicamentos:

Analgésicos, antiinflamatorios o medicamentos específicos para el dolor neuropático.

  • Terapia Física:

Ejercicios y técnicas para aliviar la compresión nerviosa o mejorar la postura y la función muscular.

  • Intervenciones Médicas:

En casos más graves, pueden ser necesarias inyecciones de esteroides o incluso cirugía.

¿Qué síntomas neurológicos se pueden presentar de manera asociada?

Cuando se trata de dolor en los brazos que parece provenir de “dentro”, es crucial considerar que este síntoma puede estar acompañado por otros signos neurológicos. Estos síntomas asociados pueden proporcionar pistas valiosas sobre la causa subyacente del dolor y ayudar a los médicos a realizar un diagnóstico preciso. A continuación, exploraremos algunos de los síntomas neurológicos más comunes que pueden acompañar al dolor interno en los brazos.

  • Entumecimiento (Parestesia):

El entumecimiento o parestesia es una sensación de hormigueo, pinchazos o pérdida de sensibilidad en la piel. Puede ocurrir junto con el dolor en los brazos, indicando una posible compresión o daño a los nervios que afecta la capacidad de transmitir señales adecuadamente.

  • Debilidad Muscular:

La debilidad en los músculos del brazo puede acompañar al dolor, especialmente si los nervios motores están involucrados. Esto puede manifestarse como dificultad para levantar objetos, cerrar el puño o realizar movimientos finos.

  • Reflejos Disminuidos:

Los reflejos disminuidos o ausentes en el brazo afectado pueden ser una señal de que los nervios que conectan la médula espinal con los músculos están comprometidos. Durante un examen neurológico, los médicos pueden golpear suavemente con un martillo de reflejos para evaluar la respuesta.

  • Problemas de Coordinación (Ataxia):

Los problemas de coordinación o ataxia pueden aparecer cuando hay daño en los nervios que controlan el movimiento fino o la postura. Esto puede hacer que las actividades diarias, como escribir o abotonarse una camisa, sean más desafiantes.

  • Dolor Irradiado o Radicular:

El dolor que se extiende desde el cuello o la columna hacia el brazo es común en condiciones como la radiculopatía. Este dolor radicular a menudo se siente como un “camino” que sigue la ruta del nervio afectado.

  • Sensibilidad al Tacto (Alodinia):

La alodinia es una condición en la cual un estímulo que normalmente no causaría dolor, como un ligero toque o una brisa suave, se percibe como doloroso. Esto puede ocurrir en el contexto de neuropatías donde los nervios sensoriales están dañados.

  • Espasmos Musculares:

Los espasmos o contracciones musculares involuntarias pueden ser otro síntoma asociado con el dolor interno en los brazos. Estos espasmos pueden ser causados por la irritación o daño a los nervios que controlan los músculos.

  • Cambios en la Sensación de Temperatura:

Algunas personas pueden notar cambios en la sensación de temperatura en el brazo afectado, sintiéndolo más caliente o frío de lo normal. Este síntoma puede ser una señal de daño nervioso.

Evaluación de los Síntomas Neurológicos

Al experimentar estos síntomas neurológicos junto con el dolor en los brazos, es crucial realizar una evaluación completa. Los especialistas en neurología utilizan diversas herramientas para entender mejor la naturaleza y la causa de los síntomas, tales como:

  • Historia Clínica Detallada: Explorar el inicio, la duración y el patrón de los síntomas.
  • Examen Neurológico Completo: Evaluar la fuerza muscular, los reflejos, la sensibilidad y la coordinación.
  • Pruebas de Imágenes y Conducción Nerviosa: Ayudan a visualizar posibles compresiones nerviosas o daño a los nervios.

El dolor en los brazos que se siente “por dentro” puede ser un signo de varias condiciones neurológicas subyacentes. Los síntomas asociados, como el entumecimiento, la debilidad muscular, los problemas de coordinación y otros, pueden ofrecer pistas importantes para el diagnóstico. Si experimentas estos síntomas, es esencial buscar la atención de un especialista en neurología para una evaluación completa y un tratamiento adecuado. La identificación temprana y la intervención pueden marcar una gran diferencia en el manejo y la mejora de tu calidad de vida.

Conclusión

El dolor en los brazos que parece provenir de “dentro” puede tener varias causas neurológicas. Desde la compresión de nervios en el cuello hasta la neuropatía periférica, comprender la causa subyacente es el primer paso para encontrar alivio. Si experimentas este tipo de dolor, no dudes en buscar la ayuda de un profesional de la salud. La atención oportuna y adecuada puede marcar una gran diferencia en tu calidad de vida.

Teléfono
81 2089 2244
ó
ó
También puedes enviarnos un mensaje por WhatsaApp para agendar tu cita.

Descubre nuestros artículos más recientes

Encuéntranos sin problemas

También puedes visitarnos
nos encantaría conocerte

Sayula 310, Mitras Sur, 64020 Monterrey, N.L.

Lunes a viernes

9:00 am a 19:00 pm

Sábados

9:00 am a 14:00 pm

Menú principal

Síguenos

© 2023 Neurocenter. Todos los derechos reservados.