Haz tu cita llamando al        81 – 2089 – 22 44

Padecimientos

¿Existe la parálisis facial por estrés?

La parálisis facial consiste en la debilidad de un lado de la cara, el cuál puede ser desde una ligera debilidad y asimetría, hasta una parálisis total de un lado de la cara. Existen diferentes tipos de parálisis facial según cuál sea la causa, pero el tratamiento sigue siendo el mismo, enfocado en la rehabilitación de los músculos de la cara.

Tal vez habrás escuchado que el estrés puede ser un desencadenante, pero esto es una mentira, la parálisis facial por estrés no existe. Sin embargo, el tener una parálisis facial puede ocasionar un importante estrés e impacto emocional en quien lo padece.

¿Qué causa la parálisis facial y cómo se presenta?

Existen 2 tipos principales de parálisis facial: la periférica y la central. Ésto es dependiendo de si la lesión causal se encuentra a nivel central, es decir, en el cerebro, o si es una lesión del nervio periférico (facial). Las causas y el pronóstico es muy diferente según que lo haya causado.

La parálisis facial periférica, también conocida como parálisis de Bell, es el tipo más común de parálisis facial. Se trata de un trastorno neurológico benigno en donde hay una lesión del nervio facial, el cual se encarga de llevar la información a los músculos de la cara para que se contraigan. Existen 2 nervios uno para cada lado de la cara, por lo que según el nervio está afectado, es el lado de la cara que se presenta con debilidad o parálisis.

A la fecha, no se le conoce una causa específica, sin embargo, se ha relacionado con infección reciente de vías respiratorias superiores. En este tipo de parálisis la debilidad abarca toda la mitad de la cara, ya sea la izquierda o derecha, y puede ser tan leve de forma que solo se observa una leve asimetría al realizar algún gesto, o tan intensa que puede afectar la forma de hablar y comer. 

Otras causas que pueden dañar el nervio facial ocasionando una parálisis facial periférica es algún traumatismo, cirugía, síndrome de Ramsay Hunt o condiciones congénitas.

Por otro lado, la parálisis facial central ocurre cuando la lesión se encuentra a nivel del cerebro, típicamente por un infarto cerebral. Otras posibles causas son lesiones inflamatorias por una infección o enfermedad autoinmune como esclerosis múltiple. En este tipo de parálisis sólo se ve afectada la mitad inferior de un lado de la cara debido a que la parte superior recibe información desde ambos lados del cerebro.

¿Cuál es el tratamiento de la parálisis facial?

En ambos casos el tratamiento consiste principalmente en la rehabilitación física facial, la cuál tiene como objetivo re-entrenar la musculatura facial. Recordemos que el problema no está en los músculos de la cara, si no, en el cerebro o en el nervio facial para que mande adecuadamente la información a los músculos para que se contraigan. Usualmente la terapia de terapia de rehabilitación consiste en terapias que estimulen al músculo, masajes y el re-entrenamiento muscular con ejercicios faciales.

En el caso de la parálisis facial periférica, suele recuperarse una adecuada movilidad de la musculatura facial en varios meses, pero con la rehabilitación física ésta recuperación puede acortarse a unas semanas o pocos meses. En el caso de la parálisis facial central, la recuperación pudiera ser un poco más tardada, pero es el mismo tratamiento a que si tuviera debilidad en alguna otra parte del cuerpo.

Mitos de la parálisis facial

Existen muchos mitos en relación a la parálisis facial, uno de ellos es que existe la parálisis facial por estrés, lo cuál es falso. El estrés sí puede causar otros síntomas como taquicardia, palpitaciones, problemas de memoria o problemas para dormir, pero no afecta el nervio facial ni la corteza cerebral que envía las señales para que se contraigan los músculos de la cara. 

Otro mito comúnmente escuchado es que la parálisis facial puede ocurrir por exponerse a cambios bruscos de temperatura. Falso. Sin embargo, los cambios de temperatura si pudieran ser factor para el desarrollo de infecciones de vías respiratorias superiores, lo cuál como ya vimos, se asocia al desarrollo de parálisis facial periférica.

Muchas personas también creen que el masticar chicle puede ayudar a prevenir la parálisis facial, o el tener una recuperación más rápida en quienes lo padecen. Esto también es falso, esto es debido a que los músculos de la masticación están inervados por el nervio trigémino, otro nervio craneal.

Impacto emocional de la parálisis facial

La mayoría de las personas que presentan parálisis facial refieren que suele tener un impacto emocional importante, principalmente por el aspecto estético y el impedimento funcional que condiciona. Muchas personas prefieren no mostrarse presencialmente por la asimetría facial que se observa, o la dificultad que pudieran tener para hablar o comer. 

Hay que recordar que los movimientos faciales son un medio de comunicación, los gestos son una parte clave del lenguaje no verbal para comunicar emociones y formas de pensar. Al tener una parálisis facial se pierde parte importante de esta comunicación, ocasionando un estrés en la persona que puede evolucionar a emociones más intrusivas como el estrés y la depresión.

De acuerdo a estudios científicos se ha visto una mayor prevalencia de depresión en pacientes que tienen un mayor grado de parálisis facial, así como en mujeres. Mientras que no se ha visto correlación con la duración ni la causa de la parálisis.

Además de la ansiedad que genera también puede tener un impacto en la autoestima y seguridad de la persona, por lo que puede aislarse, evadiendo cualquier tipo de interacción social, empeorando además el problema de comunicación. Todo esto a su vez puede impactar en su motivación para acudir a la rehabilitación física, retrasando aún más su mejoría.

Encuéntranos sin problemas

También puedes visitarnos
nos encantaría conocerte

Sayula 310, Mitras Sur, 64020 Monterrey, N.L.

Lunes a viernes

9:00 am a 19:00 pm

Sábados

9:00 am a 14:00 pm

Síguenos

© 2023 Neurocenter. Todos los derechos reservados. 

Teléfono

81 - 2089 - 2244

Llamar ahora
Llamar ahora
o

También puedes enviarnos un mensaje por WhatsaApp para agendar tu cita.

Enviar WhatsApp