Neurocenter

logo-neurocenter-clinica-de-rehabilitacion-neurologica

Haz tu cita llamando al        81 – 2089 – 22 44

Servicios

Neuropsicología en el daño cerebral: funciones y características

La neuropsicología es una ciencia que mezcla el conocimiento de la psicología con la neurología y evalúa la manera en la que el cerebro influye en las emociones y el comportamiento de los pacientes, ya sea en pacientes sanos como en aquellos que hayan padecido algún tipo de daño cerebral.

Esta es una rama de la neurociencia que se encarga de estudiar la relación que existe entre el sistema nervioso central y las funciones cognitivas y conductuales.

Hay que destacar que una de las mayores ventajas de la neuropsicología recae en la capacidad para comprender el impacto en la calidad de vida de las personas, ya que nos permite visualizar cómo éste tipo de daños o lesiones a las distintas estructuras del cerebro pueden afectar la forma en que nos desarrollamos e interactuamos con nuestro medio.

El propósito de Neurocenter para establecer este impacto es buscar las soluciones que mejor se adapten a las necesidades de cada paciente que busca dejar de perder para empezar a ganar.

Tipos de daño cerebral

Una lesión cerebral se refiere a cualquier situación que ocasione un déficit neurológico, en otras palabras, que haga que nuestro cerebro no funcione correctamente. Estos pueden ser originados desde el nacimiento por distintas causas como genéticas, congénitas o problemas y complicaciones durante el embarazo, sin embargo, la mayoría se trata de daños adquiridos.

Al hablar sobre daños adquiridos del sistema nervioso central, hacemos referencia a todos aquellos eventos que suceden en un paciente previamente sano y que generan disfunción de alguna o múltiples áreas del cerebro.

Algunos de los ejemplos más frecuentes de daño cerebral adquirido en adultos, vistos en la consulta son los siguientes:

  • Infartos o hemorragias cerebrales (también llamados ictus, embolias o derrames).
  • Demencias como demencia tipo Alzheimer o enfermedad de Parkinson.
  • Enfermedades autoinmunes como Lupus o neurodegenerativas como esclerosis múltiple.
  • Traumatismos craneoencefálicos (tce).
  • Consumo de drogas o alguna otra sustancia dañina para el cerebro.

 

En los niños, las enfermedades degenerativas son menos comunes, predominando las siguientes causas:

  • Traumatismos craneoencefálicos (golpes en la cabeza). Los accidentes en los niños son situaciones comunes, y los golpes en la cabeza, dependiendo de la gravedad, pueden generar algún tipo de déficit.
  • Situaciones menos frecuentes son los tumores cerebrales, infecciones neurológicas, o algunos otros accidentes como la anoxia (falta de oxígeno).

 

Una vez conociendo el tipo de daño cerebral, es fundamental también conocer el tiempo de evolución ya sea que nos encontremos ante una situación nueva, de días, semanas o meses; además de conocer el comportamiento del daño, es decir si avanza muy rápido o lento, si ha tenido alguna mejoría o si se ha “detenido”.

El papel del neuropsicólogo

El especialista encargado de este abordaje es el neuropsicólogo, es decir, un psicólogo con conocimiento en neurociencias con la capacidad de comprender las asociaciones de las afecciones del sistema nervioso central y la conducta.

El objetivo principal es la neurorehabilitación, es decir, solucionar de una forma parcial o total las secuelas que haya ocasionado el daño cerebral, o en caso de que la recuperación total sea complicada, brindar las herramientas necesarias al paciente para integrarse nuevamente a su vida cotidiana. 

Algunas formas de neurorehabilitación son las siguientes:

  • Mejoría de la atención y el aprendizaje, con estrategias que permitan optimizar la manera de aprender y concentrarnos.
  • Problemas de memoria, con terapias orientadas según la causa, como demencias o infartos cerebrales.
  • Rehabilitación del lenguaje y problemas de comunicación, lectura y escritura.

¿Qué esperar de la consulta?

En muchas ocasiones vemos a las enfermedades neurológicas como situaciones que solamente tiene consecuencias “físicas” en la salud del paciente, dejando de lado la manera en la que afecta las emociones del paciente.

La neuropsicología ayuda al paciente de un modo integral, es decir, se centra en todo el contexto del paciente y no solo en la enfermedad que lo afecta. Por tal motivo, para el neuropsicólogo es muy importante conocer cómo es el día a día del paciente, tanto antes como después del daño cerebral, conocer sus relaciones interpersonales y familiares, su núcleo de apoyo. La escolaridad, actividades recreativas y estado emocional son también parte fundamental del abordaje. 

De esta manera es posible comprender el impacto que genera el daño cerebral en cada uno de los pacientes y a partir de este conocimiento, determinar cuáles son las herramientas que más se adecúan a cada individuo.

Para lograr esto, el neuropsicólogo realizará una exploración neuropsicológica, es decir, una serie de evaluaciones especializadas, que consisten en pruebas, tests o actividades para establecer un diagnóstico y poder iniciar con el plan terapéutico.

Durante el período de rehabilitación es muy importante el apego y la consistencia con la terapia, pues hay que comprender que el cerebro estará “en entrenamiento” para lograr su recuperación. 

Una manera de ver el avance y la mejora será a través de metas y objetivos que se propondrán en cada una de las sesiones, de tal modo que tanto el paciente como la familia puedan conocer el impacto de la neurorehabilitación.

© 2020 Neurocenter. 
Todos los derechos reservados. Supported by SENSO Mx.

boton-ir-arriba