Haz tu cita llamando al        81 – 2089 – 22 44

¿Puede el estrés provocar neuralgia?

La neuralgia, un término que abarca una variedad de condiciones dolorosas que afectan los nervios, puede manifestarse de diversas formas, desde dolores punzantes hasta sensaciones de ardor o choques eléctricos. Si bien las causas pueden ser múltiples y a menudo complejas, existe un creciente interés en comprender cómo los factores psicológicos, como el estrés, pueden influir en el desarrollo y la intensidad de la neuralgia.

El estrés, una respuesta natural del cuerpo a situaciones desafiantes, puede tener un impacto significativo en la salud física y mental. Se ha establecido una conexión entre el estrés crónico y una variedad de trastornos médicos, incluidos aquellos que afectan el sistema nervioso. En el caso de la neuralgia, la relación entre el estrés y el dolor nervioso, un problema bastante común, es objeto de investigación y debate entre los profesionales de la salud.

Entendiendo la neuralgia

Antes de explorar la conexión entre el estrés y la neuralgia, es importante comprender qué es exactamente la neuralgia y cómo puede afectar a quienes la padecen. La neuralgia se caracteriza por un dolor a lo largo de los nervios, que puede ser agudo y repentino, intermitente o constante (crónica). Algunas de las formas más comunes incluyen:

  • Del trigémino:

Afecta el nervio trigémino en una región de la cara, presentándose como un dolor ardoroso.

  • Postherpética:

Se desarrolla posterior a un episodio de herpes zóster, dejando como secuela un dolor ardoroso que puede presentarse incluso con el simple roce. Este dolor se presenta en la región del cuerpo en donde se presentó el herpes zóster. Esta secuela suele presentarse en el 10% de los casos, siendo más común en adultos mayores.

  • Por neuropatía diabética:

Ésta suele estar más presente en los pies y manos, frecuentemente conocida como neuralgia en guante y calcetín. Estos pacientes describen la neuralgia como un dolor ardoroso, choque eléctrico o simple hormigueo y disminución de la sensibilidad.

  • Por compresión:

Ésta se desarrolla por la compresión del nervio en alguna parte de su trayecto, usualmente por protuberancias óseas. Las formas más comunes son el síndrome del túnel del carpo y neuralgia por compresión del nervio ciático.

Los síntomas de la neuralgia pueden variar desde una sensación de hormigueo hasta dolores lancinantes que pueden ser debilitantes y afectar la calidad de vida de quienes la experimentan. Si bien las causas específicas pueden diferir según el tipo de neuralgia, factores como la compresión del nervio, la inflamación o el daño nervioso son comunes denominadores en muchas formas de esta afección.

El estrés y su impacto en el sistema nervioso

El estrés, tanto agudo como crónico, desencadena una compleja serie de respuestas fisiológicas en el cuerpo, muchas de las cuales involucran al sistema nervioso. Cuando una persona se enfrenta a una situación estresante, el cuerpo libera hormonas como el cortisol y la adrenalina, que preparan al organismo para lidiar con la amenaza percibida o el desafío.

Si bien esta respuesta de “lucha o huida” es crucial para la supervivencia, el estrés crónico puede tener efectos adversos en el sistema nervioso. La exposición prolongada a niveles elevados de cortisol y otras hormonas del estrés puede contribuir a la inflamación, el daño celular y la sensibilización de los nervios, todos los cuales pueden desempeñar un papel en el desarrollo y la exacerbación de la neuralgia.

La interacción entre el estrés y la neuralgia

Si bien la relación entre el estrés y la neuralgia no se comprende completamente, existe evidencia que sugiere que el estrés puede desencadenar y agravar los síntomas de la neuralgia en algunas personas. Por ejemplo, estudios han demostrado que el estrés emocional puede desencadenar episodios de neuralgia del trigémino en personas susceptibles.

Además, el estrés crónico puede aumentar la sensibilidad del sistema nervioso, lo que significa que los nervios pueden interpretar los estímulos normales como dolorosos de manera exagerada. Esta sensibilización central puede contribuir a la percepción y la intensidad del dolor en personas con neuralgia, exacerbando aún más sus síntomas.

Abordando el estrés en el tratamiento de la neuralgia

Dado el papel potencial del estrés en la neuralgia, abordar el componente psicológico del dolor nervioso puede ser una parte importante del tratamiento integral. Las estrategias para manejar el estrés, como la terapia cognitivo-conductual, la meditación, el ejercicio de forma regular y la práctica de técnicas de relajación pueden ayudar a reducir la respuesta del cuerpo al estrés y, en última instancia, disminuir la intensidad del dolor en personas con neuralgia.

Además, el tratamiento de la neuralgia a menudo implica enfoques multidisciplinarios que pueden incluir medicamentos para el dolor, terapia física, procedimientos intervencionistas y, en algunos casos, cirugía. Sin embargo, en la gran mayoría de los casos, especialmente en aquellos con una neuralgia crónica, abordar la parte psicológica toma un papel muy importante.

Incluso, algunos de los medicamentos utilizados para la depresión sirven también como neuromoduladores del dolor. Al abordar tanto los aspectos físicos como los psicológicos del dolor nervioso, los pacientes pueden tener una mejor calidad de vida y experimentar una reducción en la frecuencia y la intensidad de los síntomas.

Si bien la conexión entre el estrés y la neuralgia sigue siendo un área de investigación activa, existe evidencia que sugiere que el estrés puede desempeñar un papel importante en el desarrollo y la exacerbación de esta afección dolorosa. Comprender cómo el estrés afecta al sistema nervioso y cómo puede interactuar con la neuralgia es fundamental para desarrollar estrategias efectivas de tratamiento y manejo del dolor.

Teléfono
81 2089 2244
ó
ó
También puedes enviarnos un mensaje por WhatsaApp para agendar tu cita.

Descubre nuestros artículos más recientes

Encuéntranos sin problemas

También puedes visitarnos
nos encantaría conocerte

Sayula 310, Mitras Sur, 64020 Monterrey, N.L.

Lunes a viernes

9:00 am a 19:00 pm

Sábados

9:00 am a 14:00 pm

Menú principal

Síguenos

© 2023 Neurocenter. Todos los derechos reservados.