Haz tu cita llamando al        81 – 2089 – 22 44

¿Cuál es la función del Nervio Oculomotor?

El nervio oculomotor, conocido también como el tercer nervio craneal, juega un papel vital en el control de varios movimientos oculares y funciones relacionadas con la visión. Este nervio es uno de los doce nervios craneales que emergen directamente del cerebro y no de la médula espinal, y es esencial para la coordinación adecuada de los ojos y la visión clara.

Funciones del nervio oculomotor

Movimientos oculares:

El nervio oculomotor es responsable de inervar la mayoría de los músculos extraoculares, que son cruciales para el movimiento del globo ocular. Los músculos que inerva incluyen:

  • Recto superior:

Este músculo eleva el ojo, permitiendo que la mirada se dirija hacia arriba.

  • Recto inferior:

Este músculo deprime el ojo, permitiendo que la mirada se dirija hacia abajo.

  • Recto medial:

Este músculo aduce el ojo, es decir, lo mueve hacia la línea media del cuerpo.

  • Oblicuo inferior:

Este músculo tiene una función más compleja; eleva, abduce y rota externamente el ojo.

Es importante notar que el nervio oculomotor no inerva todos los músculos extraoculares. El músculo recto lateral, que abduce el ojo (lo mueve hacia afuera), está inervado por el nervio abducens (sexto nervio craneal), y el músculo oblicuo superior, que rota internamente el ojo y lo deprime, está inervado por el nervio troclear (cuarto nervio craneal).

Elevación del párpado superior

El nervio oculomotor también inerva el músculo elevador del párpado superior, que es responsable de levantar el párpado superior. Esto permite la apertura del ojo y es esencial para una visión clara y sin obstrucciones. La función inadecuada de este músculo ocasiona la ptosis, una condición donde el párpado cae y puede cubrir parcial o totalmente el ojo.

Constricción pupilar

El nervio oculomotor contiene fibras parasimpáticas que inervan el músculo esfínter de la pupila. Este músculo es responsable de la constricción de la pupila (miosis) en respuesta a la luz. Esta función es parte del reflejo pupilar, que ayuda a proteger la retina de la luz excesiva y a mejorar la agudeza visual en diferentes condiciones de iluminación.

Acomodación del cristalino

Además, el nervio oculomotor inerva el músculo ciliar, también mediante fibras parasimpáticas. Este músculo ajusta la forma del cristalino del ojo para permitir el enfoque de objetos a diferentes distancias. Este proceso, conocido como acomodación, es fundamental para la visión clara tanto de objetos cercanos como lejanos.

¿Qué puede ocasionar una alteración del nervio oculomotor?

Las alteraciones en la función del nervio oculomotor pueden ser causadas por diversas condiciones médicas. Algunas de las causas más comunes incluyen:

  • Neuropatía diabética:

La diabetes puede causar daño a los nervios, incluido el nervio oculomotor, debido a la mala circulación y al alto nivel de glucosa en sangre. Esto puede resultar en una parálisis parcial o total del nervio, afectando la movilidad del ojo y la respuesta pupilar.

  • Aneurisma intracraneal:

Un aneurisma en el cerebro, especialmente en la arteria comunicante posterior, puede comprimir el nervio oculomotor, provocando su disfunción. Los síntomas pueden incluir diplopía (visión doble), ptosis y pupilas dilatadas no reactivas.

  • Trauma craneoencefálico:

Las lesiones en la cabeza pueden dañar el nervio oculomotor directa o indirectamente, lo que puede llevar a una parálisis del nervio. Esto es común en accidentes de tráfico, caídas y otros eventos traumáticos.

  • Tumores cerebrales:

Los tumores que crecen en la base del cráneo o en el mesencéfalo pueden afectar el nervio oculomotor. Esto puede ser debido a la presión directa del tumor sobre el nervio o debido a la inflamación y el edema asociado.

  • Enfermedades inflamatorias y autoinmunes:

Enfermedades como la neuropatía craneal múltiple pueden dañar el nervio oculomotor, así como otros nervios craneales. Otras condiciones inflamatorias como la sarcoidosis también pueden causar disfunción del nervio.

  • Infecciones:

Algunas infecciones del sistema nervioso central, como la meningitis y la encefalitis, pueden afectar el nervio oculomotor, causando síntomas que incluyen la diplopía y la ptosis.

  • Compresión por herniación cerebral:

En casos de presión intracraneal elevada como cuando hay un sangrado intracraneal o edema cerebral importante, el cerebro puede herniarse a través de estructuras intracraneales, como el tentorio. Esta herniación puede comprimir el nervio oculomotor y causar su parálisis.

El nervio oculomotor es esencial para la función visual normal, controlando varios músculos que permiten el movimiento del ojo, la elevación del párpado superior, la constricción pupilar y la acomodación del cristalino. Las alteraciones en su función pueden tener diversas causas, desde condiciones metabólicas como la diabetes, hasta problemas vasculares, traumáticos, neoplásicos, inflamatorios e infecciosos. La identificación y tratamiento temprano de estas condiciones son cruciales para prevenir complicaciones visuales graves y preservar la calidad de vida de los pacientes.

Teléfono
81 2089 2244
ó
ó
También puedes enviarnos un mensaje por WhatsaApp para agendar tu cita.

Descubre nuestros artículos más recientes

Encuéntranos sin problemas

También puedes visitarnos
nos encantaría conocerte

Sayula 310, Mitras Sur, 64020 Monterrey, N.L.

Lunes a viernes

9:00 am a 19:00 pm

Sábados

9:00 am a 14:00 pm

Menú principal

Síguenos

© 2023 Neurocenter. Todos los derechos reservados.