Neurocenter

logo-neurocenter-clinica-de-rehabilitacion-neurologica

Haz tu cita llamando al        81 – 2089 – 22 44

Neuropediatría

La Importancia del ácido fólico

El ácido fólico cumple muchas funciones a nivel celular participando en la síntesis, estabilidad, reparación y expresión del ADN, por mencionar algunas, en cambio, cuando existe una deficiencia de esta vitamina, se pueden presentar defectos del tubo neural, restricción del crecimiento fetal, anemia, enfermedades cardiovasculares y disfunción cognitiva, aquí radica la importancia de su consumo durante la gestación.

El ácido fólico, o vitamina B9,  es una vitamina hidrosoluble (soluble en agua). Su nombre proviene de “folium”, que es la palabra latina para la hoja de la cual se aisló por primera vez, la hoja de la espinaca. El ácido fólico no puede ser sintetizado por el cuerpo humano, por lo cual lo tenemos que adquirir por medio de la dieta como folato (en hígado, legumbres, cereales, frutas y frutos secos) o como suplemento alimenticio como ácido fólico.

Por qué consumir ácido fólico

– Prevención de accidente cerebrovascular

Debido a que el ácido fólico ayuda a controlar el nivel de un aminoácido llamado ‘homocisteína’ en el cuerpo, y debido a que el nivel de homocisteína tiende a ser alto en las personas con enfermedades cardiacas, algunos investigadores teorizan que la reducción del nivel de homocisteína podría ayudar a prevenir cardiopatías, infartos al miocardio y eventos cerebrovasculares.

– Defectos del tubo neural

Se ha descrito que las mujeres que toman ácido fólico antes de la concepción y durante los primeros cuatro meses de embarazo (antes incluso de saber que están embarazadas) podrían reducir el riesgo de tener hijos con defectos en el tubo neural entre un 72 y un 100%.

Durante el desarrollo embrionario se produce el cierre del tubo neural en torno a las 6 semanas tras la concepción. Los llamados defectos del tubo neural (DTN) se producen como consecuencia de alteraciones en el cierre del mismo, y pueden tener lugar a dos niveles: cerebro y columna vertebral. Este defecto a nivel del cerebro da lugar a la anencefalia y al encefalocele, y a nivel de la columna vertebral constituye la espina bífida. 

La anencefalia se caracteriza por la ausencia total o parcial del cerebro incluida la bóveda craneal y la piel que la recubre, y el encefalocele supone la herniación del cerebro y/o las meninges a través de un defecto en el cráneo. Tanto la anencefalia como el encefalocele son incompatibles con la vida

La espina bífida agrupa una serie de malformaciones cuya característica común es una hendidura a nivel del sacro en la columna vertebral que puede ir acompañada de un prolapso de las meninges, lo que se denomina meningocele o incluso de la médula espinal, originando el mielomeningocele. Éste se considera la forma más incapacitante de espina bífida, y se caracteriza por la exposición de tejido nervioso recubierto por meninges a través de un defecto de la columna vertebral, originando una lesión permanente de la médula espinal y los nervios espinales produciendo diversos grados de parálisis así como pérdida del control de los esfínteres.

Recomendaciones para el consumo de folatos

Se han definido como meta terapéutica 400 mcg/día de ácido fólico para los adultos, 600 mcg/día durante el embarazo y 500 mcg/día para las mujeres lactantes. Sin embargo, es sumamente importante que las mujeres en edad fértil acudan con su ginecólogo para un mejor asesoramiento en relación al consumo adecuado de ácido fólico.

© 2020 Neurocenter. 
Todos los derechos reservados. Supported by SENSO Mx.

boton-ir-arriba