Haz tu cita llamando al        81 – 2089 – 22 44

Servicios

Importancia de recibir rehabilitación de marcha

Sufrir una lesión neurológica que altera la marcha puede ser una situación catastrófica por las consecuencias que conlleva no poder movilizarse por sí mismo. La rehabilitación de la marcha puede lograr el beneficio de retomar la capacidad de la marcha que previamente se había perdido.

Esta es una terapia fundamental para aquellas personas que han perdido la capacidad de movilizarse de manera independiente. El objetivo es mejorar la capacidad para alcanzar una marcha independiente o con la ayuda de algún apoyo biomecánico.

Dentro de estas ayudas biomecánicas se encuentran los ya conocidos bastones, andadores, trípodes y muletes con la finalidad de disminuir la carga de peso en los miembros inferiores y de esta manera facilitar el movimiento. 

Para lograr el objetivo principal de la rehabilitación de la marcha, se deben cumplir ciertos objetivos específicos como los son: l

  • Lograr un buen control del tronco corporal con un buen desplazamiento del peso
  • Mejorar la postura
  • Mejorar el movimiento
  • Aprender cuales son los patrones de movimiento normales de la marcha
  • Mantener una estabilidad funcional
  • Mejorar la fuerza muscular en miembros inferiores.

Neurofisiología de la marcha

Para lograr la marcha se necesita una serie de movimientos voluntarios que inician con la activación del sistema nervioso central que se traduce en el movimiento del sistema musculoesquelético. Las zonas involucradas para el movimiento en el sistema nervioso central son los ganglios basales, cerebelo, corteza cerebral y tronco cerebral.

El patrón de movimiento en el sistema nervioso central tiene tres componentes de importancia que son  la referencia cognitiva, la emocional y que estos se acompañan del componente automático. 

Desde la corteza cerebral se inicia la órdenes motoras para iniciar el proceso cognoscitivo, que junto al tronco cerebral y los trayectos corticoespinales inician la marcha. El hipotálamo es el encargado del componente emocional.

Manejo del trastorno de marcha del adulto mayor

En los pacientes adultos mayores la capacidad de la marcha muchas veces se encuentra alterada. Los cambios normales de la vejez se observan después de los 70 años, después de esta edad la velocidad de la marcha va disminuyendo aproximadamente un 15%  para la marcha común y un 20% para la deambular a mayor velocidad. También se ha asociado una mayor mortalidad con aquellos adultos mayores que tienen una marcha más lenta. 

Durante la vejez los pacientes desarrollan debilidad en los músculos de la pantorrilla que se compensa con un mayor uso de músculos de la cadera.  La cadencia (pasos/minutos) no cambia con la edad. Por otro lado, el tiempo de pie con doble sustento, esto se refiere a mantener una mayor parte del tiempo los dos pies en el suelo al momento de deambular se aumenta con la edad. 

Son varios trastornos que causan alteración en la marcha en los adultos mayores las principales son la enfermedades musculoesqueléticas, trastornos neurológicos.

Fisioterapia y reeducación de la marcha

Reeducar la marcha se consigue mediante la fisioterapia y la rehabilitación de la marcha que mejoran la propiocepción y el equilibrio. Previo a iniciar la terapia de rehabilitación se debe realizar una evaluación integral por un profesional de la salud experto en el tema. El tratamiento adecuado se aplica luego de analizar los principales componentes de la marcha como:

  • La fase de apoyo
  • La oscilación
  • Movilidad
  • Fuerza
  • Coordinación
  • Equilibrio.

Algunos de los objetivos que los terapuetas buscan en la fisioterapia son:

  • Mejorar el dolor
  • Que sea la causa inadecuada
  • Realizar ejercicio de equilibrio y coordinación
  • Disminuir la debilidad muscular con ejercicios de fortalecimiento.

Rehabilitación de Trastornos del Movimiento

Los trastornos del movimiento son una afectación médica que deriva de un mal funcionamiento del sistema nervioso central, de tal manera que la relación del cerebro y el sistema musculoesquelético no funciona en armonía ocasionando movimientos involuntarios, una mayor cantidad de movimientos, movimientos lentos o reducidos.

Una de las condiciones médicas más conocidas es la enfermedad de Parkinson, en donde el individuo presenta temblores de lenta progresión, rigidez muscular, movimientos lentos o reducidos y pérdida del equilibrio. 

Entre otras enfermedades dentro del grupo de trastornos del movimiento se encuentra:

  • La ataxia
  • La distonía cervical
  • Corea
  • Distonías
  • Trastorno funcional del movimiento
  • Enfermedad de Huntington
  • Mioclonías entre otras. 

Para poder realizar una rehabilitación de estos trastornos del movimiento, inicialmente se debe llegar a un diagnóstico adecuado, la persona debe entender la condición de la enfermedad que padece y el funcionamiento de los síntomas.

La rehabilitación de los trastornos de movimiento se ofrece desde una manera multidisciplinaria con programas terapéuticos individualizados y supervisados por una neuróloga. 

El objetivo de la rehabilitación de estos trastornos es conseguir un movimiento funcional a través de diferentes estrategias así como reeducar al paciente para lograr la mejor adaptación del movimiento.

Diferentes tipos de marchas patológicas

Marcha atáxica: es una marcha inestable por los movimientos desiguales por la inadecuada colocación del pie durante la fase final del balanceo.  Hay pérdida del equilibrio, dificultad para medir la ejecución del movimiento e imposibilidad para realizar movimientos rápidos. 

-Marcha hemipléjica: esta marcha está relacionada con personas que han sufrido lesión en las fibras corticoespinales donde la mitad del cuerpo del mismo lado se paraliza incapacitando una marcha normal. 

-Marcha paraparética o espástica: son lesiones que afectan bilateralmente las vías piramidales por lo que los dos miembros inferiores se afectan.

-Marcha parkinsoniana o festinante se caracteriza por ser una marcha rápida pero con pasos cortos, siempre apoyando la planta del pie con el tronco está inclinado hacia adelante con ambas piernas flexionadas. 

-Marcha de pato o balanceante: en esta alteración existe paresia de los músculos de la cintura por trastornos congénitos, desarrollo, dislocaciones, displasias y distrofia muscular. 

-Marcha senil: se caracteriza por una postura del cuerpo con proyección anterior de la cabeza, flexión del tronco, caderas y rodillas. 

-Marcha claudicante antiálgica: se observa una asimetría en el paso entre ambas extremidades inferiores debido a que una extremidad se encuentra con dolor.

Evaluación del paciente con trastorno de la marcha

Para realizar una buena evaluación del paciente con trastorno de la marcha. Se debe realizar una anamnesis esto involucra la evolución de trastornos, síndromes geriátricos y otros síntomas asociados con el trastorno. 

Se deben evaluar antecedentes funcionales previos como la capacidad de la marcha dentro y fuera del domicilio. Las comorbilidades deben ser evaluadas como  artrosis, osteoporosis, cardíacas, EPOC, diabetes mellitus y enfermedades carenciales. El examen físico debe ser una evaluación general y específica para cada trastorno del movimiento. 

El examen músculo esquelético se debe centrar en la columna, extremidades inferiores,  masas musculares, deformidades óseas y alineación de las extremidades inferiores. Para la evaluación neurológica se incluyen los pares craneales, cerebelos, sistema motor y el examen mental. Finalmente se realiza la evaluación del equilibrio y la marcha. En algunas ocasiones el profesional de la salud considera necesarios algunos estudios complementarios como una Tomografía Computada o Resonancia magnética 

Los profesionales de la salud deben estar capacitados y ser grupos multidisciplinarios para poder detectar los problemas de la marcha así como una evaluación para lograr el diagnóstico de la causa que ocasiona el trastorno. La identificación y el tratamiento con su respectiva rehabilitación es esencial para corregir o mejorar estos trastornos.

Encuéntranos sin problemas

También puedes visitarnos
nos encantaría conocerte

Sayula 310, Mitras Sur, 64020 Monterrey, N.L.

Lunes a viernes

9:00 am a 19:00 pm

Sábados

9:00 am a 14:00 pm

Síguenos

© 2023 Neurocenter. Todos los derechos reservados.