Haz tu cita llamando al        81 – 2089 – 22 44

¿Cuál es la función del nervio trigémino?

El sistema nervioso humano es una intrincada red biológica que controla nuestras acciones y percepciones. En este sistema, el nervio trigémino, también llamado quinto nervio craneal, es fundamental. Desde la sensibilidad táctil en el rostro hasta el control de la masticación, este nervio juega un papel esencial en nuestra vida cotidiana.

El nervio trigémino, también conocido como quinto nervio craneal, es uno de los doce pares de nervios craneales que emergen del cerebro y se extienden hacia diversas partes del rostro y la cabeza, siento responsables de funciones como los 5 sentidos (vista, gusto, olfato, tacto, oído). Su nombre proviene de su peculiar división en tres ramas principales: el nervio oftálmico, el nervio maxilar y el nervio mandibular. Estas ramas se encargan de transmitir información sensorial y controlar los movimientos de los músculos implicados en la masticación.

Sensibilidad facial

La función más destacada del nervio trigémino es la sensación táctil en el rostro. Las terminaciones nerviosas distribuidas a lo largo de las ramas del nervio son responsables de detectar estímulos táctiles en toda la cara, como el contacto con la piel o la presión ejercida sobre ella. Esta capacidad nos permite percibir sensaciones tan simples como el roce de una pluma o tan intensas como el dolor producido por una lesión.

Masticación

Además de la sensibilidad táctil, el nervio trigémino también desempeña un papel crucial en la masticación. La rama mandibular del nervio controla los músculos masticatorios, permitiéndonos triturar los alimentos para su digestión. Cada vez que mordemos, masticamos o movemos la mandíbula, estamos activando este componente del nervio trigémino, lo que ilustra su importancia en nuestras actividades diarias.

Reflejo corneal

Otra función esencial del nervio trigémino es su papel en la regulación de los reflejos corneales. El nervio oftálmico transmite información sensorial desde la córnea, la parte transparente del ojo, hacia el cerebro. Cuando un objeto se acerca rápidamente al ojo, el reflejo corneal se activa, provocando el cierre involuntario del párpado para proteger el globo ocular de posibles daños. Esta respuesta rápida y automática es posible gracias a la intervención del nervio trigémino.

Otras funciones del nervio trigémino

Además de estas funciones principales, el nervio trigémino también desempeña un papel en la regulación de otros procesos fisiológicos, como la secreción de saliva y la regulación del flujo sanguíneo en la cabeza y el cuello. Su amplia distribución y sus diversas conexiones con otras estructuras nerviosas lo convierten en un actor clave en la red de comunicación del sistema nervioso.

¿Qué pasa cuando se lesiona el nervio trigémino?

Dependiendo de la severidad de la lesión del nervio trigémino, su causa y qué rama está implicada, son los síntomas que pueden presentarse. Lo principal es la disminución de la sensibilidad de la rama del trigémino afectada. Sin embargo, esta lesión también puede presentarse como dolor facial. También puede haber dificultad para comer por su afectación en la coordinación de los músculos de la masticación.

Neuralgia del trigémino

Además de sus funciones normales, el nervio trigémino también puede ser el protagonista de una afección dolorosa conocida como neuralgia del trigémino. Esta condición se caracteriza por episodios intensos de dolor facial repentino y agudo, que pueden ser desencadenados por actividades cotidianas como hablar, comer o incluso tocar la cara. La neuralgia del trigémino puede afectar significativamente la calidad de vida de quienes la padecen, ya que el dolor puede ser extremadamente debilitante y difícil de manejar.

El diagnóstico de la neuralgia del trigémino es clínico, es decir, que es necesario acudir con un especialista en los nervios (con un neurólogo) para que mediante un amplio interrogatorio y exploración física determine la naturaleza de la lesión. En muchos casos será necesario realizar una resonancia magnética para poder descartar que haya una lesión como un aneurisma que esté comprimiendo el nervio trigémino, la cual no es una causa rara de neuralgia del trigémino, y que puede curarse mediante una cirugía para aliviar esa presión e irritación del nervio.

El tratamiento de la neuralgia del trigémino puede variar según la gravedad de los síntomas y la respuesta individual del paciente. En casos leves a moderados, los medicamentos anticonvulsivos, como la carbamazepina o la gabapentina, pueden ser efectivos para reducir la frecuencia y la intensidad de los episodios de dolor. Estos medicamentos actúan disminuyendo la excitabilidad de los nervios, lo que puede ayudar a controlar la hiperactividad del nervio trigémino que desencadena el dolor.

El nervio trigémino desempeña múltiples funciones vitales en el cuerpo humano, incluida la sensibilidad táctil en el rostro, el control de la masticación, la regulación de los reflejos corneales y la participación en la experiencia del dolor. Su amplia distribución y sus diversas conexiones nerviosas lo convierten en una pieza fundamental del sistema nervioso, destacando su importancia en nuestra capacidad para percibir y responder al mundo que nos rodea.

Tratamiento Neurolgia del Trigemino
Teléfono
81 2089 2244
ó
ó
También puedes enviarnos un mensaje por WhatsaApp para agendar tu cita.

Descubre nuestros artículos más recientes

Encuéntranos sin problemas

También puedes visitarnos
nos encantaría conocerte

Sayula 310, Mitras Sur, 64020 Monterrey, N.L.

Lunes a viernes

9:00 am a 19:00 pm

Sábados

9:00 am a 14:00 pm

Menú principal

Síguenos

© 2023 Neurocenter. Todos los derechos reservados.