Neurocenter

logo-neurocenter-clinica-de-rehabilitacion-neurologica

Haz tu cita llamando al        81 – 2089 – 22 44

Padecimientos

Fiebre alta y convulsiones: ¿Qué hacer?

A diferencia de otros tipos de crisis convulsivas, aquellas que se presentan exclusivamente cuando la persona tiene fiebre alta se le conocen como crisis convulsivas febriles, y aunque tienen un comportamiento benigno y suelen quitarse con el tiempo, siempre causan impacto y preocupación en quienes las presencian.

 

A continuación te explicaremos más acerca de este tipo de crisis convulsivas, en quiénes se presentan, cómo se tratan y cuál es el pronóstico.

¿Por qué hay convulsiones con fiebre alta?

Probablemente te ha tocado presenciar o conocer el caso de un niño que convulsiona cuando tiene fiebre muy alta, esto se presenta sin haber datos de infección del sistema nervioso, como meningitis, ni alteraciones metabólicas. Estas crisis son de tipo clónico-tónicas en el 80% de los casos, es decir con pérdida de la consciencia y contracciones musculares rítmicas en todo el cuerpo, teniendo una duración de pocos minutos, usualmente menos de 5 minutos.

 

Se trata de un padecimiento bastante frecuente, llegando a presentarse hasta en el 3% de la población infantil, principalmente en niños entre 1 y 4 años. Es importante destacar que existe predisposición genética, de manera que si un familiar directo presentó estas crisis en la infancia es más probable que la presenten.

 

Es importante considerar que aunque son comunes y pueden no representar un riesgo mayor para la salud del menor, existen algunos síntomas que de presentarse ameritan una mayor exploración neurológica, y en algunos casos hospitalización:

  • Si se presentan antes de cumplir 1 año de edad
  • Si la crisis tuvo una duración mayor a 15 minutos
  • Que inicien de manera focal, si son muy recurrentes
  • Si presenta 2 crisis o más en 24 horas
  • Si presenta alteración de la conciencia o desorientación por más de 30 minutos posteriores a la crisis
  • Si se acompaña de irritabilidad, vómito o indiferencia al medio que los rodea
  • Si presenta datos de dificultad para respirar

 

En este tipo de casos es sumamente importante descartar que se trate de otro tipo de crisis convulsiva (no febril), o que se asocie a una infección del sistema nervioso. Estos casos requerirán más estudios, como electroencefalograma, resonancia magnética o una punción lumbar.

¿Qué hacer si se presenta una convulsión febril?

En el caso de las crisis febriles simples, el tratamiento suele basarse en el control de la temperatura, tanto con medicamentos como el paracetamol, así como medios físicos, tales como una compresa fría. 

 

Si la crisis es prolongada, se requiere atención urgente en un hospital para la administración de medicamento anticonvulsivo. Al estar relacionadas con la fiebre, estas crisis no requieren de algún medicamento antiepiléptico para la prevención de nuevas crisis convulsivas.

 

Niños mayores de 18 meses con crisis febriles, que solo se hayan presentando en 1 ocasión, sin ninguna otra alteración neurológica, no suelen requerir hospitalización. Sin embargo, siempre es recomendable acudir con un neurólogo para descartar que se trate de otro tipo de crisis convulsivas que requiera algún tratamiento específico.

 

Afortunadamente, el pronóstico generalmente es muy bueno. Aunque estas crisis son benignas, pueden volver a ocurrir en el 30-50% de los casos, siendo muy pocos casos en los que persisten en la vida adulta.

 

© 2020 Neurocenter. 
Todos los derechos reservados. Supported by SENSO Mx.

boton-ir-arriba