Haz tu cita llamando al        81 – 2089 – 22 44

Evaluación de marcha funcional en trastornos neurológicos

La marcha, ese acto aparentemente simple de caminar, es en realidad una tarea compleja que involucra una coordinación precisa entre múltiples sistemas del cuerpo humano. Sin embargo, existen múltiples trastornos neurológicos pueden afectar esta habilidad fundamental, lo que resulta en dificultades para caminar y un impacto significativo en la calidad de vida e independencia de los pacientes.

Para evaluar de manera efectiva estas alteraciones, se han desarrollado varias escalas de evaluación de marcha funcional, cada una diseñada para proporcionar información específica sobre diferentes aspectos del desplazamiento humano.

¿Qué trastornos neurológicos pueden ocasionar trastornos de la marcha?

Primero hay que definir cuales son los principales trastornos neurológicos que pueden ocasionar alguna alteración de la marcha. El más común son secuelas de un infarto cerebral, ocasionando debilidad o parálisis en la mitad del cuerpo incluyendo la pierna. De forma similar, cualquier alteración que se presente en el cerebro afectando el área que coordina el movimiento de las piernas puede ocasionar un problema en la marcha, como la esclerosis múltiple, un tumor o absceso.

Esto también puede suceder en lesiones medulares, ya sea por una enfermedad inflamatoria o un evento traumático como caída o accidente automovilístico. Otro ejemplo también bastante común son las enfermedades neurodegenerativas que se presentan con un síndrome parkinsoniano como la misma enfermedad de Parkinson, atrofia de múltiples sistemas y parálisis supranuclear progresiva.

A continuación, explicaremos brevemente en que consisten las principales escalas de evaluación de marcha funcional que se utilizan para evaluar la marcha. Éstas evalúan diferentes características de la marcha como el equilibrio, capacidad de levantarse de una silla y girar, la longitud del paso, el ancho de la base de sustentación, la velocidad de la marcha, cambios de dirección, entre otras características.

1. Escala de Marcha de Tinetti:

Esta escala evalúa la estabilidad y la marcha. Se compone de una serie de ítems que evalúan la estabilidad postural, la longitud del paso, la base de sustentación y la capacidad de respuesta a los cambios en el entorno como levantarse de una silla o girar.

2. Timed Up and Go:

Es una prueba simple pero efectiva que evalúa la movilidad funcional. Consiste en levantarse de una silla, caminar una corta distancia, dar la vuelta y regresar a sentarse. El tiempo requerido para completar la tarea se correlaciona con la movilidad y el riesgo de caídas. Es especialmente útil en la evaluación de pacientes con enfermedades neurológicas como el Parkinson y el accidente cerebrovascular.

3. 6 Minute Walk Test:

Esta prueba evalúa la capacidad funcional y la resistencia cardiovascular al caminar durante seis minutos. Es útil para medir el nivel de actividad física de un individuo y su capacidad para realizar actividades de la vida diaria que requieren resistencia.

4. Dynamic Gait Index:

Es una escala que evalúa la capacidad de un individuo para caminar en diferentes condiciones y entornos. Incluye elementos como caminar a diferentes velocidades, cambiar la dirección y caminar sobre superficies irregulares. Esta escala proporciona información detallada sobre la calidad del movimiento durante la marcha y es especialmente útil en la evaluación de pacientes con trastornos vestibulares y lesiones cerebrales traumáticas.

5. Functional Gait Assessment:

Similar a la Dynamic Gait Index, esta escala evalúa la calidad del movimiento durante la marcha en una variedad de situaciones. Se centra en aspectos como la estabilidad, el equilibrio dinámico y la capacidad de cambio de dirección. La FGA es útil para identificar déficits específicos en la marcha y diseñar intervenciones de rehabilitación personalizadas.

6. Berg Balance Scale:

Aunque no es exclusivamente una escala de evaluación de la marcha, la Berg Balance Scale es una herramienta ampliamente utilizada para medir el equilibrio y la estabilidad postural. Incluye tareas como ponerse de pie sin ayuda, mantener el equilibrio en diferentes posiciones y cambiar de posición. Un puntaje más bajo en esta escala indica un mayor riesgo de caídas y una disminución de la capacidad para realizar actividades diarias, incluida la marcha.

Seleccionar la escala de evaluación de marcha funcional adecuada es fundamental para obtener una comprensión completa de los trastornos de la marcha y diseñar un plan de terapia de rehabilitación efectiva. Cada una de estas escalas ofrece información única sobre diferentes aspectos del desplazamiento humano, desde la estabilidad y el equilibrio hasta la resistencia y la capacidad funcional.

Al considerar el diagnóstico clínico y las necesidades individuales del paciente, los profesionales de la salud pueden seleccionar la herramienta más apropiada para evaluar y abordar los trastornos neurológicos que afectan la marcha. En última instancia, estas escalas no solo ayudan a identificar los problemas existentes, sino que también juegan un papel crucial en la prevención de caídas y la mejora de la calidad de vida de los pacientes.

Teléfono
81 2089 2244
ó
ó
También puedes enviarnos un mensaje por WhatsaApp para agendar tu cita.

Descubre nuestros artículos más recientes

Encuéntranos sin problemas

También puedes visitarnos
nos encantaría conocerte

Sayula 310, Mitras Sur, 64020 Monterrey, N.L.

Lunes a viernes

9:00 am a 19:00 pm

Sábados

9:00 am a 14:00 pm

Menú principal

Síguenos

© 2023 Neurocenter. Todos los derechos reservados.