Haz tu cita llamando al        81 – 2089 – 22 44

Estimulación temprana para niños con parálisis cerebral

Terapia en niños para espasticidad

La estimulación temprana para niños con parálisis cerebral es una parte fundamental de su atención y desarrollo. Se trata de un enfoque terapéutico que se implementa desde los primeros meses de vida del niño con el objetivo de maximizar su potencial y mejorar su calidad de vida. La parálisis cerebral es una condición neuromotora que afecta la función muscular y el control del movimiento debido a daños en el cerebro en desarrollo. Por lo tanto, la estimulación temprana se convierte en un componente crucial para abordar los desafíos que enfrentan estos pequeños pacientes.

Esta forma de terapia se basa en la premisa de que el cerebro es altamente maleable durante los primeros años de vida, lo que significa que tiene la capacidad de crear nuevas conexiones neuronales y adaptarse a las demandas del entorno. A través de una serie de técnicas y actividades específicas, la estimulación temprana busca fomentar el desarrollo motor, cognitivo, emocional y social del niño con parálisis cerebral.

Algunas de las estrategias que suelen aplicarse incluyen:

  • Terapia física:

Los fisioterapeutas trabajan en mejorar la fuerza muscular, la coordinación y el equilibrio del niño. Esto puede incluir ejercicios de fortalecimiento, estiramientos y técnicas de movilización.

  • Terapia ocupacional:

Los terapeutas ocupacionales se enfocan en ayudar al niño a desarrollar habilidades necesarias para las actividades diarias, como vestirse, comer y escribir. También trabajan en mejorar la destreza manual y la coordinación mano-ojo.

  • Terapia del habla y lenguaje:

Para aquellos niños con dificultades en el habla y la comunicación, los terapeutas del habla ayudan a mejorar estas habilidades esenciales.

  • Estimulación sensorial:

Se utilizan diferentes técnicas para estimular los sentidos del niño, como el tacto, la vista y el oído, con el fin de promover la exploración y el aprendizaje.

  • Juego terapéutico:

A través del juego, se fomenta la interacción social, la creatividad y el desarrollo cognitivo. Los juegos terapéuticos están diseñados específicamente para abordar las necesidades individuales del niño.

  • Adaptaciones y ayudas técnicas:

Dependiendo de las necesidades del niño, se pueden utilizar dispositivos y ayudas técnicas para mejorar su movilidad y autonomía.

Es importante destacar que la estimulación temprana se adapta a las necesidades individuales de cada niño, ya que la parálisis cerebral puede variar significativamente en su presentación. Además, esta terapia no solo beneficia al niño, sino que también brinda apoyo y orientación a las familias, ayudándolas a comprender y participar en el proceso de desarrollo de sus hijos.

En resumen, la estimulación temprana es un enfoque integral y personalizado que busca mejorar la calidad de vida de los niños con parálisis cerebral al promover su desarrollo físico, cognitivo y emocional durante los primeros años de vida, aprovechando la plasticidad cerebral para lograr avances significativos.

¿Qué es la parálisis cerebral infantil?

La parálisis cerebral infantil (PCI) es la causa más frecuente de discapacidad motora en la edad pediátrica. 

La PC se define en la actualidad como un grupo heterogéneo de alteraciones permanentes del movimiento y de la postura que limitan la actividad, y son atribuidas a alteraciones no progresivas ocurridas durante el desarrollo cerebral del feto o del niño pequeño. 

El concepto de parálisis cerebral se refiere a las secuelas motoras, que pueden acompañarse de otros trastornos, y no implica una etiología, gravedad o historia natural determinadas. 

Algunos autores sólo consideran el período neonatal, mientras otros lo extienden hasta los dos años de vida.

¿Cuáles son los factores de riesgo?

Las principales causas por orden de frecuencia son:

  • Prematuridad.
  • Retraso de crecimiento intrauterino. 
  • Infección intrauterina.
  • hemorragia anteparto.
  • patología placentaria grave,
  • parto múltiple. 

Mientras que la prematuridad y la morbilidad relacionada con el peso extremadamente bajo al nacer ocupan un lugar predominante en el mundo desarrollado, las infecciones congénitas, la encefalopatía hipóxico isquémica y la hiperbilirrubinemia postnatal siguen siendo frecuentes en países en vías de desarrollo

¿Cuáles son los síntomas de la PCI?

Los trastornos motores se acompañan con frecuencia de:

  • Alteraciones sensoriales, perceptivas o cognitivas
  • Trastornos de la comunicación
  • Trastornos de la conducta
  • Epilepsia
  • Problemas musculoesqueléticos secundarios.

El trastorno motor es persistente, pero las manifestaciones clínicas son variables, van cambiando a medida que se produce la maduración del sistema nervioso, por tanto, el enfoque clínico y abordaje de los problemas asociados a la PC tendrán que adaptarse.

¿Cómo se realiza el diagnóstico de la PCI?

El diagnóstico se basa en:

  • Interrogatorio
  • Exploración neurológica
  • Electroencefalograma
  • Velocidades de conducción nerviosa
  • Electromiografía
  • Resonancia magnética

para descartar causas o diagnósticos diferenciales.

¿Cuáles son las presentaciones clínicas de la PCI?

PC espástica:

Es la forma más común (70- 80%) en forma de diplejia espástica y el signo dominante es la espasticidad de predominio distal, definida como una elevación del tono muscular que se evidencia por un incremento como la resistencia al estiramiento muscular, que es velocidad dependiente dando una forma de tijeras al entrecruzamiento de las piernas. La espasticidad se debe a la afectación de la vía piramidal. Otros signos positivos de afectación de 1.ª motoneurona son: 

  • Hiperreflexia osteotendinosa con aumento de área reflexógena
  • Respuesta plantar extensora
  • Clonus aquíleo. 

Como signos negativos aparecen:

  • Movimientos voluntarios lentos y dificultosos
  • Torpeza motora fina
  • Dificultad para disociar movimientos
  • Fatigabilidad

PC discinética:

Supone el 10-15% de todas las PC y es secundaria a una afectación del sistema extrapiramidal, ganglios basales. Aunque puede producirse por cualquier causa, suele ser secundaria a una hipoxia isquemia grave. Clínicamente suele haber un período libre de síntomas de entre 5-12 meses, salvo una hipotonía axial, y un desarrollo clínico posterior hasta los 2 años. Suele haber:

  • Alteración del tono
  • Alteración de la postura asociada a movimientos involuntarios estereotipados y recurrentes.
  • Con frecuencia asocian sialorrea
  • No suele haber déficit cognitivo significativo
  • La epilepsia no es habitual.
  • No desarrollan contracturas.

PC atáxica:

Representan aproximadamente alrededor del 4% de las PC. Presentan:

  • Hipotonía en el lactante
  • Retraso en el desarrollo psicomotor
  • Inestabilidad en bipedestación e incluso en sedestación
  • Disartria
  • Alteración de la coordinación
  • Alteración del control fino de los movimientos.
  • Estos pacientes pueden conseguir caminar de forma autónoma

¿Existe cura para la PCI?

Los cuatro pilares fundamentales de tratamiento son las terapias físicas, las ortesis, los tratamientos farmacológicos y la cirugía:

  • Neurorehabilitación física:

Dirigida a prevenir contracturas y deformidades, mejorar las habilidades funcionales, la resistencia muscular y las competencias de los padres para tratar la discapacidad de sus hijos. 

  • Fisioterapia:

Debe centrarse en las habilidades motoras gruesas, el fortalecimiento y la provisión de dispositivos de movilidad.

  • Terapia ocupacional:

En la función de las extremidades superiores (alimentación, vestirse, ir al baño etc), y el uso de tecnologías y equipos de adaptación

  • Terapia del habla y del lenguaje:

Debe abordar la articulación, las deficiencias oromotoras, las habilidades del lenguaje, la preparación para la escuela y el uso de los sistemas de comunicación. Se recomienda una intervención temprana basada en terapia física y ocupacional que utilice el entrenamiento motor de tareas específicas y el movimiento iniciado por el niño, pues estimulan la neuroplasticidad y producen ganancias funcionales.

Teléfono
81 2089 2244
ó
ó
También puedes enviarnos un mensaje por WhatsaApp para agendar tu cita.

Descubre nuestros artículos más recientes

Encuéntranos sin problemas

También puedes visitarnos
nos encantaría conocerte

Sayula 310, Mitras Sur, 64020 Monterrey, N.L.

Lunes a viernes

9:00 am a 19:00 pm

Sábados

9:00 am a 14:00 pm

Menú principal

Síguenos

© 2023 Neurocenter. Todos los derechos reservados.