Haz tu cita llamando al        81 – 2089 – 22 44

Causas de equimosis periorbitaria: ¿trauma craneal?

La equimosis periorbitaria, también conocida como “ojos de mapache“, es un fenómeno médico intrigante y a menudo preocupante. La presencia de estas manchas violáceas alrededor de los ojos puede ser un indicio de varios problemas de salud, desde lesiones traumáticas hasta condiciones médicas subyacentes. Comprender qué es, qué la ocasiona y cómo se trata es esencial para una evaluación y manejo adecuados de esta condición.

La equimosis periorbitaria, comúnmente referida como “ojos de mapache”, puede ser un indicativo de trauma craneal, especialmente cuando se presenta sin una causa evidente de lesión directa en el área alrededor de los ojos. Este signo clínico puede ser el resultado de una fractura de la base del cráneo, específicamente en la región anterior o en la fosa craneal media, lo que permite que la sangre se acumule alrededor de los ojos debido a la gravedad y la anatomía de los tejidos conectivos.

Sin embargo, es importante notar que la equimosis periorbitaria no es exclusiva del trauma craneal. Puede ser causada por una variedad de condiciones, incluyendo:

  • Lesiones directas en el área alrededor de los ojos: Golpes o traumatismos faciales que no necesariamente implican una lesión cerebral o una fractura de cráneo pueden causar equimosis periorbitaria.
  • Cirugías faciales o procedimientos estéticos: Intervenciones quirúrgicas cerca de los ojos pueden provocar equimosis como parte del proceso de recuperación.
  • Alergias o sinusitis severa: En algunos casos, las reacciones alérgicas o las infecciones sinusales severas pueden provocar decoloración alrededor de los ojos.
  • Enfermedades o condiciones médicas específicas: Ciertas enfermedades, como las que afectan la coagulación de la sangre, también pueden manifestarse con equimosis en diferentes partes del cuerpo, incluida la región periorbitaria.

Cuando la equimosis periorbitaria se observa después de un golpe o lesión en la cabeza, es crucial evaluarla en el contexto de otros síntomas que podrían sugerir un trauma craneal más serio, como dolor de cabeza severo, náuseas, vómitos, confusión, cambios en el estado de conciencia, problemas de visión, entre otros. La presencia de estos síntomas adicionales junto con la equimosis periorbitaria aumenta la sospecha de un trauma craneal significativo y la necesidad de una evaluación médica urgente.

Es importante manejar la equimosis periorbitaria con un enfoque cuidadoso y considerado, buscando siempre el consejo de profesionales de la salud para determinar la causa subyacente y el tratamiento adecuado. En el contexto de un posible trauma craneal, la pronta evaluación y manejo por parte de un equipo médico es esencial para minimizar las complicaciones y mejorar el pronóstico.

¿Cuál es el signo de ojos de mapache?

El término médico “ojos de mapache” se refiere a la apariencia de las equimosis periorbitarias, que recuerda a los patrones faciales de los mapaches. Estas manchas aparecen como áreas de decoloración en la piel alrededor de los ojos, típicamente de color púrpura o azulado. A menudo, son el resultado de una equimosis o moretón debido a un trauma facial o craneal, especialmente cuando se asocia a una fractura de la base del cráneo, que causa sangrado en los tejidos blandos alrededor de los ojos y las órbitas. Este sangrado suele ocurrir por un desgarro de las meninges debido a la fractura. Este signo suele aparecer uno a tres días posterior a la lesión.

Otro de los signos también asociados a una fractura de la base de cráneo es el signo de Battle, el cuál se refiere a la presencia de equimosis detrás de las orejas en la región mastoidea.

¿Qué puede ocasionar una equimosis periorbitaria?

Estas fracturas de la base de cráneo que ocasionan la equimosis periorbitaria pueden resultar de accidentes automovilísticos, golpes a la cabeza, caídas desde una altura considerable o lesiones deportivas. Es importante recordar que este tipo de lesiones pueden poner en peligro la vida ya que pueden asociarse a otro tipo de lesiones en la cabeza como un hematoma epidural o subdural, ambos hacen referencia a hemorragias dentro de la cabeza que pueden comprimir el cerebro y tallo cerebral. En lesiones muy extensas pueden incluso ocasionar la muerte.

Es por esto que es fundamental que ante la presencia de una equimosis periorbitaria posterior a una lesión traumática se realice una extensa evaluación neurológica con el fin de identificar síntomas que sugieran la presencia de otras lesiones potencialmente graves, como un dolor de cabeza muy intenso, debilidad o alteraciones sensitivas en alguna parte del cuerpo, dificultad para hablar, pérdida de la conciencia, entre otros.

¿Cuál es el tratamiento de la equimosis periorbitaria?

El tratamiento de la equimosis periorbitaria depende en gran medida de la causa subyacente y la gravedad de la lesión. En casos leves, donde las equimosis son el resultado de un traumatismo facial menor, el tratamiento puede ser principalmente sintomático y centrado en el manejo del dolor y la inflamación. Se pueden recomendar compresas frías y analgésicos de venta libre para aliviar el malestar y reducir la hinchazón. Este tipo de hematomas se reabsorben solos, por lo que es solo cuestión de tiempo para que desaparezca.

Sin embargo, en casos más graves que involucran fracturas de la base del cráneo u otras lesiones significativas, se requerirá una atención médica más especializada. El paciente puede necesitar evaluación y manejo por parte de un cirujano maxilofacial o un neurocirujano, especialmente si hay sospecha de lesiones intracraneales o complicaciones asociadas.

El tratamiento de las fracturas de la base del cráneo puede variar según la naturaleza y la ubicación de la fractura. En algunos casos, puede ser necesario realizar una cirugía para reparar los huesos fracturados y prevenir complicaciones a largo plazo. Esto puede implicar la colocación de placas de metal, tornillos o injertos óseos para estabilizar y promover la curación adecuada de los huesos afectados.

Además del tratamiento de las lesiones físicas, es importante realizar una evaluación completa para descartar lesiones cerebrales concomitantes. Esto puede incluir pruebas de imagen, como tomografías computarizadas o resonancias magnéticas, para evaluar la extensión del daño cerebral y guiar el manejo adecuado del paciente.

Es fundamental destacar que las equimosis periorbitarias no deben tomarse a la ligera, especialmente si están asociadas con un traumatismo de alto impacto o síntomas neurológicos. La atención médica oportuna y adecuada es crucial para garantizar un resultado favorable y prevenir complicaciones a largo plazo.

La equimosis periorbitaria, también conocida como ojos de mapache, puede ser un indicio de una lesión traumática grave, especialmente fracturas de la base del cráneo. El reconocimiento temprano y el tratamiento adecuado de estas lesiones son fundamentales para prevenir complicaciones y garantizar una recuperación óptima del paciente. Ante la presencia de una equimosis periorbitaria, es importante buscar atención médica inmediata para una evaluación y manejo adecuado.

¿Qué síntomas asociados a la equimosis periorbitaria indican trauma craneal?

La equimosis periorbitaria, comúnmente conocida como “ojos de mapache”, se refiere a la decoloración de la piel alrededor de los ojos, que es característica de ciertos tipos de trauma, especialmente el trauma craneal. Es importante señalar que, aunque este síntoma puede ser evidente en casos de trauma craneal, no todos los que presentan equimosis periorbitaria han sufrido necesariamente un daño significativo en el cráneo o el cerebro. A continuación, se detallan algunos de los síntomas asociados a la equimosis periorbitaria que podrían indicar un trauma craneal más grave y la necesidad de buscar evaluación y tratamiento médico inmediato:

  1. Dolor de cabeza severo y persistente: Un dolor de cabeza intenso que no mejora, o que empeora con el tiempo, puede ser un signo de una lesión intracraneal, como una hemorragia o contusión cerebral.
  2. Náuseas o vómitos: La presencia de náuseas o vómitos, especialmente si son repetitivos y no se deben a otra causa conocida, puede ser un indicio de aumento de la presión intracraneal debido a un trauma.
  3. Confusión o alteraciones en el estado de conciencia: La confusión, somnolencia, dificultad para despertarse o cualquier cambio en el nivel de conciencia pueden sugerir un daño cerebral significativo.
  4. Pérdida de memoria: La incapacidad para recordar eventos antes o después del trauma (amnesia retrógrada o anterógrada) es una señal de advertencia importante.
  5. Debilidad o entumecimiento en extremidades: La debilidad o el entumecimiento en los brazos, las piernas, o en un lado del cuerpo, pueden indicar una lesión en el cerebro que afecta las áreas que controlan el movimiento o la sensación.
  6. Dificultad para hablar o tragar: Problemas con el habla (como hablar arrastrando las palabras o tener dificultad para formular palabras) o tragar pueden ser el resultado de un daño cerebral que afecta las áreas encargadas de estas funciones.
  7. Visión borrosa o doble: Alteraciones en la visión, incluyendo visión doble, pérdida de visión parcial o total, o cambios en la percepción visual, pueden ser sintomáticos de trauma craneal.
  8. Secreción de líquido claro o sanguinolento por nariz o oídos: La fuga de líquido cefalorraquídeo (que suele ser claro) o la presencia de sangre drenando por la nariz o los oídos sin una lesión evidente en estas áreas puede ser indicativo de una fractura de base de cráneo.
  9. Convulsiones: Las convulsiones que ocurren después de un golpe en la cabeza pueden ser signo de una lesión cerebral grave.

Cuando se presenta una equimosis periorbitaria tras un golpe o lesión en la cabeza, es crucial estar atento a estos síntomas. La presencia de uno o más de estos signos amerita una evaluación médica inmediata, ya que podrían ser indicativos de condiciones que requieren tratamiento urgente para prevenir complicaciones a largo plazo o incluso situaciones que pongan en riesgo la vida. La atención temprana en casos de trauma craneal es fundamental para un pronóstico favorable, enfatizando la importancia de la vigilancia y la pronta respuesta ante estos síntomas.

Teléfono
81 2089 2244
ó
ó
También puedes enviarnos un mensaje por WhatsaApp para agendar tu cita.

Descubre nuestros artículos más recientes

Encuéntranos sin problemas

También puedes visitarnos
nos encantaría conocerte

Sayula 310, Mitras Sur, 64020 Monterrey, N.L.

Lunes a viernes

9:00 am a 19:00 pm

Sábados

9:00 am a 14:00 pm

Menú principal

Síguenos

© 2023 Neurocenter. Todos los derechos reservados.