Neurocenter

logo-neurocenter-clinica-de-rehabilitacion-neurologica

Haz tu cita llamando al        81 – 2089 – 22 44

Servicios

El papel del neurólogo en la prevención de enfermedades

Hoy en día es muy fácil acceder a una gran cantidad de información a través del internet y las redes sociales sobre cómo mantenernos sanos. Lamentablemente mucha de esta información, a pesar de que está escrita con buenas intenciones, no es del todo confiable, e incluso en algunas ocasiones pudiera llegar a ser deletérea para nuestra salud.

Por este motivo, es importante la asesoría de los expertos. En este caso, el especialista en neurología es el médico que se encarga del estudio del sistema nervioso central y de las enfermedades que lo afectan. 

Si bien se encarga del estudio y el tratamiento de dichas enfermedades, el neurólogo enfoca gran parte de su atención a la prevención de estas enfermedades. Por eso, ante cualquier duda o inquietud, agenda tu cita en nuestro centro. Nuestros especialistas están para ayudarte.

¿Qué enfermedades pueden afectar el cerebro y los nervios?

Al comprender la extensión tan grande del sistema nervioso y de todas las funciones de las que es responsable, podemos darnos una idea de la gran cantidad de enfermedades o lesiones que lo pueden afectar.

Así como existen factores de riesgo para enfermedades cardiovasculares, también existen factores de riesgo para enfermedades del sistema nervioso.

Algunas de las principales patologías del sistema nervioso no las podemos controlar ni evitar, cómo los accidentes, o  las enfermedades genéticas y hereditarias. Sin embargo, existen una gran cantidad de enfermedades sobre las cuales podemos influir ya sea disminuyendo el riesgo de que se desarrollen o incluso evitando que se presenten.

Cómo reducir el riesgo de enfermedades del sistema nervioso

A continuación te mencionamos algunas de las recomendaciones más importantes que han demostrado tener un gran impacto cuidar nuestro sistema nervioso.

  • Adecuada higiene del sueño. Algo que todos hemos escuchado alguna vez es que el no dormir o desvelarnos de más, puede traer consecuencias. El no obtener un descanso adecuado puede ocasionar fatiga, cansancio, inatención o irritabilidad. 
  • Buena alimentación. El consumo de comidas altas en azúcares y grasas saturadas puede ocasionar diabetes, dislipidemia (colesterol elevado) y por lo tanto enfermedades cardiovasculares. Una de las más frecuentes es la enfermedad vascular cerebral, también conocida como stroke o “embolia” cerebral. Una dieta balanceada se asocia con la reducción de estos eventos.
  • Evitar el consumo de sustancias. El abuso de sustancias nocivas como tabaco, alcohol o drogas, puede causar dependencia, trastornos emocionales, además de que se ha visto relacionado con el desarrollo de enfermedades neurológicas como demencias.
  • Realizar actividad física. Además de los beneficios directos sobre nuestro cuerpo, como la pérdida de peso, el control de los niveles de glucosa, la disminución del colesterol, etc; el ejercicio físico se ha asociado con un mejor estado de ánimo y disminución del estrés.
  • Estimulación del sistema nervioso. El realizar ejercicios mentales o incluso hábitos como rompecabezas, pintar, tocar un instrumento o aprender un nuevo idioma, es una manera de desarrollar nuevas habilidades y destrezas, además de mantener activo nuestra mente, independientemente de la edad a la que iniciemos.
  • Control de enfermedades crónico degenerativas. Lamentablemente en nuestra población son muy frecuentes enfermedades metabólicas y crónicas como la diabetes mellitus, la hipertensión arterial, la dislipidemia, o la obesidad. Este tipo de enfermedades muchas veces se pueden evitar pero otras tantas no. Lo importante es controlarlas, tener un adecuado apego a los medicamentos y acudir con un médico que nos guíe y oriente en todo el proceso. El mantener controladas estas enfermedades reducirá de manera notoria el riesgo de desarrollar enfermedades del sistema nervioso.

¿Qué es el sistema nervioso?

El sistema nervioso es el encargado de dirigir todas las funciones de nuestro cuerpo, tanto aquellas de las que somos conscientes, como caminar, hablar o comer; como aquellas de las que no nos damos cuenta, como respirar o mantener el equilibrio. En otras palabras, es el sistema encargado de comunicarnos con nuestro entorno.

Prácticamente es el centro de control de nuestro organismo, y para comprenderlo mejor, se puede dividir en sistema nervioso central y sistema nervioso periférico.

El sistema nervioso central está compuesto por el cerebro y la médula espinal. En el cerebro se encuentran las neuronas y otras células especializadas. Además, el cerebro se divide en distintas áreas, cada una de las cuales es encargada de una función específica. Por ejemplo el área de la visión, de la audición, la memoria o las emociones. 

Por otra parte, la médula espinal, es la encargada de recoger toda la información que los nervios periféricos capturan para enviarla al cerebro y poder procesarla.

El sistema nervioso periférico se compone de las terminales nerviosas que se encuentran en todo nuestro organismo y son las encargadas de transmitir sensaciones como el frío, el calor, dolor o informarnos dónde está situado nuestro cuerpo o hacia dónde se dirige. Además, controlan los músculos y la fuerza de los mismos. 

© 2020 Neurocenter. 
Todos los derechos reservados. Supported by SENSO Mx.

boton-ir-arriba