Neurocenter

logo-neurocenter-clinica-de-rehabilitacion-neurologica

Haz tu cita llamando al        81 – 2089 – 22 44

Categoría

Cuando los músculos no responden

Hablamos de libertad de movimientos cuando no existe restricción alguna de tus movimientos, en especial de los corporales, pero, ¿qué pasa cuando ocurre lo contrario?

Conoce el caso de Alejandra, quien logró recuperarse de una distonía muscular que limitaba su andar afectando su vida cotidiana.

Por más sencillo que sea un movimiento, bien sea coger un vaso de agua, caminar del cuarto a la sala de tu casa o andar en bicicleta, son acciones que nos hacen sentir libres de ataduras. 

Pero, ¿qué pasa cuando ocurre lo contrario?. Entonces hablamos de restricciones involuntarias. Se trata de una anomalía que afecta al movimiento del cuerpo, es decir, una distonía.

Una historia de vida

Los problemas de Alejandra comenzaron con una molestia poco usual en el cuello. Sin embargo, este malestar le terminó por impedir realizar con normalidad tareas tan simples como manejar.

Este trastorno puede afectar cualquier parte del cuerpo, pero es común que se presente en el cuello ya sea con movimientos involuntarios y repetitivos, contracturas musculares y dolor.

Cuando Ale llegó a Neurocenter tenía una postura anómala, con la cabeza girando casi en 90° hacia su lado derecho debido a contracturas musculares. Es una patología compleja que puede presentar como una enfermedad genética o de forma secundaria a diferentes padecimientos como enfermedades metabólicas, neurodegenerativas, neuroinfecciones, tumores, infartos cerebrales o intoxicación por drogas. 

Se le llama distonía focal cuando afecta a un sólo músculo, como a Ale, quien desarrolló esta secuela luego de sufrir un cuadro infeccioso. 

“La distonía me ha enseñado a desarrollar nuevos aspectos inesperados de mí misma. He llegado a sentir que me gustan los desafíos”, dice Alejandra cada vez que le preguntan por la enfermedad.



Recuperando el control

No existe una cura como tal para la distonía muscular, pero sí tratamientos para mejorar los síntomas. La terapia física puede aliviar el dolor y ayudar a relajar los músculos.

Otro tratamiento exitoso son las inyecciones de neurotoxinas para eliminar las contracturas que no mejoran con la terapia física. En el caso de Ale fue lo que permitió recuperar una postura normal. 

Uno de los mayores retos por superar entre la población es la desinformación y la poca documentación acerca de la distonía, pero para quien la sufre es igual de importante y requerirá de muchas herramientas, tanto médicas como emocionales, para salir adelante.

El acompañamiento de familiares y de amigos es fundamental en cualquier proceso de recuperación y en el caso de Ale fue un aspecto clave. “Gracias a ellos, me levanto cada mañana con ganas de superarme a mí misma”.

No permitas que esta enfermedad te paralice. Busca tratamiento y la ayuda especializada de médicos y psicólogos para enfrentar la distonía.

¿Quieres conocer más?

© 2020 Neurocenter. 
Todos los derechos reservados. Supported by SENSO Mx.

boton-ir-arriba