Haz tu cita llamando al        81 – 2089 – 22 44

Padecimientos

Diferencia entre estrés y ansiedad

El estrés es la respuesta metabólica, psicológica y/o física no específica del organismo ante un estímulo (estresor o estresante) que puede ser un evento, persona u objeto.

La ansiedad es una forma de estrés como respuesta a un peligro indefinido, confuso o imaginario, caracterizada por tirantez, inquietud y sentido de desamparo ante lo que depara el futuro.

El ser humano durante miles de años se ha tenido que enfrentar a infinidad de peligros; cuando estos se presentaban, las respuestas más eficaces para preservar la integridad del sujeto eran tres: quedarse paralizado, huir o luchar. Los mecanismos psicofisiológicos humanos que preparan para la huida o la lucha (respuestas de ansiedad) han cumplido un eficaz papel a lo largo de los tiempos.

El problema es que el ser humano ya no tiene que enfrentarse con animales que corren detrás de él para convertirlo en su cena; en cambio otros muchos agentes estresantes le rodean y le acompañan a lo largo de su existencia, haciendo que el fantasma del peligro le acecha detrás de cualquier situación inofensiva.

¿Qué es el trastorno de ansiedad generalizada o TAG?

Como su nombre lo indica, se refiere a la situación en la que el individuo experimenta una ansiedad constante y a largo plazo, sin saber su causa. Estas personas tienen miedo de algo, pero son incapaces de explicar de qué se trata. Debido a su ansiedad no pueden desempeñarse de forma normal. No logran concentrarse, no pueden apartar sus temores y sus vidas empiezan a girar en torno a la ansiedad.

Esta forma de ansiedad puede, al final, producir síntomas fisiológicos. Las personas que padecen del trastorno de ansiedad generalizada pueden comenzar a sufrir dolores de cabeza, mareos, palpitaciones cardíacas, insomnio entre otros, pero todos son síntomas inocuos.

¿Los niños pueden presentar ansiedad?

El trastorno de ansiedad generalizada es una afección común por lo que cualquier persona puede sufrir este trastorno, incluso los niños. Es un poco más frecuente en las mujeres que en los hombres. Situaciones que pueden aumentar el riesgo de padecer TAG:

  • Tener un familiar cercano que sufre de un trastorno de ansiedad.
  • Problemas de aprendizaje o de memoria.
  • Condición prolongada, como diabetes, depresión, consumo abusivo de drogas o alcoholismo.
  • Estar embarazada o haber tenido un bebé recientemente
  • Tener 25 años de edad o menos

¿Por qué se produce el trastorno de ansiedad generalizada?

El TAG está probablemente causado por una combinación de factores biológicos y ambientales. Los genes pueden desempeñar un papel al hacer al paciente más propenso a la ansiedad generalizada. Lo que se reconoce actualmente en su patogénesis es un desequilibrio de neurotransmisores como la serotonina.

¿Cómo se diagnostica el trastorno de ansiedad generalizada?

De acuerdo con el Manual Diagnóstico de la Asociación Psiquiátrica Americana IV (DSMIV-R) los síntomas deben estar presentes, aunque pueden variar, durante un periodo de 6 meses consistentes en una preocupación constante acerca de su salud, familia, trabajo y situación económica. Esta condición suele afectar en forma negativa la relación social y laboral. Muchos pacientes, presentan síntomas somáticos inespecíficos (insomnio, cefalea, dolores musculares, fatiga y síntomas de malestar gastrointestinal).

Es importante descartar cualquier otra patología médica como hipoglucemia, cardiomiopatía, entre otros así como condiciones psiquiátricas como la depresión, por mencionar alguna. Algunas sustancias como la cafeína, el alcohol, las anfetaminas, los anorexígenos, entre otros, pueden causar síntomas de ansiedad. 

De acuerdo con el DSMIV-R, el criterio diagnóstico del TAG comprende:

  1. Ansiedad importante y preocupación o aprehensión excesiva con duración de 6 meses.
  2. La persona no puede controlar su preocupación. 
  3. La ansiedad y preocupación están asociadas con 3 o más de los siguientes 6 síntomas: a. Inquietud. 
  4. Fatiga frecuente. 
  5. Dificultad de concentración (tener la mente en blanco).
  6. Irritabilidad.
  7. Tensión muscular. 
  8. Trastornos del sueño (dificultad para conciliar el sueño o sensación de tener un sueño insatisfactorio o superficial).
  9. El TAG no se debe a efectos asociados a medicamentos o sustancias de abuso o alcohol u otras patologías médicas como el hipertiroidismo, etc. 
  10. La ansiedad, preocupación o síntomas físicos ocasionan malestar clínico significativo e interfieren en la vida laboral o social. Existen varios cuestionarios de autoevaluación para ayudar al médico a diagnosticar los trastornos de ansiedad.

¿Cuál es el tratamiento del TAG o cómo se puede controlar la ansiedad?

El tratamiento del trastorno de ansiedad generalizada incluye la utilización de antidepresivos (tricíclicos, ISRS). El tratamiento más efectivo para el TAG suele combinar la psicoterapia con la medicación.

Las investigaciones han demostrado que la psicoterapia cognitivo conductual es efectiva para el tratamiento del TAG. También son útiles las técnicas de reducción de estrés: técnicas de relajación y respiración profunda, meditación, mejor manejo del tiempo, ejercicio físico, yoga, caminar, taichi y biorretroalimentación para controlar la tensión psíquica y muscular. También suelen ser de utilidad cambios en la alimentación, como la eliminación gradual del café, bebidas estimulantes, alcohol y refrescos que contengan cafeína (bebidas cola).

Se pueden utilizar medicamentos ansiolíticos o antidepresivos con efecto ansiolítico (no todos los antidepresivos lo poseen).

Inhibidores selectivos de la recaptación de la serotonina (ISRS)

Para tratar un TAG de larga duración lo más recomendable para el manejo psicofarmacológico de los síntomas de ansiedad es la utilización de antidepresivos con efecto ansiolítico asociado como los inhibidores selectivos de la recaptura de serotonina. Los siguientes antidepresivos se encuentran aprobados por la FDA para el tratamiento del TAG: escitalopram, venlafaxina XR/LP, duloxetina y paroxetina.

No obstante, estos fármacos tienen diversos efectos secundarios entre los que se encuentran los problemas sexuales e insomnio.

Encuéntranos sin problemas

También puedes visitarnos
nos encantaría conocerte

Sayula 310, Mitras Sur, 64020 Monterrey, N.L.

Lunes a viernes

9:00 am a 19:00 pm

Sábados

9:00 am a 14:00 pm

Síguenos

© 2023 Neurocenter. Todos los derechos reservados. 

Teléfono

81 - 2089 - 2244

Llamar ahora
Llamar ahora
o

También puedes enviarnos un mensaje por WhatsaApp para agendar tu cita.

Enviar WhatsApp