Neurocenter

logo-neurocenter-clinica-de-rehabilitacion-neurologica

Haz tu cita llamando al        81 – 2089 – 22 44

Padecimientos

Apnea del sueño en niños

Una preocupación frecuente entre los padres de familia radica en los problemas del sueño de los hijos. Uno de los más comunes son los que se asocian con apneas y ronquidos, que si bien en los niños es menos frecuente que en los adultos, la frecuencia en menores de 15 años oscila entre 1.5 hasta un 10%. 

Por ello es importante que sepas que es un padecimiento tratable y que puede diagnosticarse de manera sencilla a través de un estudio del sueño llamado polisomnografía.

En Neurocenter podemos ofrecer no sólo el equipo necesario, si no una robusta red de profesionales en neurología listos para diagnosticar y tratar a nuestros pacientes, todo en el mismo lugar.

Tenemos la certeza de que sólo desafiando las metodologías tradicionales de atención neurológica que se brindan en los sistemas de salud convencionales, podemos lograr detener las pérdidas y ayudarte a ganar todo aquello que, quien nos busca, requiere para tener una vida plena.

¿Qué es la apnea del sueño y qué tan común es?

Para fines prácticos, la apnea se define como una suspensión transitoria de la respiración. Siguiendo esta definición, la apnea del sueño sucede cuando, mientras se está dormido, existen períodos de apnea, es decir, donde la respiración parece detenerse.

En los adultos es un desorden común, sobre todo en pacientes con sobrepeso u obesidad, y se manifiesta principalmente como “síndrome de apnea obstructiva del sueño” que se caracteriza por ronquidos que alternan con apneas, y que se traducen en una pobre calidad de vida, con cansancio excesivo, sueño no reparador, bajo rendimiento escolar o laboral. Además de estar estrechamente relacionado con hipertensión arterial y enfermedades cardiovasculares.

¿Qué enfermedades se asocian con la apnea del sueño en niños?

Los principales trastornos asociados a ronquidos y apneas en la población infantil son los siguientes:

  • Ronquido simple. Son aquellos ronquidos que se pudieran considerar como “normales”. Estos no se asocian a apneas ni hipopneas. Sin embargo, en algunas ocasiones si aumentan los microdespertares y se asocian con una disminución del sueño efectivo.
  • Síndrome de resistencia aumentada de la vía aérea. En este tipo de desorden, los microdespertares son más frecuentes, ocasionando que el sueño se fragmente más.
  • Síndrome de apnea hipopnea del sueño. En este trastorno, existe una obstrucción al flujo de aire, ocasionando una disminución de oxígeno (desaturación) que puede o no acompañarse de aumento de dióxido de carbono.
  • Apnea obstructiva del sueño. Si bien es un trastorno asociado principalmente a la población adulta, el sedentarismo y la obesidad infantil cada vez más comunes, están ocasionando que esta enfermedad sea cada vez más frecuente en niños.

¿Cuáles son los factores que se asocian a este trastorno?

Los factores que han mostrado relación con el desarrollo de este tipo de trastornos son múltiples, algunos de los más conocidos son los siguientes:

  • Antecedentes de familiares directos con trastornos del sueño.
  • Obesidad infantil.
  • Prematuridad.
  • Epilepsia.
  • Trastornos cromosómicos como trisomía 21 (Síndrome de Down).
  • Enfermedad y crecimiento de las amígdalas.
  • Reflujo gastroesofágico.

¿Cómo se realiza el diagnóstico?

La principal sospecha generalmente proviene de los padres al observar estos patrones del sueño alterados (ronquidos o episodios donde el niño parece dejar de respirar), que además se acompañan con consecuencias en el día a día como bajas calificaciones, menor rendimiento o cansancio y somnolencia excesiva.

Síntomas nocturnos:

  • Ronquidos.
  • Respiración dificultosa o ruidosa.
  • Respirar por la boca.
  • Pausas al respirar.
  • Mojar la cama.

Síntomas durante el día.

  • Dolores de cabeza.
  • Sueño y cansancio excesivos.
  • Déficit de atención.
  • Bajo rendimiento escolar.

El diagnóstico debe ser realizado por un especialista, en este caso el neurólogo pediatra, quien, a través de una exploración neurológica completa y un interrogatorio intencionado, puede determinar si existe o no algún trastorno del sueño, el tipo, y la gravedad del mismo.

El diagnóstico se apoya con una serie de estudios según considere el especialista. Una de estas herramientas es la polisomnografía, que consiste en monitorizar al paciente durante su etapa de sueño para obtener datos como sus ondas cerebrales, nivel de oxigenación, frecuencia cardíaca, movimientos o despertares.

¿Cuál es el tratamiento?

El tratamiento depende del tipo de trastorno que presente el paciente. 

Por ejemplo, para los niños cuya causa se asocia con un crecimiento de las amígdalas y adenoides, la amigdalectomía (extirpación de las amígdalas) pudiera estar indicada, de esta manera, el flujo del aire podría pasar con más facilidad.

Un método no invasivo es el CPAP (presión positiva continua sobre la vía aérea), que consiste en una mascarilla bucal o nasal que administra aire durante el tiempo que el paciente esté dormido, de tal modo que la vía aérea se encuentre abierta en todo momento. 

Por último, el manejo conservador como la pérdida de peso o el uso de algunos medicamentos podrían ser efectivos dependiendo de las condiciones de cada paciente y de la prescripción del especialista en neurología pediátrica.

© 2020 Neurocenter. 
Todos los derechos reservados. Supported by SENSO Mx.

boton-ir-arriba