Haz tu cita llamando al        81 – 2089 – 22 44

Epilepsia: ¿Cómo funcionan los antiepilépticos?

Los medicamentos antiepilépticos, también conocidos como anticonvulsivos, son fármacos diseñados para prevenir o reducir la frecuencia y la gravedad de las convulsiones en personas con epilepsia. Estos medicamentos han evolucionado significativamente a lo largo del tiempo, desde los primeros tratamientos que eran menos específicos y tenían más efectos secundarios hasta los medicamentos actuales que son más tolerados y tienen menos efectos adversos.

Existen diferentes familias de medicamentos antiepilépticos, cada una con mecanismos de acción específicos. En algunos casos, puede ser necesario combinar varios medicamentos para lograr un control adecuado de las convulsiones. Es importante destacar que el tratamiento con medicamentos antiepilépticos a menudo es de por vida, aunque en algunos casos, después de un período de control de las convulsiones, el médico puede considerar la posibilidad de retirar gradualmente el medicamento bajo supervisión médica.

Los medicamentos antiepilépticos, también conocidos como anticonvulsivos, son fármacos diseñados específicamente para prevenir o reducir la frecuencia y la gravedad de las convulsiones en personas con epilepsia. Funcionan actuando sobre el cerebro para estabilizar la actividad eléctrica anormal que puede desencadenar convulsiones.

Es importante destacar que no todos los medicamentos antiepilépticos funcionan de la misma manera para todas las personas. A veces, puede ser necesario probar varios medicamentos antes de encontrar el que funcione mejor para controlar las convulsiones de un individuo específico. En algunos casos, puede ser necesario combinar dos o más medicamentos antiepilépticos para lograr un control adecuado de las convulsiones.

  • Ácido Valproico (Valproato)
  • Carbamazepina 
  • Lamotrigina
  • Topiramato
  • Levetiracetam

¿Qué es la epilepsia y las crisis convulsivas?

Una crisis convulsiva, es un evento repentino en el que hay una actividad eléctrica anormal en el cerebro. Esta actividad eléctrica puede provocar cambios en el comportamiento, sensaciones y movimientos del cuerpo. Durante una crisis convulsiva, las neuronas en el cerebro pueden disparar señales eléctricas de manera anormal y sincrónica, lo que lleva a síntomas visibles o perceptibles.

Las convulsiones pueden variar enormemente en su presentación y gravedad. Algunas convulsiones pueden implicar movimientos involuntarios de todo el cuerpo, incluidos sacudimientos musculares violentos (convulsiones tónico-clónicas). Otras pueden ser más sutiles y pueden implicar cambios en la conciencia, como mirada fija, movimientos repetitivos o sensaciones extrañas. En algunos casos, las personas pueden experimentar una pérdida completa de conciencia.

Es importante tener en cuenta que no todas las convulsiones son convulsiones epilépticas. Las convulsiones pueden ocurrir debido a diversas causas, como:

  • Fiebre alta
  • Traumatismo craneal
  • Intoxicación por drogas o alcohol, entre otras.

Sin embargo, cuando las convulsiones ocurren repetidamente sin una causa aparente o son parte de una condición médica subyacente, como la epilepsia, se consideran convulsiones epilépticas.

Las convulsiones pueden durar desde unos pocos segundos hasta varios minutos. Después de una convulsión, algunas personas pueden experimentar:

  • Confusión
  • Fatiga
  • Dolores musculares.

Es importante buscar atención médica si alguien experimenta una convulsión por primera vez o si las convulsiones son recurrentes, ya que pueden ser un signo de un problema médico subyacente que requiere tratamiento.

¿Cuáles son los síntomas de la epilepsia?

La epilepsia es una afección neurológica que se caracteriza por la tendencia recurrente a tener convulsiones, que son episodios de actividad eléctrica anormal en el cerebro. Los síntomas de la epilepsia pueden variar ampliamente entre las personas y pueden manifestarse de diferentes formas. Aquí hay una descripción de algunos de los síntomas más comunes asociados con la epilepsia:

  • Convulsiones:

Las convulsiones son el síntoma más característico de la epilepsia. Pueden manifestarse de diferentes maneras, desde movimientos involuntarios bruscos de los músculos hasta pérdida de conciencia y convulsiones tónico-clónicas generalizadas, donde se producen sacudidas musculares rítmicas en todo el cuerpo.

  • Movimientos inusuales:

Algunas personas con epilepsia pueden experimentar movimientos inusuales que no parecen tener sentido en el contexto de la situación. Estos pueden incluir movimientos repetitivos, como chasquidos de labios, movimientos de manos o movimientos de piernas.

  • Alteraciones de la conciencia:

En algunos casos, las personas con epilepsia pueden experimentar alteraciones en su nivel de conciencia durante una convulsión. Esto puede variar desde una breve desconexión con el entorno hasta la pérdida completa de la conciencia.

  • Sensaciones extrañas o emociones:

Algunas personas pueden experimentar sensaciones extrañas o emociones intensas antes, durante o después de una convulsión. Estos pueden incluir sensaciones como un déjà vu, miedo intenso o sensaciones anormales en el cuerpo.

  • Alteraciones sensoriales:

Las convulsiones también pueden afectar los sentidos. Algunas personas pueden experimentar cambios en la visión, audición, olfato o gusto durante una convulsión.

  • Problemas de memoria o cognitivos:

Después de una convulsión, algunas personas pueden experimentar dificultades temporales en la memoria o problemas cognitivos, como confusión o dificultad para concentrarse.

¿Todas las crisis convulsivas necesitan medicamentos?

No todas las personas que experimentan convulsiones necesitan medicación. Por ejemplo, algunas convulsiones febriles en niños son comunes y no suelen requerir tratamiento a largo plazo. Sin embargo, hay situaciones en las que las convulsiones requieren intervención médica inmediata y tratamiento a largo plazo. Algunos datos de alarma que indican la necesidad de tratamiento incluyen:

  • Convulsiones recurrentes sin causa aparente
  • Convulsiones que duran más de cinco minutos
  • Convulsiones que se repiten en una misma jornada
  • Convulsiones en el contexto de una enfermedad neurológica
  • En personas con antecedentes de traumatismo craneal.

¿Qué cuidados debo tener si tomo medicamentos para la epilepsia?

Es importante recordar que la elección del medicamento antiepiléptico adecuado dependerá de varios factores, como el tipo y la frecuencia de las convulsiones, la edad del paciente, la presencia de otras condiciones médicas y la tolerabilidad individual. Por lo tanto, siempre es crucial discutir con un médico especialista en neurología sobre las opciones de tratamiento más adecuadas para cada caso particular.

Efectos secundarios comunes:

Si bien cada medicamento antiepiléptico tiene sus propios efectos secundarios específicos, hay algunos efectos secundarios comunes que pueden ocurrir con muchos de estos medicamentos. Estos incluyen:

  • Somnolencia
  • Mareos
  • Fatiga
  • Problemas de coordinación
  • Cambios de humor.

Algunos medicamentos antiepilépticos pueden tener metabolismo hepático, lo que significa que pueden interactuar con otros medicamentos que también se metabolizan en el hígado. Además, algunos medicamentos pueden no ser seguros durante el embarazo, por lo que es crucial informar a su médico si está embarazada o planea quedar embarazada.

También es importante tener en cuenta que algunos medicamentos antiepilépticos pueden provocar somnolencia u otros efectos secundarios que pueden afectar la capacidad para conducir u operar maquinaria. Además, el consumo de alcohol puede interactuar con algunos medicamentos antiepilépticos y aumentar el riesgo de efectos secundarios.

Teléfono
81 2089 2244
ó
ó
También puedes enviarnos un mensaje por WhatsaApp para agendar tu cita.

Descubre nuestros artículos más recientes

Encuéntranos sin problemas

También puedes visitarnos
nos encantaría conocerte

Sayula 310, Mitras Sur, 64020 Monterrey, N.L.

Lunes a viernes

9:00 am a 19:00 pm

Sábados

9:00 am a 14:00 pm

Menú principal

Síguenos

© 2023 Neurocenter. Todos los derechos reservados.