Neurocenter

logo-neurocenter-clinica-de-rehabilitacion-neurologica

Haz tu cita llamando al        81 – 2089 – 22 44

Padecimientos

Amor infinito detrás de un cromosoma adicional

Cuando se tiene la ilusión de tener un hijo, los miedos también son muchos, uno de ellos es que pueda tener alguna condición congénita que pueda afectar su desarrollo, como el Síndrome de Down, sin embargo, en cuanto Sofía conoció a Mateo supo que su felicidad era completa. 

 

Como cualquier pareja a punto de formar una familia, Sofía y Gabriel siguieron todos los protocolos médicos de un embarazo, acudiendo de manera puntual a cada uno de sus citas y estudios requeridos, por ello es que alrededor de la semana 14 de gestación, es que les dieron la noticia de que Mateo tendría un cromosoma adicional.

 

El Síndrome de Down es una alteración genética que afecta la división celular de un ser humano. Cada célula humana posee 23 pares de cromosomas en su núcleo. Cuando la división celular es anormal, se origina una copia extra del cromosoma 21.

 

“Definitivamente no estábamos preparados para la noticia, yo no podía dejar de llorar, por fortuna, desde un inicio, los especialistas que nos han acompañado nos han hecho saber cada detalle de la condición de nuestro hijo”, nos comparte Sofía.

 

Con las semanas, el miedo desmedido por lo que les esperaba como familia, fue dando paso a un deseo inagotable de información, ambos padres querían saber todo lo necesario sobre el Síndrome de Down, y para cuando Mateo estaba cerca de llegar al mundo, se sentían mejor preparados y con un plan de acción listo.

 

Tanto Sofía como Gabriel estaban conscientes de que Mateo necesitaría estimulación temprana, así como terapia cognitiva y de lenguaje, además del tratamiento que indicará el pediatra una vez que se hiciera una evaluación detallada de su estado de salud.

 

“Estábamos listos para atender a Mateo, pero nada nos preparó para la felicidad plena y el amor infinito que sentimos cuando lo tuvimos en nuestros brazos, no había una sólo duda de que por fin teníamos la familia que siempre habíamos deseado”, afirma Sofía. 

 

La evaluación de Mateo al nacer indicó que el caso de Mateo no implicaba problemas graves en su salud física, su corazón y demás órganos funcionaban a la perfección, así que con eso de lado, pudieron enfocarse de lleno en su desarrollo motor y cognitivo.

 

Así fue como llegaron a Neurocenter, con un hermoso Mateo de 9 meses de edad, que empezó a recibir estimulación temprana y fisioterapia, para con el paso de los meses, y ahora años, empezar con rehabilitación cognitiva y terapia del lenguaje.

 

“Mi única preocupación cuando nació Mateo fue la misma que cualquier mamá: darle toda la atención y cuidados que pudiera necesitar, y Neurocenter es una parte fundamental en nuestra rutina diaria”, afirma Sofía.

 

Hoy existe un caudal de información al respecto, además de mucha ayuda disponible. Gracias a ello muchos padres pueden afrontar con éxito una de las experiencias más hermosas de la vida. 

¿Quieres conocer más?

© 2020 Neurocenter. 
Todos los derechos reservados. Supported by SENSO Mx.

boton-ir-arriba