Neurocenter

logo-neurocenter-clinica-de-rehabilitacion-neurologica

Haz tu cita llamando al        81 – 2089 – 22 44

Padecimientos

Un mundo diferente

El mundo puede ser diferente de distintas maneras, así nos lo enseñan cada día los niños y personas que padecen un Trastorno del Espectro Autista. Lucía nos cuenta cómo atesora lo diferente gracias a que ahora ve la vida a través de su hijo David, quien padece Síndrome de Asperger.

Queremos que esta mamá, que aprende y desaprende tanto en el camino, te cuente de viva voz cómo ha sido su transitar desde que David fue diagnosticado, hasta su entendimiento de este trastorno.

“Cuando por fin el médico me dijo que estaba esperando a mi primer hijo, sentí la ilusión más hermosa de todas. Mi esposo y yo habíamos soñado por mucho tiempo con este momento. Cuando nació, él era un niño guapísimo, muy despierto, observador, todo parecía ir como tenía que ir.

Sin embargo, con los años empecé a observar cómo mi hijo no se interesaba por cosas tan normales como interactuar con otros niños. Con frecuencia le molestaban los ruidos fuertes y sonreía muy poco, así que decidimos ir a un especialista y, para nuestra sorpresa, le diagnosticó TEA, es decir: Trastorno de Espectro Autista”.

 ¿Qué es el TEA?

Se estima que la incidencia de autismo a nivel mundial es de 3 a 6 niños de cada 1,000, siendo 4 veces más común en varones que en mujeres, sin tener predominio por alguna raza o situación socioeconómica. En el 2016 en México se realizó un estudio de prevalencia indicando que 1 de cada 115 niños presentan esta condición.

El autismo abarca un conjunto de trastornos llamados espectro autista, que afectan la sociabilización y las habilidades para la comunicación, incluyendo patrones de conducta repetitivos y restringidos.

En este espectro deben incluirse ciertas afecciones que antes se consideraban distintas, como el síndrome de Asperger, y algunas formas no especificadas de trastornos generalizados durante el desarrollo.



“No les voy a negar que me llené de miedo e incertidumbre, a un grado abrumador, pero luego fui investigando y entendiendo cómo era mi hijo y ahora puedo asegurar que llevar esa situación no es difícil, solo es cuestión de entendimiento”.

El autismo normalmente se presenta a partir de los tres años. Es un trastorno a nivel neurológico y se mantiene durante toda la vida, así que no existe cura como tal, pero se podría decir que es una condición que puede enseñar mucho a la familia en general.

“Uno de los primeros síntomas que observé en mi hijo fue la falta de interés en relacionarse con otras personas, en especial con niños. Y por si fuera poco, su tendencia a la comunicación comenzó a disminuir.

En otras ocasiones notaba que tenía comportamientos repetitivos. Por ejemplo encender y apagar las luces un determinado número de veces. o completar una tarea por poco importante que fuese”.



En casa, todo marchaba bien con David, sus papás estaban informados y él recibe las terapias necesarias para ayudar a su neurodesarrollo y buscar su integración social, así como su independencia, sin embargo aún se enfrentan a muchos estigmas.

“Lo malo fue que la falta de información de los maestros, y quizás un poco de esa inocencia de los otros niños, lo hicieron sentirse poco adaptado y le generó mucha tristeza”.

Es aquí donde el conocimiento, el diagnóstico y, por supuesto, un buen tratamiento son tan importantes. El mundo puede ser diferente de distintas maneras, pero por ellos vale la pena lo diferente.



No importan tus circunstancias, tenemos un tratamiento para ti.

¿Quieres conocer más?

© 2020 Neurocenter. 
Todos los derechos reservados. Supported by SENSO Mx.

boton-ir-arriba