Haz tu cita llamando al        81 – 2089 – 22 44

Padecimientos

¿Cuándo es la debilidad muscular un síntoma neurológico?

La debilidad muscular puede ser un síntoma neurológico en varias circunstancias. Por ejemplo, si la debilidad muscular se presenta de manera repentina, especialmente en un lado del cuerpo, puede ser un signo de un accidente cerebrovascular, que es una emergencia neurológica.

También puede ser un síntoma de enfermedades neuromusculares, como la miastenia gravis, que es un trastorno autoinmunitario que afecta la comunicación entre los nervios y los músculos, o la esclerosis lateral amiotrófica (ELA), que es una enfermedad degenerativa que afecta las células nerviosas en el cerebro y la médula espinal.

La debilidad muscular también puede ser un síntoma de enfermedades que afectan el cerebro o la médula espinal, como la esclerosis múltiple o la enfermedad de Parkinson. En general, si la debilidad muscular está acompañada de otros síntomas neurológicos, como entumecimiento, hormigueo, dificultad para hablar o problemas de coordinación, es importante buscar atención médica de inmediato para descartar cualquier problema neurológico subyacente.

¿Qué es una miopatía?

La miopatía se refiere a enfermedades que afectan los músculos esqueléticos (músculos que se conectan a los huesos). Estas enfermedades atacan las fibras musculares, debilitando los músculos. La miopatía se puede clasificar por su causa. Básicamente, las miopatías se dividen en dos categorías:

Miopatías heredadas: Son aquellos con los que se nace, a menudo por heredar una mutación genética anormal de uno de los padres que causa la enfermedad.

  • Miopatías congénitas

Los síntomas de las miopatías congénitas generalmente comienzan al nacer o en la primera infancia, pero pueden no aparecer hasta la adolescencia o incluso más tarde en la edad adulta. Las miopatías congénitas son algo únicas en comparación con otras miopatías hereditarias, ya que la debilidad generalmente afecta a todos los músculos y suele no ser progresiva.

  • Miopatías mitocondriales

La miopatía mitocondrial es causada por un defecto en las mitocondrias, que son la parte de las células que produce energía. Estas condiciones tienen debilidad muscular, pero también una variedad de otros síntomas, ya que los trastornos mitocondriales generalmente afectan otros sistemas de órganos como el corazón, el cerebro y el tracto gastrointestinal.

  • Miopatías metabólicas

Los defectos en los genes que codifican las enzimas que se necesitan para la función y el movimiento muscular normal causan miopatías metabólicas. A menudo se manifiestan como intolerancia al ejercicio, dolores musculares por esfuerzo en los hombros y los muslos o rabdomiólisis no traumática (condición de las fibras musculares). Estos también pueden ocurrir con episodios de debilidad que van y vienen con otros momentos de fuerza normal.

  • Distrofias musculares

Las distrofias musculares se caracterizan por la degeneración progresiva del tejido muscular debido a la presencia de proteínas de soporte estructural anormales o insuficientes. Todos involucran los brazos y/o las piernas en diversos grados, y algunos involucran los músculos de los ojos o la cara.

 

Miopatías adquiridas: Suelen desarrollarse más tarde en la vida y puede deberse a otros trastornos médicos, infecciones, exposición a ciertos medicamentos o desequilibrios electrolíticos, entre otras posibilidades.

  • Miopatías autoinmunes/inflamatorias

Son enfermedades en las que su cuerpo se ataca a sí mismo, causando problemas con la función muscular.

  • Miopatías tóxicas

Ocurre cuando una toxina o medicamento interfiere con la estructura o función muscular.

  • Miopatías endocrinas 

Las miopatías endocrinas ocurren cuando las hormonas interfieren con la función muscular.

  • Miopatías infecciosas

Ocurren como resultado de infecciones que afectan la función muscular. Infecciones virales como VIH, influenza, Epstein-Barr; Piomiositis bacteriana; Enfermedad de Lyme; Infecciones parasitarias como triquinosis, toxoplasmosis, cisticercosis; Infecciones fúngicas como Candida, Coccidiomicosis

  • Desequilibrio electrolítico

Los niveles altos o bajos de los siguientes electrolitos pueden interferir con la función muscular: Potasio: Hipopotasemia (baja), hiperpotasemia (alta) y Magnesio: Hipermagnesemia (alta)

¿Cuáles son los síntomas de una miopatía?

Muchas miopatías comparten síntomas comunes. Estos síntomas incluyen:

  • Debilidad muscular, más comúnmente en la parte superior de los brazos y los hombros y los muslos
  • Calambres musculares, rigidez y espasmos.
  • Fatiga con el esfuerzo
  • Falta de energía

¿Cómo se siente una miopatía?

La mayoría de las miopatías comparten el síntoma común de debilidad muscular simétrica (similar en ambos lados del cuerpo), especialmente en los músculos proximales.

Los músculos proximales son los más cercanos al centro de su cuerpo, como los músculos de los hombros, la parte superior de los brazos, las caderas y los muslos. Esto puede conducir a lo siguiente:

  • Dificultad para realizar actividades de la vida diaria como bañarse, vestirse o peinarse
  • Problemas para levantarse de una silla, subir escaleras o realizar tareas que requieran estirar la mano por encima de la cabeza: como cambiar una bombilla de luz del techo
  • Calambres o espasmos musculares
  • Fatiga muscular con la actividad
  • Dificultad para respirar con el esfuerzo
  • Los músculos de las manos o los pies no suelen verse afectados

 

Otros síntomas varían según el tipo de miopatía.

  • La debilidad muscular puede ser no progresiva o muy lentamente progresiva
  • En algunos trastornos, la debilidad muscular es intermitente con otros períodos normales de fuerza
  • Desarrollo lento de habilidades que requieren el uso de músculos en los niños (como caminar, saltar, subir escaleras o agarrar una cuchara o un lápiz)
  • Niños que no pueden seguir el ritmo de sus compañeros durante los deportes o juegos como la etiqueta
  • Problemas con los músculos que controlan la deglución y el habla, lo que puede provocar asfixia y dificultad para hablar

¿Cómo se diagnostica una miopatía?

El especialista preguntará sobre el historial médico y familiar, el historial de medicamentos recetados y sus síntomas. El especialista realizará un examen físico, que incluirá un examen de la piel, los reflejos, la fuerza muscular, el equilibrio y la sensibilidad. 

Las pruebas que pueden ayudar a realizar el diagnóstico de una miopatía son los siguientes

Análisis de sangre:

  • Las enzimas musculares como la creatina quinasa (CK) o la aldolasa pueden estar elevadas en ciertas miopatías como resultado de la degradación de las fibras musculares.
  • Niveles de electrolitos como sodio, magnesio, potasio, calcio y fósforo.
  • Pruebas de enfermedades autoinmunes como anticuerpos antinucleares (ANA), factor reumatoide, tasa de sedimentación y proteína c reactiva.
  • Pruebas endocrinas como la hormona tiroidea.

Electromiografía:

Es una prueba de conducción eléctrica de los nervios y el examen con aguja de los músculos para evaluar el tipo y el grado de daño muscular.

Resonancia magnética

Pruebas genéticas

Biopsia muscular 

¿Cómo se trata una miopatía?

Después de determinar el tipo específico de miopatía, el especialista desarrollará un plan de tratamiento específico para sus síntomas.

La mayoría de los tratamientos incluyen fisioterapia, terapia ocupacional y algún tipo de ejercicio. Otros tratamientos son más específicos y se basan en el tipo de miopatía. En general, la mayoría de las miopatías adquiridas pueden controlarse y tratarse bien para minimizar la debilidad y los síntomas.

Encuéntranos sin problemas

También puedes visitarnos
nos encantaría conocerte

Sayula 310, Mitras Sur, 64020 Monterrey, N.L.

Lunes a viernes

9:00 am a 19:00 pm

Sábados

9:00 am a 14:00 pm

Síguenos

© 2023 Neurocenter. Todos los derechos reservados. 

Teléfono

81 - 2089 - 2244

Llamar ahora
Llamar ahora
o

También puedes enviarnos un mensaje por WhatsaApp para agendar tu cita.

Enviar WhatsApp