Haz tu cita llamando al        81 – 2089 – 22 44

¿El adormecimiento del brazo de derecho es neurológico?

El adormecimiento del brazo derecho puede ser causado por una variedad de condiciones médicas, muchas de las cuales están relacionadas con el sistema nervioso. Aquí te menciono algunas posibles causas neurológicas:

  • Compresión del nervio radial:

También conocido como síndrome del túnel radial, puede causar adormecimiento en la parte posterior del brazo y la mano.

  • Compresión del nervio mediano:

Conocido comúnmente como síndrome del túnel carpiano, esto generalmente causa adormecimiento y hormigueo en la mano y el brazo.

  • Neuropatía periférica:

Esta es una condición que resulta de daño a los nervios periféricos, que a menudo puede causar debilidad, adormecimiento y dolor, usualmente en las manos y los pies.

  • Accidente cerebrovascular o mini accidente cerebrovascular (AIT):

Un adormecimiento repentino o debilidad en la cara, el brazo o la pierna, especialmente en un lado del cuerpo, puede ser un signo de un accidente cerebrovascular.

  • Esclerosis múltiple:

Esta es una enfermedad del sistema nervioso central que puede causar adormecimiento, debilidad y otros problemas con la coordinación muscular.

  • Compresión del nervio cervical:

La compresión de los nervios en el cuello, a veces debido a discos herniados o artritis, puede causar adormecimiento o dolor en los brazos.

Recuerda que el adormecimiento del brazo puede ser un signo de una emergencia médica, especialmente si se acompaña de otros síntomas como debilidad, confusión, dificultad para hablar, o dolor en el pecho. Si experimentas estos síntomas, debes buscar atención médica de inmediato.

¿Cuáles son las señales de alarma de una causa neurológica?

El adormecimiento en el brazo derecho puede ser un síntoma de muchas condiciones diferentes, algunas de las cuales pueden ser graves. Aquí hay algunas señales de alarma que podrían sugerir una causa neurológica seria:

  • Adormecimiento repentino:

Si el adormecimiento en tu brazo derecho ocurre repentinamente y, especialmente, si está acompañado de otros síntomas como dificultad para hablar, debilidad en una parte de tu cuerpo, confusión, dolor de cabeza severo, pérdida del equilibrio o problemas de visión, esto podría ser un signo de accidente cerebrovascular. Este es una emergencia médica.

  • Dolor severo:

Si el adormecimiento en tu brazo derecho está acompañado de dolor severo, podría ser un signo de una condición médica seria, como una hernia de disco cervical que está comprimiendo un nervio.

  • Pérdida de la coordinación o la fuerza:

Si notas que estás teniendo problemas para mover tu brazo derecho, mantener tu equilibrio, o si sientes que estás perdiendo fuerza, estos podrían ser signos de una afección neurológica seria.

  • Adormecimiento que se extiende a otras partes del cuerpo:

Si el adormecimiento comienza a extenderse a otras partes de tu cuerpo, como tu pierna o tu rostro, esto podría ser un signo de una afección médica seria, como esclerosis múltiple.

  • Síntomas que no mejoran o que empeoran:

Si el adormecimiento en tu brazo derecho persiste durante un período prolongado de tiempo o empeora, debes buscar atención médica. Esto podría ser un signo de una afección médica crónica, como la neuropatía periférica.

Recuerda, siempre es mejor buscar atención médica si tienes preocupaciones sobre el adormecimiento en tu brazo derecho o cualquier otro síntoma. Estos son solo algunas señales de alarma y no son una lista exhaustiva. Tu médico es el mejor recurso para cualquier preocupación sobre tu salud.

¿A quién debo acudir en caso de presentar síntomas neurológicos?

Si experimentas síntomas neurológicos, lo más recomendable es que te pongas en contacto con un profesional de la salud para que te evalúen y te guíen correctamente. Aquí te menciono a quiénes podrías acudir:

  • Neurólogo:

Un neurólogo es un médico especializado en el diagnóstico y tratamiento de enfermedades que afectan el sistema nervioso, que incluyen el cerebro, la médula espinal, los nervios periféricos y los músculos. Si tu médico de atención primaria sospecha que tu adormecimiento u otros síntomas pueden ser causados por un trastorno neurológico, probablemente te referirá a un neurólogo.

  • Emergencia médica:

En caso de que los síntomas sean repentinos o graves, como un adormecimiento o debilidad en un lado del cuerpo, dificultad para hablar o entender, dolor de cabeza severo, problemas con la visión o el equilibrio, debes buscar atención médica urgente o acudir a una sala de emergencias. Estos pueden ser signos de un accidente cerebrovascular, que es una emergencia médica.

Recuerda que siempre es importante buscar atención médica si experimentas síntomas que te preocupan o que no comprendes. Es mejor prevenir y obtener un diagnóstico temprano para recibir el tratamiento adecuado.

Golpe de cabeza en adultos: ¿Cuándo preocuparse?

Los golpes de cabeza son bastantes comunes, pueden causar desde un leve moretón hasta una hemorragia intracraneal importante. Pero, ¿cómo saber si ese golpe en la cabeza puede poner en peligro la vida? ¿cuándo es necesario acudir al departamento de urgencias de un hospital? Te explicaremos más acerca de los golpes de cabeza en adultos, cuáles son los datos de alarma y qué hacer en estos casos.

Datos de alarma de golpes de cabeza

Al haber un golpe de cabeza en adultos hay varios datos de alarma que pudieran sugerir que la lesión es extensa y que, por lo tanto, es necesario realizar algún procedimiento quirúrgico ya que de no hacerlo, la vida de la persona está en riesgo. A continuación, te diremos cuáles son algunos de los datos que harían necesaria una visita a urgencias para realizar estudios: 

  • Pérdida de conciencia:

Aunque a veces puede ser breve, cualquier pérdida de conciencia después de un golpe en la cabeza es motivo de preocupación.

  • Confusión o desorientación:

Si la persona parece desorientada, tiene dificultad para recordar eventos recientes o parece mentalmente “lenta”, esto puede ser un signo de una LCT.

  • Dolor de cabeza severo:

Un dolor de cabeza que empeora con el tiempo después de un golpe en la cabeza puede ser un signo de una lesión grave.

  • Vómitos repetidos:

Uno o dos episodios de vómito después de un golpe en la cabeza pueden ser relativamente comunes, pero los vómitos repetidos pueden ser un signo de una lesión más grave.

Cualquier tipo de convulsión después de un golpe en la cabeza debe ser evaluada inmediatamente por un profesional médico.

  • Dificultad para moverse o para hablar:

Si después de un golpe en la cabeza la persona tiene dificultades para mover alguna parte de su cuerpo o para hablar, esto puede indicar una lesión cerebral.

  • Cambios en la visión:

Los cambios en la visión, como visión doble o borrosa, pueden ser un signo de una lesión cerebral traumática.

  • Somnolencia excesiva:

Si la persona parece mucho más somnolienta de lo normal, tiene dificultades para despertarse, o no puede mantenerse despierta, esto puede ser un signo de una lesión cerebral.

golpe de cabeza

Traumatismo craneoencefálico, qué es y cómo se clasifica

El traumatismo craneoencefálico es el término médico que hace referencia a los golpes de cabeza. Se trata de una de las causas más frecuentes de ingreso en el servicio de urgencias de un hospital, además de ser considerada una de las principales causas de discapacidad y muerte.

La causa del golpe en la cabeza varía mucho según el grupo de edad, por ejemplo, en personas jóvenes suele deberse a accidentes vehiculares o agresiones, mientras que en adultos mayores se relaciona más con caídas. 

El traumatismo cerebral puede ser provocado de distintas maneras:

  • Por un golpe directo al cráneo con un objeto en movimiento (como agresión con algún objeto)
  • Golpe de la cabeza en movimiento contra un objeto estático (como una caída)
  • Por mecanismos de aceleración y desaceleración (al frenar de golpe por un accidente automovilístico).

Éste se clasifica según la alteración que haya en la escala de Glasgow (escala para evaluar qué tan despierto está el paciente) en leve, moderado o severo.

Consecuencias de un golpe de cabeza en adultos

Según el mecanismo y la intensidad de la lesión son las diferentes consecuencias que puede haber en la cabeza, por ejemplo:

  • Contusión cerebral.

Es un leve golpe del cerebro, el cuál puede cursar con síntomas leves transitorios, usualmente con completa y rápida recuperación.

  • Hemorragia subgaleal.

Básicamente es como un moretón muy grande, subcutáneo pero por encima del cráneo. No deja secuelas neurológicas.

  • Fractura de cráneo.

Es la ruptura de alguna aparte de los huesos del cráneo, puede o no llegar a afectar el tejido cerebral según la severidad de la fractura.

  • Hemorragia epidural.

Es un sangrado que se forma entre la duramadre (la capa más externa que cubre el cerebro) y el cráneo. Ocurre en lesiones fuertes como accidente o agresión, puede o no tener síntomas neurológicos de forma inicial, pero en ocasiones presentan posteriormente un importante deterioro neurológico el cuál puede llegar a ser mortal.

  • Hemorragia subdural.

Es el tipo de hemorragia más común, ésta se encuentra por debajo de la duramadre. Suele ser menos grave que la hemorragia epidural.

  • Hemorragia subaracnoidea.

Es un sangrado que se presenta en el espacio subaracnoideo, por encima del cerebro, en el área donde se encuentra el líquido cefalorraquídeo. En caso de ser masivo tiene una alta mortalidad inmediata.

  • Hemorragia parenquimatosa.

Es un sangrado dentro del tejido cerebral, de tamaño muy variable según la intensidad del golpe. Los síntomas varían según el área donde se encuentre el sangrado.

El tratamiento de los golpes de cabeza varía mucho según la consecuencia del golpe y la severidad de la lesión. En casos de una contusión y hemorragia subgaleal pueden solo vigilarse estando atentos a que no presente algún deterioro neurológico, recibiendo solo manejo sintomático para el dolor.

En caso de hemorragias intracraneales como la epidural, subdural, subaracnoidea y parenquimatosa si son pequeños y con síntomas leves pueden solo vigilarse pero por otro lado, cuando son lesiones extensas o que han ido presentando deterioro neurológico pueden llegar a requerir de una cirugía para poder drenar el hematoma.En casos severos donde hubo mucho déficit neurológico a causa del golpe, se requiere continuar por varios meses con terapia de rehabilitación para poder mejorar los síntomas como la movilidad y coordinación de los movimientos.

hemorragia en el cerebro, imagen ilustrativa

¿Qué tipos de golpes en la cabeza son de importancia médica?

El cerebro es un órgano vital y maravillosamente complejo, encargado de coordinar todas nuestras actividades, tanto físicas como mentales. Protegerlo de lesiones, especialmente de golpes en la cabeza, es crucial.

En Neurocenter, especialistas en atención neurológica y neurorehabilitación, nos dedicamos a garantizar la salud neurológica óptima de nuestros pacientes.

Cualquier golpe en la cabeza puede tener implicaciones médicas importantes. Pero ¿cómo saber cuándo un golpe en la cabeza puede necesitar atención médica especializada? Aquí te ayudamos a identificar los diferentes tipos de golpes y sus posibles efectos.

Las conmociones cerebrales son la forma más común de lesión cerebral traumática. Aunque pueden parecer menores, su repetición puede causar problemas a largo plazo. Los síntomas pueden incluir dolor de cabeza, confusión, vértigo, pérdida de memoria y, en algunos casos, pérdida del conocimiento.

Las contusiones cerebrales, por otro lado, son áreas de tejido cerebral dañado o muerto causadas por un golpe fuerte en la cabeza. Los síntomas pueden variar dependiendo de la ubicación y la gravedad de la lesión.

  • Hematomas Subdurales y Epidurales:

Los hematomas subdurales y epidurales son acumulaciones de sangre en el cerebro después de un trauma. Los subdurales ocurren entre el cerebro y la duramadre (la capa más interna de las meninges), mientras que los epidurales se forman entre el cráneo y la duramadre. Ambos son emergencias médicas que requieren atención inmediata.

  • Lesión Axonal Difusa:

La lesión axonal difusa (LAD) es una lesión cerebral traumática severa que ocurre cuando el cerebro se sacude violentamente dentro del cráneo, causando daño a los axones (las fibras que permiten la comunicación entre las neuronas). Esto puede llevar a una serie de problemas, incluyendo la pérdida de la conciencia y daño cerebral permanente.

  • Fracturas de Cráneo:

Las fracturas de cráneo pueden ser obvias, con signos de trauma en la cabeza, o pueden no serlo. Las fracturas de cráneo sin desplazamiento no siempre requieren cirugía, pero cualquier fractura de cráneo debe ser evaluada por un especialista en neurología.

Tratamiento de las lesiones en la cabeza

El tratamiento de los golpes en la cabeza depende en gran medida del tipo y la gravedad de la lesión cerebral. A continuación, se presenta una visión general de cómo se pueden tratar estos tipos de lesiones.

  • Conmociones cerebrales:

A menudo, el tratamiento de las conmociones cerebrales se centra en el descanso y la recuperación gradual. Los pacientes pueden necesitar evitar actividades físicas y mentales exigentes para permitir que su cerebro se recupere. En algunos casos, la fisioterapia o la terapia ocupacional pueden ser útiles.

  • Contusiones cerebrales:

Los pacientes con contusiones cerebrales pueden necesitar hospitalización y monitoreo para asegurarse de que no se presente una hinchazón peligrosa en el cerebro. En casos más graves, puede ser necesaria una cirugía para aliviar la presión o reparar el daño.

  • Hematomas subdurales y epidurales:

Ambos generalmente requieren una intervención quirúrgica de emergencia para drenar la sangre acumulada y aliviar la presión en el cerebro. Los pacientes también pueden necesitar medicamentos para prevenir las convulsiones.

  • Lesión axonal difusa:

Esta es una de las lesiones cerebrales más graves y requiere atención médica inmediata. El tratamiento puede incluir medicamentos para controlar la presión en el cerebro, terapias de rehabilitación y, en algunos casos, cirugía.

  • Fracturas de cráneo:

El tratamiento para las fracturas de cráneo depende de la gravedad de la fractura. Las fracturas sin desplazamiento pueden no requerir tratamiento más allá del cuidado de apoyo y la monitorización. Las fracturas graves o las que causan presión sobre el cerebro pueden requerir cirugía.

El tratamiento para todas estas lesiones también puede implicar la rehabilitación neurológica, que es una parte importante de la recuperación. Esto puede implicar fisioterapia, terapia ocupacional, terapia del habla y otras intervenciones para ayudar a los pacientes a recuperar su funcionamiento y calidad de vida.

¿Cuáles son las señales de alarma tras recibir un golpe en la cabeza?

Es esencial conocer las señales de alarma después de recibir un golpe en la cabeza, ya que pueden indicar una lesión cerebral traumática (TBI, por sus siglas en inglés) que requiere atención médica urgente. Estos son algunos de los síntomas a los que debes prestar atención:

  • Pérdida de conciencia:

Si la persona se desmaya o no responde después de un golpe en la cabeza, esto podría indicar una lesión cerebral grave.

  • Confusión o desorientación:

Si la persona parece desconcertada, olvida eventos recientes o no reconoce a las personas o lugares familiares, podría tener una lesión cerebral.

  • Dolor de cabeza severo o persistente:

Un dolor de cabeza que empeora con el tiempo o no mejora puede ser una señal de alarma.

  • Náuseas y vómitos:

Estos síntomas pueden indicar una presión creciente en el cerebro.

  • Dificultad para hablar o tragar:

Estos síntomas podrían sugerir que una lesión cerebral ha afectado las áreas del cerebro responsables de estas funciones.

  • Debilidad o entumecimiento:

La debilidad o el entumecimiento en las extremidades o en un lado del cuerpo pueden ser signos de una lesión cerebral.

  • Convulsiones o espasmos musculares:

Si la persona comienza a tener convulsiones o espasmos musculares, podría tener una lesión cerebral grave.

  • Cambios en la visión:

Esto podría incluir visión borrosa, visión doble, pérdida de la visión o pupilas de tamaño desigual.

  • Cambios en el estado de ánimo o el comportamiento:

Esto podría incluir irritabilidad, cambios de personalidad o comportamiento extraño o inusual.

  • Somnolencia o incapacidad para despertar:

Si la persona está excepcionalmente somnolienta o no puedes despertarla, podría tener una lesión cerebral grave.

Cualquiera de estos síntomas requiere atención médica inmediata. Si experimentas estos síntomas después de un golpe en la cabeza, te animamos a que te pongas en contacto con nosotros en Neurocenter tan pronto como sea posible para una evaluación.

¿Qué secuelas puede dejar una convulsión?

Cuando ocurre una crisis convulsiva la persona pierde el control de su cuerpo, por lo que durante la crisis puede presentar algunas complicaciones que dejan secuelas.

Las secuelas de una convulsión pueden variar dependiendo de varios factores, como la gravedad de la convulsión, la duración, la frecuencia y el área del cerebro afectada. Aquí hay algunas posibles secuelas:

  • Daño cerebral: Si una convulsión es muy prolongada o severa (como en el estado epiléptico), puede causar daño cerebral. Esto puede llevar a cambios en la cognición, la memoria y el comportamiento.
  • Problemas de memoria y cognitivos: Las convulsiones recurrentes, especialmente las que ocurren en el lóbulo temporal (la región del cerebro responsable de la memoria y el procesamiento de información), pueden provocar problemas con la memoria y la cognición.
  • Cambios emocionales y de comportamiento: Las convulsiones pueden llevar a cambios en el comportamiento y la salud emocional, incluyendo ansiedad, depresión y cambios en la personalidad.
  • Lesiones físicas: Durante una convulsión, una persona puede sufrir lesiones físicas, como fracturas óseas, dislocaciones, contusiones, y mordeduras en la lengua o en el interior de la boca.
  • Efectos a largo plazo: Si las convulsiones son frecuentes y no se controlan adecuadamente, pueden llevar a un deterioro del estado de salud general, interferir con la capacidad para trabajar o estudiar, y reducir la calidad de vida.
  • Muerte súbita inesperada en la epilepsia (SUDEP): Aunque es raro, las personas con epilepsia tienen un riesgo aumentado de SUDEP, especialmente si las convulsiones no están bien controladas.

Es importante destacar que cada persona es única, y no todos experimentarán estas secuelas. Con un tratamiento adecuado, muchas personas con convulsiones o epilepsia pueden llevar una vida normal y saludable. Sin embargo, es fundamental recibir atención médica para cualquier convulsión, especialmente si es la primera vez que ocurre o si es severa.

¿Qué es una convulsión?

Una crisis convulsiva o epiléptica es un trastorno de la actividad eléctrica en donde las neuronas producen de forma descontrolada actividad lo que se traduce en la presencia de movimientos involuntarios y en algunos casos de pérdida de la consciencia.

En ocasiones puede preceder un aura que es una sensación que la persona percibe previo a la crisis, esto puede ser una sensación, visión, olor o síntoma.

Posteriormente la persona entra en un periodo postictal que es la fase en donde la persona aún no recupera la consciencia, sin embargo ya no se encuentra la crisis activa. Posterior a una crisis epiléptica los pacientes no recuerdan haber presentado la crisis, sin embargo con frecuencia se sienten fatigados. 

¿Qué es la epilepsia?

Convulsión y epilepsia no son sinónimo. La epilepsia es una enfermedad que le confiere a la persona una mayor probabilidad de presentar una convulsión, es decir, el presentar una crisis convulsiva no quiere decir que la persona vuelva a presentar otra convulsión, esto es porque la crisis convulsivas pueden ser causadas por factores externos que pueden eliminarse y con ello se elimina el riesgo de nuevamente convulsionar. 

¿Qué puede causar una crisis convulsiva?

Existen distintos factores que pueden hacer que una persona convulsione: 

  • Fiebre:

Esto ocurre particularmente en niños que presentan fiebre secundaria a una infección. Cuando la temperatura del cuerpo es muy alta y por tiempos prolongados puede causar una crisis convulsiva en el niño. Usualmente, cuando un niño presenta una convulsión febril es más propenso a presentar otra crisis en otro cuadro febril, sin embargo este riesgo disminuye conforme avanza la edad. 

  • Infecciones neurológicas:

Las infecciones del sistema nervioso pueden ser de las meninges, las capas que recubren al cerebro o propiamente del cerebro. La inflamación que se produce secundaria a la infección hace que las neuronas sean más propensas a generar una actividad desproporcionada y causar una crisis convulsiva. Si no persiste un daño estructural posterior a la infección, las crisis no vuelven a ocurrir una vez que el paciente termina su tratamiento.

  • Accidentes cerebrovasculares:

También conocidos como “embolias” son trastornos ya sea isquémicos (privan al cerebro de oxígeno) o hemorrágicos que suelen dejar un daño en el cerebro de forma crónica. Una de las probables secuelas de estos accidentes es la epilepsia. 

  • Traumatismos:

Los golpes en la cabeza también pueden causar en el momento crisis epilépticas, dependiendo de la magnitud del traumatismo es probable que se quede un daño permanente cerebral que predisponga a crisis convulsivas. 

  • Enfermedades genéticas:

Existen algunas alteraciones genéticas que se pueden acompañar de crisis epilépticas, usualmente son síndromes raros que además se pueden acompañar de malformaciones o disfunción de otros órganos. 

  • Abstinencia o intoxicación por drogas:

El cese súbito del consumo de una droga que la persona solía consumir con regularidad es causa de un periodo abstinencia, en el cual no es infrecuente que la persona presente crisis convulsivas.

¿Se puede complicar una crisis convulsiva?

Como mencionamos previamente, durante una crisis la persona se encuentra usualmente inconsciente por lo que existe el riesgo de complicaciones: 

  • Broncoaspiración:

Durante la crisis los pacientes pierden la capacidad de deglutir, una acción fundamental para el manejo de secreciones, por lo cual se corre el riesgo de que estas secreciones obstruyan la vía aérea y no permitan que la persona respire. Debido a que el cerebro funciona principalmente con oxígeno, si se pasan tiempos prolongados sin recibirlo, puede quedar un daño permanente, la gravedad del daño depende del tiempo de hipoxia. No se debe de introducir nada en la boca del paciente en crisis

  • Fracturas:

Cuando las crisis son tónicas o clónicas, es decir, que se acompañan de movimientos bruscos de brazos y piernas, la persona puede sufrir un traumatismo lo suficientemente fuerte como para provocar una fractura. Recuerda retirar objetos como sillas, mesas o muebles con los que la persona pueda golpearse durante la crisis. También es importante recalcar que no se debe de tratar de detener estos movimientos, puesto que esto también puede causar fracturas. 

  • Accidentes:

Si la persona se encuentra manejando un vehículo o maquinaria peligrosa, el presentar una crisis convulsiva durante su manejo puede incluso poner en riesgo la vida del paciente. Es por esto que las personas con epilepsia en descontrol no deben hacer uso de maquinaria o vehículos. 

Conclusiones

Como verás, no existe tal cual una secuela por la propia convulsión, sino que dependerá de las condiciones en las que se encuentre el paciente, sus enfermedades, el desencadenante, la situación en la que se encuentre y su manejo.

Es por esto que cualquier persona que presente una crisis epiléptica debe de ser evaluado por un neurólogo para descartar que se hayan presentado estas complicaciones, y, en caso de ser el primer evento realizar los estudios pertinentes con el fin de descartar una condición crónica que predispone a futuras crisis y se establezca el diagnóstico de epilepsia.

Es crucial entender que la gestión de las convulsiones es un componente vital para minimizar el impacto de las posibles secuelas. Los médicos usan medicamentos antiepilépticos para controlar las convulsiones en la mayoría de los casos. En ocasiones, cuando los medicamentos no son efectivos, se pueden considerar otros tratamientos, como la cirugía cerebral, la estimulación del nervio vago o la dieta cetogénica.

El objetivo es reducir la frecuencia y la gravedad de las convulsiones para disminuir el riesgo de daño cerebral y mejorar la calidad de vida del individuo. Por último, aunque la idea de las secuelas puede resultar intimidante, es importante recordar que con el manejo apropiado y el apoyo adecuado, las personas con convulsiones pueden llevar una vida plena y productiva.

¿Qué es el trastorno obsesivo-compulsivo?

El trastorno obsesivo – compulsivo conocido como TOC por sus siglas es a menudo una condición incapacitante que consiste en pensamientos molestos e intrusivos que provocan una sensación de incomodidad que puede llegar a ser incapacitante. Para reducir la ansiedad y la angustia asociadas con estos pensamientos, el paciente puede emplear compulsiones o rituales.

Estos rituales pueden ser personales y privados, o pueden involucrar a otros participando; los rituales son para compensar los sentimientos de los pensamientos obsesivos y pueden causar una disminución significativa de la función.

¿Qué son las obsesiones?

Son pensamientos, impulsos o imágenes recurrentes que se experimentan, en algún momento durante la perturbación, como no deseados, y que en la mayoría de los individuos causan un malestar marcado.

El individuo intenta suprimir tales pensamientos, impulsos o imágenes con algún otro pensamiento o acción (es decir, reemplazandolos con una compulsión).

Las obsesiones más comunes incluyen miedos a la contaminación, miedos a la agresión/daño, miedos sexuales, miedos religiosos y la necesidad de hacer las cosas “bien”

¿Qué son las compulsiones?

Son comportamientos repetitivos o actos mentales que la persona se siente impulsada a realizar en respuesta a una obsesión.

Las conductas o actos mentales tienen como objetivo reducir la ansiedad o angustia o prevenir alguna situación temida; sin embargo, estos comportamientos o acciones mentales no conectan de manera realista con lo que están diseñados para prevenir o son claramente excesivos.

Las compulsiones compensatorias de las obsesiones más comunes mencionadas incluyen lavar y limpiar, comprobar, buscar tranquilidad, repetir, ordenar y arreglar.

¿Por qué se produce el TOC?

La causa exacta del trastorno obsesivo – compulsivo aún se desconoce, pero es probable que sea multifactorial. Existe una predisposición genética, ya que del 45 al 65 % de la variación del TOC es atribuible a factores genéticos. En experimentos con ratones y humanos, el NMDA mutado puede causar un aumento en el comportamiento similar al TOC. Por ejemplo, las mutaciones en la subunidad “NR2” de NMDA se han relacionado con temores de contaminación y limpieza compulsiva.

Una incapacidad para hacer frente a la incertidumbre, un mayor sentido de la responsabilidad, así como el pensamiento mágico parecen predisponer a los hábitos obsesivos – compulsivos . 

A través de resonancias magnéticas funcionales, se ha observado que el TOC está vinculado a los circuitos cortico estriado-tálamo-cortical, en particular la corteza orbitofrontal, el caudado, la corteza cingulada anterior y el tálamo. Es probable que haya hiperactividad dopaminérgica y glutamatérgica en las vías frontoestriatales y neurotransmisión serotoninérgica y GABAérgica disminuida en los sistemas frontolímbico.

El TOC parece ser hereditario, confirmado por estudios de gemelos y familiares. La investigación ha demostrado que la heredabilidad es tan alta como 45% a 65% en niños y 27% a 45% en adultos. Tener una familia con TOC aumenta el riesgo de desarrollar TOC. El TOC tiene vínculos con otros trastornos neurológicos, particularmente aquellos que afectan el circuito cortico-estriado-tálamo-córtico, como la enfermedad de Parkinson, la corea de Sydenham, la lesión cerebral traumática (TBI), el síndrome de Tourette, la enfermedad de Huntington y la epilepsia, por nombrar algunos. 

¿Qué son los PANDAS?

La aparición más temprana de TOC repentino que está precedida por una infección por Streptococcus se conoce como PANDAS (trastornos neuropsiquiátricos autoinmunes pediátricos asociados con infecciones por estreptococos).

Así como la corea de Sydenham puede presentarse como una secuela de las infecciones por Streptococcus, la teoría detrás del TOC es similar en que la infección por estreptococos, a través del mimetismo molecular, causa anticuerpos autoinmunes contra los ganglios basales que conducen a pensamientos obsesivos y hábitos compulsivos .

Sin embargo, el término PANDAS está cayendo en desuso en lugar de síntomas neuropsiquiátricos agudos infantiles (CANS), lo que permite que el desarrollo de TOC en la población pediátrica sea atribuible a otras fuentes además de estreptococo, como metabolitos y toxinas.

¿Cómo puedo saber si mi hijo tiene TOC?

Las personas con TOC pueden presentar evidencia de sus rituales, como manos agrietadas por el exceso de lavado compensatorio o peso inferior al normal debido a las restricciones alimentarias secundarias a los temores de contaminación.

Es importante estar atento a los signos del TOC, ya que es poco probable que los pacientes busquen tratamiento temprano, ya que pueden avergonzarse de sus obsesiones y compulsiones. Por lo cual es de suma importancia que ante cualquier dato sugestivo se acuda al neuropediatra para un diagnóstico temprano y oportuno.

¿Cómo se diagnostica el TOC?

El diagnóstico es puramente clínico, es esencial detectar los síntomas correctos del trastorno obsesivo – compulsivo . Una herramienta común es el examen corto de TOC. Con seis preguntas de largo y una sensibilidad del 97%, es una forma simple y efectiva de evaluar a los pacientes para detectar síntomas de TOC. Sin embargo, la herramienta más ampliamente aceptada para detectar el TOC es la escala obsesiva – compulsiva de Yale-Brown (Y-BOCS).

El Y-BOCS califica en una escala de 0 a 40 (siendo 40 la sintomatología más grave) Requiere que el paciente clasifique, según la gravedad de los síntomas. Se puede realizar electroencefalograma para detectar comorbilidades.

¿Existe tratamiento para el TOC?

El pilar del tratamiento del trastorno obsesivo – compulsivo son los ISRS y la terapia cognitiva conductual (TCC) con exposición y prevención de respuesta (ERP).

ERP implica exponer al paciente a sus miedos y hacer que el paciente resista el impulso de realizar una compulsión. El objetivo es reestructurar la mente y alterar la habituación creada al participar en la compulsión.

El TOC se trata más comúnmente con ISRS y en dosis mucho más altas que las que se usan para tratar la ansiedad o la depresión. Los ISRS aprobados por la FDA incluyen fluoxetina, fluvoxamina, paroxetina y sertralina. 

La estimulación cerebral profunda también se ha considerado para casos severos de TOC refractario.

La estimulación cerebral profunda sigue siendo un tratamiento novedoso y, debido a los altos costos y la naturaleza invasiva del procedimiento, aún no se usa de forma rutinaria.La TCC tiene como objetivo alterar los pensamientos maliciosos y dañinos. El paciente puede emplear técnicas de atención plena como la meditación y la relajación. En un estudio de 2012 que se centró en la terapia cognitiva basada en la atención plena, descubrieron que dos tercios de sus pacientes experimentaron una disminución de los síntomas del TOC en el transcurso de 8 semanas.

¿Qué son los síntomas somáticos?

Los síntomas somáticos son una expresión de fenómenos mentales en forma de síntomas físicos, es decir, somáticos. Éstos pueden o no estar relacionados con otro problema médico, suelen ser médicamente inexplicables pero se caracterizan por estar presentes en personas con pensamientos y preocupaciones desproporcionadamente excesivos relacionados con estos síntomas.

Los síntomas somáticos están presentes en el grupo de trastornos, de acuerdo al DSM-5, conocidos como trastornos de síntomas somáticos. Todos ellos comparten una característica en común: la importancia de los síntomas somáticos asociados con un malestar y deterioro significativo, así como una angustia desproporcionada ante este síntoma.

Frecuentemente son personas que tienen un síntoma que consideran muy molesto, afecta su día a día y acuden con varios médicos en busca de un diagnóstico y tratamiento. Los estudios que se realizan suelen ser normales o no tener un valor clínico significativo, y el tratamiento que reciben suele tener poco o nulo efecto.

Los trastornos de síntomas somáticos frecuentemente están asociados a otros trastornos como ansiedad y depresión. Éstos trastornos pueden ser los responsables de los síntomas somáticos, o aparecer junto con estos síntomas. Éste componente somático condiciona una mayor gravedad y complejidad a los trastornos depresivos y de ansiedad, un mayor deterioro funcional y una menor respuesta a los tratamientos tradicionales.

Usualmente se presentan en la adultez joven, en mujeres, la presencia y gravedad del síntoma suele fluctuar, son persistentes, es más común después de un evento traumático y en personas con dificultad para expresar sus sentimientos y/o para afrontar situaciones estresantes.

La ansiedad sobre el síntoma afecta su vida diaria, y puede condicionar una depresión franca. Los síntomas más comunes son: dolor de cabeza, dolor abdominal, dolor torácico, fatiga, debilidad de alguna parte específica del cuerpo o debilidad generalizada, náuseas, vómito, hiperventilación, prurito, temblor, posturas anormales, etc.

Trastorno de síntomas somáticos

Las personas con un trastorno de síntomas somáticos suelen presentar varios síntomas que le causan malestar, o pueden originar problemas significativos en su vida diaria impidiendoles cosas como salir en público o realizar algún tipo de actividad. Presentan pensamientos, sentimientos y/o comportamientos excesivos relacionados con los síntomas somáticos o asociados a la preocupación por su salud.

Frecuentemente son síntomas fisiológicos o esperables que no condicionan una enfermedad como tal, como un dolor de cabeza ante una deshidratación o falta de sueño. Éstos pensamientos suelen ser desproporcionados (por ejemplo, pensar que es a causa de un cáncer), condicionar una ansiedad intensa, o dedicar mucho tiempo y energía en estos síntomas. Cabe destacar que puede o no estar relacionada a una enfermedad médica, no son mutuamente excluyentes. 

Es más frecuente en personas con personalidad de afectividad negativa, comorbilidad con ansiedad o depresión, personas con escasa escolarización o bajo nivel socioeconómico y en quienes han experimentado recientemente algún evento estresante en su vida como desempleo, pérdida de un ser querido, diagnóstico de una enfermedad o accidente grave.

Trastorno de ansiedad por enfermedad

Es una preocupación excesiva y/o desproporcionada por padecer o contraer una enfermedad grave. Por ejemplo, tener un dolor de cabeza e inmediatamente preocuparse por que la causa sea un tumor, o un miedo excesivo por tener cáncer por que un familiar lo tuvo. Puede o no acompañarse de síntomas somáticos, pero éstos suelen ser leves.

Hay un alto grado de ansiedad acerca de la salud, y la persona se alarma con facilidad por su estado de salud. La preocupación por la idea de que se está enfermo se acompaña de una ansiedad considerable sobre la salud y la enfermedad. Son personas que suelen tener comportamientos excesivos relacionados con la salud como comprobar de forma repetida en su cuerpo si hay datos de enfermedad.

Trastorno de conversión

Son síntomas clínicamente significativos que afectan la función motora o sensitiva voluntaria, sin embargo, los hallazgos clínicos y los estudios demuestran incompatibilidad entre el síntoma y las afecciones médicas conocidas. Además de que éstos síntomas no se explican mejor por otro trastorno médico o mental, pero representan mucho malestar y deterioro en el ámbito social y laboral de quien lo padece.

También son conocidos como trastornos funcionales. Algunos ejemplos son debilidad o parálisis, movimientos anormales, alteraciones de la marcha o postura. En ocasiones hay antecedente de un evento traumático ya sea físico o psicológico.

Trastorno facticio

A diferencia de los trastornos previamente mencionados, en el trastorno facticio hay una falsificación de los signos o síntomas, o inducción de una lesión o enfermedad de forma voluntaria. La persona se presenta a sí mismo frente a los demás como una persona enferma, incapacitada o lesionada.

El comportamiento es engañoso y no se explica mejor por otro trastorno mental. Para su diagnóstico se requiere la demostración que la persona está cometiendo acciones para tergiversar, simular o causar signos o síntomas de enfermedad de lesión.

Es importante destacar que los síntomas somáticos ocasionan un deterioro importante en quien los presenta, que a excepción del trastorno facticio, son síntomas que la persona realmente tiene y le ocasiona una importante angustia.

En ocasiones pueden pasar desapercibidos por médicos ya que no los consideran “reales” al no tener una explicación médica demostrable por estudios, pero al igual que cualquier condición médica con origen orgánico, son personas que deben recibir su respectivo tratamiento para ayudarles a mejorar su calidad de vida.

¿Qué secuelas puede dejar un golpe en la cabeza?

Un golpe en la cabeza puede causar una serie de problemas, dependiendo de la gravedad del golpe, la parte de la cabeza afectada, y cómo se maneja la lesión después de que ocurra. Aquí hay algunas posibles secuelas:

  • Conmoción cerebral:

Esta es una lesión cerebral traumática leve que puede provocar dolor de cabeza, problemas de concentración, memoria a corto plazo alterada, mareos, náuseas y sensibilidad a la luz o al ruido.

  • Traumatismo craneoencefálico (TCE):

En casos más graves, un golpe en la cabeza puede provocar un TCE, que puede tener síntomas más graves y duraderos, como problemas de concentración, cambios de personalidad, trastornos del sueño, y problemas de equilibrio y coordinación.

  • Síndrome posconmocional:

Este es un conjunto de síntomas que pueden persistir durante semanas, meses o incluso más tiempo después de una conmoción cerebral. Estos síntomas pueden incluir dolores de cabeza, mareos, fatiga, insomnio, ansiedad y depresión.

  • Epilepsia y convulsiones:

En algunos casos, un golpe en la cabeza puede causar lesiones que provocan epilepsia, una condición caracterizada por convulsiones recurrentes.

  • Hematomas o contusiones cerebrales:

Son áreas de daño en el tejido cerebral que pueden provocar problemas a largo plazo con el pensamiento, la memoria, el movimiento y la sensación.

  • Hemorragia intracraneal o edema cerebral:

Estas son condiciones graves que pueden ser potencialmente mortales y que requieren atención médica inmediata.

Es importante recordar que cualquier golpe en la cabeza debe ser evaluado por un profesional médico. Aunque los síntomas pueden parecer leves al principio, pueden empeorar con el tiempo, y algunos problemas graves pueden no ser evidentes de inmediato. Siempre es mejor buscar atención neurológica tras un golpe en la cabeza para evitar complicaciones a largo plazo. 

¿A qué se considera un golpe/lesión en la cabeza?

Una lesión en la cabeza es cualquier tipo de daño en el cuero cabelludo, el cráneo, el cerebro u otros tejidos y vasos sanguíneos en la cabeza. Una lesión en la cabeza también suele denominarse lesión cerebral o lesión cerebral traumática, según la extensión de la lesión.

Una lesión en la cabeza puede ser tan leve como un golpe, un moretón o un corte en la cabeza. O puede ser una conmoción cerebral, un corte profundo o una herida abierta, huesos del cráneo rotos, hemorragia interna o daño al cerebro. Las lesiones en la cabeza son una de las causas más comunes de discapacidad y muerte en los niños.

 ¿Cuáles son los tipos de lesiones en la cabeza?

  • Concusión: Esta es una lesión en la cabeza que puede causar que el cerebro no funcione normalmente por un corto tiempo. A veces, esto puede resultar en una pérdida de conciencia o estado de alerta durante unos minutos hasta unas pocas horas. Algunas conmociones cerebrales son leves y breves, y es posible que no sepa de inmediato que se ha producido una conmoción cerebral.
  • Contusión: Esto es un moretón en el cerebro. Una contusión provoca sangrado e inflamación dentro del cerebro alrededor del área donde se golpeó la cabeza. En algunos casos, puede ocurrir una contusión en el lado opuesto de la cabeza debido a que el cerebro golpea el cráneo. Esta lesión puede ocurrir por un golpe directo en la cabeza, sacudir violentamente a un niño o una lesión tipo latigazo cervical por un accidente automovilístico. La sacudida del cerebro contra los lados del cráneo puede provocar el desgarro del revestimiento interno, los tejidos y los vasos sanguíneos.
  • Fractura de cráneo: Una fractura de cráneo es una ruptura en el hueso del cráneo.

 ¿Cuáles son los síntomas de una lesión en la cabeza de un niño?

Los síntomas pueden ocurrir de manera un poco diferente en cada niño y varían según la gravedad de la lesión.

Los síntomas de una lesión leve en la cabeza pueden incluir:

  • Área elevada e hinchada por un golpe o un moretón
  • Corte pequeño y poco profundo en el cuero cabelludo
  • Dolor de cabeza
  • Sensibilidad al ruido y la luz
  • Irritabilidad o comportamiento anormal
  • Confusión
  • Aturdimiento o mareos
  • Problemas con el equilibrio
  • Náuseas
  • Problemas con la memoria o la concentración
  • Cambio en los patrones de sueño
  • Visión borrosa o doble
  • Ojos que parecen cansados
  • Zumbido en los oídos (tinnitus)
  • Cambios en el gusto

Los síntomas de una lesión en la cabeza de moderada a grave pueden incluir cualquiera de los anteriores más:

  • Cansancio o dificultad para mantenerse despierto
  • Pérdida de consciencia
  • Dolor de cabeza severo que no desaparece
  • Náuseas y vómitos repetidos
  • Pérdida de la memoria a corto plazo
  • Habla arrastrada
  • Problemas para caminar
  • Debilidad en un lado o área del cuerpo
  • Transpiración
  • Color pálido de la piel
  • Ataques o convulsiones
  • Sangre o líquido claro que sale de los oídos o la nariz
  • La pupila se ve más grande en un ojo
  • Corte profundo en el cuero cabelludo
  • Pérdida del conocimiento y no se puede despertar (coma)

Los síntomas de una lesión en la cabeza pueden parecerse a los de otros problemas de salud. Asegúrese de que su hijo vea a un especialista médico para un diagnóstico.

 ¿Cuáles son las posibles complicaciones de una lesión en la cabeza en un niño?

Los niños que sufren una lesión cerebral grave pueden perder alguna función en los músculos, el habla, la vista, la audición o el gusto. Esto depende del área donde el cerebro está dañado. También pueden ocurrir cambios a largo o corto plazo en la personalidad o el comportamiento. Estos niños necesitan tratamiento médico y de rehabilitación de por vida. Esto puede incluir terapia física, ocupacional o del habla. 

La recuperación de un niño de una lesión en la cabeza depende del tipo de lesión y de otros problemas de salud que puedan presentarse. Es importante concentrarse en maximizar las habilidades de su hijo en el hogar, la escuela y la comunidad.

¿Qué Indica el Dolor de Cabeza del Lado Derecho?

Padecimientos

¿Qué Indica el Dolor de Cabeza del Lado Derecho?

¿Sufres de dolor de cabeza persistente en el lado derecho? Si es así, es probable que tengas preguntas acerca de lo que esto puede significar. En Neurocenter, como clínica especializada en la atención neurológica y la neurorehabilitación, nos encontramos a menudo con pacientes que presentan este síntoma.

El dolor de cabeza en el lado derecho puede ser indicativo de diversas condiciones neurológicas y, a través de este artículo, te ayudaremos a entenderlo mejor.

El dolor de cabeza desde una perspectiva neurológica

Nuestro cerebro está lleno de neuronas y otras estructuras sensibles al dolor. Cuando estas estructuras se inflaman o se lesionan, podemos experimentar dolor de cabeza. Este dolor puede presentarse en diferentes partes de la cabeza, incluyendo el lado derecho.

Causas comunes del dolor de cabeza del lado derecho

El dolor de cabeza en el lado derecho puede ser causado por una variedad de condiciones, cada una con su propio perfil neurológico. Algunas de las más comunes incluyen:

  • Cefalea tensional:

Es la forma más común de dolor de cabeza y puede manifestarse en un lado de la cabeza. Se asocia con el estrés y la tensión muscular en el cuello y el cuero cabelludo.

  • Migraña:

Las migrañas suelen caracterizarse por un dolor pulsátil o punzante en un lado de la cabeza. Estos dolores de cabeza pueden venir acompañados de náuseas, vómitos y sensibilidad a la luz o al sonido.

  • Neuralgia del trigémino:

Es una afección que afecta al nervio trigémino, uno de los principales nervios de la cara. Esta afección puede causar un dolor agudo en un lado de la cabeza.

  • Cefalea en racimos:

Este tipo de dolor de cabeza es menos común y causa un dolor intenso y punzante en un lado de la cabeza. A menudo se asocia con síntomas como enrojecimiento del ojo y lagrimeo en el mismo lado del dolor.

  • Sinusitis:

La inflamación de los senos paranasales puede causar dolor en uno o ambos lados de la frente y alrededor de los ojos.

  • Problemas dentales:

Problemas como las infecciones del diente o la mandíbula pueden causar dolor en un lado de la cabeza.

¿Cuándo deberías buscar atención médica?

Si el dolor de cabeza es severo, persistente, o está asociado con otros síntomas como debilidad en un lado del cuerpo, cambios en la visión, dificultad para hablar, o si se presenta repentinamente y es muy intenso (como un golpe en la cabeza), debe buscar atención médica de inmediato, ya que estos pueden ser signos de afecciones graves como un aneurisma cerebral o un accidente cerebrovascular.

Es especialmente importante hacerlo si:

  • El dolor es intenso
  • Es diferente a los dolores de cabeza que has tenido antes
  • Viene acompañado de otros síntomas, como alteraciones visuales, debilidad en un lado del cuerpo, o dificultad para hablar.

En Neurocenter, valoramos la importancia de un diagnóstico neurológico preciso. A través de exámenes y evaluaciones exhaustivas, nuestros especialistas en neurología pueden determinar la causa subyacente de tu dolor de cabeza en el lado derecho y recomendar un plan de tratamiento personalizado.

¿Cómo podemos ayudarte en Neurocenter?

En Neurocenter, ofrecemos una amplia gama de servicios neurológicos para ayudar a nuestros pacientes a entender y manejar su dolor de cabeza. A través de una combinación de evaluaciones diagnósticas y terapéuticas, proporcionamos un plan de atención individualizado que se enfoca en reducir el dolor y mejorar la calidad de vida.

Neurorehabilitación:

La neurorehabilitación puede ser una parte vital del tratamiento para el dolor de cabeza del lado derecho, especialmente si este está causado por condiciones como la neuralgia del trigémino o las secuelas de un accidente cerebrovascular.

En Neurocenter, nuestros terapeutas especializados en neurorehabilitación trabajan en estrecha colaboración con nuestro equipo de neurología para brindarte el tratamiento más efectivo.

Evaluaciones Diagnósticas en Neurocenter:

Nuestras evaluaciones diagnósticas para el dolor de cabeza del lado derecho incluyen una historia clínica completa, un examen físico y neurológico y, si es necesario, pruebas de imagen como una resonancia magnética (RM) o una tomografía computarizada (TC).

Estas pruebas nos permiten ver el cerebro y las estructuras circundantes con gran detalle, lo que puede ayudar a identificar cualquier anormalidad que pueda estar causando el dolor de cabeza.

Tratamiento Farmacológico y Terapéutico:

En Neurocenter, no solo nos centramos en el diagnóstico, sino también en el tratamiento efectivo del dolor de cabeza del lado derecho. Dependiendo de la causa subyacente, podemos recomendar una variedad de tratamientos, que pueden incluir:

  • Medicación
  • Fisioterapia
  • Terapias cognitivo-conductuales
  • En casos de migrañas severas o neuralgia del trigémino, podemos ofrecer opciones más avanzadas de tratamiento como la neuroestimulación.

El camino hacia la recuperación

En Neurocenter, nos comprometemos a ayudarte en cada paso del camino hacia la recuperación. Sabemos que vivir con dolor de cabeza del lado derecho puede ser un desafío, pero estamos aquí para apoyarte. Nuestro equipo de atención al paciente está siempre disponible para responder a tus preguntas y ayudarte a navegar por el camino de la neurorehabilitación.

Si estás listo para empezar tu camino hacia una vida sin dolor de cabeza, contáctanos hoy mismo. Juntos, podemos elaborar un plan que te ayudará a manejar tu dolor de manera efectiva y a disfrutar de una vida más plena y satisfactoria.

Conclusión

El dolor de cabeza del lado derecho puede ser una señal de una variedad de condiciones neurológicas. En Neurocenter, te ofrecemos una atención neurológica de alta calidad y soluciones de neurorehabilitación personalizadas para ayudarte a manejar este dolor.

Si sufres de dolor de cabeza persistente en el lado derecho, no dudes en contactarnos para programar una cita con uno de nuestros especialistas en neurología. Juntos, podemos encontrar la causa de tu dolor y ayudarte a retomar el control de tu vida.

En Neurocenter, tu salud neurológica es nuestra prioridad. ¡Contáctanos hoy mismo!

Encuéntranos sin problemas

También puedes visitarnos
nos encantaría conocerte

Sayula 310, Mitras Sur, 64020 Monterrey, N.L.

Lunes a viernes

9:00 am a 19:00 pm

Sábados

9:00 am a 14:00 pm

Síguenos

© 2023 Neurocenter. Todos los derechos reservados. 

Teléfono

81 - 2089 - 2244

Llamar ahora
Llamar ahora
o

También puedes enviarnos un mensaje por WhatsaApp para agendar tu cita.

Enviar WhatsApp

Tratamiento fisioterapéutico para Guillain-Barré

Padecimiento

Tratamiento fisioterapéutico para Guillain-Barré

El síndrome de Guillain-Barré es un trastorno autoinmune. Normalmente, el sistema inmunológico solo combate a los invasores extraños, como virus o bacterias. La palabra “auto” significa “uno mismo”, por lo que autoinmune se refiere a un trastorno en el que el sistema inmunológico ataca al propio cuerpo. 

En este síndrome, el sistema inmunológico ataca específicamentea los nervios. Si pensamos en el nervio como algo similar a un cable que permite controlar los músculos y también sentir lo que sucede en el entorno. Cuando este cable se daña, el cuerpo pierde la capacidad de controlar los músculos y sentir el entorno, lo que provoca síntomas como debilidad muscular y entumecimiento u hormigueo.

El tiempo medio hasta el pico de los síntomas es de 12 días (a partir de los primeros síntomas neurológicos), y el 98 % de los pacientes alcanzan el pico a las 4 semanas. Luego se produce una fase de meseta de síntomas persistentes e inalterables, seguida días después por una mejora gradual de los síntomas. La recuperación generalmente comienza de 2 a 4 semanas después de que cesa la progresión. El tiempo medio de recuperación clínica es de 200 días.

¿Qué ocasiona el síndrome de Guillain Barré?

Generalmente se desencadena por una infección viral o bacteriana. En raras ocasiones, los componentes virales o bacterianos (proteínas) pueden parecer similares a las proteínas del cuerpo. Cuando esto sucede, el sistema inmunológico se confunde y comienza a atacar el propio cuerpo. Cuando los nervios son atacados por su sistema inmunológico, esto puede resultar en el síndrome de Guillain Barré.

¿Cuáles son los síntomas del síndrome de Guillain Barré?

Los síntomas pueden incluir:

  • Entumecimiento u hormigueo en las manos o los pies
  • Dolor de espalda
  • Debilidad muscular (generalmente comienza en los pies y se mueve hacia arriba)
  • Dificultad para respirar
  • Dificultad para tragar
  • Problemas de frecuencia cardíaca o presión arterial

¿Cuáles son los las pruebas utilizadas para diagnosticar el síndrome de Guillain Barré?

  • Punción lumbar. una punción lumbar es un procedimiento que permite tomar muestras del líquido cefalorraquídeo (es decir, el líquido que rodea la médula espinal y el cerebro). Durante este procedimiento, se inserta una pequeña aguja en la espalda. Luego se extrae una pequeña cantidad de líquido cefalorraquídeo y se envía para su análisis.
  • Electromiografía. Es una prueba que incluye dos partes: 1. Estudios de conducción nerviosa y 2. Electromiografía con aguja. Esta es una prueba de la salud y el funcionamiento de sus nervios y músculos.

¿Cuál es el tratamiento para el síndrome de Guillain Barré?

Los síntomas a menudo progresan rápidamente y, por lo tanto, requieren hospitalización para un tratamiento urgente. Hay dos tratamientos que pueden ayudar a acelerar la recuperación:

  • Terapia de inmunoglobulina intravenosa. esta es una infusión de anticuerpos (las proteínas que el cuerpo usa para combatir a los invasores extraños) que se ha recolectado de decenas de miles de otras personas. Esta infusión ayuda a calmar el ataque del sistema inmunológico del cuerpo sobre los nervios.
  • Intercambio de plasma (plasmaféresis). Este es un procedimiento que consiste en filtrar la parte líquida de la sangre (conocida como plasma). Durante este proceso de filtración, los anticuerpos del cuerpo que atacan los nervios se eliminan y el plasma “limpio” regresa al cuerpo. Esto ayuda a evitar que el sistema inmunológico del cuerpo continúe atacando los nervios.

¿Cuál es el papel de la fisioterapia en el síndrome de Guillain Barré?

El reentrenamiento de las actividades de vestirse, lavarse, moverse en la cama, trasladarse y deambular comprende una gran parte del proceso de rehabilitación. También se debe incluir el reentrenamiento del equilibrio y la propiocepción en todas estas actividades funcionales.

Las complicaciones respiratorias comunes en el entorno de rehabilitación incluyen la recuperación respiratoria incompleta, incluida la enfermedad pulmonar obstructiva crónica, la enfermedad respiratoria restrictiva (cicatrización pulmonar, neumonía) y la traqueítis por intubación crónica e insuficiencia de los músculos respiratorios.

Los objetivos del manejo de la fisioterapia son:

  • Recuperar la independencia del paciente con las tareas cotidianas
  • Volver a entrenar los patrones de movimiento normales
  • Mejorar la postura del paciente
  • Mejorar el equilibrio y la coordinación.
  • Mantener las vías respiratorias despejadas
  • Prevenir las infecciones pulmonares
  • Prevenir la formación de úlceras por presión
  • Mantener la circulación periférica

Encuéntranos sin problemas

También puedes visitarnos
nos encantaría conocerte

Sayula 310, Mitras Sur, 64020 Monterrey, N.L.

Lunes a viernes

9:00 am a 19:00 pm

Sábados

9:00 am a 14:00 pm

© 2023 Neurocenter. Todos los derechos reservados. 

Teléfono

81 - 2089 - 2244

Llamar ahora
Llamar ahora
o

También puedes enviarnos un mensaje por WhatsaApp para agendar tu cita.

Enviar WhatsApp

Fisioterapia para rehabilitar la hemiplejia y hemiparesia

Servicios

Fisioterapia para rehabilitar la hemiplejia y hemiparesia

¿Has sufrido un accidente cerebrovascular o conoces a alguien que lo haya experimentado? ¿Estás buscando tratamientos efectivos para la hemiplejia y hemiparesia? ¡No busques más! En Neurocenter, somos especialistas en atención neurológica y neurorehabilitación, y nuestro enfoque principal es ayudarte a recuperar tu vida y tu independencia.

En este artículo, te explicaremos cómo la fisioterapia puede ser una herramienta clave para la rehabilitación de la hemiplejia y hemiparesia, y cómo nuestros profesionales altamente capacitados en Neurocenter pueden ayudarte en este proceso.

Hemiplejia y hemiparesia: entiende las diferencias

Para comenzar, es crucial comprender la diferencia entre la hemiplejia y la hemiparesia. Ambas condiciones son consecuencias comunes de accidentes cerebrovasculares u otras lesiones cerebrales, pero se diferencian en la gravedad de los síntomas.

La hemiplejia es una parálisis completa en un lado del cuerpo, mientras que la hemiparesia es una debilidad en un lado del cuerpo. Aunque estas condiciones pueden ser extremadamente difíciles de manejar, la fisioterapia y la neurorehabilitación pueden marcar una gran diferencia en la calidad de vida de los pacientes.

¿Cuáles son los síntomas de la hemiplejia y hemiparesia?

La hemiplejia y la hemiparesia son dos condiciones que afectan a un lado del cuerpo, resultantes generalmente de accidentes cerebrovasculares, traumatismos craneoencefálicos u otras lesiones cerebrales. Aunque ambas condiciones presentan síntomas similares, la gravedad de los síntomas varía entre ellas. A continuación, se enumeran los síntomas más comunes de la hemiplejia y la hemiparesia:

  • Debilidad muscular
  • Pérdida de sensibilidad
  • Espasticidad
  • Problemas de equilibrio y coordinación
  • Dificultades en el habla y la comunicación
  • Dificultades para tragar (disfagia)
  • Problemas cognitivos
  • Cambios emocionales

Es importante recordar que cada caso de hemiplejia y hemiparesia es único y que los síntomas pueden variar en severidad y tipo entre diferentes individuos.

La intervención temprana y un enfoque de tratamiento integral, como el que ofrece Neurocenter, son cruciales para mejorar los síntomas y la calidad de vida de los pacientes afectados por estas condiciones.

Fisioterapia: una herramienta eficaz para la rehabilitación de la hemiplejia y hemiparesia

La fisioterapia es una parte esencial del tratamiento para la hemiplejia y hemiparesia, ya que se enfoca en mejorar la función y el movimiento del cuerpo. Los fisioterapeutas de Neurocenter utilizan una variedad de técnicas y enfoques, incluyendo ejercicios de fortalecimiento y estiramiento para ayudar a los pacientes a recuperar su función y su independencia.

Evaluación individualizada: un enfoque personalizado para cada paciente

En Neurocenter, nos enorgullecemos por ofrecer un enfoque personalizado a cada paciente. Nuestros fisioterapeutas realizan una evaluación exhaustiva para determinar las necesidades específicas de cada persona y desarrollar un plan de tratamiento adaptado a sus objetivos y necesidades. Algunos de los aspectos que se evalúan incluyen:

  • El alcance del movimiento
  • La fuerza muscular
  • La coordinación
  • La funcionalidad de las extremidades afectadas.

Ejercicios específicos para mejorar la movilidad y la fuerza

Los ejercicios de fisioterapia son fundamentales para la recuperación de la movilidad y la fuerza en pacientes con hemiplejia y hemiparesia. Los fisioterapeutas de Neurocenter diseñan programas de ejercicios específicos para cada paciente, tomando en cuenta sus necesidades y objetivos particulares. Estos ejercicios pueden incluir:

  • Movimientos pasivos y activos
  • Ejercicios de resistencia
  • Actividades funcionales para mejorar la calidad de vida del paciente.

Un enfoque multidisciplinario para la recuperación integral

Entendemos que cada paciente es único y requiere un enfoque de tratamiento completo y adaptado a sus necesidades específicas. Por ello, en Neurocenter, contamos con un equipo multidisciplinario de profesionales, que incluye:

  • Fisioterapeutas
  • Terapeutas ocupacionales
  • Neurólogos
  • Neurorehabilitadores
  • Neurofisiólogos
  • Neuropsicólgos
  • Nutriólogos

Conclusión

La fisioterapia es una herramienta clave en el tratamiento y la rehabilitación de la hemiplejia y hemiparesia. En Neurocenter, nos comprometemos a brindar la mejor atención neurológica y neurorehabilitación a nuestros pacientes, ayudándoles a recuperar su vida e independencia.

Si tú o alguien que conoces padece de hemiplejia o hemiparesia, no dudes en ponerte en contacto con nosotros para obtener más información sobre nuestros servicios y cómo podemos ayudarte en tu proceso de recuperación.

Encuéntranos sin problemas

También puedes visitarnos
nos encantaría conocerte

Sayula 310, Mitras Sur, 64020 Monterrey, N.L.

Lunes a viernes

9:00 am a 19:00 pm

Sábados

9:00 am a 14:00 pm

© 2023 Neurocenter. Todos los derechos reservados. 

Teléfono

81 - 2089 - 2244

Llamar ahora
Llamar ahora
o

También puedes enviarnos un mensaje por WhatsaApp para agendar tu cita.

Enviar WhatsApp