Haz tu cita llamando al        81 – 2089 – 22 44

¿Quién puede diagnosticar el TDAH?

Padecimientos

¿Quién puede diagnosticar el TDAH?

Un neuropsicólogo puede diagnosticar el TDAH debido a su formación y experiencia específicas en la relación entre el cerebro, el comportamiento y el aprendizaje. Los neuropsicólogos son profesionales que han estudiado la psicología y luego se han especializado en neuropsicología, lo que les permite comprender cómo el cerebro y el sistema nervioso influyen en la conducta, las emociones y las habilidades cognitivas.

Algunas razones por las que un neuropsicólogo puede diagnosticar el TDAH incluyen:

  • Conocimiento especializado
  • Evaluación integral
  • Diferenciación de otros trastornos
  • Orientación para el tratamiento

Los neuropsicólogos tienen la formación y experiencia necesarias para diagnosticar el TDAH de manera efectiva, gracias a su conocimiento especializado en la relación entre el cerebro, el comportamiento y la cognición. Además, pueden proporcionar información valiosa para guiar las estrategias de tratamiento adecuadas.

¿Qué es el TDAH?

El trastorno de déficit de atención e hiperactividad (TDAH) es uno de los trastornos más comunes en la niñez y puede continuar hasta la adolescencia y la edad adulta. Se considera una alteración del neurodesarrollo, cuyos síntomas principales son inatención, hiperactividad e impulsividad.

Generalmente los síntomas se van a presentar a edades tempranas, los criterios antiguos mencionan que antes de los 7 años y actualmente hablamos de un rango más amplio, antes de los 12 años. Los síntomas cardinales son la inatención, la hiperactividad y la impulsividad. Sin embargo, encontramos detrás de ellos diversas dificultades en las funciones ejecutivas.

Esto quiere decir, dificultad para: atender a determinados estímulos; planificar y organizar una acción; reflexionar sobre las posibles consecuencias de cada acción; inhibir la primera respuesta automática para cambiarla por otra más apropiada.

Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad en la población pediátrica

La prevalencia va de un 2 a 12% de la población pediátrica, considerándose una prevalencia media de 5 a 8 %. La prevalencia máxima se sitúa entre los 6 y 9 años de edad, en los últimos años el trastorno se ha incrementado, pero aún no se ha logrado determinar si esto se debe a una optimización diagnóstica, a un sobrediagnóstico o a un aumento verdadero de la prevalencia. Algunos autores mencionan que la relación niño/ niña es de 4:1, otros hablan de 2 a 9 niños por cada niña.

¿Cuáles son los factores que causan el TDAH?

La causa del trastorno de déficit de atención e hiperactividad es multifactorial, es una confluencia de factores genéticos y ambientales. En cuanto a la heredabilidad, sabemos que la concordancia va de 70 a 90%. 

Si un padre tiene trastorno de déficit de atención e hiperactividad el riesgo en el niño aumenta entre 2 y 8 veces. Para un hermano, el riesgo aumenta entre 3 y 5 veces.

Existen factores que predisponen el desarrollo de TDAH:

  • Exposición intrauterina al tabaco, al alcohol o a tratamiento farmacológico (benzodiacepinas o anticonvulsivantes)
  • Prematuridad
  • Bajo peso al nacer
  • Complicaciones perinatales
  • Edad materna avanzada al momento del parto
  • Conflicto familiar severo o crónico
  • Familia numerosa
  • Sntecedentes psiquiátricos en padres
  • Institucionalización;
  • Infra estimulación por un largo período de tiempo
  • Clase social baja.

Tipos de trastorno de déficit de atención e hiperactividad

Existen tres tipos de TDAH, entre ellos encontramos: 

  • Predominantemente hiperactivo-impulsivo: La mayoría de los síntomas (seis o más) se encuentran en la categoría de hiperactividad-impulsividad. Se presentan menos de seis síntomas de inatención, aunque la inatención aún puede estar presente hasta cierto grado.
  • Predominantemente inatento: la mayoría de los síntomas (seis o más) se encuentran en la categoría de la inatención y se presentan menos de seis síntomas de hiperactividad-impulsividad, aunque la hiperactividad-impulsividad aún puede estar presente hasta cierto grado. Los niños que padecen este tipo son menos propensos a demostrarlo o tienen dificultades para llevarse bien con otros niños. 
  • Combinación hiperactivo-impulsivo e inatento: están presentes seis o más síntomas de inatención y seis o más síntomas de hiperactividad-impulsividad. La mayoría de los niños padecen el tipo combinado del TDAH.

Síntomas del TDAH 

Es importante mencionar que los síntomas cardinales pueden deberse a otras dificultades y a otros trastornos psiquiátricos, neurológicos, médicos e incluso dificultades sociales, por eso es fundamental realizar una historia clínica minuciosa, que nos permita identificar una coherencia de síntomas en el tiempo y que se presenten con un impacto marcado en todas las áreas de funcionamiento del niño.

A medida que los niños crecen, todos los síntomas suelen ir disminuyendo, especialmente los de hiperactividad. La intensidad de los síntomas es contexto-dependiente, esto quiere decir que disminuye en situaciones muy estructuradas y organizadas o novedosas e interesantes. El problema surge cuando deben atender en contextos poco motivadores para ellos. Les es difícil poder asumir que deben hacerlo, a pesar de no ser de su agrado. Los síntomas que se presentan de forma aguda son:

Inatención

Dificultad o incapacidad para mantener la atención de manera continuada en tareas que no son altamente motivadoras; olvidos, despistes, pérdidas de objetos; dificultad para seguir órdenes o instrucciones; dificultad para terminar tareas sin supervisión; interrupción de conversaciones; cambios de tema de manera brusca. 

Hiperactividad

Movimiento corporal continuo, cambios de postura al estar sentados, movimiento de piernas y/o de manos; hacer ruidos con el lápiz; levantarse cuando es requerido estar sentado; correr o trepar de manera excesiva y accidentes frecuentes como consecuencia; actividad desorganizada; no terminar acciones que empezaron. 

Impulsividad

Responder y actuar sin antes pensar, responder antes que la pregunta haya sido formulada totalmente, dificultad para entender enunciados largos; dificultades para esperar su turno; interrumpir conversaciones.

Encuéntranos sin problemas

También puedes visitarnos
nos encantaría conocerte

Sayula 310, Mitras Sur, 64020 Monterrey, N.L.

Lunes a viernes

9:00 am a 19:00 pm

Sábados

9:00 am a 14:00 pm

Síguenos

© 2023 Neurocenter. Todos los derechos reservados. 

¿Cuáles son los tipos de migraña?

Padecimientos

¿Cuáles son los tipos de migraña?

La migraña es un dolor de cabeza muy intenso que suele acompañarse de otros síntomas como náusea, vómito e intolerancia a la luz y el ruido. Existen muchos tipos de migraña, en todas está presente el dolor intenso de cabeza pero las diferencian ciertas características como la presencia o no de aura, el tipo de aura, si es crónica o no, si se trata de un estatus migrañoso y otros síndromes episódicos que pueden asociarse a la migraña. Es importante saber reconocer el tipo de migraña que se tiene y diferenciarla de otras causas de dolor de cabeza para poder dar el tratamiento adecuado.

Tipos de migraña

La migraña se divide en 2 grandes grupos: con aura o sin aura (previamente ya descrita). La más común es la migraña sin aura. En cuanto a la migraña con aura, existen muchos subtipos según el tipo de aura que tiene: migraña con aura típica (cuando es visual, sensitiva o del lenguaje), con aura del tallo (con vértigo, disminución de la audición, visión doble) y migraña hemipléjica (con disminución de la fuerza de la mitad del cuerpo).

Cuando la migraña se presenta frecuentemente ya se considera una migraña crónica. Entra en esta clasificación cuando la migraña se presenta más de 15 días al mes por más de 3 meses. Este tipo de dolor ocasiona una importante incapacidad funcional al ser un dolor muy intenso que se presenta la mayoría de los días por varios meses.

Existe una complicación de la migraña llamada estatus migrañoso, consiste en un episodio de migraña con duración mayor a 72 horas. Es considerada una emergencia neurológica que amerita atención en un hospital.

Al presentar un episodio de dolor de cabeza intenso es importante acudir a consulta con un neurólogo para confirmar si se trata de una migraña ya que existen otras causas de dolor de cabeza que pueden confundirse con una migraña. Cada una tiene una evolución, pronóstico y tratamiento diferente, por lo que es necesario identificar adecuadamente ante qué nos estamos enfrentando. Algunos de los padecimientos con los que puede confundirse son:

  • Cefalea tensional. Es el típico dolor de cabeza leve-moderado, usualmente asociado a estrés o tensión. Éste se presenta en menor intensidad a comparación de la migraña y suele presentarse en la región frontal u occipital de la cabeza, sin aura y sin otros síntomas como las náuseas y vómito.
  • Cefalea en racimos. También conocida como cefalea de Horton. Es un dolor de cabeza también muy intenso (incluso peor que la migraña) que se presenta de un lado de la cabeza y se asocia a síntomas autonómicos como lagrimeo, congestión nasal, edema del párpado y sudoración. Tiene una menor duración (15-180 minutos) y se presenta en ráfagas (varios ataques en un día cada par de días).
  • Hemicránea paroxística. También son ataques de dolores de cabeza intensos y unilaterales, pero con menor duración (2-30 minutos) y varias veces al día. También se presenta con síntomas autonómicos.
  • SUNCT/SUNA. Similar a los anteriores en cuanto al dolor intenso unilateral y los síntomas autonómicos, pero con duración de 1-600 segundos.

Todos los padecimientos previamente mencionados son dolores de cabeza primarios. Sin embargo, hay causas de dolor intenso de cabeza que son secundarias a otros padecimientos. Algunos ejemplos son hemorragia intracraneal, infección del sistema nervioso y traumatismo craneal. 

Es importante saber identificar entre un dolor de cabeza primario y uno secundario ya que estos últimos pueden poner en peligro la vida. Además de que los diferentes dolores de cabeza primarios también tienen su tratamiento específico para cada uno. Si no se identifica adecuadamente el tipo de dolor de cabeza no se podrá otorgar el tratamiento adecuado y dirigido.

¿Cómo se presenta la migraña?

La migraña se debe a una disregulación de los neurotransmisores y áreas profundas del cerebro, lo que se traduce en dolor de cabeza. Dependiendo del tipo de migraña, usualmente se va presentando por etapas. En algunos casos se suele comenzar con síntomas prodrómicos que se presentan horas a días previos al propio dolor de cabeza, se caracteriza por fatiga, dificultad para concentrarse y sensibilidad a la luz y el ruido.

Un tercio de los pacientes con migraña experimentan un aura (migraña con aura). Estos son síntomas que se presentan minutos previos al inicio del dolor de cabeza. Los más comunes son los síntomas visuales, descritos como la visualización de destellos o manchas. También puede presentarse como síntomas sensitivos, en donde los pacientes describen la sensación de piquetes y hormigueos. Otros tipos de aura mucho menos comunes son las alteraciones del lenguaje, vértigo, disminución de la audición, visión doble o debilidad de la mitad del cuerpo. Estos síntomas suelen durar menos de 1h, iniciando el dolor de cabeza al terminar el aura.

En cuanto al propio dolor de cabeza, la migraña se caracteriza por un dolor moderado a intenso, que se presenta en una mitad de la cabeza, de tipo pulsátil, que aumenta con la actividad física y se asocia a otros síntomas como náuseas, vómito, hipersensibilidad a la luz y al ruido. En algunos casos se trata de un dolor realmente insoportable que incapacita a quien lo presenta. Este dolor suele durar unas horas, pudiendo terminar antes si se trata con medicamentos.

Tratamiento de la migraña

El tratamiento de la migraña se divide en el manejo en agudo y el tratamiento crónico. Usualmente al iniciar el dolor se administran analgésicos comunes como paracetamol o antiinflamatorios como ibuprofeno. Cuando el dolor no cede y está en su mayor pico, se pueden administrar medicamentos conocidos como triptanos. En el caso de la migraña crónica existen tratamientos que ayudan a prevenir nuevos episodios de dolor.

Los otros dolor de cabeza como la cefalea tensional, en racimos, hemicránea paroxística y SUNCT/SUN tienen tratamientos más específicos. Lo mismo ocurre con los dolores de cabeza secundarios en donde el tratamiento puede consistir en antibiótico o incluso neurocirugía.

La migraña en todas sus subclasificaciones es un trastorno común que puede ser tratado y controlado con el tratamiento adecuado. Acércate con nuestro especialista en estos trastornos: el neurólogo, el especialista que te puede ayudar a identificar el tipo específico de cefalea y poder otorgar el tratamiento adecuado.

Encuéntranos sin problemas

También puedes visitarnos
nos encantaría conocerte

Sayula 310, Mitras Sur, 64020 Monterrey, N.L.

Lunes a viernes

9:00 am a 19:00 pm

Sábados

9:00 am a 14:00 pm

© 2023 Neurocenter. Todos los derechos reservados. 

¿Cómo se puede prevenir la parálisis facial?

Padecimientos

¿Cómo se puede prevenir la parálisis facial?

Es difícil poder prevenir una parálisis facial, se sabe que la parálisis facial puede ser provocada por infecciones virales o bacterianas, traumatismo, neoplasias o ir acompañada de síndromes, la prevención va dirigida a estas causas como lo es el uso de cubrebocas, lavado de manos, uso de casco y cinturón de seguridad.

La mejor opción es realizar una terapia facial a tiempo para prevenir complicaciones asociadas a la parálisis facial.

¿Cuáles son las causas de la parálisis facial?

La principal causa de la parálisis del nervio facial sigue siendo desconocida,tiene el nombre de “parálisis de Bell” o parálisis idiopática y constituye el 70% de los casos. Es considerada como un diagnóstico de exclusión.

Suele presentarse como una lesión de neurona motora inferior con parálisis unilateral total. Se cree que hay un período prodrómico viral y puede ser recurrente hasta en el 10% de los pacientes; sin embargo, la presencia de una parálisis del nervio facial tiende a presentarse por completo durante las primeras 24 a 48 horas.

El daño al nervio debido a la compresión dentro del canal óseo puede provocar edema y presión secundaria que da como resultado isquemia y función reducida. La recuperación puede tardar hasta 1 año y es incompleta hasta en el 13 % de los pacientes.

Trauma: 

Las fracturas que afectan la parte petrosa del hueso temporal y las heridas faciales que cortan las ramas del nervio facial pueden causar parálisis del nervio facial .

Se necesita una fuerza increíblemente grande para fracturar el hueso temporal, y el médico debe buscar signos como hemotímpano, signo de batalla y nistagmo.

Infección:

La infección por el virus del herpes zoster resulta en parálisis facial debido a la ganglionitis geniculada (también conocida como síndrome de Ramsay Hunt (RHS). El virus permanece latente en el ganglio geniculado. El ganglio geniculado también recibe inervación del nervio glosofaríngeo (IX).

En consecuencia, el virus activo puede producir un período prodrómico de otalgia y erupciones vesiculares tanto en el conducto auditivo externo como en el velo del paladar.

Además, hasta el 40% de los pacientes con RHS desarrollan vértigo debido a la participación del nervio craneal VIII (nervio vestibulococlear) [5] Los resultados son mucho peores que con la parálisis de Bell, con solo el 21 % de recuperación en 12 meses.

Bacteriana:

la otitis media aguda puede causar una dehiscencia dentro del canal facial que da como resultado una parálisis nerviosa . Además, los colesteatomas y la otitis externa necrotizante pueden causar parálisis del nervio facial .

Una causa rara de parálisis del nervio facial es la enfermedad de Lyme o neuroborreliosis, con síntomas como picadura de garrapata, fatiga, dolor de cabeza, artralgia y eritema migratorio que ocurren entre 1 y 2 semanas después de la exposición a la garrapata.

La afectación cardíaca (miopericarditis) y la artritis también pueden ocurrir como parte del síndrome.Cualquier paciente que presente antecedentes de eritema migratorio y exposición a viajes al extranjero requiere una investigación inmediata para la enfermedad de Lyme. 

Neoplasia 

Un inicio lento de parálisis facial debe despertar la sospecha de malignidad y provocar un examen completo de cabeza y cuello. Los tumores malignos que provocan parálisis del nervio facial incluyen (pero no son exclusivos de) tumores malignos de parótida, neuromas faciales y acústicos, meningioma y quistes aracnoideos. Todos estos se presentarán con diversos grados y manifestaciones de parálisis del nervio facial debido a la ubicación relativa del tumor.

¿Cuáles son los síntomas de la parálisis facial?

Del lado afectado presenta:

  • Aplanamiento de arrugas frontales
  • Descenso de la ceja
  • Imposibilidad de ocluir el párpado, con epífora o lagrimeo.
  • Cuando se le pide al paciente que cierre los ojos, el globo ocular del lado paralizado se dirige hacia arriba (signo de Bell).
  • El surco nasogeniano se borra, con desviación de la comisura bucal hacia el lado opuesto.
  • Según el nivel de la lesión pueden afectarse las funciones secretoras, del músculo del estribo y del gusto.​

Con mayor frecuencia, estos síntomas, que generalmente comienzan súbitamente y llegan al máximo en 48 horas, llevan a una distorsión facial significativa.

Otros síntomas pueden comprender:

  • Dolor o molestias alrededor de la mandíbula y detrás del oído
  • Zumbido en uno o ambos oídos
  • Cefalea o dolor de cabeza
  • Pérdida del gusto con sabor metálico
  • Hipersensibilidad al sonido del lado afectado
  • Deterioro en el habla
  • Mareos
  • Dificultad para comer o beber

¿Qué estudio puedo realizarme en caso de padecer de parálisis facial?

La Electromiografía y velocidades de conducción nerviosa facial es un estudio que se puede realizar para determinar el tipo y grado de daño del nervio facial y tener pronóstico de recuperación.

¿Cuál es el tratamiento de la parálisis del nervio facial?

El cuidado de los ojos es increíblemente esencial en aquellos con parálisis que resultan en exposición de la córnea. Las lágrimas artificiales, el lubricante adecuado y el vendaje de los ojos cerrados por la noche aseguran la prevención de la ulceración de la córnea. 

La neurorehabilitación facial es esencial para los pacientes con parálisis del nervio facial para ayudar a la reinervación en algunos casos y mejorar el tiempo de recuperación. El inicio temprano de la terapia facial es importante para mejorar los resultados.

Fármacos antivirales como el aciclovir puede ser de ayuda en los casos virales.

¿Qué complicaciones pueden ocurrir tras una parálisis facial?

El espasmo hemifacial es secundario a la degeneración axonal del nervio facial por parálisis y provoca contracciones musculares involuntarias en la mitad de la cara. 

La asimetría facial es una causa significativa de preocupación para el paciente y puede causar una angustia considerable debido a la desfiguración.

La sinquinesis son movimientos faciales voluntarios que van acompañados de movimientos involuntarios. La manifestación más común de la sincinesia es el movimiento involuntario de la boca al cerrar los ojos y se conoce como sincinesia ocular-oral. Otra manifestación notable de la sincinesia del nervio facial es el lagrimeo gustativo, también conocido como síndrome de las lágrimas de cocodrilo.

La toxina botulínica tiene como objetivo paralizar los músculos faciales y se usa para controlar tanto la sincinesia como el espasmo hemifacial.

Encuéntranos sin problemas

También puedes visitarnos
nos encantaría conocerte

Sayula 310, Mitras Sur, 64020 Monterrey, N.L.

Lunes a viernes

9:00 am a 19:00 pm

Sábados

9:00 am a 14:00 pm

© 2023 Neurocenter. Todos los derechos reservados. 

¿En qué casos se debe considerar la estimulación temprana?

Servicios

¿En qué casos se debe considerar la estimulación temprana?

Tal vez habrás escuchado sobre un tipo de terapia para bebés y niños que les ayuda a su neurodesarrollo, nos referimos a la estimulación temprana, una terapia con técnicas dirigidas a mejorar el desarrollo del cerebro, especialmente en niños con trastornos del neurodesarrollo.

¿Qué es la estimulación temprana?

La estimulación temprana consiste en un conjunto de estrategias que ayudan a un mejor desarrollo del cerebro mediante la educación y neuroprotección.

Esta terapia se inicia desde una edad muy temprana, incluso desde bebés, aprovechando la plasticidad cerebral que tienen los cerebros jóvenes ya que aún están en desarrollo.

El objetivo de la estimulación temprana es minimizar las discapacidades que tienen niños con trastornos del neurodesarrollo, y prevenir las discapacidades perinatales.

Las estrategias de educación de la estimulación temprana varían mucho según la edad y las características del bebé o niño, incluyendo si tiene o no un trastorno del neurodesarrollo. Las principales son:

  • La estimulación entre madre e hijo
  • Series de ejercicios físicos que ayuden al desarrollo de habilidades motoras finas y gruesas
  • Promover que el niño interactúe con juguetes, libros y rompecabezas.

Es una terapia que puede llevarse a cabo en centros especializados, sin embargo, también se educan a los padres para continuarla en casa, además de realizarse evaluaciones seriadas para llevar control de la progresión del niño y guiar la terapia. 

La idea de comenzar con esta terapia a una edad tan temprana es por la neuroprotección que otorga, es decir, que además de ayudar a mejorar la discapacidad que se presenta en niños con trastornos del neurodesarrollo, la estimulación temprana promueve el desarrollo normal del cerebro, previniendo la aparición de ciertos trastornos.

¿Cuándo considerar la estimulación temprana?

Como ya mencionamos, la estimulación temprana sirve de neuroprotección en niños sanos, pero ¿quién se ve más beneficiado de esta terapia? Estos son algunos de los padecimientos en niños en los que se debe considerar la estimulación temprana:

Síndrome de Down:

Es un trastorno genético en el que hay una copia adicional del cromosoma 21, resultando en un cambio en la forma en la que se desarrolla el cuerpo y cerebro del bebé. Manifestaciones neurológicas:

  • Déficit auditivo
  • Discapacidad intelectual
  • Problemas de memoria y lenguaje.

Microcefalia:

Es un trastorno en el que el cerebro del niño no se forma adecuadamente, resultando en un cerebro más pequeño. Puede deberse a infecciones durante el embarazo, uso de sustancias nocivas durante el embarazo, causas genéticas, entre otros.

Niños con desnutrición:

El tener una adecuada nutrición en las primeras etapas de la vida es esencial para un adecuado desarrollo del cerebro, por lo que niños con una mala nutrición, especialmente en países con nivel socioeconómico bajo, tienen un mayor riesgo de presentar trastornos del neurodesarrollo, por lo que la estimulación temprana ayuda a prevenirlo.

Bebés prematuros:

Cuando un bebé nace prematuramente, es decir, antes de tiempo, tiene mayor riesgo de presentar algún trastorno del neurodesarrollo, esto se debe a que aún no se ha terminado de desarrollar bien el sistema nervioso aún dentro del útero, además de que recibe poca estimulación inicialmente ya que los primeros días o incluso semanas está dentro de una incubadora, en donde recibe poca estimulación.

Parálisis cerebral infantil:

Es un trastorno del sistema nervioso que puede causar un retraso en el proceso de maduración del sistema nervioso central, manifestándose como deficiencia intelectual y retraso del desarrollo psicomotor. Puede deberse a una hipoxia (falta de oxígeno) al nacer, mutaciones genéticas, infecciones durante el embarazo o lesión traumática de la cabeza.

La estimulación temprana ayuda a mejorar el neurodesarrollo, mejorando de esta manera las capacidades cognitivas y motoras, por lo que se traduce en una vida más normal e independiente.

Encuéntranos sin problemas

También puedes visitarnos
nos encantaría conocerte

Sayula 310, Mitras Sur, 64020 Monterrey, N.L.

Lunes a viernes

9:00 am a 19:00 pm

Sábados

9:00 am a 14:00 pm

© 2023 Neurocenter. Todos los derechos reservados. 

Similitudes y diferencias entre el TDAH y el Asperger

Padecimientos

Similitudes y diferencias entre el TDAH y el Asperger

Tanto el déficit de atención, también conocido como TDAH por sus siglas, como el Asperger son trastornos del neurodesarrollo. Ambos se presentan desde la infancia temprana y tienen algunas características que se manifiestan en ambos trastornos.

Es importante conocer bien ambos trastornos para poder diferenciarlos, aunque existen muchos casos en los que ambos están presentes en la misma persona. Te explicaremos más acerca de en qué consisten, cómo diferenciarlos y cómo es que coexisten.

¿Qué es el TDAH?

El trastorno de déficit de atención e hiperactividad (TDAH) es un trastorno neuroconductual que se define por la presencia de inatención, hiperactividad e impulsividad.

La inatención y la desorganización que presentan implican la incapacidad de seguir tareas, mientras que la hiperactividad e impulsividad implican una actividad excesiva, incapacidad de permanecer sentados y la intromisión en conversaciones y actividades, así como la incapacidad de esperar turnos. 

Llama la atención que a pesar de la dificultad para concentrarse, también tienen períodos de hiperconcentración en los que están fijamente en una actividad sin interrupción.

Estas son las principales formas en las que se manifiesta:

  • Frecuentemente no prestan atención en los detalles, por lo que pueden cometer errores por descuido. Aplica al momento de realizar tareas escolares, laborales y otras actividades.
  • Pueden no escuchar cuando se les habla directamente por tener la mente en otras cosas, incluso aunque no haya ninguna otra distracción aparente.
  • Con frecuencia no siguen instrucciones y no terminan la tarea que están realizando.
  • Suelen presentar dificultad para organizarse, además de que les disgusta o muestran poco entusiasmo por iniciar una tarea que involucra un esfuerzo mental sostenido.
  • Se distraen con facilidad por cualquier estímulo externo.
  • Con frecuencia juega o golpea las manos o los pies, o se mueve en su asiento.
  • Frecuentemente se levanta en situaciones en las que debe permanecer sentado.
  • Es inquieto, incapaz de estar tranquilo durante actividades recreativas.
  • Habla excesivamente, además de responder inesperadamente o antes de que la otra persona haya terminado de hablar.
  • Se le dificulta esperar su turno.

Es un trastorno que suele permanecer en la vida adulta, aunque muchas veces presentando otras manifestaciones y volviéndose más funcionales con el tiempo conforme reciben tratamiento y aprenden nuevas técnicas para vivir con este trastorno.

¿Qué es el síndrome de Asperger?

El Asperger forma parte de los trastornos del espectro autista, los cuales se caracterizan por déficits persistentes en la comunicación social y patrones de comportamiento e intereses o actividades de tipo restrictivo o repetitivo.

El impacto en el ámbito social involucra deficiencia en la reciprocidad socioemocional, es decir, presentan un acercamiento social anormal y fracaso la conversación normal, además de un déficit en la comunicación no verbal como falta de contacto visual, interpretación y uso de gestos.

La otra característica del espectro autista son los patrones restrictivos y repetitivos del comportamiento, presentando movimientos o habla estereotipados, monotonía, excesiva inflexibilidad de las rutinas, así como los intereses restringidos como un fuerte apego a algún animal o deporte. 

Otra característica presente en la mayoría de las personas con trastorno del espectro autista es la hiper o hipo reactividad a estímulos sensoriales como la aparente indiferencia al dolor y la respuesta adversa a sonidos y texturas.

El diagnóstico se establece clínicamente. En la mayoría comienza a hacerse evidente desde la infancia temprana, sin embargo, en casos leves puede no manifestarse totalmente hasta la vida adulta cuando la demanda social supera las capacidades limitadas o que ya haya aprendido estrategias para sobrellevarlo sin darse cuenta.

Se le llama espectro autista ya que las manifestaciones varían en presentación e intensidad, pudiendo ser leves en personas completamente funcionales, o ser tan severas que no pueden llevar a cabo una vida independiente.

TDAH y Asperger

Los trastornos del neurodesarrollo forman parte de un grupo de padecimientos que suelen manifestarse desde la infancia y continúan hasta la vida adulta. Algunos ejemplos son: la discapacidad intelectual, trastornos del lenguaje, trastornos del espectro autista, trastorno por déficit de atención e hiperactividad, trastorno específico del aprendizaje y trastornos motores. Estos trastornos del neurodesarrollo coexisten frecuentemente, por ejemplo, el TDAH y trastorno del espectro autista-

Alguna de las características en las que se parecen y pueden confundirse es en cuanto la fase de hiperconcentración que tienen las personas con TDAH y el interés restringido y persistente que tienen las personas con Asperger, así como la hipersensibilidad que tienen ante los estímulos sensoriales como el ruido.

De acuerdo al DSM-V, el manual para el diagnóstico de trastornos mentales, cuando se cumplen los criterios diagnósticos de TDAH y trastorno del espectro autista, se deben realizar los dos diagnósticos. 

Cabe destacar que al permanecer durante la vida adulta se asocian a una mayor prevalencia de depresión y ansiedad. Por lo que es sumamente importante que reciban terapia psicológica y farmacológica según sea necesario.

Encuéntranos sin problemas

También puedes visitarnos
nos encantaría conocerte

Sayula 310, Mitras Sur, 64020 Monterrey, N.L.

Lunes a viernes

9:00 am a 19:00 pm

Sábados

9:00 am a 14:00 pm

© 2023 Neurocenter. Todos los derechos reservados. 

¿Cuáles son los síntomas de autismo en adultos?

Padecimientos

¿Cuáles son los síntomas de autismo en adultos?

Los síntomas de autismo pueden presentarse de manera diferente en adultos al compararlos con los de los niños, algunos de los síntomas incluyen dificultad en actividades sociales, interés especial en un solo tema, suelen presentar molestias ante estímulos que a otras personas pudieran no molestarlos como sonidos u olores y suelen preferir pasar el tiempo a solas. 

Las presentaciones de cada individuo varían de manera importante lo cual impacta en la funcionalidad de la persona y su calidad de vida. 

Dificultad para entender y participar en relaciones sociales

  • Dificultad para entender y expresar el lenguaje no verbal
  • Dificultad para entender los sentimientos de los demás lo que puede aparentar falta de empatía
  • Dificultad para entender sus propios sentimientos, suelen tener problemas para hablar de ellos
  • Pueden tener interés en las demás personas pero carecen de habilidades para mantener una conversación o relacionarse con otros

Comportamientos repetitivos y específicos

  • Prefieren seguir una rutina estricta 
  • Presentan poca tolerancia al cambio
  • Suelen comer los mismos alimentos, usar la misma ropa o ir a los mismos lugares
  • Movimientos repetitivos (mover las manos o piernas)
  • Comportamiento estereotipado (alinear objetos, abrir y cerrar puertas)

Reacción exagerada a estímulos sensitivos 

  • Alteración con sonidos altos (sirenas o aspiradoras)
  • Evitan ser tocados
  • Se niegan a usar cierto tipo de telas por una textura o patrón en particular
  • Reacción exagerada ante ciertos sabores, olores o apariencia de la comida
  • Alta tolerancia al dolor

Alteraciones en el lenguaje asociados

  • Pueden utilizar un lenguaje extraño
  • La velocidad o volumen al hablar suele ser inusual
  • La entonación es plana o no lleva relación con el contexto
  • Ecolalia (repetición frecuente de un grupo de palabras o frases)
  • Uso repetitivo de diálogos que fueron escuchados originalmente en videos o películas
  • Se refiere a sí mismo en segunda o tercera persona (tú, ella o él)

Respuesta social

  • Sonrisa ausente o mostrada en pocas ocasiones
  • Respuesta reducida o ausente ante las expresiones de otras personas o sus sentimientos
  • Respuesta negativa ante las peticiones de los demás 
  • Rechazo de abrazos cuando son iniciados por gente cercana, a pesar de que la persona puede iniciarlos

Interacción con los demás

  • Poca o nula conciencia del espacio personal (pueden pararse muy cerca de la otra persona)
  • Al acercarse a otras personas pueden parecer agresivos o interrumpir
  • No suelen imitar las acciones de las demás personas
  • Prefieren y buscan trabajar solos 
  • No suelen disfrutar fiestas o reuniones
  • Dificultad para lidiar con reglas de una conversación (suelen hablar de forma excesiva sobre un tema en específico o terminar de manera abrupta una conversación)
  • Dificultad para seguir reglas de interacción social o modales 

Contacto visual y gestos 

  • Expresiones faciales reducidas o ausentes al comunicarse con los demás 
  • Evitan el contacto visual 

Otros

  • Dificultad para realizar actividades que requieren coordinación
  • Atención excesiva a los detalles (suelen tener excelentes habilidades para construir y reparar objetos)
  • Dificultad para hacer o mantener relaciones
  • Dificultad para entender metáforas, sarcasmo o chistes

¿Qué es el autismo?

El trastorno del espectro autista es un trastorno del neurodesarrollo que ocurre en las primeras etapas de la vida. Se caracteriza por dificultad para la comunicación e interacción social y además se acompaña de comportamientos, intereses o actividades repetitivos y específicos. 

Las presentaciones varían dependiendo de cada paciente y la manera en que lidian con ellos, usualmente los síntomas son identificados a temprana edad por trastornos del lenguaje o habilidades sociales atípicas, sin embargo también pueden pasar desapercibidos si son leves o se desconoce su existencia. El diagnóstico realizado en la adultez puede ser beneficioso para el paciente ya que puede tener un mejor acceso a grupos de apoyo y recibir una adecuada atención.

¿Cómo se realiza el diagnóstico?

No todas las personas con autismo presentan los síntomas mencionados previamente y en algunas ocasiones los síntomas pueden ser tan leves que sean casi imperceptibles.

El diagnóstico debe de ser realizado por un experto en el tema, esto puede ser un neuropsicólogo, psiquiatra o neurólogo quienes realizan exámenes específicos para el diagnóstico de autismo en esta etapa de la vida. De igual forma, al momento del diagnóstico se debe evaluar la presencia de depresión o ansiedad, ya que presentan con mayor frecuencia estas entidades.

¿Qué esperar en la consulta con el neuropsicólogo?

Tu médico o psicólogo te hará algunas preguntas sobre síntomas y comportamientos a lo largo de tu vida. Debido a que los síntomas debieron haber estado presentes antes de los 3 años de edad, previo a la consulta puede ser de utilidad recapitular solo o con ayuda de tus familiares algunos de los comportamientos que pudieron haber estado presentes desde la infancia.

Existen algunos tests en línea que pueden orientar acerca de los síntomas que pueden ser relevantes de mencionar en la consulta, a pesar de que no deben ser utilizados para el diagnóstico, sí pueden servir como una guía. 

Actualmente no existe un medicamento que cure o trate el autismo. Una vez se establezca el diagnóstico, tu médico o psicólogo puede ofrecerte una serie de herramientas (terapia, grupos de ayuda, rehabilitación) para facilitar las interacciones sociales y mejorar tu calidad de vida.

Encuéntranos sin problemas

También puedes visitarnos
nos encantaría conocerte

Sayula 310, Mitras Sur, 64020 Monterrey, N.L.

Lunes a viernes

9:00 am a 19:00 pm

Sábados

9:00 am a 14:00 pm

© 2023 Neurocenter. Todos los derechos reservados. 

¿Cuáles son las causas de las crisis de ausencia?

Padecimientos

¿Cuáles son las causas de las crisis de ausencia?

Las crisis de ausencia son un tipo de crisis convulsivas generalizadas, estas crisis consisten en periodos breves en el que la persona pierde el conocimiento de manera repentina, luce como si estuviera mirando fijo a la nada durante segundos para posteriormente regresar al estado en el que se encontraba previo a la crisis. Este tipo de convulsión es más frecuente en niños y no genera ninguna lesión física.

Los síntomas que presentan los niños durante una crisis de ausencia son una interrupción súbita del movimiento, puede presentar aleteo en párpados, fricción en dedos, masticación, chasquidos de labios. Una duración de entre 10 a 20 segundos para posterior no presentar ningún datos de desorientación, no somnolencia o dolor de cabeza. Además el niño no tiene recuerdo del evento.

Causas de Crisis Convulsivas en niños 

Hasta el día de hoy no se conoce la causa exacta de las crisis convulsivas en los niños, se han atribuido a varios factores por los cuales un niño puede experimentar una crisis convulsiva, En los recién nacidos y lactantes que son prematuros, tiene algún trastorno perinatal o presentan algún problema congénito, se han observado una mayor presencia de crisis convulsivas.

También en este grupo de edad los recién nacidos y lactantes con algún tipo de infección, fiebre de alto grado y algunas alteraciones metabólicas se han asociado con la presencia de crisis convulsivas. 

En el caso de los niños y adolescentes la asociación con otros factores son en los que más se han observado la presencia de crisis convulsivas. Entre estos el uso de sustancias como alcohol, drogas, traumatismos en la cabeza, también infecciones y trastornos congénitos se han asociado con una mayor presencia de este padecimiento. 

Las crisis convulsivas pueden llegar a ser muy sutiles y el padre no nota la presencia de estas. Se debe sospechar de este tipo de crisis si el niño tiene algún deterioro en la capacidad del aprendizaje o dificultad para prestar atención.

Tratamiento crisis convulsivas

El tratamiento de una convulsión se determina por un médico especialista, que evaluará datos como la edad, estado general de salud, la gravedad, tipo de convulsión y las expectativas del tratamiento. El objetivo del tratamiento es controlar y reducir la cantidad de crisis que presenta el paciente.

Existen muchos tipos de medicamentos que se pueden utilizar, que deben ser elegidos de acuerdo a las características de cada paciente. Además del inicio del tratamiento se debe continuar con un seguimiento estrecho y continua evaluación de diferentes exámenes para evaluar los efectos del tratamiento.

Estos medicamentos pueden tener una eficacia para el control de las crisis convulsivas en un 80%.

 Convulsiones y epilepsia en niños

Una convulsión es una alteración en las señales eléctricas del cerebro que ocasiona una interrupción temporal de la función normal de este. El cerebro es el centro regulador de las respuestas del cuerpo y está compuesta de células nerviosas que se comunican mediante señales químicas y eléctricas. Al presentar una alteración en estas señales el cerebro puede presentar una convulsión.

Estas interrupciones en la conexión del cerebro puede estar ocasionando por alteración en los niveles de azúcar en sangre, infecciones, fiebre muy alta, sustancias o algún trauma cerebral. Otras causas suelen ser alteraciones en las sustancias químicas del cerebro (neurotransmisores), tumores, malformaciones, y daños cerebrales ocasionados por enfermedades o lesiones. 

Una epilepsia es un trastorno neurológico que afecta el cerebro y esta condición genera que las personas sean más susceptibles a presentar crisis convulsivas de manera repetida. Esta condición es una de las más comunes del sistema nervioso central y puede afectar a personas de todas edades y géneros. 

Existen diferentes tipos de convulsiones y estas dependen de la zona, la cantidad y de las manifestaciones clínicas que se presentan durante la convulsión. Se dividen en dos grandes grupos que son las crisis convulsivas generalizadas (ausencia, atónicas, tónico clónicas, mioclónicas) y las convulsiones parciales (simples y complejas). 

Las convulsiones generalizadas son aquellas que afectan al mismo tiempo ambos hemisferios cerebrales. Cuando se presenta el evento de la convulsión posteriormente hay una pérdida del conocimiento y un periodo conocido como postictal en el que el paciente se presenta con somnolencia. En este grupo de convulsiones se encuentran:

Atónicas: estas se producen por una pérdida súbita del tono del músculo por lo que ocasionan una pérdida de la postura y una caída repentina.

Tónico clónicas: es la forma clásica en la que inicialmente ocurre una flexión de la extremidades, en segundo tiempo una extensión y temblor, seguidas por un periodo de contracción y relajación para terminar con un período postictal.

Mioclónicas: son movimientos rápidos con sacudidas bruscas de un conjunto de músculos. 

Convulsiones febriles: Es más común que se presenten entre las edades de 6 meses a 5 años. Suelen durar menos de 15 minutos y no suelen tener efectos neurológicos a largo plazo.

¿A dónde acudir si mi hijo presenta crisis convulsivas?

Debes acudir con un médico la primera vez que notes crisis convulsiva en tu hijo o sí tu hijo es conocido por presentar crisis convulsivas y presenta una nueva crisis de características distintas. Existe una condición que se conoce como estado epiléptico de ausencia, se observan comportamientos automáticos durante minutos incluso horas o presenta desorientación. Si observamos esto en tu hijo debes acudir a un servicio de urgencias para una pronta valoración.

Las crisis de ausencia en niños son una consulta común en Neuropediatría. La Neuropediatría se encarga de evaluar, diagnosticar y tratar enfermedades del sistema nervioso central en niños, además de valorar un desarrollo neurológico normal en ellos.

Si tu hijo padece de crisis convulsivas este es el especialista que debes buscar para valorar este tipo de problemas. 

Neurocenter es un centro especializado en el tratamiento de enfermedades neurológicas. Cuenta con una servicio integral que engloba a especialistas en esta rama como neurólogos, neuropediatras y neuropsicólogos. Con la ayuda de centros de neurorrehabilitación y laboratorios especializados para enfermedades neurológicas brinda una atención profesional e integral para este tipo de padecimientos.

Encuéntranos sin problemas

También puedes visitarnos
nos encantaría conocerte

Sayula 310, Mitras Sur, 64020 Monterrey, N.L.

Lunes a viernes

9:00 am a 19:00 pm

Sábados

9:00 am a 14:00 pm

© 2023 Neurocenter. Todos los derechos reservados. 

¿En qué consiste la estimulación temprana?

Servicios

¿En qué consiste la estimulación temprana?

La estimulación temprana consiste en estrategias de educación y neuroprotección dirigidas para mejorar el desarrollo del cerebro. Inicialmente fue empleada en países de nivel socioeconómico bajo para minimizar las discapacidades en niños con trastornos del neurodesarrollo o en riesgo de tener una discapacidad.

Actualmente es una estrategia ampliamente utilizada sin importar el nivel socioeconómico o la presencia de un trastorno del neurodesarrollo, es una herramienta que también ayuda a un mejor desarrollo del cerebro de bebés y niños sanos.

¿Qué es y para qué sirve la estimulación temprana?

Se le llama estimulación temprana porque comienza a emplearse desde una edad muy temprana. Consiste en distintas estrategias y ejercicios dirigidos a prevenir discapacidades perinatales, asegurando una neuroprotección y proveer de las mejores condiciones para un neurodesarrollo óptimo.

La estimulación temprana busca tomar ventaja de la plasticidad cerebral de un cerebro joven que aún está en desarrollo. Tal vez hayas escuchado la frase de “los cerebros de los niños son como esponjas”, a eso nos referimos con la mayor plasticidad neuronal que tienen los niños, es lo que les permite aprender mucho en poco tiempo. 

Una de las propiedades de la estimulación temprana es la neuroprotección, es decir, que ésta intervención promueve el desarrollo normal del cerebro y previene la aparición de ciertos trastornos.

Estas estrategias de neuroprotección van desde medidas organizacionales como la atención médica en hospitales de tercer nivel, hasta medidas terapéuticas como medicamentos y ambientales como la buena relación con los padres, ambiente familiar saludable y educación escolar.

Inicialmente los programas de estimulación temprana se habían desarrollado para niños con discapacidades por algún padecimiento (por ejemplo, en Síndrome de Down o parálisis cerebral infantil) o alto riesgo de presentarlas debido a un nivel socioeconómico bajo, prematurez, bajo peso al nacer, limitada estimulación en casa o sin disponibilidad de ir a la escuela.

Programas de estimulación temprana

Existen distintos programas según las características del bebé o niño. Estos pueden ir dirigidos específicamente a bebés con Síndrome de Down, parálisis cerebral infantil, bebés prematuros y con bajo peso al nacer (la terapia inicia desde que se encuentran en la unidad de cuidados intensivos).

Las actividades varían según las características del niño (edad y la presencia o no de algún trastorno) y la disponibilidad de recursos. Consisten en:

  • La estimulación diaria entre madre-hijo
  • Promover la interacción con juguetes, libros y rompecabezas
  • Ejercicios físicos para el mejor desarrollo de habilidades motoras finas y gruesas.
  • Se pueden tomar en algún centro especializado o se le puede enseñar a los padres a realizar estas actividades con su hijo.

Posteriormente se realizan evaluaciones seriadas para comparar la progresión de los resultados de la estimulación temprana.

Impacto de la estimulación temprana en el neurodesarrollo

Las estrategias de estimulación temprana ayudan a un mejor neurodesarrollo, lo cuál involucra mejorar las capacidades cognitivas, habilidades motoras finas y gruesas, y la independencia. Se ha observado un mayor efecto benéfico en niños que ya contaban con alguna discapacidad o retraso en el neurodesarrollo, por lo que la estimulación temprana resulta ser terapéutica para ellos. En niños sanos se considera más una medida preventiva y que mejora el desarrollo del niño. También cabe destacar que se ha demostrado un mayor impacto cuando las estrategias involucran la participación de los padres, además de un mayor beneficio a largo plazo.

La estimulación temprana es una excelente herramienta terapéutica y preventiva para mejorar el neurodesarrollo de niños tanto sanos como en riesgo de presentar alguna discapacidad o que ya la tengan. Si tienes más dudas acerca del tema puedes acercarte con un neurólogo pediatra para saber qué estrategias puedes utilizar para mejorar el neurodesarrollo de tu hijo.

Encuéntranos sin problemas

También puedes visitarnos
nos encantaría conocerte

Sayula 310, Mitras Sur, 64020 Monterrey, N.L.

Lunes a viernes

9:00 am a 19:00 pm

Sábados

9:00 am a 14:00 pm

© 2023 Neurocenter. Todos los derechos reservados. 

¿En qué consiste el neurodesarrollo infantil?

Padecimientos

¿En qué consiste el neurodesarrollo infantil?

El neurodesarrollo es el proceso por el que el sistema nervioso crece, madura y adquiere sus funciones. Empieza durante la gestación y termina en la edad adulta. Tardamos unos 20 años en alcanzar esa madurez, una transformación que ocupa toda nuestra infancia y adolescencia. Generalmente en estos periodos de crecimiento rápido es también cuando más cambios y adquisiciones se aprecian en el neurodesarrollo. 

Es un fenómeno que sucede en un continuo y en todo momento concurren de forma simultánea múltiples procesos y adquisiciones de muy variadas habilidades que, además, se influyen mutuamente para ir avanzando en la capacitación funcional del sistema nervioso.

La denominación “trastornos del neurodesarrollo” ha adquirido rango de “oficial” sólo recientemente en las últimas versiones de las dos principales clasificaciones de trastornos mentales, el DSM5. Por ejemplo, las condiciones síndrome de Asperger, trastornos generalizados del desarrollo, trastorno generalizado del desarrollo no especificado, síndrome de Rett y trastorno desintegrativo de la niñez en que se subdividen los trastornos autistas.

¿Cómo se comporta en la sociedad?

Alrededor de un 10% de la población infantil tiene diagnóstico de uno o más TND con el consiguiente compromiso cognitivo, académico, conductual o de interacción social. Los diagnósticos de mayor prevalencia en niños entre 5 a 17 años son:

  • TDAH (Trastorno de déficit de atención e hiperactividad): 10,7% (prevalencia en aumento), varones 14,6%, niñas 6,5% (2,3:1); 13% en niños bajo línea de pobreza, 10% desde línea de pobreza hacia arriba.
  • TEA (Trastorno del Espectro Autista): 2,8% (prevalencia en aumento), varones 3,8%, niñas 1,1% (3,5:1). Prevalencia sin diferencias según línea de pobreza.
  • DI (Discapacidad Intelectual): 1% (prevalencia estable), varones 1,5%, niñas 0,9% (1,7:1). 2,0% en niños bajo línea de pobreza, 1,0% desde línea de pobreza hacia arriba.

¿Cuál es la causa de los trastornos del neurodesarrollo?

Son inherentemente multicausales y si bien tienen un sustrato biológico importante, se producen como resultado de una compleja interacción de factores genéticos y ambientales. El componente genético es fuerte:

  • Para el trastorno del espectro autista se estima entre 70-90%
  • El trastorno de déficit de atención e hiperactividad es el 76%
  • En trastornos de tics hay concordancia entre el 25-50% en estudios de gemelos y 77% en el agrupamiento familiar.

¿Cómo los diferenciamos clínicamente?

La presentación clínica se extiende de manifestaciones con trastorno de déficit de atención e hiperactividad que se presenta una hiperreactividad sensorial.

Identificando a los pacientes que padecen trastorno del espectro autista, podemos obtener una versión entre niños de 6 a 17 años que se considera de 12 dominios:

  • Síntomas somáticos
  • Problemas de sueño
  • Inatención
  • Depresión
  • Enojo
  • Irritabilidad
  • Manía
  • Ansiedad
  • Psicosis
  • Conductas/ pensamientos repetitivos
  • Uso de sustancias
  • Ideación/intentos suicidas, buscando su presencia en las últimas dos semanas.

La adecuada evaluación clínica y la correcta valoración de compromiso en diferentes áreas de funcionamiento, incluidas las comorbilidades médicas y psiquiátricas, nos permitirán definir apropiadamente la carga de enfermedad de cada paciente, asimismo dimensionar la magnitud y especificidad de los tratamientos que requiere para así tomar decisiones acertadas.

Rehabilitación y el aprendizaje en los trastornos del neurodesarrollo

La rehabilitación en el aprendizaje es una técnica fácilmente implementada para promover la plasticidad cerebral. En donde suponemos que es la capacidad del cerebro al modificar sus circuitos a medida que aprende de sus experiencias. Dentro de la plasticidad, existen dos tipos que dependen de:

  • La edad, la cual se va adquiriendo con la capacidad propia del humano
  • La experiencia, que es el adiestramiento de los aprendizajes culturales.

Como tal, la plasticidad no es infinita, depende de los periodos críticos, que son específicos para cada función. La rutina y la repetición permiten el aprendizaje generar un importante entorno estructurado que facilite la novedad sin caer en el caos.

Es importante, realizar actividades de rehabilitación para la facilitación del conocimiento y modificar las actitudes que permiten un rezago en el crecimiento del infante. Así como también, permitirá la creación de nuevas actividades que proporcionan mejores enseñanzas a la red de apoyo de cada paciente.

Encuéntranos sin problemas

También puedes visitarnos
nos encantaría conocerte

Sayula 310, Mitras Sur, 64020 Monterrey, N.L.

Lunes a viernes

9:00 am a 19:00 pm

Sábados

9:00 am a 14:00 pm

© 2023 Neurocenter. Todos los derechos reservados. 

¿Qué comidas debo evitar si tengo una parálisis facial?

Padecimientos

¿Qué comidas debo evitar si tengo una parálisis facial?

Es una parálisis temporal o parálisis de los músculos faciales. Ocurre cuando una afección, como una infección viral, causa inflamación e hinchazón del séptimo nervio craneal (el nervio que controla los músculos de la cara).

Normalmente, cuando se come, se sellan los labios para crear un vacío que permite crear suficiente presión dentro de la boca para tragar. Los labios también se sellan para evitar fugas de alimentos y líquidos. La parálisis facial puede causar debilidad de los labios, lo que puede dificultar el sellado de los labios alrededor de las tazas y los cubiertos, lo que provoca la fuga de alimentos o líquidos al comer y beber.

La parálisis facial también puede causar debilidad en los músculos de las mejillas. Esto puede hacer que la comida se acumule en el lado débil de la boca. Una de las funciones del músculo de la mejilla es mantener la comida en el centro de la boca o entre los dientes para masticar. Una mejilla débil puede significar que puede ser difícil masticar y preparar los alimentos para tragar.

La debilidad de los labios y las mejillas también puede dificultar el cepillarse los dientes y escupir.

¿Qué puede ayudar al comer y al beber?

Si se tienen dificultades para masticar y preparar los alimentos, los siguientes consejos pueden ser útiles:

  • Evitar los alimentos duros
  • Elegir una dieta suave y fácil de masticar (como platos de pasta, pescado, carnes y verduras bien cocidas).
  • Evitar las consistencias mixtas, por ejemplo, cereal con leche. Las consistencias mixtas son más difíciles de controlar y es más probable que causen tos. Buscar alternativas más firmes, por ejemplo, una papilla.
  • Evitar los alimentos fibrosos y aquellos con pepitas, pieles, cáscaras (por ejemplo, tomates crudos, lechuga, carnes secas, maíz dulce, guisantes, frijoles horneados).
  • Es posible que el arroz y los alimentos secos y desmenuzables provoquen tos.
  • Si la boca se encuentra seca, hay que asegurarse de que la comida esté húmeda agregando mantequilla o alguna salsa.

¿A quién afecta la parálisis facial?

Afecta a hombres y mujeres por igual. Por lo general, ocurre en personas entre las edades de 15 y 60 años. Se podría aumentar el riesgo de tener parálisis facial si se tiene alguna de las siguientes entidades:

  • Enfermedad autoinmune
  • Diabetes
  • Antecedente familiar de parálisis facial
  • Herpes labial (virus del herpes simple)
  • Presión arterial alta (hipertensión)
  • Mononucleosis (virus de Epstein-Barr)
  • Herpes zóster (virus del herpes zóster)

¿Qué causa la parálisis facial?

Varios virus pueden desencadenar este tipo de parálisis. La afección ocurre cuando la hinchazón o la inflamación ejercen presión temporalmente sobre el nervio que controla los músculos faciales. Esta presión afecta la función del nervio, lo que dificulta el control de los músculos o las expresiones faciales.

A medida que disminuye la inflamación, el nervio comienza a funcionar nuevamente. Pueden pasar varios meses hasta que los síntomas desaparezcan.

¿Cuáles son los síntomas de la parálisis facial?

Los síntomas de la parálisis facial tienden a aparecer repentinamente y alcanzan una gravedad máxima dentro de las 48 a 72 horas. Algunas personas desarrollan síntomas leves. Otros experimentan una parálisis total. 

Los síntomas comienzan a mejorar gradualmente en tres semanas. Hasta el 80 % de las personas se recuperan por completo.

Además de la “cara caída” los signos de la parálisis facial incluyen:

  • Dificultad para hablar, comer o beber
  • Caída de la saliva
  • Ojos secos
  • Dolor facial o de oído
  • Dolor de cabeza
  • Pérdida del gusto
  • Zumbidos en los oídos (tinnitus)
  • Sensibilidad a los sonidos

¿Cómo se diagnostica la parálisis facial?

Se puede realizar un diagnóstico basado en los síntomas. Otras condiciones, como el accidente cerebrovascular, la sarcoidosis y la enfermedad de Lyme, también pueden causar parálisis facial. Para descartar esas causas, es posible que se le realice una o más de las siguientes pruebas:

  • Exámenes de sangre para detectar afecciones como la enfermedad de Lyme o la sarcoidosis
  • Electromiografía para medir la actividad nerviosa y el daño
  • Resonancia magnética nuclear o tomografía computarizada para descartar un accidente cerebrovascular u otras causas de daño nervioso

¿Cuál es el tratamiento de la parálisis facial?

La parálisis facial mejora sin tratamiento. Aun así, el especialista puede recomendar una o más de estas terapias para aliviar los síntomas y una recuperación más rápida:

  • Los corticosteroides orales, como la prednisona, disminuyen la inflamación de los nervios y pueden ayudar a recuperar el movimiento facial más rápido. Este tratamiento es más efectivo cuando lo comienza dentro de las 48 horas posteriores a la aparición de los síntomas
  • Los medicamentos antivirales, como el aciclovir para el herpes, pueden acelerar la recuperación, aunque no está claro cuánto beneficio brindan. Este tratamiento funciona mejor cuando se combina con corticosteroides orales
  • El cuidado de los ojos es muy importante. Las gotas para los ojos, incluidas las lágrimas artificiales, alivian los ojos secos e irritados. Si su párpado no se cierra, es posible que deba usar un parche en el ojo para proteger el ojo de irritantes y lesiones 
  • La cirugía de descompresión alivia la presión sobre el nervio y rara vez se realiza porque puede causar pérdida de audición y daño permanente al nervio facial
  • Los procedimientos de cirugía plástica facial funcional son opciones para las personas que no se recuperan para ayudar a corregir la asimetría facial y ayudar con el cierre de los párpados

¿Cuál es el pronóstico para los pacientes con parálisis facial?

La mayoría de las personas que desarrollan parálisis facial se recuperan sin tratamiento. El paciente debería notar una disminución gradual de los síntomas en unas pocas semanas. Dependiendo de la extensión del daño a los nervios, la recuperación completa puede llevar de dos a seis meses. Algunos síntomas duran más y algunas personas nunca se recuperan por completo.

¿Cuándo se debería acudir al médico?

Si el paciente experimenta nuevos síntomas de parálisis facial, como “cara caída” se recomienda acudir al médico. Es posible que el especialista quiera descartar otras causas, como un accidente cerebrovascular.

Se debe llamar inmediatamente a un médico en caso de:

  • Síntomas que no mejoran en tres meses
  • Irritación ocular crónica
  • Un párpado que no cierra
  • Deshidratación debido a la dificultad para beber y tragar
  • Pérdida de la audición

Encuéntranos sin problemas

También puedes visitarnos
nos encantaría conocerte

Sayula 310, Mitras Sur, 64020 Monterrey, N.L.

Lunes a viernes

9:00 am a 19:00 pm

Sábados

9:00 am a 14:00 pm

© 2023 Neurocenter. Todos los derechos reservados.