Haz tu cita llamando al        81 – 2089 – 22 44

Factores de Riesgo para Desarrollar Neuralgia Postherpética

Padecimientos

Factores de Riesgo para Desarrollar Neuralgia Postherpética

Esta dolorosa complicación pueden afectar tu calidad de vida, pero hay pasos que puedes seguir para reducir su riesgo. Al mejorar su conocimiento sobre la NPH y su prevención, puedes protegerte a ti mismo y a tus seres queridos.

La neuralgia postherpética es una complicación común del herpes zóster, también conocido como culebrilla. Es un dolor persistente y a menudo intenso que puede durar meses o incluso años después de que la erupción cutánea del herpes zóster haya desaparecido.

Conocer los factores de riesgo y cómo prevenir la NPH es crucial para evitar esta afección debilitante.

Factores de riesgo para la neuralgia postherpética:

  • Edad: Uno de los factores de riesgo más significativos para desarrollar NPH es la edad. Las personas mayores de 50 años tienen un riesgo mucho mayor de experimentar NPH. A medida que envejecemos, nuestro sistema inmunológico se debilita, lo que puede provocar una reactivación del virus de la varicela-zóster, causando herpes zóster y, en última instancia, NPH.
  • Antecedentes de herpes zóster: Si has tenido herpes zóster anteriormente, tu riesgo de desarrollar NPH aumenta. Es fundamental mantener un sistema inmunológico saludable y tomar precauciones adicionales si ya has experimentado un brote de herpes zóster.
  • Inmunosupresión: Las personas con sistemas inmunológicos debilitados, como aquellos con VIH, que están recibiendo quimioterapia o que toman medicamentos inmunosupresores, tienen un mayor riesgo de desarrollar NPH. Es crucial que estas personas sigan de cerca las recomendaciones médicas y tomen medidas preventivas
  • Gravedad del herpes zóster: Cuanto más severo sea el brote de herpes zóster, mayor será el riesgo de desarrollar NPH. Las personas con erupciones cutáneas más extensas o dolorosas deben estar particularmente alerta y buscar tratamiento médico de inmediato.

Prevención de la neuralgia postherpética

  • Vacunación: La vacuna contra el herpes zóster (Shingrix) es una herramienta eficaz para prevenir el herpes zóster y, por lo tanto, la NPH. La vacuna está recomendada para adultos mayores de 50 años, incluso si ya han tenido herpes zóster en el pasado.
    • Tratamiento temprano del herpes zóster: Si sospechas que tienes herpes zóster, busca atención médica de inmediato. Un tratamiento antiviral temprano puede reducir la gravedad y la duración del brote y disminuir el riesgo de desarrollar NPH.
    • Manejo del dolor: El manejo adecuado del dolor durante un brote de herpes zóster puede ayudar a prevenir la NPH. Habla con tu médico acerca de las opciones de tratamiento del dolor, como analgésicos, antidepresivos tricíclicos o medicamentos anticonvulsivos, que pueden ser eficaces para controlar el dolor y reducir el riesgo de NPH.
    • Mantener un sistema inmunológico saludable: Fortalecer tu sistema inmunológico puede disminuir la probabilidad de desarrollar herpes zóster y NPH. Manten una dieta equilibrada, haz ejercicio regularmente, duerme lo suficiente y reduce el estrés para mejorar tu salud en general y fortalecer tu sistema inmunológico.

      Afortunadamente, hay varias medidas que puede tomar para reducir su riesgo de desarrollar NPH:

    • Educación y concienciación: Conocer los síntomas del herpes zóster y los factores de riesgo para la NPH es fundamental para prevenir esta afección. Comparte este conocimiento con tus seres queridos y anima a aquellos en riesgo a tomar medidas preventivas.

¿Cuál es el tratamiento de la neuralgia postherpética?

El tratamiento de la neuralgia postherpética (NPH) se centra en aliviar el dolor y mejorar la calidad de vida del paciente. A continuación, se describen algunas opciones de tratamiento comunes:

  • Medicamentos para el dolor: Los analgésicos de venta libre, como el paracetamol, el ibuprofeno o el naproxeno, pueden ayudar a aliviar el dolor leve a moderado de la NPH. En casos de dolor más intenso, el médico puede recetar medicamentos más fuertes, como opioides, aunque estos deben usarse con precaución debido al riesgo de dependencia.
  • Antidepresivos tricíclicos: Los antidepresivos tricíclicos, como la amitriptilina, la nortriptilina o la imipramina, pueden ser efectivos en el tratamiento del dolor neuropático asociado con la NPH. Estos medicamentos pueden ayudar a reducir el dolor al interferir con las señales de dolor que se envían al cerebro.
  • Anticonvulsivos: Los medicamentos anticonvulsivos, como la gabapentina y la pregabalina, también pueden ser útiles para tratar el dolor neuropático de la NPH. Estos medicamentos actúan al disminuir la actividad eléctrica anormal en el sistema nervioso que puede contribuir al dolor.
  • Anestésicos tópicos: Los anestésicos tópicos, como los parches de lidocaína o las cremas que contienen capsaicina, pueden proporcionar alivio al aplicarse directamente sobre la piel en el área afectada. Estos medicamentos pueden ayudar a bloquear las señales de dolor en la piel.
  • Bloqueos nerviosos: En algunos casos, los médicos pueden recomendar bloqueos nerviosos, que son inyecciones de anestésicos locales y/o corticosteroides cerca de los nervios afectados. Estos bloqueos pueden proporcionar alivio temporal del dolor en pacientes con NPH.
  • Terapia física: La terapia física puede ser útil para mejorar la función y reducir el dolor en pacientes con NPH. Los ejercicios de movilidad y fortalecimiento pueden ayudar a mejorar la función en las áreas afectadas por el dolor.
  • Terapias complementarias: Algunas personas pueden encontrar alivio del dolor de la NPH a través de terapias complementarias, como la acupuntura, el masaje, la terapia cognitivo-conductual y la estimulación eléctrica nerviosa transcutánea (TENS).

Es importante recordar que cada caso de NPH es único, y el tratamiento más efectivo puede variar según el paciente. La comunicación abierta con tu médico es crucial para desarrollar un plan de tratamiento adecuado y personalizado que aborde tus síntomas y mejore tu calidad de vida.

La neuralgia postherpética puede ser una complicación debilitante y dolorosa del herpes zóster, pero al conocer los factores de riesgo y tomar medidas preventivas, puedes protegerte a ti mismo y a tus seres queridos. En Neurocenter, nos esforzamos por brindarte información precisa y valiosa para ayudarte a tomar decisiones informadas sobre tu salud neurológica.

Si tú o alguien que conoces está experimentando síntomas de herpes zóster o NPH, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. Nuestro equipo de expertos en atención neurológica y neurorehabilitación está aquí para ayudarte en cada paso del camino. Programa una cita en Neurocenter hoy mismo y comienza tu camino hacia una vida más saludable y sin dolor.

Encuéntranos sin problemas

También puedes visitarnos
nos encantaría conocerte

Sayula 310, Mitras Sur, 64020 Monterrey, N.L.

Lunes a viernes

9:00 am a 19:00 pm

Sábados

9:00 am a 14:00 pm

Síguenos

© 2023 Neurocenter. Todos los derechos reservados. 

¿Qué son las crisis de ausencia?

Padecimientos

¿Qué son las crisis de ausencia?

Las crisis de ausencia también son conocidas como crisis de “pequeño mal “producidas por una alteración breve de la función cerebral debido a una actividad eléctrica anormal hipersincrónica de las neuronas

Las ausencias se presentan como pérdidas transitorias de la continuidad de la conciencia; el paciente interrumpe la actividad que está haciendo en ese momento y fija la vista al frente o puede girar los ojos hacia arriba; durante algunos segundos no responde, ni habla, ni atiende a los demás. Después de la crisis continúa lo que estaba haciendo y tal vez no se haya dado cuenta de esto.

Durante la crisis se detiene la actividad normal del cerebro por unos cuantos segundos y pueden haber leves movimientos involuntarios. Las ausencias pueden presentarse solas o estar asociadas con automatismos como chupeteo, reflejo de búsqueda (estar buscando un objeto con la mano) o parpadeo así como de componentes tónico clónicos.

¿Cómo podemos clasificar las crisis de ausencia?

Las crisis de ausencia las podemos clasificar como típicas o atípicas

Ausencias típicas: Breves y repentinos episodios de pérdida de conciencia inferior a 15 segundos normalmente, con recuperación sin periodo postcrítico, inician alrededor de los 4 y 8 años, presentan hiperventilación o hipoglucemia como desencadenante, no condicionan a retraso psicomotor y entre el 60 y 70% remiten en la adolescencia, presentan un patron caracteristico en el EEG como descargas generalizadas y simétricas de punta onda lenta menor a 3 Hz (patognomónico), el pronóstico es bueno y el tratamiento se basa en administración de valproato y etosuximida.

Ausencias atípicas: Se diferencian de las típicas por menor trastorno de nivel de conciencia, signos motores más evidentes y comienzo y final menos bruscos y pueden presentar periodo postcrítico, y automatismos gestuales más bruscos, están asociadas a anomalías estructurales.presentan un patrón característico en el EEG como un patrón lento y generalizado de punta onda menor a 2.5 HZ,el pronóstico no es muy bueno debido a su asociación con el síndrome de lennox gastaut, déficit intelectual y retraso en el neurodesarrollo y es resistente al tratamiento con valproato.

Se le conoce como picnolepsia a la aparición de múltiples crisis de ausencia de episodios breves durante el día.

¿Cómo puedo detectar si mi hijo está presentando una crisis de ausencia típica?

Un indicador de una crisis de ausencia simple es una mirada vacía, que se puede confundir con falta de atención, y que dura alrededor de 10 segundos, aunque puede durar hasta 20 segundos, sin ninguna desorientación, dolor de cabeza o somnolencia posterior. Los signos y síntomas de la crisis de ausencia son los siguientes:

  • Interrupción repentina de un movimiento sin caerse
  • Chasquido de labios
  • Aleteo de los párpados
  • Movimientos de masticación
  • Fricción de los dedos
  • Pequeños movimientos con ambas manos

Después, no hay recuerdo del incidente. Algunas personas tienen muchos episodios diarios que interfieren en las actividades escolares o cotidianas.

Síntomas de crisis de ausencia atípicas

El primer signo de este trastorno puede ser un deterioro en la capacidad de aprendizaje del niño cuando son atípicas y pueden acompañarse de otros trastornos como mioclonías, atonías etc. Es posible que los profesores realicen comentarios sobre la incapacidad del niño de prestar atención o sobre que el niño, a menudo, sueña despierto.

  • Crisis atónica.
  • Ausencia de movimiento muscular.
  • Caída repentina, pérdida de la postura.
  • Pérdida del tono muscular.
  • Cambios en el estado de conciencia.
  • Mirada fija involuntaria.
  • Torpeza con las manos.
  • Temblor de los párpados.
  • Puede haber un comienzo más lento y gradual de la convulsión.
  • Cada convulsión dura segundos o minutos.
  • La recuperación puede ser más lenta.
  • Pueden tener un período corto de confusión.
  • No hay recuerdo de la convulsión o comportamiento extraño.

¿Cuándo consultar al neurólogo?

El médico neurólogo es el mejor médico para detectar, diagnosticar y tratar las crisis de ausencia si usted nota por primera vez la crisis, si ya esta diagnosticada con crisis pero se agregan nuevos movimientos o alteraciones como crisis tónicas,atónicas,tonico-clonicas, mioclonías etc, si no está respondiendo al tratamiento es indicación de acudir con el neurólogo.

¿Cómo se diagnostican las crisis de ausencia?

El médico neurólogo mediante un interrogatorio y una exploración física detallada podrá determinar frente a qué tipo de crisis epiléptica se están enfrentando, podrá solicitar estudios de laboratorio y en especial un estudio de neurofisiología llamado electroencefalograma por medio del cual podrá detectar la actividad eléctrica de las neuronas del paciente y mediante la identificación de los trazos podrá saber. 

Si la crisis se trata de una ausencia típica se detecta punta onda lenta menor a 3 hertz, los complejos son de mayor amplitud en las regiones anteriores. En numerosos pacientes el trazado intercrítico de base o fondo no es normal. Desde el punto de vista clínico es evidente su aparición y final súbito. Responden a la maniobra de la hiperventilación en más del 95 % de los pacientes.La fotoestimulación realizada durante el electroencefalograma puede provocar anomalías.

En la ausencia atípica punta onda menor a 2.5 hertz La actividad de base o fondo generalmente es anormal: puede ser desorganizada, presencia de numerosas descargas focales o generalizadas. Habitualmente no son provocadas por la hiperventilación.

¿Cuál es el tratamiento de las crisis de ausencia?

Como ya se mencionó el tratamiento farmacológico de elección para las crisis de ausencia típica es la etosuximida (cuando son solo crisis de ausencia de preferencia) y el valproato (cuando se acompaña de otras crisis) y para las atípicas se requieren más de un solo fármaco por la pobre respuesta. En caso de las ausencias atípicas que cursan con retraso del neurodesarrollo es indispensable la terapia de neuro rehabilitación temprana para mejorar los hitos del neurodesarrollo.

Existen más entidades relacionadas con las crisis de ausencia como las Mioclonías palpebrales con ausencias (síndrome de Jeavons) donde las crisis de mioclonías de los párpados con ausencia se traducen por ausencias muy numerosas en el día.El electroencefalograma durante las crisis muestra descargas de polipuntas-ondas de 3 ciclos por segundo. Pero hablar de todos nos llevaría muchísimas más palabras de las ya escritas, los dejamos para próximos artículos.

Encuéntranos sin problemas

También puedes visitarnos
nos encantaría conocerte

Sayula 310, Mitras Sur, 64020 Monterrey, N.L.

Lunes a viernes

9:00 am a 19:00 pm

Sábados

9:00 am a 14:00 pm

© 2023 Neurocenter. Todos los derechos reservados. 

Tratamiento: Abordaje integral de la hemiplejia

Servicios

Tratamiento: Abordaje integral de la hemiplejia

La hemiplejía es una condición médica en la que un lado del cuerpo se paraliza. Esto generalmente ocurre cuando se produce una lesión cerebral o de la médula espinal.

El tratamiento de la hemiplejía está dirigido a la recuperación de las funciones corporales, así como de la prevención de complicaciones que puedan surgir. Algunas de estas opciones de tratamiento incluyen:

  • Medicamentos recetados
  • Terapia física y ocupacional
  • Dispositivos médicos
  • Intervención quirúrgica.

¿Qué puede causar la hemiplejía?

La causa subyacente de la hemiplejia es el daño cerebral resultado de una alteración del flujo sanguíneo. Esta interrupción puede ser por varios factores. La hemiplejía puede ser un trastorno presente en el nacimiento, o puede adquirirse después del nacimiento. La causa subyacente de la hemiplejia es el daño al cerebro como resultado del flujo sanguíneo alterado. Esta interrupción puede estar causada por varios factores.

La causa más común de la hemiplejia es el accidente cerebrovascular. Un derrame cerebral ocurre cuando se forma un coágulo y se obstruye el flujo normal de la sangre o cuando un vaso sanguíneo se rompe, corta o interrumpe el flujo de sangre. Los accidentes cerebrovasculares perinatales, se producen en los niños después de los tres días del nacimiento, y puede causar parálisis cerebral en niños. Los límites de la parálisis cerebral no funcionan específicamente como la parálisis total, sino más bien como los espasmos incontrolables. 

Otra causa de la hemiplejía puede ser la perturbación resultante del flujo sanguíneo al cerebro a causa de una lesión en los centros motores del cerebro. El sangrado excesivo que acompaña a algunas lesiones de la cabeza o bien priva al cerebro de sangre o afecta a los vasos sanguíneos a través de la inflamación.

¿Qué síntomas maneja la hemiplejía?

Los síntomas de la hemiplejia dependen de la parte afectada del cerebro. Por lo tanto, la gravedad de los síntomas también dependerá de esto.

Los síntomas de la hemiplejia dependen de la parte afectada del cerebro. Por lo tanto, la gravedad de los síntomas también dependerá de esto. Los síntomas más habituales son:

  • Problemas para caminar
  • Problemas con el equilibrio al caminar
  • Dificultad para tragar
  • Problemas con la visión: Visión borrosa o debilitada.
  • Problemas al deletrear
  • Adormecimiento
  • Hormigueo o pérdida de las sensaciones en una mitad del cuerpo. 
  • Pérdida de control sobre el intestino y la vejiga.
  • Problemas al coger objetos, atar los cordones. 
  • Depresión.

Dependiendo del lado afectado habrá diferentes tipos de síntomas:

La hemiplejía derecha está causada por daños producidos en el hemisferio izquierdo. La hemiplejía izquierda está causada por daños producidos en el hemisferio derecho. La hemiplejía derecha causa: Pérdida de sensaciones en el lado izquierdo. Esta condición se llama afasia. La hemiplejía izquierda causa: Pérdida del control de los movimientos voluntarios, Dificultad para coger los objetos, pérdida de la capacidad de dibujar, peinarse o cocinar.

Las condiciones como la hemiplejía alternante tienen episodios recurrentes de hemiplejía. Pero, los ataques son precedidos generalmente por síntomas de advertencia como: Bostezar, agitar, fatigar, estar cansado                 

La hemiplejía pura tiene que diferenciarse de la hemiplejía que afecta a los niños. Aunque es bastante rara, esta condición puede ir acompañada de episodios recurrentes de debilidad en una mitad del cuerpo alternada con períodos en los que no hay puntos débiles. Durante un ataque, el niño puede sufrir muchos de los síntomas de un derrame cerebral. Incluso, pueden desarrollar secuelas a largo plazo, como los trastornos del movimiento y los problemas de conducta.

Diagnóstico de la hemiplejía

Lo más importante para determinar el diagnóstico de la hemiplejía es encontrar la causa. Para esto se deben realizar una serie de pruebas. Lo más importante para determinar el diagnóstico de la hemiplejía es encontrar la causa. Para esto se deben realizar una serie de pruebas:

  • Recuento sanguíneo completo
  • Prueba bioquímica de la sangre
  • Procedimiento no invasivo por estudios de imagen por rayos x.
  • Resonancia magnética; un procedimiento no invasivo y altamente sensible que ayuda a identificar la causa del daño.
  • EEG (electroencefalograma), en donde se mide la actividad de los nervios dentro del cerebro.

¿Cómo tratar la hemiplejía?

El tratamiento de la hemiplejía está dirigido a la recuperación de tantas funciones corporales como sea posible y a la prevención de complicaciones.

La hemiplejía es una condición médica en la que un lado del cuerpo se paraliza. Esto generalmente ocurre cuando se produce una lesión cerebral o de la médula espinal. El tratamiento de la hemiplejía está dirigido a la recuperación de las funciones corporales, así como de la prevención de complicaciones que puedan surgir. Algunas de estas opciones de tratamiento incluyen:

  • Medicamentos recetados: Los analgésicos se prescriben a menudo, sobre todo si tienen migrañas. Los anticoagulantes se encuentran entre los medicamentos más prescritos para la hemiplejia. Este tipo de medicamento ayuda a prevenir los coágulos de sangre que son propensos para la formación cuando el movimiento del cuerpo es limitado.
  • Terapia física y ocupacional; La fisioterapia consiste en ejercitar los músculos afectados con el fin de promover la salud muscular, así como para prevenir la atrofia o atrofia del músculo debido a la falta de usarlo. En los casos en que el paciente no es capaz de mejorar con estos ejercicios, el fisioterapeuta realizará los ejercicios de movimiento y estiramiento de los músculos afectados de forma manual. La terapia ocupacional está equipada para entrenar a los pacientes de manera creativa para ayudarles a cuidar de sí mismos cuando las habilidades motoras se ven comprometidas.
  • Utilización de dispositivos médicos
  • Intervención quirúrgica; es necesaria en los casos más graves. Depende de la lesión que puede necesitar casos en donde se insertan barras en la columna vertebral.

Encuéntranos sin problemas

También puedes visitarnos
nos encantaría conocerte

Sayula 310, Mitras Sur, 64020 Monterrey, N.L.

Lunes a viernes

9:00 am a 19:00 pm

Sábados

9:00 am a 14:00 pm

© 2023 Neurocenter. Todos los derechos reservados. 

¿Qué puede detectar un electroencefalograma?

electroencefalograma-monterrey-neurocenter

Servicios

¿Qué puede detectar un electroencefalograma?

Un electroencefalograma (EEG) es una prueba que mide la actividad eléctrica del cerebro. A través de electrodos colocados en el cuero cabelludo, el EEG puede detectar patrones de actividad eléctrica que pueden indicar problemas neurológicos o trastornos del cerebro. Algunas de las cosas que un EEG puede detectar incluyen:

  • Convulsiones: el EEG puede detectar patrones de actividad eléctrica anormales que pueden indicar la presencia de convulsiones o epilepsia.
  • Trastornos del sueño: el EEG puede detectar patrones de actividad cerebral asociados con trastornos del sueño, como el insomnio, la apnea del sueño y el síndrome de piernas inquietas.
  • Lesiones cerebrales: el EEG puede detectar cambios en la actividad cerebral que pueden indicar una lesión cerebral o daño cerebral.
  • Tumores cerebrales: el EEG puede detectar patrones de actividad eléctrica anormales que pueden indicar la presencia de un tumor cerebral.
  • Enfermedades neurodegenerativas: el EEG puede detectar patrones de actividad cerebral anormales que pueden indicar enfermedades neurodegenerativas como la enfermedad de Alzheimer y la enfermedad de Parkinson.

En general, el EEG es una herramienta útil en el diagnóstico y tratamiento de trastornos neurológicos y del cerebro, y puede proporcionar información importante para el médico tratante.

¿Cuáles son los riesgos de un electroencefalograma?

Los electroencefalogramas son seguros. Si se tiene una afección médica, se debe hablar con el médico antes de la prueba. 

Si se tiene un trastorno convulsivo, existe un ligero riesgo de que las luces intermitentes y la respiración profunda del electroencefalograma provoquen una convulsión. Esto es raro. Un equipo médico estará disponible para responder de inmediato si se presentan convulsiones durante la prueba.

En otros casos, un médico puede desencadenar una convulsión durante la prueba para obtener una lectura. El personal médico estará disponible para que la situación sea monitoreada de cerca.

¿Cuál es la preparación para un electroencefalograma?

Hay algunas cosas que debe hacer para prepararse para el electroencefalograma:

  • No comer ni beber nada con cafeína durante 8 horas antes de la prueba
  • El médico puede darle instrucciones sobre cuánto dormir si se espera que el paciente duerma durante el electroencefalograma
  • Comer normalmente la noche anterior y el día del procedimiento. Un nivel bajo de azúcar en la sangre podría significar resultados anormales
  • Informar al médico sobre cualquier medicamento, tanto recetado como de venta libre y los suplementos que se estén tomando
  • Lavarse el cabello la noche anterior a la prueba. No usar ningún producto para peinar sin enjuague. Si utiliza extensiones que usan pegamento, se deberán de quitar

¿En qué consiste un electroencefalograma?

  1. El paciente se acuesta en la mesa de exploración o en la cama y un técnico coloca unos 20 sensores pequeños en el cuero cabelludo. Estos sensores, llamados electrodos, recogen la actividad eléctrica de las células dentro del cerebro llamadas neuronas y las envían a una máquina, donde aparecen como una serie de líneas grabadas en papel o mostradas en la pantalla de una computadora
  2. Una vez que comience la grabación, se le pedirá al paciente que se quede inmóvil
  3. El paciente se relaja con los ojos abiertos primero y luego con los ojos cerrados. El técnico le puede pedir al paciente que respire profunda y rápidamente o que mire fijamente una luz intermitente, ya que ambos pueden cambiar los patrones de ondas cerebrales. La máquina solo registra la actividad del cerebro y no la estimula.
  • Es raro tener una convulsión durante la prueba
  • Puede hacerse un electroencefalograma por la noche mientras el paciente duerme. Si también se registran otras funciones corporales, como la respiración y el pulso, la prueba se llama polisomnografía.
  • En algunos casos, es posible que envíen al paciente a casa con un dispositivo de electroencefalograma, que enviará los datos directamente al consultorio del médico o los registrará para su posterior análisis.

¿Qué hacer después de un electroencefalograma?

Una vez que termine el electroencefalograma, sucederán las siguientes cosas:

  • El técnico quitará los electrodos y lavará el pegamento que los mantuvo en su lugar. Se puede utilizar un poco de quitaesmalte en casa para deshacerse de los restos pegajosos
  • A menos que esté teniendo convulsiones activamente o que su médico le diga que no debe hacerlo, puede conducir hasta su casa. Pero si el electroencefalograma se hizo durante la noche, es mejor que al paciente lo regrese a casa otra persona
  • Por lo general, el paciente puede comenzar a tomar los medicamentos que dejó de tomar específicamente para la prueba.
  • Un neurólogo, un médico que se especializa en el cerebro, observará el registro del patrón de ondas cerebrales

Encuéntranos sin problemas

También puedes visitarnos
nos encantaría conocerte

Sayula 310, Mitras Sur, 64020 Monterrey, N.L.

Lunes a viernes

9:00 am a 19:00 pm

Sábados

9:00 am a 14:00 pm

© 2023 Neurocenter. Todos los derechos reservados. 

¿Por qué da parálisis facial?

Padecimientos

¿Por qué da parálisis facial?

En la mayoría de las ocasiones, se desconoce por qué se da la parálisis facial, cuando esto ocurre se le denomina parálisis de Bell. A pesar de ser de causa desconocida, sí se ha encontrado una relación con infecciones causadas por virus y enfermedades autoinmunes. De la misma forma existen otras causas bien definidas que pueden generar parálisis facial como los eventos cerebrovasculares o enfermedades que afectan al sistema nervioso central.

¿Qué es la parálisis facial?

La parálisis facial se refiere a la pérdida de la movilidad de los músculos de un lado de la cara los cuales están controlados por un nervio craneal VII o nervio facial de cada lado. Cuando existe un daño en este nervio es cuando se pierde la conexión entre el cerebro y los músculos por lo que se pierde la capacidad de realizar algunos movimientos como levantar las cejas, cerrar los ojos, sonreír o inflar los cachetes. 

Existen múltiples causas de la parálisis facial, dependiendo de las causas los síntomas, la duración de los mismos y el tratamiento es diferente. 

¿Existen tipos de parálisis facial?

Debido a que existe una porción en donde los nervios de cada lado comparten información, la parálisis se presenta de diferente manera dependiendo si la lesión se encuentra antes o después de este cruce de información. En general, la parálisis facial se divide en dos tipos:

Parálisis facial central: Debido a que la lesión se encuentra previo al cruce de información, en este tipo de lesiones sólo se pierde la movilidad de los músculos de la mitad inferior de la cara por lo que los síntomas que se presentan son: 

  • Incapacidad para sonreír con desviación de la comisura bucal hacia el lado sano
  • Incapacidad para arrugar la nariz del lado afectado
  • Persiste capacidad para levantar cejas y cerrar ojos

-Parálisis facial periférica: Esta lesión ocurre posterior al cruce de información entre ambos nervios faciales por lo que se pierde la movilidad en la totalidad de un lado de la cara. En este caso los síntomas que se presentan son:

  • Incapacidad para sonreír con desviación de la comisura bucal hacia el lado sano
  • Incapacidad para arrugar la nariz del lado afectado
  • Incapacidad para levantar la ceja
  • Incapacidad para cerrar el ojo

¿Cuáles son las causas de acuerdo al tipo de parálisis?

Como se mencionó previamente, dependiendo del tipo de parálisis se pueden pensar en diagnósticos que expliquen el por qué de la misma. A continuación mencionamos algunas de las causas: 

Parálisis facial central

Debido a que estas lesiones se encuentran dentro del cerebro se debe pensar principalmente en enfermedades que afectan el sistema nervioso central: 

  • Enfermedad cerebral vascular (EVC) o embolia: Estos pueden ser ocasionados por pérdida de oxigenación en una parte del cerebro (isquemia) o por sangrado (hemorragia). Los principales factores de riesgo son la presencia de hipertensión arterial o una malformación en los vasos del cerebro. 
  • Tumores cerebrales: Cualquier tipo de tumor puede llegar a comprimir el nervio facial y ocasionar un daño. Los tumores cerebrales suelen acompañarse de otros síntomas como dolor de cabeza intenso o problemas visuales.
  • Malformación vascular cerebral: Son malformaciones desde el nacimiento entre venas y arterias cerebrales que las hacen susceptibles a sangrados o a comprimir estructuras. 

Parálisis facial periférica

Esta lesión, como su nombre lo dice, se encuentra periférica o fuera del sistema nervioso central. 

  • Idiopática: conocida como parálisis de Bell, en este caso se desconoce la causa con exactitud. 
  • Infecciones por virus: Enfermedades por Epstein-Barr (mononucleosis infecciosa), poliomielitis, meningitis por VIH o herpes (labial o genital) pueden generar un daño en el nervio facial como parte de las complicaciones.
  • Infecciones por bacterias: Tuberculosis meníngea, enfermedad de Hansen (lepra), tétanos, enfermedad de Lyme e incluso otitis media son infecciones bacterianas que pueden causar parálisis facial. 
  • Tumores: Al igual que los tumores intracerebrales, también pueden existir tumores a lo largo del trayecto del nervio facial en su porción periférica que lo comprima y comprometa su función. 
  • Traumáticas: Posterior a un golpe o traumatismo, se puede o no acompañarse de fracturas craneofaciales.
  • Neurológicas: Enfermedades como el síndrome de Guillain-Barré o encefalitis son enfermedades que generan inflamación y afectan a múltiples zonas del sistema nervioso central, dentro de ellas el nervio facial. 
  • Metabólicas: Enfermedades como la diabetes o amiloidosis pueden generar complicaciones al dejar los nervios sin circulación y generar isquemia. 
  • Otras enfermedades: Existen algunas enfermedades infrecuentes que también se pueden acompañar de parálisis facial, por ejemplo la sarcoidosis o el lupus eritematoso sistémico.

¿Cuándo acudir con un especialista?

Siempre que existe parálisis facial es aconsejable acudir a una valoración especializada lo más pronto posible. Lo más importante siempre es descartar que no se trate de una urgencia médica como un evento cerebrovascular o embolia en los cuales se cuenta con poco tiempo para recibir un tratamiento efectivo, en este caso se presenta parálisis facial de la mitad inferior de un lado de la cara (parálisis facial central) y se puede acompañar de parálisis de la mitad del cuerpo, dolor de cabeza intenso o desorientación. 

Si bien existen diversas causas tanto de parálisis facial central como de periférica, usualmente las enfermedades se acompañan de una serie de síntomas que orientan hacia el diagnóstico (a excepción la parálisis de Bell, cuya causa es idiopática). Por eso es importante indicarle al médico si han existido otras molestias como dolor de cabeza, fiebre, infecciones de garganta o pulmones, golpes o enfermedades crónicas como diabetes.

¿Existe cura?

No existe un sólo tratamiento para la parálisis facial, muchas veces cede de forma espontánea, sin embargo se aconseja recibir rehabilitación física para reactivar el nervio facial y los músculos afectados. En este caso se realizan diversos ejercicios que tienen como finalidad recuperar la mayor movilidad posible para conservar la calidad de la persona.

Igualmente el tratamiento debe incluir una solución a la causa y se puede conseguir mejores resultados si se mantiene un buen control de las enfermedades crónicas metabólicas.

Encuéntranos sin problemas

También puedes visitarnos
nos encantaría conocerte

Sayula 310, Mitras Sur, 64020 Monterrey, N.L.

Lunes a viernes

9:00 am a 19:00 pm

Sábados

9:00 am a 14:00 pm

© 2023 Neurocenter. Todos los derechos reservados. 

Fisioterapia para casos de Paresia Espástica

Servicios

Fisioterapia para casos de Paresia Espástica

El abordaje fisioterapéutico está enfocado en mejorar las funciones musculares del paciente, para de esta manera devolver la funcionalidad y movimiento de los miembros afectados. El tratamiento de las lesiones del sistema nervioso central y periférico se puede tratar con las siguientes técnicas:

  • Método de Rood
  • Método Kabat
  • Método Bobath
  • Movilizaciones pasivas y activas de miembros.-
  • Entrenamiento postural y de la marcha
  • Aplicación de agentes físicos
  • Estiramientos musculares

La fisioterapia es un componente importante en el tratamiento de la paresia espástica, que se caracteriza por la debilidad muscular y la rigidez. La fisioterapia puede ayudar a mejorar la movilidad, la flexibilidad y la fuerza muscular, reducir la espasticidad y mejorar la calidad de vida.

Los objetivos de la fisioterapia para la paresia espástica pueden incluir:

  • Mejorar la postura y el equilibrio.
  • Mejorar la fuerza y la resistencia muscular.
  • Reducir la espasticidad.
  • Mejorar la movilidad articular y la flexibilidad.
  • Mejorar la coordinación y la marcha.

Los fisioterapeutas utilizan una variedad de técnicas y tratamientos para lograr estos objetivos. Algunas de las técnicas más comunes incluyen:

  • Estiramientos: los estiramientos pueden ayudar a reducir la rigidez muscular y mejorar la flexibilidad.
  • Masaje: el masaje puede ayudar a reducir la espasticidad, mejorar la circulación sanguínea y reducir el dolor.
  • Ejercicio terapéutico: los ejercicios específicos pueden ayudar a mejorar la fuerza muscular, la movilidad y la coordinación.
  • Terapia ocupacional: la terapia ocupacional puede ayudar a mejorar la función de las actividades de la vida diaria.
  • Entrenamiento de la marcha: el entrenamiento de la marcha puede ayudar a mejorar la coordinación y la marcha.

Además de la fisioterapia, otros tratamientos para la paresia espástica pueden incluir la medicación, la inyección de toxina botulínica, la terapia ocupacional y la cirugía. Es importante trabajar con un equipo de profesionales de la salud para desarrollar un plan de tratamiento completo y efectivo.

¿Qué es la paraparesia espástica?

También conocido como Paraplejía Espástica Hereditaria, Paraparesia Espástica Hereditaria, Paraplejía Espástica Familiar o Síndrome del Asentamiento Francés, la paraparesia espástica familiar es una de las enfermedades consideradas como raras.

  • Tiene una baja incidencia en la población.
  • Afecta a menos de 5 de cada 10 mil habitantes.
  • La base genética de la paraparesia espástica hereditaria varía, y para muchas formas es desconocida.
  • Afecta principalmente a las neuronas motoras altas causando rigidez progresiva y debilidad severa en las piernas.
  • Con el tiempo se acentúa produciendo cojera, rodillas en aducción, pies equinos (pie en flexión plantar, aducción e inversión haciendo que al caminar sólo se apoye el antepie generando una marcha de puntillas, pues el talón no contacta con el suelo)
  • Alteraciones de la marcha (marcha en tijera)
  • Problemas urinarios e incluso trastornos del habla.

¿Qué síntomas encontramos?

Se caracteriza por:

  • La presencia espástica progresiva, más llamativa que la debilidad, causando hiperreflexia de miembros inferiores, con signo de Babinski e historia familiar positiva.
  • Los signos incluyen tendencia a tropezar en superficies irregulares o dificultad de comienzo en edades tempranas.
  • Se manifiesta un retardo en el desarrollo motor en la infancia tardía.
  • Hay daño sensitivo que se encuentra como característica obligada en las columnas dorsales.
  • Los únicos signos clínicos son anormalidades sensitivas, que son mínimas.

Las formas más complicadas, por lo general, son de herencia cromosómica recesiva y se caracteriza por signos que incluye:

  • Retraso mental y demencia
  • Epilepsia
  • Signos cerebelosos
  • Atrofia óptica y anormalidades retinianas
  • Glaucoma
  • Miotonía
  • Amiotrofia de músculos.

¿Cómo lo diagnosticamos?

La enfermedad debe sospecharse en todo niño o adulto con espasticidad en miembros inferiores con antecedentes familiares positivos.

Mediante el examen clínico se deben buscar entonces los otros signos de mayor importancia como la hiperreflexia en miembros inferiores y el signo Babinski, así como indagar en el resto (trastornos de esfínteres, trastornos sensitivos, debilidad o hiperreflexia de miembros superiores).

En dependencia de la asociación o no con otros signos se sospechará una paraparesia espástica complicada o pura. Estudios que se realizan para comprobar la enfermedad:

  • Evaluación clínica
  • Resonancia magnética nuclear de la médula espinal y cerebro que destacan tumores y alteraciones acompañantes.
  • Mielografía, ayuda a descartar tumores.
  • Potenciales evocados somatosensoriales y motores, determinan las vías nerviosas dañadas.
  • Electromiografía, que es importante determinar si se trata de un patrón neuropático en donde se descartan enfermedades neuromusculares.
  • Pruebas serológicas, para descartar enfermedades curables como la neurosífilis.
  • Estudios genéticos moleculares por análisis de DNA.

Encuéntranos sin problemas

También puedes visitarnos
nos encantaría conocerte

Sayula 310, Mitras Sur, 64020 Monterrey, N.L.

Lunes a viernes

9:00 am a 19:00 pm

Sábados

9:00 am a 14:00 pm

© 2023 Neurocenter. Todos los derechos reservados. 

¿Cuáles son los síntomas de una trombosis cerebral?

Padecimientos

¿Cuáles son los síntomas de una trombosis cerebral?

El cerebro es una estructura compleja que se compone de células especializadas y de las vías o conexiones entre cada una de ellas. Al contrario de lo que puede parecer, el cerebro es más que “una masa” ya que tiene una organización asombrosa.

Cada área del cerebro se encarga de ciertas funciones y a su vez cada área se comunica con otras entre sí para lograr una interacción con el medio. 

Al ser un órgano tan importante, el cerebro requiere muchos nutrientes, mismos que son transportados y entregados a través de los vasos sanguíneos. No es de extrañar tampoco que una de las primeras ramas arteriales que salen del corazón sean destinadas a irrigar y nutrir al cerebro. 

La vasculatura cerebral, cómo en todos los órganos, se divide en circulación arterial (que se encarga de llevar la sangre oxigenada y rica en nutrientes desde el corazón hacia el cerebro) y en circulación venosa (encargada de recoger la sangre “ya utilizada” y devolverla al corazón para repetir el ciclo).

¿Qué tan frecuentes son las enfermedades de los vasos del cerebro?

Las enfermedades de la circulación cerebral son más comunes de lo que creemos, y un ejemplo claro es que todos hemos escuchado en películas, telenovelas o por amigos, los términos “embolia cerebral, derrame cerebral, infarto cerebral, etc”, aunque el término correcto es evento cerebrovascular. 

Los eventos cerebrovasculares se originan cuando existe una obstrucción aguda del flujo sanguíneo cerebral, ocasionando que la zona del cerebro destinada a nutrirse por dicho vaso sanguíneo, sufra por ausencia de oxígeno, glucosa y otros nutrientes, lo que ocasiona daño y muerte celular, inflamación y pérdida de la función. 

Los eventos cerebrovasculares son muy frecuentes y de una manera muy alarmante ha ido en aumento su incidencia. Por ejemplo, se estima que entre un 2 a 10% de los adultos pueden llegar a sufrir un evento cerebrovascular a lo largo de su vida, porcentaje que aumenta ante la presencia de otros factores de riesgo como la diabetes mellitus, hipertensión arterial o colesterol elevado.

¿Qué pasa cuando se “tapan” las venas del cerebro?

Todo lo anterior descrito hace referencia a la circulación de tipo arterial, sin embargo, también puede desarrollarse una obstrucción en la circulación venosa, es decir, aquellos vasos sanguíneos que llevan sangre desde el cerebro hasta el corazón. 

Ésta entidad se denomina trombosis cerebral, y aunque es menos común que los eventos cerebrovasculares arteriales, merece también de una atención especial.

Dependiendo del tipo y el tamaño de la vena que se afecte, los pacientes pueden pasar asintomáticos, referir síntomas leves como dolor de cabeza o mareos, hasta ser realmente graves y devastadores.

¿Cuáles son las causas o factores de riesgo?

A diferencia del ictus o stroke en los que las enfermedades crónico degenerativas como la diabetes o la hipertensión arterial son factores de riesgo bien definidos, en la trombosis arterial existen mecanismos distintos, y se han asociado más con cualquier condición médica que aumente el riesgo de producir trombos (coágulos), como:

  • Enfermedades hematológicas (de la sangre)
  • Oncológicas (diferentes tipos de cáncer)
  • Enfermedades sistémicas como cirrosis hepática
  • Enfermedades reumatológicas como el lupus eritematosos sistémico
  • Síndrome antifosfolípidos
  • Condiciones más comunes como los embarazos.

¿Qué síntomas puede presentar un paciente?

Cuándo se llegan a manifestar síntomas, los pacientes pueden referir:

  • Mareos
  • Náuseas
  • Dolores de cabeza intensos
  • Somnolencia
  • Alteración del estado de conciencia.

Algunos pacientes pueden desarrollar síntomas y signos más inespecíficos como:

  • Fiebre
  • Vómitos
  • Alteraciones visuales, principalmente visión borrosa.

La trombosis cerebral se considera una emergencia dentro de la neurología y por lo tanto requiere de un diagnóstico y tratamientos rápidos y óptimos.

El riesgo de no ser tratada a tiempo puede condicionar a pérdida de funciones cerebrales, desarrollo de infartos cerebrales, transformación a hemorragia cerebral y en los casos más graves incluso causar la muerte.

Diagnóstico y tratamiento de la trombosis cerebral

Ante la presencia de cualquiera de los síntomas mencionados el paciente debe acudir a urgencias, en donde el diagnóstico se realizará uniendo la historia clínica y el resultado de estudios especiales como la tomografía de cerebro o la resonancia magnética de cerebro, en donde será posible apreciar los vasos sanguíneos afectados y la magnitud del daño. 

El tratamiento es individualizado, aunque de manera muy general consiste en iniciar medicamentos que disminuyan el riesgo de coágulos y eliminen los coágulos que ya se encuentren formados; este tipo de medicamentos se llaman anticoagulantes

Cuándo el paciente tiene mucho riesgo de sangrar por los anticoagulantes, o si el hospital al que se acude tiene capacidad, se puede realizar un procedimiento intervencionista en el que se accede a la vena ocluida y se remueve el coágulo de una forma directa.

¿Qué esperar después de un evento de trombosis cerebral?

El pronóstico depende de la magnitud de la trombosis y del tiempo que transcurrió hasta que el vaso sanguíneo se liberó. Por lo que en algunos pacientes pueden no quedar secuelas mientras que en otros se puede desarrollar cierto grado de limitación.

Encuéntranos sin problemas

También puedes visitarnos
nos encantaría conocerte

Sayula 310, Mitras Sur, 64020 Monterrey, N.L.

Lunes a viernes

9:00 am a 19:00 pm

Sábados

9:00 am a 14:00 pm

© 2023 Neurocenter. Todos los derechos reservados. 

¿Qué es una paraparesia y qué la causa?

Padecimientos

¿Qué es una paraparesia y qué la causa?

La paraparesia hace referencia a la debilidad de 2 miembros del cuerpo de manera bilateral, ya sea ambos brazos o ambas piernas. También puede definirse como ausencia parcial del movimiento voluntario o debilidad parcial del músculo. Cuando la debilidad es completa se llama plejia o paraplejia 

La paresia en un solo miembro, ya sea inferior o superior, se conoce como monoparesia. En ambos miembros inferiores como paraparesia, en la mitad del cuerpo (derecha o izquierda) como hemiparesia, y como tetraparesia cuando afecta los cuatro miembros.

¿Cuáles son las causas de la paraparesia?

Puede deberse a lesiones cerebrales como accidente cerebro vascular, enfermedades desmielinizantes, enfermedades autoinmunes, alteraciones medulares, tumoraciones cerebrales. traumatismos, lesiones de la médula espinal o puede ser de origen genético.

¿Qué es la paraparesia de origen genético?

La paraparesia espástica hereditaria o de origen genético es un grupo de trastornos neurodegenerativos con heterogeneidad fenotípica y genética, caracterizados clínicamente por espasticidad y debilidad progresiva de los miembros inferiores.

¿Qué es la heterogeneidad genética?

Es una condición genética en donde una enfermedad puede tener diferentes formas de herencia, en la paraparesia espástica familiar se sabe que puede tener una herencia autosómica dominante, autosómica recesiva y ligada al X.

Se han descubierto 4 loci (lugar donde se encuentran los genes) al nivel cromosómico asociados a los tipos autosómicos dominantes, el gen SPG 3 (en el cromosoma 14q), el gen SPG 4 (en el cromosoma 2p), el gen SPG 6 (en el 15q) y más recientemente el cuarto locus en el cromosoma 8q.

Dentro de los tipos autosómicos recesivos se han reportado los siguientes loci: el 16q24.3 (SPG 7), el 8q, el 15q13-15 y el 8q12-q13. 

Dos loci han sido demostrados responsables para el tipo ligado al X, que son el SPG 1 (en Xq28) y el SPG 2 (en Xq11.2-q23). 

Los productos génicos reconocidos son los siguientes de SPG 1 (molécula de adhesión celular neuronal), de SPG 2 (proteína proteolipídica de mielina), de SPG 4 (la espastina) y de SPG 7 (la paraplejia) responsables de la debilidad de la paraparesia.

¿Cómo se pueden clasificar los síntomas de la paraparesia espástica hereditaria?

Desde el punto de vista clínico se han reconocido 2 formas de la enfermedad, la forma pura o no complicada, y la forma complicada o plus.

Forma pura o no complicada:

Autosómicas dominantes 

  • La presencia de una paraparesia espástica progresiva, más llamativa que la debilidad.
  • Hiperreflexia de los miembros inferiores, con signo de Babinski e historia familiar positiva, son otros signos clínicos obligatorios.
  • Tendencia a tropezar en superficies irregulares
  • Dificultad para correr con marcha espástica (tienden a caminar sobre las puntas de los dedos con los pies doblados hacia adentro. Gastan de manera desigual los zapatos, mucho más en la zona del dedo gordo).
  • Retardo en el desarrollo motor.

Forma Plus o complicada:

Autosómicas recesivas

  • Retraso mental y demencia
  • Epilepsia
  • Signos cerebelosos
  • Atrofia óptica
  • Anormalidades retinianas
  • Signos extrapiramidales
  • Glaucoma
  • Miotonía
  • Amiotrofia
  • Alteraciones de nervios periféricos
  • Anormalidades esqueléticas
  • Anormalidades de piel
  • Manifestaciones psiquiátricas
  • Pubertad precoz

Ligadas al Cromosoma X 

Suelen compartir síntomas similares pero pueden tener un dato clínico característico como lo es los pulgares adictivos. Esto se debe a una lesión axonal en los haces corticoespinales.

La de tipo 1, conocida como SPG1, es la forma más común de PEH ligada al cromosoma X. Ésta se produce por una mutación en el gen de la molécula de adhesión celular L1 (L1CAM). La SPG1 se manifiesta con el síndrome CRASH (hipoplasia de cuerpo calloso, retardo en el neurodesarrollo, pulgares aductios, espasticidad e hidrocefalia).

¿Cómo se realiza el diagnóstico de la paraparesia espástica familiar?

El diagnóstico debe ser realizado por un médico neurólogo o un neurogenetista el cual realizará una historia clínica,una exploración física, y podrá solicitar estudios neurofisiológicos y moleculares como:

  • Potenciales evocados somatosensoriales con el objetivo de determinar las vías nerviosas dañadas, lo cual ayudaría en el diagnóstico positivo
  • Estudios de conducción nerviosa, para destacar neuropatías periféricas.
  • Electromiografía, importante para determinar si se trata de un patrón neuropático o miopático, con lo que se pueden descartar enfermedades neuromusculares y miopatías.
  • Biopsia de músculo con estudio histoquímico y bioquímico de la función mitocondrial para descartar miopatías mitocondriales. 
  • Estudios metabólicos como la actividad de enzimas lisosomales, cuya reducción se asocia a leucodistrofia. Se incluye aquí la dosificación de ácidos grasos de cadena muy larga, los cuales están elevados en la adrenoleucodistrofia y adrenomieloneuropatía.

¿Existe tratamiento para la paraparesia espástica familiar?

No existe tratamiento curativo pero sí terapias para mejorar la calidad de vida 

  • Fisioterapia o neurorehabilitación física 
  • Un fármaco para reducir la espasticidad como baclofeno o toxina botulínica 

El tratamiento de todas las formas de paraparesia espástica hereditaria se centra en aliviar los síntomas.

La fisioterapia y el ejercicio ayudan a mantener la movilidad y la fuerza muscular, aumentan la amplitud de movimiento y la resistencia, reducen la fatiga y evitan los calambres y los espasmos.

El baclofeno (un relajante muscular) es el fármaco de elección para reducir la espasticidad. Alternativamente puede utilizarse toxina botulínica (una toxina bacteriana usada para paralizar los músculos o para tratar las arrugas), clonazepam, dantroleno, diazepam o tizanidina.

Algunas personas se benefician del uso de férulas, un bastón o muletas. En algunos casos poco frecuentes es necesario usar una silla de ruedas.

¿Cuáles son otras causas frecuentes de paraparesia o paraplejia?

Otras de las causas frecuentes que pueden cursar con paraparesia son:

  • La parálisis cerebral infantil producida por hipoxia o falta de oxigenación en el bebe.
  • Enfermedades mitocondriales como la enfermedad de Leigh.
  • Leucodistrofias
  • Siderosis (acúmulo de hierro) como la enfermedad de Hallervorden Spatz
  • Neurodegeneración asociada a pantotenato quinasa
  • La paraparesia espástica tropical (PET) asociada a retrovirus humano T-linfotrópico tipo 1 (HTLV-I) es una mielopatía progresiva crónica caracterizada por el compromiso bilateral de la vía piramidal a nivel medular asociada con trastornos del esfínter vesical.

Encuéntranos sin problemas

También puedes visitarnos
nos encantaría conocerte

Sayula 310, Mitras Sur, 64020 Monterrey, N.L.

Lunes a viernes

9:00 am a 19:00 pm

Sábados

9:00 am a 14:00 pm

© 2023 Neurocenter. Todos los derechos reservados. 

¿Cuáles son los síntomas de la parálisis facial?

Padecimientos

¿Cuáles son los síntomas de la parálisis facial?

El nervio facial sale por la porción más alta del bulbo. Cerca de 5000 fibras de las cuales, el 7% son de naturaleza aferente. Compuesto por tres componentes como el motor, cuyo núcleo se sitúa en el tercio inferior de la protuberancia del tálamo.

Al ser dañado, se incrementan las estructuras faciales que cobran importancia dependiendo de la lesión del nervio facial. A medida que la lesión es periférica se observa:

  • Pérdida de movimiento del lado afectado de la cara.
  • Los pliegues y arrugas de la hemicara están ausentes o indefinidos.
  • El párpado superior, inferior, mejillas y comisura de la boca se ven caídas.
  • Se presenta un incremento en la sensibilidad a los cambios de temperatura
  • Hay una mayor secreción de saliva y lágrimas.

¿Cómo se presenta en la sociedad?

  • La parálisis facial periférica tiene una incidencia epidémica, lo que podría sugerir un mecanismo etiopatogénico de tipo infeccioso o inflamatorio.
  • Su incidencia es de 20 a 30 casos por 100 mil personas al año y en diversas unidades de rehabilitación en México ocupa uno de los diez primeros lugares de atención.
  • La incidencia aumenta cuando hay casos de hipertensión, así como niveles de colesterol elevados.
  • Se reporta que la frecuencia de padecer diabetes mellitus y parálisis facial es de un 0.4 a un 2.5% aunque no se ha reportado una relación causa-efecto entre estos dos padecimientos.
  • Afectan en general a hombres y mujeres, en cualquier lado de la cara.
  • Se reportan picos de incidencia entre los 20 a 29 años y entre los 50 a 59 años.
  • La mujer en edad reproductiva es afectada de dos a cuatro veces más que el hombre de la misma edad.
  • La mujer embarazada 3.3 veces más que la que no lo está.

¿Cuáles son las causas?

Cuando la parálisis facial no tiene una causa aparente se le conoce como parálisis facial primaria o idiopática (parálisis de Bell), mientras que, al tener una causa detectable, se le conoce como parálisis secundaria.

Se ha descrito que la causa más común de la parálisis facial periférica es una infección viral sistémica del virus herpes simple. Dentro de las principales causas de parálisis facial secundaria se encuentran:

  • Traumatismos
  • Problemas vasculares como aneurisma de la arteria basilar, lesiones vasculares o hipertensión
  • Tumores
  • Procesos inflamatorios óticos
  • Reacciones a drogas o medicamentos como la isoniazida.
  • La parálisis facial es un síntoma común que acompaña la enfermedad de Lyme (borreliosis) en los niños. En México su incidencia es poco frecuente; ya que no es una zona endémica de la enfermedad.
  • Cuadros neurológicos como polirradiculoneuropatías periféricas tipo Guillain–Barré
  • Multineuritis,
  • Sífilis
  • Lepra
  • Cuadros meníngeos infecciosos o encefalitis;
  • Asociadas a padecimientos como síndrome de Ramsay–Hunt, de Heerfordt, de Melkersson–Rossenthal o de Stevens Johnson
  • Enfermedades óseas.

Diagnóstico de la parálisis facial

La orientación diagnóstica incluye una cuidadosa evaluación clínica y exploración física. Partiendo de estas evaluaciones se realizan una serie de estudios que tienen como objetivo identificar la causa de la parálisis, los cuales son: análisis de sangre del fluido cerebro-espinal, rayos X, estudios de neuroimagen de conducción del nervio, electromiografía y electroneurografía.

El estudio de conducción periférica del nervio se realiza midiendo la velocidad de conducción motora o sensorial del nervio, y amplitudes compuestas del potencial de acción del músculo usando electrodos de superficie.

Algunos estudios son de imagen que utilizan tomografía computarizada (TC) o resonancia magnética (RM) empleándose en los casos donde la parálisis se acompaña de síntomas como pérdida de la audición, múltiples déficits del nervio craneal, signos de parálisis de una extremidad o pérdida de sensibilidad.

Los estudios audiométricos ayudan a determinar en qué grado está afectada la audición, descartando la sospecha de neuroma acústico.

Los estudios de laboratorio son necesarios si el paciente presenta síntomas sistémicos como fiebre, pérdida de peso, erupciones o debilidad facial progresiva sin mejora significativa por más de cuatro semanas.

Las pruebas electro diagnósticas no son rutinariamente hechas para la parálisis de Bell en etapas iniciales; sin embargo, después de 2 semanas pueden ayudar a detectar denervación y demostrar nueva regeneración del nervio.

Curso y pronóstico de la enfermedad

La rapidez de su aparición, curso y evolución dependen de factores como el lugar de la lesión del nervio facial y de las causas que derivan el trastorno. La evolución clínica es diferente para cada paciente, influye de manera importante el tipo de tratamiento o técnicas de rehabilitación para la recuperación de la parálisis facial.  La aparición de la parálisis tiene un inicio repentino, dado que la mayoría de los pacientes se da cuenta de sus síntomas al despertar, se cree que su inicio ocurre y progresa cuando los pacientes se encuentran dormidos.

Cuando la parálisis facial afecta sólo un lado de la cara tiene una alta probabilidad de recuperarse, mientras que la parálisis del nervio facial bilateral o que se completa dentro de los 2 o 3 días siguientes a su aparición puede no tener una recuperación total. Los pacientes comienzan a recuperarse dentro de las tres primeras semanas después del inicio de la enfermedad, y se ha observado normalmente una recuperación completa en un 75 a 84% de los casos en un plazo de seis meses.

Tratamiento de la parálisis facial

El tratamiento básico consiste en lubricación ocular mediante ungüento oftálmico (sólo por la noche), uso de lágrimas artificiales (metilcelulosa o hipromelosa) hasta que el paciente logre un cierre ocular normal y oclusión ocular nocturna mediante un parche.

Diversos fármacos se incluyen adrenocorticotropina, cromoglicato disódico, aciclovir oral, ácido nicotínico, adenosin trifosfato, vitamina B12, y pentoxifilina. Se ha descrito que la prednisona ayuda a restituir la función del nervio facial hasta en un 90 %. A pesar de que se ha reportado que el aciclovir (inhibidor de la replicación del DNA del herpes zoster) combinado con terapia con esteroides es más efectivo que la terapia de esteroides sola.

Fisioterapia en la musculatura facial

La fisioterapia se ha practicado extensamente para la rehabilitación de pacientes con parálisis de Bell. Se ha utilizado en terapias de masaje, ejercicios faciales, técnica de taping (dar pequeños golpecitos) en los músculos afectados para aumentar la circulación sanguínea, el tono muscular, evitar flacidez de la cara y promover la simetría facial.

La rehabilitación muscular busca, entre otras cosas, el aumento de las señales, como activación diferencial de los músculos implicados en el patrón de excitación. La reeducación neuromuscular, terapia mímica y kinesioterapia, se utiliza para recuperar el movimiento facial simétrico y para reducir o eliminar los problemas asociados a la parálisis en cuanto al déficit de movimiento.

Encuéntranos sin problemas

También puedes visitarnos
nos encantaría conocerte

Sayula 310, Mitras Sur, 64020 Monterrey, N.L.

Lunes a viernes

9:00 am a 19:00 pm

Sábados

9:00 am a 14:00 pm

© 2023 Neurocenter. Todos los derechos reservados. 

¿Qué inyección es buena para la parálisis facial?

Servicios

¿Qué inyección es buena para la parálisis facial?

La parálisis facial es una condición en la que los músculos de la cara se debilitan o se paralizan. Esta condición puede ser causada por una variedad de factores, incluyendo una lesión, una infección o un trastorno neurológico.

Una de las opciones de tratamiento más populares para la parálisis facial es la inyección de toxina botulínica, también conocida como Botox. Si te estás preguntando qué inyección ayuda en la parálisis facial, has llegado al lugar correcto.

En este artículo, analizaremos en detalle cómo funciona la toxina botulínica en el tratamiento de la parálisis facial. Discutiremos su uso en diferentes tipos de parálisis facial, así como sus beneficios y posibles efectos secundarios. Además, te proporcionaremos información útil sobre cómo prepararte para una inyección de Botox, qué esperar durante el procedimiento y cuándo se pueden ver los resultados.

Si estás considerando una inyección de toxina botulínica para tratar tu parálisis facial, es importante que estés bien informado antes de tomar una decisión. Sigue leyendo para aprender más sobre cómo esta inyección puede ayudarte a recuperar la movilidad y la funcionalidad de tu cara.

¿Cómo funciona la toxina botunlínica en el tratamiento de la parálisis facial?

La toxina botulínica es una neurotoxina que se utiliza en pequeñas cantidades en la medicina para tratar una variedad de afecciones médicas, incluyendo la parálisis facial. Esta toxina actúa bloqueando la liberación de acetilcolina, un neurotransmisor que controla la contracción muscular.

En el caso de la parálisis facial, la inyección de toxina botulínica ayuda a relajar los músculos faciales afectados, lo que permite que los músculos no paralizados trabajen de manera más efectiva.

La toxina botulínica se inyecta directamente en los músculos afectados, lo que reduce la actividad muscular excesiva o desordenada que se produce en la parálisis facial. La inyección de Botox puede mejorar la simetría facial y disminuir los espasmos musculares involuntarios que pueden ser dolorosos e incómodos para el paciente.

Es importante destacar que la inyección de toxina botulínica no cura la parálisis facial, sino que proporciona un alivio temporal de los síntomas. Los efectos de la inyección pueden durar de tres a seis meses y, por lo tanto, se requiere una inyección repetida para mantener los resultados. Además, la toxina botulínica no es adecuada para todos los tipos de parálisis facial y su uso debe ser cuidadosamente evaluado por un especialista en parálisis facial.

En resumen, la inyección de toxina botulínica es un tratamiento efectivo para la parálisis facial. Al relajar los músculos faciales afectados, puede mejorar la apariencia facial, reducir los espasmos musculares y mejorar la calidad de vida del paciente.

Sin embargo, su uso debe ser evaluado cuidadosamente por un neurólogo especialista en parálisis facial y sus efectos son temporales, por lo que se requiere una inyección repetida para mantener los resultados.

Beneficios de usar toxina botulínica en el tratamiento de la parálisis

La inyección de toxina botulínica, también conocida como Botox, es un tratamiento popular para la parálisis facial que puede proporcionar una serie de beneficios para los pacientes. A continuación, se presentan algunos de los principales beneficios de la toxina botulínica en el tratamiento de la parálisis facial:

  • Mejora de la apariencia facial: La toxina botulínica puede ayudar a mejorar la simetría facial y reducir las líneas finas y las arrugas causadas por la parálisis facial.
  • Reducción de los espasmos musculares: La toxina botulínica puede reducir los espasmos musculares involuntarios que pueden ser dolorosos e incómodos para el paciente.
  • Mejora de la funcionalidad: La toxina botulínica puede mejorar la funcionalidad de los músculos faciales afectados, lo que puede ayudar a mejorar la capacidad del paciente para hablar, comer y beber.
  • Efectos temporales: Los efectos de la inyección de Botox pueden durar de tres a seis meses, lo que significa que el paciente puede continuar con su vida diaria sin interrupciones prolongadas.

Si bien la inyección de toxina botulínica es generalmente segura, también puede tener algunos efectos secundarios. Estos pueden incluir:

  • Dolor o sensibilidad en el sitio de la inyección.
  • Hematomas en el sitio de la inyección.
  • Debilidad muscular temporal en la zona tratada.
  • Reacciones alérgicas a la toxina botulínica.

Es importante destacar que estos efectos secundarios son generalmente temporales y desaparecen por sí solos en unos pocos días o semanas.

Si experimentas efectos secundarios graves o duraderos, es importante que consultes a tu médico de inmediato. En general, la inyección de toxina botulínica es una opción de tratamiento segura y efectiva para la parálisis facial, siempre y cuando se administre por un especialista calificado en parálisis facial.

¿Cómo prepararte para la aplicación de bótox por parálisis facial?

La inyección de toxina botulínica, también conocida como Botox, es un tratamiento común para la parálisis facial. Si estás considerando una inyección de Botox para tratar tu parálisis facial, a continuación te presentamos algunos consejos sobre cómo prepararte para el procedimiento y qué esperar durante el mismo:

  • Informa a tu médico: Antes de la inyección, informa a tu médico sobre cualquier condición médica que tengas, cualquier medicamento que estés tomando y cualquier alergia que puedas tener. También asegúrate de informar a tu médico sobre cualquier procedimiento previo que hayas tenido en tu cara.
  • No consumas aspirina o ibuprofeno: Evita tomar aspirina o ibuprofeno al menos una semana antes del procedimiento, ya que pueden aumentar el riesgo de hematomas.
  • No bebas alcohol: Evita el consumo de alcohol al menos dos días antes del procedimiento, ya que puede aumentar el riesgo de hematomas.
  • Limpia tu cara: Limpia tu cara antes del procedimiento, evitando aplicar maquillaje o cremas.
  • Prepara tus expectativas: Habla con tu médico sobre tus expectativas de tratamiento y qué resultados puedes esperar del procedimiento.

Durante la inyección de Botox, el médico administrará la toxina botulínica directamente en los músculos faciales afectados. El procedimiento en sí es relativamente rápido y generalmente se realiza en la consulta del médico. Puede haber un leve dolor o malestar en el sitio de la inyección, pero la mayoría de las personas toleran bien el procedimiento.

Es posible que notes algunos efectos secundarios después del procedimiento, como dolor o sensibilidad en el sitio de la inyección, hematomas, debilidad muscular temporal o una ligera hinchazón. Estos efectos secundarios suelen ser temporales y desaparecen en unos pocos días o semanas.

En resumen, para prepararte para la aplicación de Botox por parálisis facial, debes informar a tu médico sobre tu historial médico, evitar ciertos medicamentos y productos, y tener expectativas realistas sobre el resultado del tratamiento. Durante el procedimiento, el médico administrará la toxina botulínica directamente en los músculos faciales afectados y es posible que experimentes algunos efectos secundarios temporales después del procedimiento.

Encuéntranos sin problemas

También puedes visitarnos
nos encantaría conocerte

Sayula 310, Mitras Sur, 64020 Monterrey, N.L.

Lunes a viernes

9:00 am a 19:00 pm

Sábados

9:00 am a 14:00 pm

© 2023 Neurocenter. Todos los derechos reservados.