Haz tu cita llamando al        81 – 2089 – 22 44

¿Qué pasa cuando se sufre una embolia cerebral?

Servicios

¿Qué pasa cuando se sufre una embolia cerebral?

Cuando se sufre de una embolia cerebral suelen aparecer signos y síntomas relacionados con el área del cerebro afectada,  comúnmente afectaciones en la cara y en la mano del lado contralateral. Los más característicos son desviación de la comisura bucal, alteraciones del lenguaje y del habla, afectación de la visión, y debilidad de las extremidades.

Sufrir una embolia cerebral, también conocida como infarto cerebral o Evento Vascular Cerebral (EVC), constituye una emergencia médica y debe ser atendido de manera inmediata, ya que si la terapia antitrombótica no se aplica en las primeras 4.5 horas existe el riesgo de padecer secuelas que pueden ser permanentes o que pueden tomar un tiempo significativo de recuperación como:

  • Debilidad
  • Espasticidad
  • Alteraciones en la marcha
  • Problemas de sensibilidad
  • Problemas del lenguaje
  • Alteración en la deglución
  • O problemas visuales.

¿Cómo se tratan las secuelas de una embolia cerebral?

Afortunadamente se cuentan con distintas terapias de rehabilitación neurológica que incluyen un manejo multidisciplinario que ayuden al paciente a integrarse a un rutina diaria y ganar independencia para mejorar su calidad de vida. Entre los programas de rehabilitación se encuentran:

Dependiendo de la gravedad y la respuesta del paciente se ha notado mejoría hasta mayor al 90% de las funciones.

¿Cómo se realiza el diagnóstico de un EVC?

Se han desarrollado varias escalas para cuantificar la gravedad del paciente. La escala de los Institutos Nacionales de la Salud (NIHSS) es la más utilizada. Se basa en 11 parámetros que reciben un puntaje de entre 0 a 4. Su resultado oscila de 0 a 39 y según la puntuación se cataloga la gravedad en varios grupos:

  • 4 puntos: déficit leve
  • 6-15 puntos: déficit moderado;
  • 15-20 puntos: déficit importante;
  • y mayor a 20 puntos: grave.

En el paciente con sospecha de IC, los estudios de imagen son indispensables; la tomografía axial (TC) simple es el estudio de elección ya que es accesible y rápida para diferenciar entre isquemia o hemorragia.

Tanto la TC como la imagen de resonancia magnética (IRM) tienen una alta sensibilidad, aunque la IRM puede detectar IC aun en fases hiperagudas y los localizados en la circulación posterior.

La angiografía cerebral, la ATC y la AIRM permiten la visualización de la circulación intra y extracraneal, y en algunos casos de la arteria ocluida, lo que puede tener utilidad terapéutica, y en el diagnóstico de vasculopatía no ateroesclerosa.

En la valoración del paciente en la fase aguda son necesarios también los siguientes estudios: glucosa sérica (la hipo e hiperglucemia son simuladores del IC), biometría hemática y tiempos de coagulación y electrocardiograma.

 

Te podría interesar: Pasos para la recuperación de una embolia cerebral

¿Qué es la enfermedad vascular cerebral?

La enfermedad vascular cerebral (EVC) es un síndrome clínico caracterizado por el rápido desarrollo de signos neurológicos focales, que persisten por más de 24 horas, sin otra causa aparente que el origen vascular. Se clasifica en 2 subtipos:

  • La isquemia cerebral es la consecuencia de la oclusión de un vaso y puede tener manifestaciones transitorias (ataque isquémico transitorio) o permanentes, lo que implica un daño neuronal irreversible.
  • En la hemorragia intracerebral (HIC) la rotura de un vaso da lugar a una colección hemática en el parénquima cerebral o en el espacio subaracnoideo

¿Que es un ataque isquémico transitorio?

En el ataque isquémico transitorio (AIT) no existe daño neuronal permanente. La propuesta actual para definir al AIT establece un tiempo de duración de los síntomas no mayor a 60 min, recuperación espontánea,  y estudios de imagen (de preferencia resonancia magnética), sin evidencia de lesión.

Estudios recientes muestran que los pacientes con AIT tienen mayor riesgo de desarrollar un infarto cerebral (IC) en las 2 semanas posteriores, por lo que se han diseñado escalas de estratificación de riesgo que el médico neurólogo puede determinar en su consulta

Encuéntranos sin problemas

También puedes visitarnos
nos encantaría conocerte

Sayula 310, Mitras Sur, 64020 Monterrey, N.L.

Lunes a viernes

9:00 am a 19:00 pm

Sábados

9:00 am a 14:00 pm

Síguenos

© 2023 Neurocenter. Todos los derechos reservados. 

¿Cómo afecta la parálisis facial a la salud mental?

Padecimientos

¿Cómo afecta la parálisis facial a la salud mental?

La parálisis facial es un trastorno relativamente frecuente que se caracteriza por la pérdida de movilidad de algunos músculos de la cara y que a su vez es causado por daño de algunos nervios. Este padecimiento suele estar acompañado de estrés emocional, ansiedad y en casos más graves depresión.

Estas manifestaciones generalmente se presentan más en aquellas personas que desarrollan parálisis facial en etapas más avanzadas de la vida, o en jóvenes durante la adolescencia, comparado con los pacientes que sufren parálisis facial desde el nacimiento o en la infancia temprana.

Este tipo de comorbilidades emocionales suelen deberse a dos condiciones principales. La primera es porque las alteraciones del rostro son evidentes, difícilmente se pueden ocultar, y el aspecto físico es una de nuestras preocupaciones del día a día.

La segunda es por el estigma social que suele acompañar a esta enfermedad, ya que las miradas o preguntas de las personas pueden generar incomodidad.

Tipos de parálisis facial

De origen central: Es la más grave porque el daño se origina a nivel del cerebro y puede estar asociada a eventos isquémicos como embolias o infartos cerebrales. Esta variante de parálisis es la menos evidente físicamente, ya que el daño suele originarse sólo en uno de los cuadrantes de la cara.

De origen periférico: Es la más común y suele tener un carácter benigno, es decir, rara vez está asociada a causas de gravedad. Sucede por la alteración de los nervios que inervan a los músculos de la cara que son nervios periféricos. Físicamente es la más evidente ya que suele afectar un lado completo de la cara, afectando la gesticulación y la simetría facial.

Por la alta frecuencia de la parálisis facial periférica y por su impacto sobre el estado emocional de los pacientes, durante el resto de éste artículo nos enfocaremos en esta variante.

¿Qué causa la parálisis facial?

Las causas más comunes suelen ser por inflamación de los nervios periféricos y generalmente suceden por infecciones virales como resfriados o infecciones gastrointestinales que muchas veces pueden pasar desapercibidas. Sin embargo, un porcentaje nada despreciable suele ser idiopático, es decir, que no se puede identificar la causa.

En situaciones menos comunes la causa suelen ser enfermedades inflamatorias como esclerosis múltiple o incluso defectos que están presentes desde el nacimiento.

¿Cómo se manifiesta este trastorno?

La asimetría de la cara es la manifestación característica. A continuación describiremos a detalle los hallazgos que se presentan.

La parálisis facial suele manifestarse como la incapacidad de movilizar un lado de la cara por la afección de los músculos faciales. Por ejemplo, si se afectan los nervios del lado izquierdo de la cara:

  • El paciente tendrá “lisa” la mitad izquierda de la frente por la pérdida de función de los músculos de ese lado y el borramiento de las arrugas de expresión.
  • El párpado izquierdo estará caído y le será imposible elevar el párpado de ese lado.
  • El surco de la nariz también estará “caído” y con dificultad para movilizarse.
  • La boca parecerá estar “jalada” hacia la izquierda, y al realizar acciones como sonreír será evidente que el lado izquierdo no se puede mover, lo que será también evidente al momento de ingerir alimentos, sobre todo líquidos, ya que puede chorrear por ese lado de la boca.

¿Cuánto tarda el proceso de recuperación?

La duración de la parálisis facial depende de muchas variables como por ejemplo la etiología, el tiempo en que se llegue al diagnóstico y la gravedad e intensidad con que se manifieste. Sin embargo, la más importante es la instauración temprana del  tratamiento y la rehabilitación facial.

Te podría interesar: ¿Cómo volver a sonreír cuando se tiene parálisis facial?

Pilares del tratamiento

El tratamiento de la parálisis facial se basa en tres pilares fundamentales:

  • El primero es el tratamiento farmacológico, que puede incluir antiinflamatorios esteroideos o no esteroides, complejos vitamínicos, antivirales o neuromoduladores. El objetivo es disminuir el daño, y generalmente van enfocados a tratar la causa desencadenante como por ejemplo infección por el virus del herpes simple o aliviar los síntomas como el dolor que en ocasiones puede acompañarlo. 
  • El segundo pilar es la rehabilitación facial que incluye rehabilitación neurológica. El objetivo es reducir el tiempo de recuperación, y en los casos en que la parálisis se encuentre avanzada, permite reducir las secuelas y recuperar la movilidad y la sensibilidad de una manera total o parcial. Esto se logra mediante una serie de ejercicios y terapias personalizadas dependiendo de las necesidades de cada paciente. Este tipo de ejercicios pueden ser activos o asistidos.

Ejercicios activos: Consisten en una serie de movimientos musculares repetitivos que fortalecen distintos grupos musculares, como por ejemplo contraer los labios como “dando un beso”, elevar o juntar las cejas, o cerrar los ojos.

Ejercicios asistidos: En los que el paciente utiliza sus dedos para estimular los músculos que quiera ejercitar.

Existen otras terapias que pueden ser de beneficio para cada uno de los pacientes, como por ejemplo los ejercicios frente al espejo o el utilizar otras alternativas.

  • El tercer pilar de la terapia es la terapia psicológica. La mayoría de las enfermedades neurológicas suelen condicionar en muchas ocasiones una incapacidad para desarrollar tareas de la vida diaria, dolores frecuentes, movimientos anormales o alteraciones de memoria y de la independencia, por lo que suelen acompañarse de trastornos emocionales como depresión o ansiedad, y la parálisis facial no suele ser la excepción.

La terapia psicológica tiene como objetivo el disminuir el estrés emocional que son causa tanto del estigma social como del ser conscientes que la parálisis facial es evidente y la recuperación en ocasiones es tardada.

Para esto, los neurólogos se apoyan con psicólogos especializados en este tipo de trastornos que mediante sesiones de terapia cognitiva y conductual ayudan a los pacientes a desarrollar aptitudes para afrontar día a día esta situación.

Recomendaciones para el tratamiento

A continuación te damos una serie de consejos que pueden ayudarte durante el proceso de recuperación de una parálisis facial.

  • El tratamiento oportuno siempre es mejor. Al buscar atención médica temprana, el período de recuperación y por lo tanto, la gravedad de las secuelas suele ser menor. 
  • El tiempo de recuperación es indeterminado. Como hemos mencionado previamente, existen diferentes causas de parálisis facial, además por lo que el tratamiento puede ser diferente. Además, cada paciente es diferente al resto, lo que explica que algunos responden en mayor o menor medida, o más o menos rápido, comparado con los demás.
  • El apego a la terapia es clave para una recuperación temprana. El hecho de que el tratamiento a veces sea largo puede ocasionar que los paciente se desanimen y al ver resultados lentos pueden optar por abandonar las sesiones de terapia. El ser conscientes de que los resultados pueden tardar, ayuda a conservar la perseverancia.
  • Los problemas emocionales son igual de importantes. Primero que nada debemos tener en cuenta que es esperable tener sentimientos de frustración, enojo o tristeza. Sin embargo, también debemos ser conscientes de que no estamos solos y que existen personas a nuestro alrededor, ya sea amigos o familia, pero además profesionales de la salud que están capacitados para apoyarnos y acompañarnos en este proceso. El conocer que contamos con todas éstas herramientas nos permitirá sanar antes con mejores resultados.
Tal vez quieras saber un poco más sobre: ¿En qué consiste la terapia de parálisis facial?

Encuéntranos sin problemas

También puedes visitarnos
nos encantaría conocerte

Sayula 310, Mitras Sur, 64020 Monterrey, N.L.

Lunes a viernes

9:00 am a 19:00 pm

Sábados

9:00 am a 14:00 pm

© 2023 Neurocenter. Todos los derechos reservados. 

¿Una alternativa para dolor sin medicamentos?

Servicios

¿Una alternativa para dolor sin medicamentos?

¿Sabías que hay otras formas de tratar el dolor además del uso de medicamentos como analgésicos, antiinflamatorios y neuromoduladores? Con el paso tiempo cada vez se han desarrollado más formas (farmacológicas y no farmacológicas) de tratar el dolor, y no hablamos de la medicina alternativa como la homeopatía o acupuntura, sino dentro de la misma medicina alópata.

Una de las terapias más recientemente desarrolladas es la estimulación magnética transcraneal repetitiva, también conocida como rTMS por sus siglas en inglés, otra alternativa para manejo del dolor crónico y otros padecimientos neurológicos y neuropsiquiátricos.

En Neurocenter ofrecemos una propuesta alternativa de atención que busca ofrecer un servicio neurológico integral y multidisciplinario. Contamos no solo con la infraestructura necesaria, sino con una robusta red de profesionales en el ámbito de la atención y rehabilitación neurológica.

Todo esto nos da la certeza de que contamos con las herramientas necesarias que lograr que dejes de lado tus pérdidas y empieces a ganar todo aquello que necesitas para tener una vida plena.

¿En qué consiste la estimulación magnética transcraneal?

Su mecanismo de acción consiste en una estimulación y neuromodulación de las redes neuronales a nivel de la corteza cerebral. Se coloca la bobina del estimulador en contacto directo con el cuero cabelludo, situándolo sobre el área de la corteza cerebral que se desea estimular para que ésta bobina emita impulsos electromagnéticos que regulan la actividad neuronal para obtener el efecto que se está buscando según el área estimulada. 

Es una herramienta no invasiva, no dolorosa, no farmacológica y rápida para el tratamiento de diversos padecimientos que involucran alguna alteración a nivel del cerebro o del resto del sistema nervioso.

Para que ésta sea efectiva se requieren de múltiples sesiones a la semana, idealmente diarias, por un par de semanas para lograr tener el efecto deseado. El tiempo que tarda en mostrar su efecto varía según el uso que se le esté dando y las características de la persona, ya que cada uno es diferente.

¿Es realmente válida la Estimulación Magnética Transcraneal?

La respuesta es sí. Hay un sin fin de estudios científicos que no solo aprueban el rTMS como opción terapéutica para el manejo del dolor, sino que cada vez se describen más protocolos y diferentes usos que se le pueden dar, tales como:

Solo por mencionar algunos…

¿Qué tipo de dolor trata la estimulación magnética?

Existen muchas cosas que nos pueden generar dolor. Este puede ser a nivel musculoesquelético, de la piel o a nivel de los nervios. El mecanismo de lesión también varía, ya que puede deberse a lesión del mismo nervio, neurodegeneración, compresión por otras estructuras o inflamación. Se ha demostrado que la estimulación magnética transcraneal ayuda al control de dolor crónico por: 

  • Neuropatía diabética
  • Migraña
  • Cefalea en racimos
  • Ciática (dolor radiculopático)
  • Neuralgia postherpética
  • Dolor crónico intratable (como en fibromialgia y dolor regional complejo)

Hay que recordar que todas estas formas de dolor crónico pueden ser tan importantes a tal grado que afectan la calidad de vida de la persona, ocasionando que viva en un mundo en donde el dolor es constante, impidiendo que realicen las actividades que antes disfrutaban o incluso que ya interfieran con las actividades de la vida diaria.

Además, es importante tomar en cuenta que vivir con un dolor de este tipo por tanto tiempo predispone a que llegue a presentarse síntomas de depresión, ocasionando que los síntomas se vayan sumando agravando aún más el estado físico y mental de la persona.

Si bien éste tratamiento no es una cura para el dolor, puede lograrse un mejor control del dolor y por periodos más prolongados, sobre todo si se continua con la estimulación magnética transcraneal por más tiempo haciendo su efecto más duradero.

Por qué considerar rTMS para tratar tu dolor

Aunque no siempre es el tratamiento inicial de elección para el manejo del dolor, es una excelente alternativa cuando ya se han intentado diferentes tratamientos farmacológicos sin lograr tener el efecto deseado, que éste sea incompleto de forma que persisten las molestias, que el medicamento esté contraindicado o que éste tenga múltiples efectos adversos. Cuando esto ocurre hay que buscar la forma de completar o sustituir este tratamiento farmacológico con otras estrategias no farmacológicas.

Muchos pacientes se cuestionan sobre cómo le pueden hacer para dejar atrás su dolor y seguir adelante cuando ya lo han intentado todo. Éstas personas son candidatas a tratar otras formas no farmacológicas de manejar el dolor, por lo que pudiera ser una excelente oportunidad para intentar la terapia mediante estimulación magnética transcraneal para poder lograr un mejor control del dolor.

Si el dolor es un constante en tu vida y ya has intentado múltiples formas de manejarlo sin éxito, acércate a nosotros y pregunta sobre el tratamiento mediante estimulación magnética transcraneal para el manejo del dolor. Contamos con especialistas con amplia experiencia en el tema que te pueden orientar sobre el tratamiento más adecuado para ti y determinar el protocolo ideal de rTMS para el tratamiento del dolor.

Encuéntranos sin problemas

También puedes visitarnos
nos encantaría conocerte

Sayula 310, Mitras Sur, 64020 Monterrey, N.L.

Lunes a viernes

9:00 am a 19:00 pm

Sábados

9:00 am a 14:00 pm

© 2023 Neurocenter. Todos los derechos reservados. 

Factores de riesgo para padecer parálisis facial

Servicios

Factores de riesgo para padecer parálisis facial

La parálisis facial tiene una incidencia que podría sugerirnos el mecanismo etiológico de tipo infeccioso o inflamatorio. Ocupa uno de los primeros lugares de la atención médica y su incidencia aumenta conforme la existencia de enfermedades crónico degenerativas, como la hipertensión arterial y la presencia de altos niveles de colesterol en sangre.

Los datos estadísticos indican que afecta por igual a hombres y mujeres en todas las edades, y el riesgo a padecerlo suele ser estacional, siendo más común en invierno por los cambios de temperatura que afectan al sistema inmune, haciendo que se debilite.                                                                                                               

Hay diferentes tipos de parálisis facial:

Central: Es causada por afección en la neurona motora superior, y se acompaña de hemiplejia del mismo lado de la lesión.

Periférica: Es conocida como “Parálisis de Bell” que produce parálisis idiopática y afecta al nervio provocando la pérdida de movimiento voluntario de los músculos faciales

Podríamos decir que una parálisis facial es más frecuente en personas que presentan los siguientes factores de riesgo:

  • Embarazo, especialmente durante el tercer trimestre, o en la primera semana después del parto
  • Infección de las vías respiratorias superiores, como una gripe o un resfriado
  • Diabetes
  • Presión arterial alta
  • Obesidad

Causas que generan la parálisis facial

Cuando no existe una causa aparente que provoque la parálisis facial, se le conoce como parálisis facial idiopática. Se han descrito diversas causas que la provocan, la más importante es una afección viral sistémica del virus del herpes simple. Sin embargo, otros factores presentes son:

  • Traumatismos
  • Problemas vasculares como aneurisma
  • Lesiones vasculares en el cerebro
  • Tumores
  • Procesos inflamatorios en el oído
  • Reacciones a medicamentos presentes
  • “Radioculoneuropatías”, que son alteraciones en la vía del nervio.

Los signos y los síntomas que siempre se presentan sólo dependen del nervio facial que se encuentra alterado, a medida que la lesión es periférica se observa la pérdida de movimientos del lado afectado de la cara. El párpado superior, inferior, mejillas y la comisura de la boca se ven caídas, por lo que también puede estar presente la sensibilidad a los cambios de temperatura y a la secreción de lágrimas o saliva.

La asimetría facial se presenta con más evidencia cuando las arrugas de la hemicara están ausentes o indefinidas, así como también el sonreír y hablar pueden encontrarse alterados. Una de las alteraciones que se encuentra presente es la sensación de hipersensibilidad de sonidos cotidianos, percibidos como insoportables, fuertes o dolorosos.

La valoración por un médico especialista en neurología nos ayuda a determinar las causas de la parálisis facial, asimismo con ayuda de los estudios de imagen lograremos obtener con mayor precisión el inicio de la enfermedad para poder abordar con adecuado tratamiento y de forma más oportuna el padecimiento del paciente.

Es importante remarcar que la diferencia de una parálisis central a una periférica solo la puede realizar el médico especialista con la clínica que presenta el paciente.

Te podría interesar: ¿Cómo afecta la parálisis facial a la salud mental?

¿Cómo podemos diagnosticarla?

A pesar del cuadro clínico evidente, una adecuada exploración física y partiendo de estudios que tienen como objetivo identificar la causa, podremos diagnosticar la parálisis facial. Los estudios mayormente utilizados en el abordaje del padecimiento son: una resonancia magnética, electromiografía y electroneurografía facial.

Los estudios de imagen se emplean cuando la parálisis se acompaña de síntomas como pérdida de la audición, múltiples déficits del nervio y signos de parálisis en alguna extremidad o pérdida de la sensibilidad. Los estudios de conducción periférica, se realizan al medir la velocidad del nervio en acción a los músculos.

Rehabilitación facial como tratamiento

El pronóstico de recuperación aumenta conforme al tratamiento oportuno. El tratamiento básico consiste en la lubricación ocular, uso de lágrimas artificiales, el uso de corticoesteroides para lograr desinflamar el nervio, y el uso de aciclovir en la fase aguda de la enfermedad.          

Finalmente, la fisioterapia es importante en la recuperación total de la movilidad. A través de ejercicios faciales de los músculos afectados aumenta la circulación sanguínea, tono muscular y evita la flacidez de la cara para promover la asimetría facial. La rehabilitación busca el aumento de la activación neuromuscular y su re-educación.

En Neurocenter contamos con la experiencia y mejores tratamientos para la parálisis facial. Consiste en una fisioterapia de 3 fases:

Primera Fase

Para iniciar con la terapia, el paciente debe colocarse en una posición cómoda, mientras el fisioterapeuta prepara el equipo con el que se aplicará la primera fase de la terapia.

Posteriormente se coloca un de los electrodos del equipo en la mano del paciente, y el otro en una zona del cuerpo del fisioterapeuta, quien con sus manos empieza a realizar movimientos ascendentes sobre el área del rostro afectado, yendo del centro hacia afuera.

Segunda Fase

Una vez concluida la primera fase, se retiran ambos electrodos y se inicia con el masaje facial sobre la zona afectada de la cara, realizando pequeños golpeteos con la yema de los dedos para estimular la musculatura, aumentando su tono y favoreciendo el aporte sanguíneo.

Tercera Fase

Finalmente, pasamos a la reeducación muscular, la cual se realiza frente a un espejo para que el paciente aprecie la simetría de los ejercicios de manera asistida sobre puntos específicos de cada músculo, siempre cuidando no fatigar la musculatura.

Tal vez te pueda interesar: Causas de la Parálisis Facial ¿Es Reversible?

Encuéntranos sin problemas

También puedes visitarnos
nos encantaría conocerte

Sayula 310, Mitras Sur, 64020 Monterrey, N.L.

Lunes a viernes

9:00 am a 19:00 pm

Sábados

9:00 am a 14:00 pm

© 2023 Neurocenter. Todos los derechos reservados. 

rTMS una alternativa para la depresión postparto

Servicios

rTMS una alternativa para la depresión postparto

La depresión es el trastorno psiquiátrico más común en todo el mundo y existen distintos tipos y causas de este padecimiento. Uno de ellos es la depresión postparto, la cual suele aparecer durante el primer mes después de que la madre tuvo a su bebé.

Para tratar esta depresión se debe considerar si la mamá está amamantando, pues algunos medicamentos pueden pasar al bebé a través de la leche materna, por ello es que la Estimulación Magnética Transcraneal resulta un tratamiento adecuado, ya que no requiere del uso de fármacos.

Tratar la depresión postparto es de suma importancia para generar una relación saludable entre madre e hijo, así como para evitar secuelas en el desarrollo social y emocional de niño.

Si necesitas o conoces a alguien que esté luchando con depresión postparto, no dudes en contactarnos y buscar propuestas alternativas de atención.

¿Qué es la depresión postparto?

La depresión posparto es un tipo de depresión que sufren algunas personas después de tener un bebé. “Posparto” es otra palabra para el período de tiempo poco después de dar a luz. La mayoría de las personas con depresión posparto comienzan a tener síntomas dentro del primer mes después del parto. Pero pueden pasar hasta 12 meses antes de que comiencen los síntomas.

Después de tener un bebé, muchas mujeres tienen un tipo leve de depresión posparto llamada “tristeza posparto”. Dentro de los 2 o 3 días posteriores al parto, las personas con tristeza posparto pueden:

  • Estar de mal humor, irritables o ansiosas
  • Tienen problemas para concentrarse o dormir
  • Tienen accesos de llanto

Con la tristeza posparto, estos síntomas no son graves y generalmente desaparecen en 2 semanas. Pero en las mujeres con depresión posparto, los síntomas son más graves y duran más.

Las personas que tienen antecedentes de depresión tienen más probabilidades de sufrir depresión posparto que las que nunca han sido diagnosticadas previamente con depresión. 

La depresión posparto está relacionada con cambios químicos, sociales y psicológicos que ocurren cuando se tiene un bebé. El término describe una variedad de cambios físicos y emocionales que experimentan muchas nuevas madres.

¿Cuáles son los síntomas de depresión postparto?

Puede ser difícil saber si alguien tiene depresión posparto, ya que algunos de los síntomas también pueden ser causados por el estrés de cuidar a un recién nacido. Por ejemplo, después de tener un nuevo bebé, es normal:

  • Dormir demasiado o demasiado poco
  • Sentirse cansado o sin energía
  • Tener cambios en el apetito, peso o poco deseo de tener relaciones sexuales

Pero es posible que una mujer con depresión posparto no pueda dormir incluso cuando su bebé duerme. O pueden tener tan poca energía que no pueden levantarse de la cama durante horas. También pueden sentirse:

  • Ansiosas, irritables y enojadas
  • Culpables o abrumadas
  • Incapaces de cuidar a su bebé

·  Sentirse un fracaso como madre

¿Cuál es el tratamiento para la depresión postparto?

La depresión posparto se trata de manera diferente, según el tipo de síntomas y su gravedad. Las opciones de tratamiento incluyen medicamentos contra la ansiedad o antidepresivos, psicoterapia y participación en un grupo de apoyo para apoyo emocional y educación.

Si la madre está amamantando, es posible que deba evitar ciertos medicamentos. Esto se debe a que pequeñas cantidades de medicamento pueden pasar a la leche materna. 

No tratar la depresión también puede ser perjudicial tanto para la madre como para su bebé, y existen muchos medicamentos para la depresión que no parecen dañar al bebé. El médico puede ayudar a decidir si se necesita un medicamento y cuál es el más seguro para ambos.

¿Funciona el rTMS  para la depresión postparto?

La estimulación magnética transcraneal (TMS) es un procedimiento no invasivo que utiliza campos magnéticos para estimular las células nerviosas del cerebro para mejorar los síntomas de la depresión. TMS generalmente se usa cuando otros tratamientos para la depresión no han sido efectivos.

Este tratamiento para la depresión consiste en administrar pulsos magnéticos repetitivos, por lo que se llama TMS repetitivo o rTMS.

Durante una sesión de rTMS, se coloca una bobina electromagnética contra el cuero cabelludo cerca de la frente. El electroimán emite sin dolor un pulso magnético que estimula las células nerviosas en la región del cerebro involucrada en el control del estado de ánimo y la depresión. Se cree que activa regiones del cerebro que tienen una actividad reducida en la depresión.

Aunque la biología de por qué funciona la rTMS no se comprende completamente, la estimulación parece afectar el funcionamiento del cerebro, lo que a su vez parece aliviar los síntomas de depresión y mejorar el estado de ánimo. 

Las mujeres están recibiendo resultados positivos cuando usan rTMS para tratar su depresión postparto. Si bien la rTMS es segura y no invasiva, es mejor hablar con un médico para averiguar si la rTMS es adecuada para usted, ya sea que esté embarazada o haya dado a luz recientemente.

 

Si quieres leer más sobre rTMS te dejamos esté articulo: ¿Para qué sirve la estimulación magnética transcraneal?

¿Cuáles son las complicaciones de la depresión postparto?

La depresión posparto que no se trata puede debilitar la capacidad para vincularse con el bebé y afectar a toda la familia:

  • La depresión posparto que no se trata puede durar meses o más, e incluso convertirse en un trastorno depresivo crónico. Incluso con tratamiento, la depresión posparto puede hacer que sea más probable que la madre tenga episodios de depresión en el futuro.
  • Cuando una nueva madre tiene depresión, es más probable que el padre también tenga depresión.

·  Los hijos de madres con depresión posparto tienen más probabilidades de tener problemas para dormir y comer, llorar más de lo normal y retrasos en el desarrollo del lenguaje.

Encuéntranos sin problemas

También puedes visitarnos
nos encantaría conocerte

Sayula 310, Mitras Sur, 64020 Monterrey, N.L.

Lunes a viernes

9:00 am a 19:00 pm

Sábados

9:00 am a 14:00 pm

© 2023 Neurocenter. Todos los derechos reservados. 

Disfagia: Cuando comer se convierte en un problema

Persona con disfagia

Padecimientos

Disfagia: Cuando comer se convierte en un problema

Lo que la mayoría de las personas damos por sentado par algunas puede convertirse en un problema, sí, algo tan sencillo como comer puede no serlo para quienes sufren de disfagia, un trastorno neurológico que se traduce como “dificultad para tragar”.

Para poder tratar esta enfermedad existen distintas técnicas que se implementan de acuerdo al tipo de disfagia que padece cada personas, pero por lo general se aplican terapias de deglución que le permitan a la persona reentrenar el músculo y empezar a tragar de nuevo.

En este artículo queremos platicarte a detalle en qué consiste este padecimiento, cuáles son sus tipos y cómo podemos tratarlo de manera integral y multidisciplinaria en Neurocenter.

Contamos no sólo con la infraestructura necesaria, sino que estamos respaldados por una robusta comunidad de profesionales en el ámbito neurológico que pueden lograr detener tus pérdidas y ayudarte a ganar todo aquello que necesitas para tener una vida plena.

¿Qué es la disfagia?

Disfagia es el término médico para referirse a la “dificultad para tragar”. A veces, la disfagia ocurre si se come demasiado rápido o si no se mastican los alimentos lo suficientemente bien. Pero si tiene disfagia, es posible que tenga un problema médico grave que deba evaluarse de inmediato para definir la causa exacta e iniciar la terapia adecuada.

Puede deberse a una anomalía estructural o de motilidad en el paso de sólidos o líquidos desde la cavidad oral al estómago. La disfagia puede ocurrir a cualquier edad, pero es más común en adultos mayores. Las causas de los problemas para tragar varían y el tratamiento depende de la causa.

¿Cuáles son los síntomas de la disfagia?

Los síntomas incluyen:

  • No poder tragar
  • Dolor al tragar
  • Sentir que la comida se atasca en la garganta o el pecho
  • Tos o arcadas al tragar
  • Salivación excesiva
  • Problemas para hablar

¿Cuáles son los tipos de disfagia?

Disfagia orofaríngea: Ciertas condiciones pueden debilitar los músculos de la garganta, lo que dificulta que los alimentos pasen de la boca al esófago cuando comienzas a tragar. Es posible que te atragantes, tengas arcadas o tosas cuando trates de tragar o tengas la sensación de que los alimentos o los líquidos bajan por la tráquea o suben por la nariz.

Algunas causas de disfagia orofaríngea son:

  • Desórdenes neurológicos. Ciertos trastornos, como la esclerosis múltiple, la distrofia muscular y la enfermedad de Parkinson, pueden causar disfagia.
  • Daño neurológico. El daño neurológico repentino, como el de un accidente cerebrovascular o una lesión cerebral o de la médula espinal, puede afectar la capacidad de tragar.
  • Divertículo faringoesofágico (divertículo de Zenker). Una pequeña bolsa que se forma y acumula partículas de alimentos en la garganta, a menudo justo encima del esófago, provoca dificultad para tragar, gorgoteos, mal aliento y carraspeo o tos repetidos.
  • Cáncer. Ciertos tipos de cáncer y algunos tratamientos contra el cáncer, como la radiación, pueden causar dificultad para tragar.

 

Disfagia esofágica: Se refiere a la sensación de que los alimentos se pegan o quedan atrapados en la base de la garganta o en el pecho después de haber comenzado a tragar. Algunas de las causas de la disfagia esofágica incluyen:

  • Acalasia. Cuando el músculo esofágico inferior (esfínter) no se relaja adecuadamente para permitir que la comida ingrese al estómago, puede hacer que la comida regrese a la garganta.
  • Espasmo difuso. Esta afección provoca contracciones del esófago de alta presión y mal coordinadas, generalmente después de tragar. El espasmo difuso afecta los músculos involuntarios de las paredes del esófago inferior.
  • Estenosis esofágica. Un esófago estrecho puede atrapar grandes trozos de comida. Los tumores o el tejido cicatricial, a menudo causados ​​por la enfermedad de reflujo gastroesofágico (ERGE).

Radioterapia. Este tratamiento contra el cáncer puede provocar inflamación y cicatrización del esófago.

¿Cómo se trata la disfagia?

Es importante tomar en cuenta que para que la deglución se lleve a cabo de manera exitosa, debe haber una integridad y coordinación de los nervios y musculatura que llevan a cabo esta función. Esto va desde la fase oral con una adecuada masticación para formar el bolo alimenticio y que posteriormente sea proyectado hacia la faringe con ayuda de la lengua y paladar.

Para que todo esto sea posible los labios tienen que tener una función adecuada para impedir que la comida se salga de la boca, debe haber una adecuada dentición y función de los músculos masticatorios para poder formar el bolo e integridad de los nervios craneales V, IX, X, XII y XII.

La rehabilitación de la deglución consiste en seguir bajo la supervisión de un especialista un conjunto de técnicas para devolverle a la persona la normalidad en ese importante proceso en la vida de todo ser humano. 

Es fundamental que haya un fiel cumplimiento y funcionamiento de esas técnicas de terapia para que la persona afectada por la disfagia se recupere satisfactoriamente. Las técnicas más usuales consisten en:

  • Estimular los músculos faciales para mejorar el tono muscular, mediante una serie de masajes en el rostro y en el cuello del paciente para la evaluar la tonicidad muscular. Posteriormente se practican métodos como el amasamiento, pellizcar, friccionar, el de vibración y el de cosquilleo con pinceles.
  • Estimular con frío los músculos de la cara con bolas congeladas de diferentes texturas. Estimular el sistema orofacial con estiramientos de la lengua o empujando con esta un depresor lingual. Realizar ejercicios de deglución con diferentes técnicas muy específicas.

Con este tratamiento con el tiempo se irá recuperando la normalidad de la deglución, a menos que exista una complicación o trastorno adicional que diagnostique el especialista.

Te podría interesar: Tratamiento de Deglución

Encuéntranos sin problemas

También puedes visitarnos
nos encantaría conocerte

Sayula 310, Mitras Sur, 64020 Monterrey, N.L.

Lunes a viernes

9:00 am a 19:00 pm

Sábados

9:00 am a 14:00 pm

© 2023 Neurocenter. Todos los derechos reservados. 

Pasos para la recuperación de una embolia cerebral

Servicios

Pasos para la recuperación de una embolia cerebral

La enfermedad vascular cerebral (EVC) ocurre cuando la sangre no llega a una parte del cerebro debido a una trombosis, embolia o derrame dentro del mismo, afectando las funciones normales de la persona y en la mayoría de los casos dejando secuelas neurológicas.

En todos los casos en que ocurre una embolia cerebral se considera una emergencia médica y es necesaria la intervención especializada de un neurólogo para lograr un adecuado abordaje de la enfermedad, ya que la mayoría de las personas que padecieron un EVC, necesitó servicios de rehabilitación neurológica para recuperar en cierto grado su independencia.

En Neurocenter contamos no sólo con la infraestructura adecuada para ofrecer neurorehabilitación a nuestros pacientes recuperándose de un daño cerebral adquirido, sino que además nos respalda una robusta red de profesionales que pueden diagnosticar, tratar  dar seguimiento a todo tipo de enfermedad y secuela neurológica.

Principales déficits neurológicos de un EVC

  • Dificultad de generar movimientos voluntarios
  • Espasticidad y sincinesias o contracciones que se acompañan de cambios en la contracción muscular.
  • Déficit sensorial
  • Alteraciones en la sensibilidad superficial, ya sea en el tacto, dolor y temperatura. 
  • Alteraciones en el campo visual que repercuten en el equilibrio corporal y la coordinación.
  • Déficit cognitivo
  • Deficiencia del lenguaje y de la comunicación.
  • Trastornos de la deglución
  • Trastornos vesicoesfinterianos
  • Trastornos del tránsito intestinal

Te podría interesar: El Periodo de Ventana en un EVC 

Trastornos afectivos en la embolia cerebral

El desarrollo de depresión post infarto cerebral, se presenta por las modificaciones de los neurotransmisores y el pensamiento constante de la recuperación funcional. Se encuentra en la fase inicial y se desarrolla con la presencia de factores secundarios como el ambiente familiar, social y laboral.

Rehabilitación neurológica e intervención médica

El manejo de un paciente que ha padecido un evento cerebrovascular requiere de intervenciones eficaces para el adecuado abordaje y su mejora.

En la parte hospitalaria, es en donde se concentra la fase aguda del EVC y participan actividades de prevención y manejo de complicaciones secundarias. En esta fase se involucran los enfermeros, la familia, médicos neurólogos, internistas, geriatras, entre otros. 

Las acciones de la terapia física, evitan las complicaciones futuras y entre ellas encontramos los ejercicios ventilatorios que permiten incrementar movimientos de los músculos inspiratorios y espiratorios para mejorar la respiración.

Con los ejercicios terapéuticos en las movilizaciones activas y pasivas, se involucran grupos musculares que favorecen la movilización activa y disminuyen la presencia de contracturas musculares.  Los masajes terapéuticos, crean una combinación de movimientos para mejorar el retorno circulatorio y la generación del edema.

Sin embargo, en la fase no ambulatoria, se inicia en el momento en el que el paciente es remitido a un servicio de rehabilitación en silla de ruedas.

Uno de los grandes objetivos del tratamiento con la fisioterapia neurológica, es independizar al paciente con los cambios corporales para la adecuada mejora en el control del reflejo o de los músculos de la cintura escapular. 

Las técnicas involucradas en el manejo no ambulatorio, tienen un enfoque en el paciente que tiene posibilidades de mantener su posición de pie. En esta fase se independiza al paciente en la marcha de terrenos y se le indica iniciar con bastón.

Los ejercicios van dirigidos a lograr una participación consciente del paciente y a seguir órdenes sencillas como sostener objetos, flexionar y extender extremidades.

Por último, es importante tener en claro que la rehabilitación con la terapia ocupacional es  importante en la integración biopsicosocial y laboral ya que las personas con discapacidad ayudan al paciente a recuperar su independencia funcional en su vida diaria.

Tal vez te interese leer sobre: ¿Qué pasa cuando se sufre una Embolia Cerebral? 

Encuéntranos sin problemas

También puedes visitarnos
nos encantaría conocerte

Sayula 310, Mitras Sur, 64020 Monterrey, N.L.

Lunes a viernes

9:00 am a 19:00 pm

Sábados

9:00 am a 14:00 pm

© 2023 Neurocenter. Todos los derechos reservados.