Haz tu cita llamando al        81 – 2089 – 22 44

Cómo saber si tengo un nervio dañado

Servicios

Cómo saber si tengo un nervio dañado

El daño neurológico no involucra solo al cerebro y la médula espinal. Los nervios conforman el sistema nervioso periférico y una lesión en éstos también es considerado un daño neurológico. A este tipo de lesiones se les conoce como neuropatías.

Te explicaremos qué tipo de lesiones y enfermedades pueden presentarse en los nervios y por qué requieren y son motivo de consulta neurológica. Las Neuropatías  suelen afectar la vida diaria de las personas que las padecen, por ello es que uno de nuestros principales objetivos es ofrecer atención integral y multidisciplinaria a quien lo requiera.

En Neurocenter somos especialistas en el diagnóstico y tratamiento de todo tipo de padecimientos neurológicos, por lo que toda nuestra atención médica es especializada.

Tenemos la certeza de que con nuestra propuesta alternativa de atención y nuestra robusta comunidad de profesionales podemos detener las pérdidas y ayudarte a ganar todo aquello que, quien nos busca, requiere para tener una vida plena.

Estudios diagnósticos para determinar daño en los nervios

Todas estas manifestaciones no son exclusivas de los nervios, algunos síntomas también pueden presentarse o confundirse con alteraciones a nivel de la médula espinal o del cerebro. Por lo que al acudir a una consulta neurológica, el médico especialista interrogará muy detenidamente la forma de presentarse los síntomas, así como una exploración neurológica exhaustiva. Esto para determinar la ubicación y el tipo de lesión que se presenta.

El estudio por excelencia que le ayudará al neurólogo a confirmar su sospecha clínica son las velocidades de conducción nerviosa. Es un estudio que consiste en evaluar la velocidad con la que se envía la información que transmiten los nervios. Se estimula con un choque eléctrico leve en una parte del cuerpo inervada por el nervio a explorar y se censa la velocidad con la que se transmite este choque mediante unos electrodos colocados sobre la piel en el otro extremo del nervio.

Éste estudio nos ayudará a determinar si la lesión que se presenta es de tipo sensitiva, motora o mixta, si la lesión es del axonal o desmielinizante, así como los nervios afectados. No es invasivo, es indoloro y es rápido, tardando solo unos minutos en realizarse, hasta 30min o 1h dependiendo la cantidad de nervios a evaluar. Muchas veces, dependiendo de la presentación de los síntomas, será necesario complementar con una electromiografía, un estudio similar pero que censa la información directamente del músculo.

¿Cómo es un nervio y que hace?

Los nervios son las estructuras que transmiten información entre el sistema nervioso central (cerebro y médula espinal) y los órganos, incluyendo los músculos y la piel. Ésta información va en doble sentido, es decir, desde el cerebro se envía la información para que los músculos se muevan y para la regulación de distintos órganos como la frecuencia cardiaca en el corazón o participar en la digestión de los alimentos en el estómago e intestinos.

Por otro lado, los mismos órganos envían información al cerebro para que puedan ser regulados, además de que la piel envía la información sensitiva acerca de lo que pasa alrededor, como qué es lo que están sintiendo las manos, si hace calor o frío, o si percibe algún tipo de dolor. 

Los nervios son como cables que salen de la médula espinal y se distribuyen por todo el cuerpo, conformados por el axón de las neuronas (la estructura que lleva la información) y la vaina de mielina, una envoltura que recubre el axón para ayudar a que la información se envía de forma correcta y rápida.

Sabiendo todo lo que hacen los nervios, en la neurología las neuropatías se dividen según su función en motoras, sensitivas, autonómicas o mixtas (según el tipo de información que transmiten), según lo que está dañado en axonales o desmielinizantes (daño en el axón o falta de mielina) y según la distribución de los nervios afectados en mononeuropatía (si solo es 1 nervio afectado cómo en el túnel del carpo) y polineuropatía (daño en varios nervios distribuidos de forma difusa, como la polineuropatía diabética).

¿Qué pasa cuando los nervios están dañados?

Al haber un daño en los nervios los síntomas van a depender de qué tipo de información estén llevando esos nervios y con qué órganos están relacionados. Por lo que los síntomas que puede haber son:

  • Alteración de la sensibilidad en la piel. Ésta puede ser percibida como un hormigueo, simplemente no sentir nada o sentir poco al tacto, sensación de ardor o que quema, o de dolor con o sin estímulo táctil. Algunos ejemplos son la neuropatía diabética, neuralgia postherpética, lesión del nervio ciático, túnel del carpo.
  • Debilidad de una extremidad, presentándose como dificultad para moverse, mantenerse de pie o agarrar cosas. Un ejemplo es la parálisis facial, síndrome de Guillain-Barré, túnel del carpo o lesión del nervio ciático.
  • Disautonomías. Son muy variables, puede presentarse como disminución de la peristalsis (movimiento del intestino para mover el bolo alimenticio), dificultad para deglutir, incontinencia urinaria o fecal, alteración de la frecuencia cardiaca, sudoración excesiva, alteración de la presión arterial (muy alta o muy baja), entre otras cosas. Un ejemplo es la neuropatía diabética.

 

Ante la presencia de alteraciones sensitivas o debilidad que sugieran un daño neurológico en los nervios, es necesario acudir con un especialista en neurología para que realice un diagnóstico certero, y por lo tanto, que se reciba el tratamiento indicado.

Encuéntranos sin problemas

También puedes visitarnos
nos encantaría conocerte

Sayula 310, Mitras Sur, 64020 Monterrey, N.L.

Lunes a viernes

9:00 am a 19:00 pm

Sábados

9:00 am a 14:00 pm

Síguenos

© 2023 Neurocenter. Todos los derechos reservados. 

Las 10 enfermedades neurológicas más comunes

Padecimientos

Las 10 enfermedades neurológicas más comunes

El médico neurólogo es el especialista encargado de tratar las afecciones o enfermedades relacionadas con el cerebro, la médula espinal, el sistema neuromuscular, el sistema nervioso central, periférico y autónomo como enfermedades desmielinizantes o disautonomías, sean de características agudas, crónicas o degenerativas.

Dentro de todas ellas existen algunas que son más comunes que otras, y que representan el motivo de consulta más común con un neurólogo clínico, por ello queremos compartirte, de acuerdo a nuestra experiencia, los 10 padecimientos que tratamos con más frecuencia.

En Neurocenter estamos plenamente convencidos que con nuestra propuesta alternativa de atención, nuestra constante búsqueda de innovación y nuestra robusta comunidad de profesionales podemos detener las pérdidas y ayudarte a ganar todo aquello que, quien nos busca, requiere para tener una vida plena. 

Parte de ello es precisamente mantenerte informado para que puedas tomar decisiones adecuados con respecto a tu atención médica, así como que puedas definir si lo que necesitas es atención neurológica.

¿Qué tipo de enfermedades trata un neurólogo?

 

1. Cefalea (dolor de cabeza)

Sin duda la afectación neurológica más frecuente es el dolor de cabeza, el cual se puede clasificar como:

  • Cefalea primaria, que comprende la cefalea tensional, la migraña y las cefaleas trigémino-autonómicas o en cluster;
  • Cefaleas secundarias que son aquellas que son causadas por traumatismos, trastornos vasculares, incremento de la presión intracraneal, infecciones o tumoraciones.


2. Traumatismo Craneoencefálico.

Se trata de una lesión directa de las estructuras craneales como consecuencia de un agente mecánico externo y puede originar un deterioro funcional del contenido craneal.

Se puede clasificar en contusión o concusión siendo la primera  un golpe contra las prominencias óseas y la segunda como movimiento difuso del encéfalo dentro del cráneo llegando a producir vómito, amnesia, letargo, crisis convulsivas etc.

3. Evento cerebrovascular

El evento cerebrovascular o EVC es una condición de daño cerebral por falta de oxígeno o por hemorragia en el parénquima cerebral, cuyos factores de riesgo más importantes son la hipertensión arterial y una edad superior a 60 años.

Existe una estrategia llamada camaleón para identificar los síntomas y acudir al neurólogo para recibir la atención adecuada la cual consiste en: CA de cara (desviación de comisura bucal) MA de mano ( debilidad o torpeza) LE de lenguaje ( dificultad para hablar) y ON de realizar llamada telefónica a servicios de emergencia.

4. Epilepsia 

La epilepsia es una condición neurológica donde ocurre una descarga neuronal excesiva, anormal e hipersincrónica que condiciona a crisis convulsivas y se considera como tal cuando ocurren 2 eventos separados por 24 horas sin desencadenante. Puede ser focal o generalizada dependiendo si la descarga ocurre en uno o los 2 hemisferios cerebrales.


5. Demencias 

Las demencias son un grupo de enfermedades que afectan las funciones mentales superiores como el juicio, el cálculo, la habilidad visuoespacial, toma de decisiones, lenguaje, las praxias etc. L

Los dominios más frecuente afectados son mnemotécnicos de la A :Amnesia (memoria), Agnosia (reconocimiento sensorial), Apraxia (habilidades constructivas gráficas),Afasia (lenguaje). Las más frecuentes son la enfermedad de Alzheimer, demencia frontotemporal,  y cuerpos de Lewy


6. Enfermedad de Parkinson y parkinsonismo

La enfermedad de Parkinson es una enfermedad neurodegenerativa por acumulo de cuerpos de Lewy constituidos por alfa sinucleína mal plegada lo que ocasiona daño en neuronas dopaminérgicas, produciendo daño motor y no motor.

El parkinsonismo es definido como daño extrapiramidal que ocasiona rigidez, temblor discinesia y alteraciones de la marcha y postura que puede tener múltiples etiologías.


7. Enfermedad de Huntington  

La enfermedad de Huntington es una afectación neurogenética por expansión de tripletes CAG de glutamina y afectación del gen HTT que codifica para la proteína huntingtina ubicado en el cromosoma 4p16.3.

Se caracteriza por afectación cognitiva, psiquiátrica y neurológica donde la corea es lo más característico de la enfermedad. Es una enfermedad heredable con fenómeno de anticipación esto quiere decir que los descendientes que heredan la mutación pueden tener mayor gravedad de síntomas y de aparición más temprana  


8. Meningitis 

Se trata de una infección de las leptomeninges por bacterias, virus u hongos que ocasionan vómitos en proyectil, fiebre,  cefalea, fotofobia, sonofobia y rigidez de nuca. Si no es tratada adecuadamente puede ocasionar sordera como secuela, o crisis convulsivas.

 

9. Distrofias musculares 

Conjunto de enfermedades neurogenéticas que ocasionan debilidad y pérdida progresiva de la masa muscular. Las distrofias musculares son degeneraciones de los músculos ocasionadas por genes anormales (mutaciones).

La mayoría de las veces aparecen en la niñez. Los músculos dañados se debilitan progresivamente. Con el paso del tiempo, la mayoría de las personas con esta enfermedad necesitan una silla de ruedas. Otros síntomas incluyen dificultades para respirar o tragar. Las más características son la distrofia muscular de Duchenne y la distrofia de Becker.  

 

10. Esclerosis Múltiple.

Es una enfermedad neurológica crónica de naturaleza inflamatoria y autoinmunitaria caracterizada por el desarrollo de lesiones desmielinizantes, y de daño axonal en el Sistema Nervioso Central. Se asocia a una combinación de factores genéticos, que predisponen a padecer la enfermedad, y factores ambientales e infecciosos (infecciones virales) que favorecen la aparición de la Esclerosis Múltiple. Las manifestaciones dependen de la localización del foco de desmielinización, pero típicamente se presenta como un trastorno sensitivo y/o motor en una o más extremidades, neuritis óptica, diplopía, ataxia, vejiga neurogénica, fatiga, disartria, neuralgia del trigémino nistagmo, vértigo.

Encuéntranos sin problemas

También puedes visitarnos
nos encantaría conocerte

Sayula 310, Mitras Sur, 64020 Monterrey, N.L.

Lunes a viernes

9:00 am a 19:00 pm

Sábados

9:00 am a 14:00 pm

© 2023 Neurocenter. Todos los derechos reservados. 

No todo es enfermedad de Parkinson

Padecimientos

No todo es enfermedad de Parkinson

Aunque el parkinsonismo es característico precisamente de la Enfermedad de Parkinson, cuando se presenta este síntoma no siempre se trata de este padecimiento, pues existen diversas enfermedades que lo pueden manifestar.

El parkinsonismo consiste en sufrir alguno de los síntomas característicos del Parkinson, como el temblor, la rigidez, la lentitud o las alteraciones posturales, sin tener precisamente Parkinson en sí. 

Por ello es prioritario acudir con un neurólogo especialista que pueda emitir un diagnostico certero y tratar el padecimiento de manera adecuada, para de esta forma mejorar la calidad de vida del paciente y retrasar el avance de la enfermedad.

En Neurocenter nos especializamos en el tratamiento de todo tipo de padecimientos neurológicos, por lo que contamos con una robusta red de profesionales e infraestructura que nos permite ofrecer una atención integral y multidisciplinaria.

En este artículo buscamos informarte sobre los distintos padecimientos que aunque presenten síntomas de Enfermedad de Parkinson, tienen diferencias que deben ser abordadas de manera diferente.

El diagnóstico debe de ser realizado por un médico neurólogo para no cometer errores diagnósticos. El neurólogo se apoya de el interrogatorio, la exploración física y estudios de imagen como la resonancia magnética nuclear de cerebro para descartar causas de parkinsonismo como la enfermedad de pequeño vaso por accidente cerebro vascular, la atrofia de sistemas múltiples, la parálisis supranuclear progresiva o la demencia por cuerpos de Lewy los cuales comparten síntomas parecidos a la enfermedad de Parkinson.

Además se apoya en escalas como herramientas diagnósticas para tener mayor certeza como lo es la escala de  Hoehn y Yahr. La escala de evaluación de la Enfermedad de Parkinson (UPDRS) es más completa que la escala de Hoehn y de Yahr.

Toma en cuenta la alteración para la realización de las actividades diarias, el comportamiento, el humor, las complicaciones cognoscitivos y los efectos del tratamiento respecto de las alteraciones motoras.

Atrofia de Sistemas Múltiples

La Atrofia de Sistemas Múltiples (ASM) es un diagnóstico diferencial de la enfermedad de Parkinson la cual también cursa con parkinsonismo y disautonomía, pero además va acompañado de disfunción cerebelosa como la marcha atáxica, nistagmo, disdiadococinesia y síntomas de neurona motora superior como hiperreflexia, Babinski, y espasticidad.

Existen 3 tipos de ASM dependiendo el sitio donde predomine la lesión:

  • Olivopontocerebelosa
  • Disautonómica
  • Estriadonigral.

A diferencia de la Enfermedad de Parkinson este padecimiento no suele responder al tratamiento con Levodopa.

Parálisis Supranuclear Progresiva

La parálisis supranuclear progresiva (PSP) es parte de los diagnósticos diferenciales de la Enfermedad de Parkinson.  Cursa con caídas frecuentes y alteraciones visuales principalmente. Presentan dificultad para mover los ojos de arriba hacia abajo y cuando el paciente fija la mirada a un objeto a la distancia puede presentar oscilaciones rítmicas cuadradas.

Como todo parkinsonismo puede presentar:

  • Bradicinesia
  • Rigidez
  • Temblor
  • Distonía
  • Disautonomías

Demencia por cuerpos de Lewy

En esta enfermedad suele estar presente el deterioro cognitivo y demencia así como parkinsonismo (lentitud de movimientos, rigidez, temblor), pero sobre todo alucinaciones muy llamativas y delirios.

Su diagnóstico sólo puede realizarse postmortem demostrando las inclusiones cerebrales por cuerpos de Lewy.

Enfermedad de Parkinson

La enfermedad de Parkinson (EP)  también llamada mal de Parkinson  o parálisis agitante es un proceso neurodegenerativo de aparición en la edad adulta, generalmente alrededor de los 60 años y constituye la segunda causa de enfermedad neurodegenerativa más frecuente por detrás de la demencia tipo Alzheimer.

Es producida por la pérdida progresiva de neuronas dopaminérgicas de la sustancia negra par compacta del mesencéfalo, así como la presencia de inclusiones intracelulares llamados cuerpos de Lewy que están formados por una proteína llamada alfa sinucleína mal plegada.  

La prevalencia de esta enfermedad es estimada en 1% en mayores de 60 años, siendo mayor en Hombres que en Mujeres. La mayoría de los casos son esporádicos siendo el envejecimiento el principal factor de riesgo.

Alrededor de un 10% es debido a causas genéticas como la mutación del Gen PARK1 y PARK2 siendo de mayor probabilidad en la EP de inicio temprano (menor a 40 años). Algunos factores ambientales como la exposición a pesticidas o traumatismos craneoencefálicos repetidos aumentan el riesgo.

Síntomas de la enfermedad de Parkinson

Los síntomas de la enfermedad de Parkinson son ocasionados principalmente por la falta de dopamina, son conocidos como síntomas extrapiramidales lo que quiere decir que no vienen directos del control motor por la vía cortico espinal. Se pueden clasificar como síntomas motores y no motores.

Síntomas motores: aparecen en la etapa avanzada de la enfermedad.

  • Temblor en reposo.
  • bradicinesia.
  • Alteración en la marcha.
  • Rigidez en rueda dentada.

 

Los pacientes suelen tener temblor cuando están en reposo, suelen realizar un movimiento en “cuenta monedas” con los dedos de las manos, muestran una marcha festinante como si arrastraran los pies, con pasos cortos y suelen tener alteración en el equilibrio lo que les provoca caídas frecuentes lo que puede originar fracturas.

Conforme la enfermedad avanza, las manifestaciones motoras cardinales, que habitualmente se presentan inicialmente en un solo hemicuerpo, se generalizan afectando también al lado contralateral, aunque la enfermedad suele mantener cierto grado de asimetría a lo largo de su evolución.

Síntomas no motores: Pueden aparecer hasta 30 años antes de la aparición de los motores.

  • Estreñimiento.
  • Hiposmia/Anosmia.

(esto quiere decir que tienen dificultad para percibir olores)

  • Trastornos del sueño.
  • Ansiedad.
  • Depresión.
  • Apatía.
  • Alucinaciones.
  • Dolor.
  • Sialorrea.

(esto quiere decir que suelen tener escurrimiento de la saliva)

  • Disfagia.

(esto quiere decir que tienen dificultad para tragar)

  • Disartria.

(esto quiere decir que tienen dificultad para articular palabras)

  • Incontinencia.
  • Hipotensión ortostática.

Tratamiento del Parkinsonismo

El tratamiento para estas entidades suele basarse principalmente en la rehabilitación física para disminuir las caídas asociadas a la alteración de la marcha, disminuir la rigidez y aumentar la fuerza.

La rehabilitación de deglución es importante para mejorar el estado nutricional y evitar la broncoaspiración.

La estimulación magnética transcraneal se utiliza para la facilitación cognitiva.

Las enfermedad que cursan con parkinsonismo que no son enfermedad de Parkinson responden pobremente a la Levodopa por lo cual el tratamiento farmacológico de sostén y rehabilitación son la piedra angular de su tratamiento.

Encuéntranos sin problemas

También puedes visitarnos
nos encantaría conocerte

Sayula 310, Mitras Sur, 64020 Monterrey, N.L.

Lunes a viernes

9:00 am a 19:00 pm

Sábados

9:00 am a 14:00 pm

© 2023 Neurocenter. Todos los derechos reservados. 

Terapia ocupacional infantil: Desarrollo cognitivo y psicomotor

Servicios

Terapia ocupacional infantil: Desarrollo cognitivo y psicomotor

La terapia ocupacional no sólo ayuda a personas adultas que requieran recuperar sus habilidades cotidianas luego de sufrir alguna lesión neurológica, sino que puede aplicarse en niños para el tratamiento de retrasos en el desarrollo cognitivo y psicomotor, siempre bajo la atención de un neuropediatra.

Múltiples diagnósticos requieren terapia ocupacional, entre ellos podemos encontrar; parálisis cerebral, trastornos del aprendizaje y la atención, trastornos de conducta con el procesamiento sensorial, y retraso en el desarrollo psicomotor.

El neurodesarrollo es un proceso continuo que se inicia desde la concepción hasta la madurez y abarca las distintas funciones humanas que generan la adaptación del individuo al entorno psicofísico.

Las funciones psicomotoras básicas del niño se van desarrollando a lo largo del primer año de vida en una secuencia ordenada, cada una representando el nivel más alto de  maduración cerebral. El desarrollo cognitivo va evolucionando conforme el menor pasa por diferentes etapas de crecimiento, durante las cuales logrará definir su personalidad

Cuando existe una discapacidad intelectual, las etapas por las que pasa el niño, no logran desarrollarse y deberán de adecuarse al nivel de desarrollo mental y emocional, por lo tanto, la terapia ocupacional se encargará de proponer actividades significativas, vincular los contenidos inconscientes y producir una adaptación a la realidad de estos menores.

Actividades en la terapia ocupacional

Podemos definir como terapia ocupacional a la encargada de ayudar a las personas de todas las edades con capacidades diferentes a reincorporarse activamente a las funciones significativas de su vida diaria, pues uno de sus objetivos esenciales es promover el bienestar a través de la ocupación.    

Algunas de las actividades que comprende la terapia ocupacional son:

  • Autocuidado
  • educación
  • participación social
  • juegos
  • esparcimiento.

 

Con ello se promueven el desarrollo, el mantenimiento y la recuperación de las actitudes o destrezas que genera el individuo, previniendo complicaciones en el entorno social. La adaptación a nuevas tareas puede permitir que alcancen la máxima independencia y mejoren su calidad de vida.                           

En el área pediátrica la terapia ocupacional está reconocida en múltiples países como promotora de servicios a los niños de todas las edades con dificultades en el desarrollo físico, emocional y social, que requieren asistencia especial.

Al realizar una evaluación certera en el área de la prevención, el diagnóstico y el tratamiento se logran generar estrategias en el cuidado de tareas cotidianas relacionadas con actividades preescolares y escolares, así como actividades de juego y esparcimiento, con el fin de mejorar el desarrollo de los niños y alcanzar su independencia y calidad de vida.

Objetivos en la terapia ocupacional

Como hemos mencionado, uno de los objetivos más claros de la terapia ocupacional es lograr la independencia del infante con sus ocupaciones diarias como:

  • Juego
  • Aseo
  • Vestimenta
  • Alimentación
  • Material escolar.

 

Teniendo en cuenta las características e intereses de cada niño.

Otro de los objetivos involucrados es el de favorecer un entorno seguro, accesible y facilitador para lograr una adecuada adaptación y optimizar su desarrollo.                          

El propósito principal de la terapia ocupacional es entender qué es lo que la persona demanda, qué necesita y/o quiere hacer, qué puede hacer y qué dificultades encontró para alcanzar su objetivo.

¿Cuándo se recomienda la Terapia Ocupacional?

De primera instancia se requiere ser valorado por médico pediatra o médico de atención primaria que lo refiera a algún neurólogo pediatra para de esta forma prescribir el uso de la terapia ocupacional.

Algunos ejemplos que pueden ser valorados por el área son:

  • Dificultad para alimentación
  • Dificultad de la vestimenta o actividades relacionadas con el aseo
  • Mala coordinación en actividades motoras
  • Falla del equilibrio
  • Reconocimiento del esquema corporal.
  • Problemas en las habilidades motoras finas
  • Dificultad para el aprendizaje de la lectura y escritura
  • Manipulación de objetos y herramientas
  • Percepción, cognición y habilidades sociales (autoestima, comunicación e interacción).

 

Las enfermedades más relacionadas para el abordaje de la terapia, son:

  • Parálisis cerebral infantil
  • Retraso en el desarrollo psicomotor
  • Discapacidades del desarrollo
  • Trastornos del aprendizaje y atención
  • Trastornos del procesamiento sensorial
  • Distrofia muscular.  
  • Trastorno del espectro autista, en el cual las personas requieren de una amplia gama de áreas multidisciplinarias que favorezcan su adecuado desarrollo.

 

La terapia ocupacional, favorece la adecuada integración social a través de la práctica constante de la actividad de la vida diaria con implementación de comunicación entre padre e hijos.

Tratamiento en la terapia ocupacional

Las sesiones dependen de las características de la edad, enfermedad, período de atención y el grado de tolerancia.  Al finalizar se elaborará un reporte de la información del funcionamiento general y específico del niño, el terapeuta podrá explicar el mantenimiento de la independencia funcional e indicará los puntos a tomar con los cuidadores.

Por otro lado, se realizan diversas estrategias para la participación en las actividades diarias; por medio de la utilización de artículos de apoyo, utilización de ayudas visuales para facilitar el seguimiento de las secuencias correctas de cada actividad, adaptación del entorno a las necesidades individuales de cada niño, facilitación de componentes sensoriales y motores para desarrollar una actividad.

Encuéntranos sin problemas

También puedes visitarnos
nos encantaría conocerte

Sayula 310, Mitras Sur, 64020 Monterrey, N.L.

Lunes a viernes

9:00 am a 19:00 pm

Sábados

9:00 am a 14:00 pm

© 2023 Neurocenter. Todos los derechos reservados. 

¿Cuáles son las lesiones nerviosas periféricas?

Padecimientos

¿Cuáles son las lesiones nerviosas periféricas?

Aunque el sistema nervioso se compone por el cerebro, la médula espinal y los nervios, existen diversas lesiones de acuerdo al lugar en el que se ubiquen y en este artículo queremos hablar específicamente de las lesiones nerviosas periféricas. Es importante que todas las lesiones neurológicas, sean atendidas por un neurólogo.

Uno de nuestros principales objetivos es logar que todas las personas que lo requieren reciban atención especializada, por ello nos interesa que logres identificar aquellas lesiones que requieren ser revisadas por un especialista en neurología.

En Neurocenter tenemos la certeza de que con nuestra propuesta alternativa de atención, nuestra constante búsqueda de innovación y nuestra robusta comunidad de profesionales podemos detener las pérdidas y ayudarte a ganar todo aquello que, quien nos busca, requiere para tener una vida plena. 

Antes de detallarte cuáles son las lesiones nerviosas periféricas, debes saber que el sistema nervioso  se divide en dos grandes subsistemas: Sistema Nervioso Central (SNC), que está compuesto por encéfalo y médula espinal y Sistema Nervioso Periférico (SNP), en donde incluye todos los nervios periféricos situados fuera del sistema nervioso central. 

Cada uno de ellos tienen el objetivo de controlar y regular diversas funciones en los diferentes órganos y sistemas, pues a través de conexiones entre neuronas son capaces de regular el organismo con el medio externo.

¿Qué pasa cuando hay lesión?

Los nervios se componen de una unidad única y primordial, llamada neurona. La Neurona es capaz de realizar tareas complejas que generan la comunicación con otras, enviando señales y recibiendo conexiones que son efectores en diferentes partes del cuerpo humano. 

Cuando existe una lesión en alguna fibra nerviosa, las vainas de mielina que recubren a los cuerpos de las neuronas se dañan y generan un sin fin de alteraciones que comienzan con la muerte neuronal. 

Se puede provocar una regeneración a lo largo del tiempo, con la modificación de la estructura del cuerpo neuronal. Por otro lado, si no existiera una lesión en los axones, su recuperación seria con facilidad y su funcionalidad estaría completa. Pero si la lesión es tan grave que interrumpe múltiples estructuras, no existirá forma de reestablecer en su totalidad el daño producido.  

El daño de los nervios periféricos se traduce en múltiples enfermedades metabólicas, neoplasias malignas, toxinas endógenas, químicos o mecánicos y traumatismos térmicos.

¿Cómo saber si tengo un daño en el nervio?

En las alteraciones motoras podemos encontrar que un nervio se secciona a un nivel determinado, generando la supresión de la actividad motora en el territorio distal a la lesión. La degeneración se lleva a cabo en la segunda y cuarta semana posterior, y progresa con rapidez. 

En alteraciones sensitivas, la pérdida se da por una delimitación del área con amplia anestesia táctil y térmica que concuerda con la distribución anatómica dañada. Sin embargo, en las alteraciones de los reflejos se presenta cuando hay sección completa de un nervio periférico eliminando por completo su actividad refleja.                            

Por otro lado, podemos mencionar al síndrome clínico por lesión de un nervio periférico que contiene fibras sensitivas y se caracterizan por un dolor urente insoportable. En diferentes casos, comienza tras el traumatismo. Ocurre en un porcentaje bajo de lesiones, pero es más frecuente en el daño completo del nervio.

 La valoración del daño

Como ya hemos mencionado, todas las lesiones deben de ser valoradas por un neurólogo, quien podrá explorar el daño a fondo. Desde la historia clínica, en la cual se detallará el mecanismo por el cual se lesionó la parte nerviosa, su evolución sintomática. Así como también, la exploración clínica que nos mostrará los signos y síntomas sensitivos, motores y vegetativos que existan. 

Los estudios neurofisiológicos, son una parte fundamental en el diagnóstico del daño. Ya que con ellos podemos demostrar el origen del daño. Se encuentra la electromiografía (EMG), en la cual nos permite observar el nervio lesionado a través de a valoración del músculo. Los estudios de conducción nerviosa (VCN), se valoran estimulando un nervio periférico con un electrodo que se aplica sobre la piel y mide la velocidad de conducción entre cada fibra nerviosa.

Regeneración del nervio

Hay factores que influyen en la regeneración del nervio como la edad, los adultos son más propensos a fracasar en la generación de fibrosis en la lesión. La antigüedad de la lesión, en la que la demora de la reparación influye más en la recuperación motora que la sensitiva. La reparación es precoz, antes del año. En general, a mayor tiempo transcurrido menor grado de recuperación. La zona de la lesión, ya que cuanto más proximal sea, peor pronóstico tendrá.                                                      

Cuando la lesión es irreparable, se producen secuelas sensitivas, motoras y vegetativas. Producen parálisis en las zonas inervadas, siendo necesaria la rehabilitación; favoreciendo un conjunto de medidas encaminadas en mejorar el área afectada, para desarrollar el adecuado desempeño físico por medio de programas desarrollados en generar la reestructuración del daño.

Encuéntranos sin problemas

También puedes visitarnos
nos encantaría conocerte

Sayula 310, Mitras Sur, 64020 Monterrey, N.L.

Lunes a viernes

9:00 am a 19:00 pm

Sábados

9:00 am a 14:00 pm

© 2023 Neurocenter. Todos los derechos reservados. 

Neurorehabilitación: Calidad de vida para ELA

Servicios

Neurorehabilitación: Calidad de vida para ELA

Cuando se recibe el diagnóstico de Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA), puede parecer una sentencia, y aunque sí es una enfermedad degenerativa que hasta el momento no tiene cura, existen muchos tratamientos paliativos y regenerativos que pueden ayudar a mantener y mejorar la calidad de vida del paciente, como la neurorehabiltiación.

Esto considerando no sólo al ELA como una enfermedad motora, sino multisistémica, que requiere de una atención integral y multidisciplinaria en la que se tomen en cuenta aspectos como terapia física, terapia psicológica, nutrición, además de la parte neurológica.

En Neurocenter ofrecemos precisamente una alternativa de atención que considera todas las áreas de servicios neurológicos, pues contamos con equipo para lar realización de estudios, así como una robusta red de profesionales que pueden interpretar, diagnosticar y tratar todo tipo de padecimientos neurológicos.

La neurorehabilitación es nuestra especialidad, con instalaciones y personal capacitado para poner en práctica el tratamiento adecuado para cada uno de nuestros pacientes. Tenemos la certeza de que sólo desafiando las metodologías tradicionales de atención neurológica que se brindan en los sistemas de salud convencionales, podemos lograr que nuestros pacientes recuperen las sonrisas, los paseos, las charlas, los abrazos, su independencia o su movilidad.

Estamos plenamente convencidos de que podemos detener las pérdidas y ayudarte a ganar todo aquello que, quien nos busca, requiere para tener una vida plena.

¿Por qué se requiere neurorehabilitación?

La detección de cambios cognitivos y conductuales es importante para los pacientes con ELA y sus cuidadores, ya que el deterioro ejecutivo se asocia con una trayectoria más rápida de la enfermedad y los cambios conductuales se asocian con una mayor carga para el cuidador.

Además las personas con ELA pueden desarrollar dolor musculoesquelético y debilidad muscular debido a la pobre movilidad, por técnicas de transferencia subóptimas, espasticidad, pérdida del rango de movimiento o por contracturas musculares.

Por lo anterior se recomiendan diversos tratamientos como:

  • Rehabilitación física
  • Rehabilitación del equilibrio
  • Rehabilitación de deglución
  • Terapia ocupacional
  • Rehabilitación cognitiva
  • Rehabilitación de lenguaje

¿Qué es la esclerosis lateral amiotrófica?

La esclerosis lateral amiotrófica (ELA) es una enfermedad que daña las neuronas que controlan los músculos. Esto ocasiona que los músculos se debiliten, dejen de trabajar y ocasionen que el paciente no se pueda mover (parálisis). Es una enfermedad progresiva y que hasta este momento no tiene cura, sin embargo, hay muchas opciones de tratamiento para mejorar los síntomas.

¿Cuáles son los síntomas?

Si la debilidad es de predominio en el brazo o mano se puede manifestar:

  • Problemas para usar botones o cierres
  • Dificultad para manejar monedas u otros objetos pequeños
  • Problemas para escribir

Si la debilidad es de predominio en la pierna o en el pie se puede manifestar:

  • Problemas caminar
  • Dificultad para mantener el equilibrio
  • Lentitud para subir escaleras
  • Problemas para levantarse de una silla o del piso

Si la debilidad es de predominio en la cabeza, cuello, torso se puede manifestar:

  • Dificultad para abrir la boca
  • Dificultad para tragar
  • Dificultar para pronunciar palabras
  • Babear
  • Imposibilidad de cerrar los ojos por completo
  • Ladear la cabeza por no poder sostenerla
  • Problemas para respirar

 Los pacientes con ELA pueden tener cambios en el estado de ánimo súbitos. Pueden llorar, reír o bostezar en circunstancias que no hacen sentido para el resto de las personas.

Diagnóstico y tratamiento

Hay que acudir al médico para realizar varios estudios. El diagnóstico se determina principalmente mediante un examen clínico junto con estudios de conducción nerviosa, electromiografía y pruebas de laboratorio.

Actualmente existen medicamentos que ayudan a disminuir la velocidad de progresión de la enfermedad, sin embargo, su efecto es bastante limitado. Hay varios fármacos en desarrollo para prolongar la supervivencia de los pacientes con esta patología.

Además, existen tratamientos para mejorar los síntomas, estos incluyen:

  • Apoyo ventilatorio. Se brinda oxígeno suplementario a través de una máscara que se ajusta a la cara o nariz.
  • Gastrostomía. Es un tubo que va desde la piel del abdomen directamente al estómago. A través de la cual se da comida y líquidos para proporcionar nutrición al paciente.
  • Dispositivos para caminar. Puede ir desde un bastón o muletas, hasta a una silla de ruedas automática.

·  Dispositivos para hablar

¿Cuál es el pronóstico?

El tiempo desde el inicio de los síntomas hasta el diagnóstico es de aproximadamente 9-12 meses. Se estima que para cuando los pacientes experimentan signos y síntomas de ELA, aproximadamente el 50-70% de las neuronas motoras ya no funcionan.

 La mayoría de los pacientes con ELA mueren dentro de los primeros 3-5 años posteriores al diagnóstico. Sin embargo, la supervivencia más prolongada no es rara. Aproximadamente 30% de los pacientes continúan con vida después de los 5 años y del 10-20% sobreviven más de 10 años de la fecha de diagnóstico.

 La principal causa de muerte de los pacientes con ELA es la insuficiencia respiratoria. La ventilación no invasiva es el tratamiento preferido para los síntomas de insuficiencia respiratoria y puede prolongar significativamente la supervivencia de los pacientes con ELA en comparación con los pacientes que no utilizan ventilación no invasiva.

Encuéntranos sin problemas

También puedes visitarnos
nos encantaría conocerte

Sayula 310, Mitras Sur, 64020 Monterrey, N.L.

Lunes a viernes

9:00 am a 19:00 pm

Sábados

9:00 am a 14:00 pm

© 2023 Neurocenter. Todos los derechos reservados. 

¿Cuál es la diferencia entre demencia y delirium?

Padecimientos

¿Cuál es la diferencia entre demencia y delirium?

Muchos hemos escuchado acerca de la demencia, las causas, cómo se presenta y tal vez del tratamiento, pero ¿qué tanto conocemos acerca del delirium? Se trata de un trastorno neurológico bastante común pero que muchas veces pasa desapercibida y por lo tanto, inatendida.

Veamos más a fondo en qué consiste el delirium, cuándo se presenta, que podemos hacer para evitarlo, cómo tratarlo, pero principalmente por qué es diferente a la demencia.

La importancia de conocer la diferencia radica en el tratamiento médico a seguir para el paciente, por ello la relevancia de ser atendido por un neurólogo que logre identificar el padecimiento de manera adecuada.

En Neurocenter tenemos la certeza de que con nuestra propuesta alternativa de atención, nuestra constante búsqueda de innovación y nuestra robusta comunidad de profesionales podemos detener las pérdidas y ayudarte a ganar todo aquello que, quien nos busca, requiere para tener una vida plena. 

Como parte de esta atención integral queremos ofrecerte la información que necesitas para tomar decisiones correctas sobre la atención médica que tu o tu familia necesitan.

¿Qué es el delirium?

El delirium, también conocido como estado confusional agudo, es un trastorno neurológico que se presenta como alteración aguda de la atención que tiene un curso fluctuante, es decir, hay momentos en los que la persona está atenta y orientada, y otros en los que no sabe dónde está, qué día es o incluso desconocer a sus familiares. El delirium se clasifica en:

  • Hipoactivo: es cuando el paciente tiende a estar somnoliento la mayoría del tiempo, despertando en momentos desorientado e inatento.
  • Hiperactivo: es cuando el paciente tiende a estar agitado (o incluso agresivo), preguntando dónde está, qué hace ahí o quienes son los que lo rodean.
  • Mixto: es cuando el paciente fluctúa entre episodios de delirium hipoactivo e hiperactivo.

El delirium es mucho más frecuente en adultos mayores, presentándose cuando tienen alguna infección o descompensación de alguna enfermedad que ya presenten. Por lo tanto, es algo que los médicos ven bastante común en los hospitales.

¿Cómo saber si es delirium?

No hay un dato específico de laboratorio o imagen que nos diga que una persona está presentando delirium. El diagnóstico se hace con los datos clínicos que la persona presenta, observando esta confusión, desorientación e inatención ya mencionada, siendo  muy importante la aparición aguda y que sea un estado fluctuante.

Una herramienta ampliamente utilizada por los médicos es el CAM (confusion assessment method, por sus siglas en inglés), una evaluación que toma en cuenta el comienzo agudo y fluctuante, la alteración de la atención, el pensamiento desorganizado y la alteración del nivel de consciencia. 

Es necesario hablar con los familiares para buscar el desencadenante del delirium, por lo que el médico preguntará por enfermedades que padezca, que tan controlado ha estado de sus enfermedades de base, qué medicamentos está tomando, si ha mostrado datos de algún tipo de infección como ardor al orinar, diarrea, dolor abdominal, etc.

Además de que será necesario realizar estudios de laboratorio para descartar otras causas que ocasionen un estado confusional agudo como alteraciones de los electrolitos, además de descartar alguna causa infecciosa. No es necesario realizar ningún estudio de imagen a menos que se sospeche que la causa de la desorientación se deba a alguna alteración a nivel del cerebro.

Los médicos más familiarizados con este trastorno son los neurólogos, internistas y por supuesto, los geriatras. Por lo que es muy importante que ante la duda de que una persona esté presentando episodios de delirium, debe ser evaluado por un médico especialista, ya que el primer paso es determinar el desencadenante para atacar el problema de raíz, así como proporcionar el manejo médico pertinente según cada caso.

¿Delirium o demencia?

Puede llegar a haber confusión entre el delirium y la demencia, ambos se presentan en adultos mayores con desorientación, inatención y alteraciones de la función mental. La principal diferencia se basa en el tiempo de evolución, ya que la demencia se presenta de una forma más crónica, haciéndose presente poco a poco con el paso de los años y permaneciendo de forma constante.

Por otro lado, el delirium se presenta de forma más abrupta, estando bien un día y al día siguiente encontrarse sumamente desorientado, además de que siempre hay alguna causa que lo haya desencadenado.

¿Cómo se trata el delirium?

Existen medidas farmacológicas y no farmacológicas para el manejo del delirium. Siempre habrá que realizar todas las medidas no farmacológicas desde la identificación del delirium, continuarlas durante el tratamiento médico y posterior a la resolución del delirium para evitar que vuelva a desencadenarse. Te explicaremos en qué consisten todas estas medidas:

  • Mantener ventanas abiertas.
  • Mantener luz en el día y oscuridad en la noche.
  • Respetar el sueño (esto incluye no administrar medicamentos no esenciales durante la noche).
  • Ambiente cómodo, sin estrés.
  • Leer el periódico o ponerle las noticias.
  • Estar recordando el día, dónde está.
  • Estar platicando con el fin de mantenerlo orientado.
  • Que use sus lentes y/o aparatos auditivos en todo momento.
  • Movilización fuera de cama en caso de ser posible.
  • Mantener una adecuada hidratación.

 

Habrá casos en los que las medidas no farmacológicas no sean suficientes para tratar el delirium, principalmente en aquellos casos en los que el paciente presenta un delirium hiperactivo y se encuentra muy agitado.

Los fármacos que pueden utilizarse son principalmente los antipsicóticos como el haloperidol, quetiapina u olanzapina. En el caso de pacientes que se encuentren hospitalizados también se puede recurrir a medicamentos de tipo sedativos como la dexmedetomidina. Éstos deben ser indicados por un médico especialista ya que pueden tener efectos adversos o interacciones con otros medicamentos que ya tome el paciente, causando más daño que beneficio.

Todas estas medidas nos ayudarán a tratar el delirium, sin embargo, siempre hay que identificar la causa que lo haya desencadenado para prevenir que siga ocurriendo.

Encuéntranos sin problemas

También puedes visitarnos
nos encantaría conocerte

Sayula 310, Mitras Sur, 64020 Monterrey, N.L.

Lunes a viernes

9:00 am a 19:00 pm

Sábados

9:00 am a 14:00 pm

© 2023 Neurocenter. Todos los derechos reservados. 

Cefalea en racimos: dolor de cabeza atípico

Padecimientos

Cefalea en racimos: dolor de cabeza atípico

Aunque el dolor de cabeza en general es muy común, existen algunos tipos de dolor más específicos que se presentan en menos del 1% de los pacientes, uno de ellos es la cefalea en racimos.

Ésta se caracteriza por episodios de dolor de cabeza que aparecen en un lado del cráneo, son de alta intensidad y suelen ser debilitantes. Estos episodios ocurren repetidamente durante semanas o meses, seguidos por periodos sin presentar episodios. La causa del dolor aún se desconoce.

Es importante que este tipo de padecimiento sea tratado por un neurólogo clínico que pueda identificarlo, diagnosticarlo y tratarlo de manera adecuada, pues en este caso, la automedicación sólo empeora el problema.

En Neurocenter tenemos la certeza de que con nuestra propuesta alternativa de atención, nuestra constante búsqueda de innovación y nuestra robusta comunidad de profesionales podemos detener las pérdidas y ayudarte a ganar todo aquello que, quien nos busca, requiere para tener una vida plena.  

Como parte de nuestro objetivo de atención integral, queremos que cuentes con la información necesaria que te permita reconocer el problema y de esta forma buscar la atención médica adecuada.

¿Cómo reconocerla?

La cefalea en racimos suele presentarse en varios episodios de dolor de un solo lado de la cabeza, los cuales suelen ser intensos. Se suele describir como un dolor agudo o dolor en puñalada. Además, este dolor puede venir acompañado de otros síntomas como cambios en la sensibilidad de la piel alrededor del ojo o de la sien.

Hay otros síntomas característicos que tienen que ver con el sistema nervioso y suelen presentarse durante un episodio y estos ocurren en el mismo lado del dolor de cabeza: caída del párpado, la pupila puede verse más pequeña con respecto a la otra, el ojo enrojecido, congestión nasal y/o escurrimiento nasal.

La típica cefalea en racimos tiene una duración aproximada desde 15 minutos hasta 3 horas. Puede aparecer desde una vez cada pocos días o semanas, hasta llegar a presentar varios episodios en un mismo día.

¿A quiénes afecta?

Es un tipo de dolor de cabeza poco común, de hecho, menos del 1% de los pacientes se ven afectados. Suele aparecer en hombres entre 20-40 años, aunque puede aparecer a cualquier edad y también puede afectar a mujeres. Se han identificado algunos factores de riesgo los cuales son:

  • Historia familiar: Se cree que tiene un componente genético, el riesgo aumenta aún más si algún familiar de la familia nuclear es el afectado.

·  Exposición al cigarro: Se ha visto que tanto ser fumador como estar expuesto al humo del cigarro incrementan la posibilidad de tener este tipo de dolor de cabeza.

¿Cuándo acudir al médico?

Existen banderas rojas cuando se presenta un dolor de cabeza. En caso de presentar alguno de estos síntomas se debe acudir con un médico lo más pronto posible:

  • Dolor que viene acompañado de otros síntomas como fiebre, dolor muscular, pérdida de peso o que hay antecedente de VIH
  • Síntomas neurológicos como alteración de la consciencia, convulsiones, pérdida de la movilidad de alguna extremidad
  • Inicio súbito
  • Un dolor de cabeza diferente al usual en mayores de 50 años

·  El dolor de cabeza empeora al pujar o realizar alguna clase de esfuerzo

¿Cómo se hace el diagnóstico?

Al ser un trastorno poco frecuente, se sugiere acudir con un médico para que realice el diagnóstico adecuado. El profesional de la salud, de ser necesario solicitará un estudio de imagen conocido como resonancia magnética. Es importante descartar otras patologías más comunes antes de pensar en una cefalea en racimos.

 De acuerdo con la clasificación internacional de cefaleas para realizar el diagnóstico de una cefalea en racimos es necesario lo siguiente:

  1. Al menos haber presentado cinco episodios
  2. Episodios caracterizados por dolor unilateral intenso alrededor del ojo o en el área de la sien con una duración entre 15 y 180 minutos
  3. Alguno de los siguientes síntomas acompañantes del mismo lado del dolor de cabeza
  4. Ojo rojo
  5. Lagrimeo
  6. Inflamación del párpado
  7. Congestión nasal y/o escurrimiento nasal
  8. Sudoración en frente o en cara
  9. Cambio en el tamaño de la pupila o caída del párpado

4. Sentirse agitado o inquieto

¿Cuál es el tratamiento?

Nunca hay que automedicarse y es de importante acudir a un médico para que prescriba el medicamento adecuado. El tratamiento para la cefalea en racimos se divide en 2:

  • Tratamiento abortivo

o   Este tratamiento se da durante el episodio

o   Se recomienda uso de oxígeno suplementario

o   Uso de triptanos

  • Tratamiento preventivo

o   Se utiliza como tratamiento de base para evitar nuevos episodios

o   Verapamilo. Este fármaco es recomendado en caso de presentar múltiples episodios o remisión de estos menor a 3 meses

o   Glucocorticoides. Recomendados en pacientes cuyos episodios son infrecuentes y duran menos de dos meses.

¿Cuál es el pronóstico?

Es una patología que puede llegar a ser incapacitante, debido a la intensidad y frecuencia de los episodios. Existen pacientes en los que los medicamentos no funcionan, por lo que hay que buscar otro tipo de tratamiento.

Los pacientes con cefalea en racimos presentan un riesgo aumentado de depresión, por lo que es importante un manejo interdisciplinario con el departamento de psicología o psiquiatría.



Encuéntranos sin problemas

También puedes visitarnos
nos encantaría conocerte

Sayula 310, Mitras Sur, 64020 Monterrey, N.L.

Lunes a viernes

9:00 am a 19:00 pm

Sábados

9:00 am a 14:00 pm

© 2023 Neurocenter. Todos los derechos reservados. 

Apnea del sueño en niños

Padecimientos

Apnea del sueño en niños

Una preocupación frecuente entre los padres de familia radica en los problemas del sueño de los hijos. Uno de los más comunes son los que se asocian con apneas y ronquidos, que si bien en los niños es menos frecuente que en los adultos, la frecuencia en menores de 15 años oscila entre 1.5 hasta un 10%. 

Por ello es importante que sepas que es un padecimiento tratable y que puede diagnosticarse de manera sencilla a través de un estudio del sueño llamado polisomnografía.

En Neurocenter podemos ofrecer no sólo el equipo necesario, si no una robusta red de profesionales en neurología listos para diagnosticar y tratar a nuestros pacientes, todo en el mismo lugar.

Tenemos la certeza de que sólo desafiando las metodologías tradicionales de atención neurológica que se brindan en los sistemas de salud convencionales, podemos lograr detener las pérdidas y ayudarte a ganar todo aquello que, quien nos busca, requiere para tener una vida plena.

¿Qué es la apnea del sueño y qué tan común es?

Para fines prácticos, la apnea se define como una suspensión transitoria de la respiración. Siguiendo esta definición, la apnea del sueño sucede cuando, mientras se está dormido, existen períodos de apnea, es decir, donde la respiración parece detenerse.

En los adultos es un desorden común, sobre todo en pacientes con sobrepeso u obesidad, y se manifiesta principalmente como “síndrome de apnea obstructiva del sueño” que se caracteriza por ronquidos que alternan con apneas, y que se traducen en una pobre calidad de vida, con cansancio excesivo, sueño no reparador, bajo rendimiento escolar o laboral. Además de estar estrechamente relacionado con hipertensión arterial y enfermedades cardiovasculares.

¿Qué enfermedades se asocian con la apnea del sueño en niños?

Los principales trastornos asociados a ronquidos y apneas en la población infantil son los siguientes:

  • Ronquido simple. Son aquellos ronquidos que se pudieran considerar como “normales”. Estos no se asocian a apneas ni hipopneas. Sin embargo, en algunas ocasiones si aumentan los microdespertares y se asocian con una disminución del sueño efectivo.
  • Síndrome de resistencia aumentada de la vía aérea. En este tipo de desorden, los microdespertares son más frecuentes, ocasionando que el sueño se fragmente más.
  • Síndrome de apnea hipopnea del sueño. En este trastorno, existe una obstrucción al flujo de aire, ocasionando una disminución de oxígeno (desaturación) que puede o no acompañarse de aumento de dióxido de carbono.
  • Apnea obstructiva del sueño. Si bien es un trastorno asociado principalmente a la población adulta, el sedentarismo y la obesidad infantil cada vez más comunes, están ocasionando que esta enfermedad sea cada vez más frecuente en niños.

¿Cuáles son los factores que se asocian a este trastorno?

Los factores que han mostrado relación con el desarrollo de este tipo de trastornos son múltiples, algunos de los más conocidos son los siguientes:

  • Antecedentes de familiares directos con trastornos del sueño.
  • Obesidad infantil.
  • Prematuridad.
  • Epilepsia.
  • Trastornos cromosómicos como trisomía 21 (Síndrome de Down).
  • Enfermedad y crecimiento de las amígdalas.
  • Reflujo gastroesofágico.

¿Cómo se realiza el diagnóstico?

La principal sospecha generalmente proviene de los padres al observar estos patrones del sueño alterados (ronquidos o episodios donde el niño parece dejar de respirar), que además se acompañan con consecuencias en el día a día como bajas calificaciones, menor rendimiento o cansancio y somnolencia excesiva.

Síntomas nocturnos:

  • Ronquidos.
  • Respiración dificultosa o ruidosa.
  • Respirar por la boca.
  • Pausas al respirar.
  • Mojar la cama.

Síntomas durante el día.

  • Dolores de cabeza.
  • Sueño y cansancio excesivos.
  • Déficit de atención.
  • Bajo rendimiento escolar.

El diagnóstico debe ser realizado por un especialista, en este caso el neurólogo pediatra, quien, a través de una exploración neurológica completa y un interrogatorio intencionado, puede determinar si existe o no algún trastorno del sueño, el tipo, y la gravedad del mismo.

El diagnóstico se apoya con una serie de estudios según considere el especialista. Una de estas herramientas es la polisomnografía, que consiste en monitorizar al paciente durante su etapa de sueño para obtener datos como sus ondas cerebrales, nivel de oxigenación, frecuencia cardíaca, movimientos o despertares.

¿Cuál es el tratamiento?

El tratamiento depende del tipo de trastorno que presente el paciente. 

Por ejemplo, para los niños cuya causa se asocia con un crecimiento de las amígdalas y adenoides, la amigdalectomía (extirpación de las amígdalas) pudiera estar indicada, de esta manera, el flujo del aire podría pasar con más facilidad.

Un método no invasivo es el CPAP (presión positiva continua sobre la vía aérea), que consiste en una mascarilla bucal o nasal que administra aire durante el tiempo que el paciente esté dormido, de tal modo que la vía aérea se encuentre abierta en todo momento. 

Por último, el manejo conservador como la pérdida de peso o el uso de algunos medicamentos podrían ser efectivos dependiendo de las condiciones de cada paciente y de la prescripción del especialista en neurología pediátrica.

Encuéntranos sin problemas

También puedes visitarnos
nos encantaría conocerte

Sayula 310, Mitras Sur, 64020 Monterrey, N.L.

Lunes a viernes

9:00 am a 19:00 pm

Sábados

9:00 am a 14:00 pm

© 2023 Neurocenter. Todos los derechos reservados. 

¿Qué es la depresión?