Neurocenter

logo-neurocenter-clinica-de-rehabilitacion-neurologica

Haz tu cita llamando al        81 – 2089 – 22 44

La Afasia y el retiro de Bruce Willis

Imagen tomada de Internet

Padecimientos

La Afasia y el retiro de Bruce Willis

Bruce Willis es sin duda uno de los actores más reconocidos del cine a nivel mundial, con éxitos recientes en taquilla, sin embargo acaba de anunciar su retiro de la actuación por padecer Afasia, una enfermedad que afecta el cerebro y los procesos del lenguaje.

En este artículo queremos platicarte sobre este padecimiento neurológico que afectó la carrera del actor que se ha ganado reconocimiento por sus películas llenas de acción. La afasia es un trastorno en las habilidades cognitivas ocasionado por un daño cerebral, específicamente en las áreas del cerebro que controlan el lenguaje. 

Puede afectar la capacidad de hablar, escribir y comprender el lenguaje, tanto escrito como verbal, por lo que entendemos por qué Willis decidió retirarse, ya que la comunicación y el lenguaje son base fundamental de la actuación.

Sin embargo, existen tratamientos que ayudan a recuperarse de una afasia, dependiendo del grado de la lesión, se pueden ofrecer terapias de lenguaje y del habla supervisadas por un neurólogo

En Neurocenter tenemos la certeza de que con nuestra propuesta alternativa de atención y nuestra robusta comunidad de profesionales podemos detener las pérdidas y ayudarte a ganar todo aquello que, quien nos busca, requiere para tener una vida plena.

¿Por qué se presenta este trastorno?

Por lo general se presenta de manera repentina entre quienes han sufrido una lesión en su cabeza o un accidente cerebrovascular, ya sea un infarto o una hemorragia. Hay casos en los que aparece de forma gradual por un tumor en el cerebro de crecimiento lento o por alguna enfermedad degenerativa y progresiva.

La mayor o menor discapacidad relacionada con las funciones del lenguaje depende de lo que la haya causado y de la gravedad del daño en el cerebro. Por eso, se debe tener muy claro que no es una enfermedad en sí misma, sino una condición consecuente de otros padecimientos neurológicos.

¿Cuáles son los síntomas de la Afasia?

Los síntomas pueden tener algunas variantes según el tipo que se padezca, pero en general los síntomas comunes son:

  • Hablar con oraciones incompletas o muy cortas.
  • Expresarse con oraciones sin ningún sentido.
  • Sustitución de un sonido o una palabra por otro.
  • Articular palabras que no son reconocibles.
  • Incapacidad para la comprensión de lo que otras personas dicen.
  • Escribir frases sin ningún sentido.

La gravedad y duración de cada uno de esos síntomas se corresponderá con la intensidad o gravedad de la lesión. Es importante tomar en cuenta que debido a que suele ser consecuencia de otros padecimientos, frecuentemente se verá acompañado de otros síntomas neurológicos, como parálisis de la mitad del cuerpo, entre otras cosas.

Clasificación de la Afasia

La Afasia se puede clasificar de distintas maneras, de acuerdo a la ubicación del daño en el cerebro, la gravedad y los síntomas. 

 

  • Afasia de Broca (motora)

Cuando la persona que la padece, le es imposible lograr una comunicación verbal fluida y el empleo de frases cortas y gramaticales. También suelen estar alteradas la denominación, la lectura y la escritura.

En la afasia de Broca la comprensión es mejor que la expresión, es decir, las personas pueden ser conscientes de sus dificultades y frustrarse fácilmente por su dificultad para comunicarse.

 

  • Afasia de Wernicke (sensorial)

Se caracteriza por una deficiencia en la comprensión y un habla incoherente, es decir, pueden hablar con oraciones largas que no tienen ningún significado, agregan palabras innecesarias y cambian unas palabras por otras. 

Tienen generalmente grandes dificultades para comprender y entender el habla; incluyendo la propia y, por lo tanto, no son conscientes de los errores que cometen al comunicarse.

 

  • Afasia de conducción

Su principal característica es la incapacidad para repetir, por lo que realizan muchas pausas en un intento de encontrar las palabras adecuadas. La lectura en voz alta y la escritura están alteradas, pero la comprensión lectora suele conservarse. 

 

  • Afasia transcortical motora o dinámica

El paciente sufre una reducción importante del habla espontánea Esto contrasta con su repetición, ya que pueden llegar a repetir frases bastante largas.

La comprensión está preservada y conservan la capacidad de denominación, aunque suelen necesitar ayudas articulatorias. 

 

  • Afasia anómica

Se caracteriza por una importante dificultad en la denominación, junto a una expresión fluida, una comprensión relativamente preservada y una capacidad para la repetición casi normal.

 

  • Afasia global

Se produce generalmente como consecuencia de accidentes cerebrovasculares. En un primer momento suele aparecer un mutismo total, pasando luego a cierta verbalización. Estas verbalizaciones suelen ser estereotipias verbales repetitivas y pueden presentarse como sílabas sueltas

Diagnóstico y tratamiento

Lo más frecuente es que el neurólogo que trata a una persona por lesión cerebral es quien reconozca la aparición de la afasia. En la mayoría de los casos se requerirá de una tomografía computarizada o una resonancia magnética para dar con la causa de la afasia, sin embargo, en otros casos podrán requerirse más estudios para descartar otras entidades, además de una valoración por neuropsicología.

El especialista realiza una evaluación considerando lo siguiente:

  • Facilidad de la expresión oral, timbre de la voz y volumen.
  • Fuerza y coordinación de los músculos necesarios para hablar.
  • Comprensión y uso del vocabulario y la gramática.
  • Comprensión y capacidad de responder tanto a preguntas simples cuyas respuestas sean sí o no como a preguntas que requieran respuestas más complejas.
  • Capacidad de seguir instrucciones
  • Destrezas de comunicación social 
  • Capacidad de interpretar o explicar bromas
  • Capacidad de iniciar una conversación, turnarse durante la misma, y expresar las ideas con claridad y utilizando palabras y oraciones variadas
  • Lectura y escritura de letras, palabras, frases, oraciones y párrafos

 

Si la lesión en el cerebro es leve, el paciente puede recuperar sus habilidades del lenguaje sin someterse a ningún tratamiento, pero en la mayoría de los casos es necesaria una terapia del lenguaje y del habla para la recuperación de la afasia.

Esas terapias están a cargo de un fonoaudiólogo o un especialista del habla y el lenguaje. La participación de la familia en este proceso de terapia es fundamental con la debida asesoría y supervisión del especialista para que la comunicación con el paciente se lleve a cabo de la mejor manera posible.

© 2020 Neurocenter. 
Todos los derechos reservados. Supported by SENSO Mx.

Síndrome de piernas inquietas ¿Mueves las piernas al dormir?

Estudios

Síndrome de piernas inquietas ¿Mueves las piernas al dormir?

Si sientes la necesidad de mover las piernas mientras duermes o estás en reposo, puede tratarse de un trastorno llamado síndrome de las piernas inquietas, y aunque probablemente nunca lo has escuchado su origen suele ser genético. Este padecimiento se puede diagnosticar a través de un estudio del sueño llamado polisomnografía.

Si sospechas que puedes padecer este síndrome puedes realizar una consulta con un neurólogo clínico, quien realizará una historia clínica exhaustiva para clasificar el síndrome como idiopático o secundario a alguna otra enfermedad que lo esté provocando.

De igual forma, el especialista se puede apoyar en estudios como la polisomnografía (PSG), que consiste en el registro simultáneo de múltiples variables fisiológicas, entre ellas un electroencefalograma, una electromiografía de ambas piernas, el flujo aéreo, los movimientos respiratorios torácicos y abdominales, una pulsioximetría y un electrocardiograma) habitualmente combinado con un registro de vídeo, de una noche de sueño. 

En Neurocenter contamos con atención integral y multidisciplinaria que contempla la realización de estudios, el diagnóstico por parte de especialistas en neurología y el tratamiento que permita la recuperación de nuestros pacientes.

Tenemos la certeza de que con nuestra propuesta alternativa de atención y nuestra robusta red de profesionales podemos lograr que dejes de perder y empieces a ganar todo aquello que, quien nos busca, requiere para tener una vida plena.

En el caso de un paciente con sospecha de síndrome de piernas inquietas, la polisomnografía va a permitir detectar y cuantificar los movimientos periódicos de las piernas, para definir si se trata del síndrome de las piernas inquietas, así como descartar otras patologías de sueño.

¿Qué es el síndrome de piernas inquietas?

También conocido como Enfermedad de Willis Ekbom es un trastorno motor y sensitivo que se define en base a 4 criterios principales los cuales son:

  • Necesidad imperiosa de mover las piernas acompañado por una sensación desagradable de dolor o malestar en las piernas.
  • Los síntomas aparecen o se agravan en situaciones de inactividad como estar sentado o acostado.
  • Los síntomas desaparecen o mejoran sustancialmente al mover las piernas aunque puede reaparecer al cesar el movimiento.

Existencia de un ritmo circadiano, es decir que aparece o empeora por la tarde, especialmente por la noche.

¿Cuál es el origen de esta enfermedad?

Aproximadamente un 65 % de los pacientes con síndrome de piernas inquietas idiopático tienen antecedentes familiares, y entre gemelos se presenta en un 80% lo que refleja la importancia de los factores genéticos en la presencia de este síndrome. 

En algunas familias puede incluso establecerse un claro patrón de herencia, lo que quiere decir que si uno de los padres es portador de la enfermedad es suficiente para padecerla en un 50%. No se ha identificado un único gen cuya mutación pueda provocarla, pero sí se han identificado variantes o mutaciones benignas presentes en más del 1% de la población en cuatro genes (MEIS1, BTBD9, MAP2K5-LBXCOR1 y PTPRD) que suponen un aumento de riesgo de sufrir este síndrome

Estos cuatro genes tienen en común ser genes reguladores que modifican la actividad de otros genes, algunos de ellos relacionados con el metabolismo y el transporte de hierro. Tener las variantes polimórficas de riesgo no supone que obligatoriamente se vaya a padecer la enfermedad.

Nos encontramos ante una enfermedad de naturaleza poligénica, en cuya aparición se encuentran implicados diversos genes (cuatro conocidos y probablemente muchos más que aún no conocemos) con polimorfismos que protegen o facilitan la aparición de la enfermedad.

Por otro lado se puede deber a procesos secundarios del metabolismo de diversas enfermedades, circunstancias que se asocian a una alteración en la disponibilidad de hierro, como pueden ser la ferropenia o anemia por deficiencia de hierro, el embarazo o la insuficiencia renal, o aquellas que causan un bloqueo dopaminérgico.

Procesos que pueden ocasionar dolor en las piernas, como el dolor neuropático que puede ser debido a las polineuropatías, especialmente a la polineuropatía diabética, mielopatías o esclerosis múltiple, o debido a trastornos reumatológicos como la artritis reumatoide o la fibromialgia.

Relación del hierro y la dopamina

Este síndrome tiene relación con una alteración del metabolismo del hierro. Se ha observado que  los síntomas responden a los medicamentos y de que el cuadro se puede desencadenar o agravar por fármacos antidopaminérgicos.

El hierro y la dopamina están relacionados, pues el hierro actúa como cofactor de la tirosina-hidroxilasa, que es la enzima limitante de la síntesis de dopamina. Además, esta enzima es menos activa en las últimas horas del día y el déficit de hierro altera aún más su funcionamiento en las horas de oscuridad, lo que podría tener relación con el ritmo circadiano que sigue este síndrome

¿En qué consiste el tratamiento?

El tratamiento en el síndrome de piernas inquietas idiopático suele ser sintomático mediante el uso de fármacos. En el caso de las causas secundarias como la enfermedad renal crónica suele ser el tratamiento de la causa como la hemodiálisis acompañado del tratamiento sintomático.

© 2020 Neurocenter. 
Todos los derechos reservados. Supported by SENSO Mx.

Pares craneales: cómo huelo, veo o escucho

Servicios

Pares craneales: cómo huelo, veo o escucho

Funciones básicas como oler, ver, parpadear, masticar, sonreír, escuchar, tragar o degustar dependen de nervios que salen del cerebro y son llamados los 12 pares craneales, por lo que si se presenta un daño o lesión en alguno de ellos, podemos padecer de alteraciones en los movimientos faciales o los sentidos.

La lesión de algún nervio craneal se puede detectar mediante una adecuada exploración neurológica. Un proceso metódico que evalúa cada una de las funciones de los pares craneales

En Neurocenter contamos con una robusta red de profesionales y especialistas en las diversas ramas de la neurología, además de ofrecer estudios de diagnóstico que permite a nuestro equipo médico brindar los tratamientos adecuados para la recuperación de nuestros pacientes, todo en el mismo lugar.

Exploración neurológica

El médico neurólogo comienza por evaluar la percepción de olores, seguido de la evaluación de la agudeza visual (leer la carta con las letras de diferentes tamaños) y de la percepción de colores (con las cartas de Ishihara) y detectar daltonismo. 

Posteriormente evalúa el movimiento de todos los músculos extraoculares, la sensibilidad de la cara, el movimiento de todos los músculos de la cara, de la lengua, deglución, y del cuello. Finalmente se evalúa la audición de ambos oídos.

La función de los nervios craneales son diversas y están centradas en la cabeza y los 5 sentidos. A continuación te explicaremos cuáles son los 12 pares craneales, qué funciones tienen, qué enfermedades pueden alterarlos y cómo se tratan.

Los 12 nervios que salen del cerebro

Par craneal I: Nervio olfatorio

Hay un grupo de neuronas que salen desde el bulbo olfatorio y llegan al cerebro, encargándose de detectar e identificar olores. Se trata de uno de los nervios más primitivos que tenemos. De las principales causas que pueden dañar a este nervio es el trauma craneoencefálico.

Par craneal II: Nervio óptico

La vía visual viene desde las neuronas en la retina del ojo, el área encargada de detectar las imágenes, posteriormente intercambian fibras nerviosas en el quiasma óptico y luego viajan a través de todo el cerebro hasta llegar a la corteza cerebral occipital en el área visual en donde se interpretan las imágenes. El nervio óptico se forma al salir del ojo y termina al entrar al cerebro. Una lesión a este nivel puede ocasionar ceguera de ese ojo, dentro de las causas principales se encuentran lesión por un tumor o traumatismo craneoencefálico.

Par craneal III: Nervio oculomotor

Este nervio sale desde la base del cerebro y llega hasta los músculos extraoculares, es decir, los músculos alrededor del ojo que se encargan de los movimientos del globo ocular, permitiéndonos mover los ojos voluntariamente hacia arriba, abajo o a los lados, otras fibras del mismo nervio llegan también al músculo elevador del párpado permitiéndonos abrir los ojos. Pueden dañarse desde la infancia causando estrabismo, o en la adultez por algún tumor o traumatismo. Una enfermedad autoinmune que causa debilidad en estos músculos es la miastenia gravis, presentándose principalmente en adultos, ocasionando que a lo largo del día estos músculos se vayan debilitando provocando visión doble y caída del párpado. Para ésta enfermedad se requieren medicamentos para estimular al nervio y disminuir la actividad autoinmune.

Par craneal IV: Nervio troclear o patético

Es uno de los nervios craneales más largos, cuya única función es el movimiento de un músculo extraocular: el músculo oblicuo superior. Puede alterarse por un tumor, traumatismo o hipertensión intracraneal, ocasionando visión doble.

Par craneal V: Nervio trigémino

Es un nervio con múltiples funciones, siendo la principal la sensibilidad de toda la cara. Otras de sus funciones incluyen el movimiento de los músculos de la masticación y la sensibilidad de los primeros 2/3 de la lengua. Puede verse afectado por una infección del virus zóster, causando ampollas dolorosas en alguna de las ramas del nervio trigémino, ya sea la oftálmica, maxilar o mandibular. Para ello se requiere tratamiento con antiviral y manejo sintomático.

Par craneal VI: Nervio abducens

Al igual que el nervio troclear, tiene como única función el movimiento de un músculo extraocular: el músculo recto lateral. Al ser el nervio craneal más largo, puede afectarse por alguna lesión en cualquier parte del trayecto del nervio como un tumor, traumatismo o por hipertensión intracraneal, ocasionando visión doble.

Par craneal VII: Nervio facial

Tiene como principal función el movimiento de los músculos de la cara, permitiéndonos hablar y hacer expresiones faciales. Una causa común de afectación de este nervio es la parálisis facial, ocasionando debilidad de un lado de la cara, usualmente por una infección viral. Para ello se requiere terapia de rehabilitación física para recuperar la función del nervio, y así, la movilidad de los músculos de la cara. Otras funciones de este nervio craneal es el sentido del gusto de los primeros 2/3 de la lengua.

Par craneal VIII: Nervio vestibulococlear

Es un nervio compuesto: la parte coclear se encarga del sentido del oído, llevando fibras neuronales desde la cóclea (órgano que percibe los sonidos) hasta la corteza cerebral auditiva para su interpretación. Mientras que la parte vestibular se encarga de la orientación y equilibrio, permitiéndonos saber la posición de la cabeza y mantener el equilibrio. Puede verse alterado por una infección del nervio, usualmente de origen viral, o por un tumor, principalmente en el ángulo pontocerebeloso, lugar de donde sale el nervio. La alteración de este nervio ocasiona disminución de la audición (hipoacusia) y vértigo. En el caso de infecciones requieren manejo de soporte, y en caso de tumor se requiere de intervención por parte de neurocirugía.

Par craneal IX: Nervio glosofaríngeo

Es un nervio con múltiples funciones diferentes: inerva los músculos de la deglución, la sensibilidad y gusto del tercio posterior de la lengua, y sensibilidad de la cavidad oral y orofaringe. Puede alterarse por enfermedades como la miastenia gravis o esclerosis lateral amiotrófica, ocasionando debilidad de los músculos de la deglución, impidiendo poder deglutir agua o comida.

Par craneal X: Nervio vago

Tiene una importante función parasimpática en prácticamente todos los órganos, desde a nivel del tracto gastrointestinal, cardiovascular, en los pulmones, riñones, páncreas, etc. Su alteración puede causar ronquera, cambios de la voz, dificultad para deglutir, desmayos.

Par craneal XI: Nervio espinal o accesorio

Es un nervio que llega a 2 músculos: esternocleidomastoideo y trapecio, permitiendo la movilidad del cuello y cabeza. Al verse lesionado impide girar la cabeza a los lados y levantar los hombros.

Par craneal XII: Nervio hipogloso
Es un nervio que permite la movilidad de la lengua, permitiéndonos hablar y deglutir. Cuando este nervio se altera, nos impedirá éstas funciones.

Si crees que pudieras tener alguna alteración de alguno de los nervios craneales, es momento de acudir con un médico neurólogo, el especialista capaz de identificar lesiones que afecten la función de algún par craneal.

Tenemos la certeza de que con nuestra propuesta alternativa de atención, podemos detener las pérdidas y ayudarte a ganar fuerza, a hilar palabras, a dar pasos, a hacer guiños, a pasar bocados, a adquirir firmeza, confianza y todo aquello que, quien nos busca, requiere para tener una vida plena. 

Porque sin importar tus circunstancias, en Neurocenter no pierdes, ganas.

© 2020 Neurocenter. 
Todos los derechos reservados. Supported by SENSO Mx.

¿Es la fibromialgia una enfermedad neurológica?

Servicios

¿Es la fibromialgia una enfermedad neurológica?

La fibromialgia es una enfermedad altamente compleja, cuyas causas son aún desconocidas, pero que presenta múltiples síntomas, por ello es que aunque se considera un padecimiento reumatológico, también debe ser tratado por un neurólogo clínico.

La fibromialgia afecta aproximadamente a 3 y 5% de la población general, pero es de 5 a 10 veces más frecuente en mujeres adultas, originándose los síntomas entre los 20 y 55 años. Quienes padecen esta enfermedad presentan dolor en las articulaciones y en los músculos de forma crónica y generalizada.

Como parte de nuestra atención integral y multidisciplinaria, en Neurocenter contamos con una robusta red de profesionales que colaboran para tratar a nuestros pacientes desde las distintas disciplinas médicas.

Tenemos la certeza de que sólo desafiando las metodologías tradicionales de atención neurológica que se brindan en los sistemas de salud convencionales, podemos lograr que nuestros pacientes recuperen todo aquello que, quien nos busca, requiere para tener una vida plena. 

Porque sin importar tus circunstancias, en Neurocenter no pierdes, ganas.

¿Por qué se produce la fibromialgia?

Los estudios recientes muestran que esta enfermedad está relacionada con alteraciones bioquímicas, metabólicas e inmunoreguladoras y se describe como un desorden en el procesamiento del dolor a nivel del sistema nervioso central.

Anomalías bioquímicas:  Se ha descrito un papel fundamental del neurotransmisor serotonina y del triptófano (aminoácido que precede a la formación de serotonina), encontrándose niveles extremadamente bajos en estos pacientes, se ha descrito que esto juega un papel fundamental en el dolor, además se ha reportado que los pacientes con fibromialgia muestra niveles de sustancia P 3 veces mayor a personas sanas en líquido cefalorraquídeo.

Factores neuro inmunológicos: El dolor en estos pacientes depende de impulsos dolorosos periféricos y un procesamiento anormal del dolor a nivel del sistema nervioso central. El procesamiento periférico del dolor a nivel de la parte posterior de la médula espinal (asta dorsal) es la responsable de un procesamiento aumentado del dolor. Se piensa que el área de analgesia natural está defectuosa, por lo cual los estímulos procesados del dolor tienen un umbral más bajo ocasionando una sensibilización central al dolor.

Síntomas de la fibromialgia

Esta enfermedad suele acompañarse de múltiples síntomas y signos como fatiga, depresión, ansiedad, colon irritable, trastornos del sueño, y sensibilidad en múltiples puntos de tejido blando.

La mayoría de las personas con fibromialgia son mujeres que se observan con fatiga o cansadas, su queja principal es un dolor generalizado que es constante. Algunas pacientes refieren que sienten como si se hubieran golpeado, pero no tienen signos visibles. Además presentan alteraciones en el sueño, cansancio por la mañana, sueño no reparador, dificultad para iniciar el sueño, rigidez al despertar. 

Algunos pacientes pueden no admitir que se sienten deprimidos o ansiosos pero estas enfermedades psiquiátricas se ven en la mayoría de los pacientes afectados. Asimismo pueden tener sensación de edema, adormecimiento y hormigueo en las extremidades, más común en las superiores; cefaleas, dolor torácico, palpitaciones; diarrea alternada con estreñimiento; dolor pélvico y dismenorrea son síntomas que también han reportado los pacientes con esta enfermedad.

Polisomnografía y electroencefalograma

Los estudios del sueño con polisomnografía en pacientes que padecen fibromialgia demuestran alteraciones en la continuidad, la arquitectura y la estructura del sueño (sueño fragmentado, disminución de las fases profundas del sueño No Rem, entre otras) lo que le ayuda al neurólogo decidir el tratamiento somnífero ( inductor de sueño) ​

Estudios de electroencefalografía (EEG) han demostrado que pacientes con fibromialgia, presentan intrusiones en el sueño de onda lenta​ y que las circunstancias que interfieren con la etapa cuatro del sueño, tales como el dolor, la depresión, la deficiencia de serotonina, ciertos medicamentos o la ansiedad, pueden causar o empeorar el trastorno. 

De acuerdo con la hipótesis de la alteración del sueño, un acontecimiento como un traumatismo o una enfermedad causa trastornos del sueño de tal manera que inicie el dolor crónico que caracteriza a la fibromialgia. La hipótesis supone que la etapa cuatro del sueño es fundamental para la función del sistema nervioso mediado por la serotonina y el triptófano,​ ya que es durante esta fase, que algunos procesos neuroquímicos en el cuerpo se “restablecen”.​ 

En particular, el dolor provoca la liberación del neuropéptido sustancia P en la médula espinal, que tiene un efecto amplificador del dolor y causando que los nervios próximos a aquellos que inician el estímulo se vuelvan más sensibles al dolor. La teoría entonces supone que la falta de sueño, por cualquier motivo, puede convertirse en una fuente de inicio de la enfermedad y sus síntomas.

Diagnóstico y tratamiento de la fibromialgia

El diagnóstico de la fibromialgia suele ser principalmente clínico basado en la historia clínica y en la exploración física, donde el médico neurólogo podrá demostrar la existencia de 11 puntos dolorosos de 18 en zonas específicas del cuerpo. Así mismo se puede apoyar en estudios de electromiografía y velocidades de conducción nerviosa para descartar otras enfermedades relacionadas con los músculos y nervios cuando el diagnóstico sea dudoso. así como de polisomnografía para los trastornos del sueño.

La terapéutica empleada para tratar esta enfermedad está enfocada en disminuir los síntomas ya que actualmente no se cuenta con una cura específica. la terapia cognitiva-conductual por neuropsicología ha demostrado grandes beneficio en estos pacientes debido a la comorbilidad de trastornos psiquiátricos como ansiedad y depresión,los medicamentos que son utilizados están enfocados en la recaptura de serotonina comos los ISRS, los cuales mejoran el sueño, el dolor y la depresión ansiedad.los inductores del sueño principalmente son zolpidem, y ciclobenzaprina. La terapia actual que ha demostrado modulación significativa del dolor es la estimulación magnética transcraneal

© 2020 Neurocenter. 
Todos los derechos reservados. Supported by SENSO Mx.

Polisomnografía: ¿Qué pasa si no dormimos bien?

Estudios

Polisomnografía: ¿Qué pasa si no dormimos bien?

¿Sabías que pasamos un cuarto de nuestra vida durmiendo? Así es, aproximadamente 25 años de nuestra vida nos la pasamos durmiendo. Esto nos da una idea de la importancia que tiene el sueño para una vida saludable y las afectaciones que puede tener en nuestro bienestar el no dormir bien a consecuencia de un trastorno del sueño.

De acuerdo a los médicos, un adulto debe dormir entre 6 y 8 horas diarias para mantenerse saludable. Es durante el sueño cuando el ser humano se regenera, así que si sabes que estás durmiendo menos a consecuencia de falta de sueño, ronquidos o algún otro factor que esté interfiriendo en tus noches es importante que acudas con un neurólogo y evaluar si requieres un estudio del sueño o polisomnografía.

En Neurocenter contamos no sólo con una robusta red de profesionales y especialistas en neurología, sino que además ofrecemos servicios de estudios que ayudan a obtener el diagnostico necesario para brindarte un tratamiento efectivo, todo en el mismo lugar.

Estamos convencidos que con nuestra propuesta alternativa de atención, podemos detener las pérdidas y ayudarte a ganar  todo aquello que, quien nos busca, requiere para tener una vida plena.

¿Cómo afecta la falta de sueño a tu salud?

No es solo que nos sintamos cansados, el cuerpo resiente de diversas maneras la falta de sueño. Puede llevar a aumentar los niveles de estrés, predispone a enfermedades como diabetes, hipertensión (incluso descontrolarse en quienes ya se conocen hipertensos), enfermedades del corazón, obesidad y sobrepeso, infecciones, además de que el rendimiento mental es menor y hay mayor riesgo de trastornos de la salud mental como ansiedad y depresión.

Los beneficios de dormir bien son muchos. Cuando una persona duerme bien, además de sentirse descansado, se siente más alerta, listo para la toma de decisiones, mejora las relaciones interpersonales y mejora la salud, regulando así la presión arterial y niveles de azúcar en sangre.

Calidad del sueño

Ahora, no solo se trata de dormir 6 a 8 horas diarias, sino que también tengamos una adecuada calidad del sueño, de lo contrario, estas horas no serán efectivas. Estas son las cosas que hay que hacer para tener un sueño reparador:

  • Dormir durante la noche. Si bien podemos tomar siestas en el día, es importante que las horas de sueño sean durante la noche.
  • Cenar temprano. El dormir inmediatamente después de cenar altera el sueño.
  • Alejarse de las pantallas. El estar viendo televisión o el celular antes de dormir manda señales al cerebro de que es de día, impidiendo iniciar el sueño.
  • Buen entorno para dormir. Desde tener una cama cómoda, tener las luces apagadas, con una temperatura al gusto y sin ruidos que impidan el sueño.
  • Dejar el trabajo en el trabajo. Es decir, dejar los pendientes laborales en el trabajo, de manera que al llegar a la casa a dormir lo que en lo que se piense es en descansar, sin estar pensando en los pendientes que se quedaron ese día o lo que hay que hacer al día siguiente.

Dejar el café para la mañana. El tomar café en la noche estimula al cerebro, impidiendo tener un descanso adecuado.

Polisomnografía

Si a pesar de estas medidas sigues teniendo dificultad para dormir, no te sientes descansado o incluyo si ya padeces de algún trastorno del sueño, lo mejor será consultar con un especialista ya que puede ser necesario realizar una polisomnografía, un estudio del sueño que evalúa la actividad cerebral, el patrón respiratorio, los niveles de oxígeno, los movimientos oculares rápidos, movimientos musculares, entre otros.

El análisis del conjunto de toda esta información permite identificar cuál es el problema que está alterando el sueño, y cómo puede solucionarse, ya sea apnea obstructiva del sueño, síndrome de piernas inquietas,  narcolepsia, entre otros.

El estudio inicia en la noche con la colocación de los electrodos y sensores, posteriormente se le pide al paciente que duerma el resto de la noche, concluyendo el estudio a la mañana del día siguiente.

Gracias a este estudio podemos saber si existe algún patrón anormal del sueño debido a una actividad eléctrica anormal de la corteza cerebral, movimientos anormales durante el sueño, bruxismo, ronquidos o alguna alteración en el patrón de la respiración como apneas (dejar de respirar por varios segundos).

Todo esto es parte del área clínica del médico con especialidad en neurología, quien será quien pueda determinar cuál es el problema y dé las mejores indicaciones de tratamiento, desde técnicas para dormir mejor hasta medicamentos para inducir o mantener el sueño.

© 2020 Neurocenter. 
Todos los derechos reservados. Supported by SENSO Mx.

Procesos cognitivos: La ayuda de un neuropsicólogo

Servicios

Procesos cognitivos: La ayuda de un neuropsicólogo

El aprendizaje, la memoria, el lenguaje o la inteligencia son procesos cognitivos que pueden verse afectados por enfermedades neurodegenerativas como Parkinson, daño cerebral adquirido como un infarto cerebral y algunos otros padecimientos bacterianos o autoinmunes.

Los procesos cognitivos son aquellos que nos permiten hacer uso de la cognición, dentro de los cuales se incluyen el aprendizaje, el razonamiento, la atención, la memoria, la resolución de problemas, la toma de decisiones, el juicio, la inteligencia y el lenguaje.

Sea cual sea la causa de que se vean afectadas estas funciones ejecutivas, es importante someterse a terapias con un neuropsicólogo que ayude al paciente a recuperarlas en el mayor grado posible. 

Por ello, en Neurocenter, como parte de nuestra atención integral y multidisciplinaria, ofrecemos servicios no sólo de neurología, sino que consideramos a la neuropsicología como parte fundamental del tratamiento y recuperación de nuestros pacientes.

En Neurocenter tenemos la certeza de que con nuestra propuesta alternativa de atención y nuestra robusta comunidad de profesionales podemos detener las pérdidas y ayudarte a ganar todo aquello que, quien nos busca, requiere para tener una vida plena. 

Se debe considerar que las funciones ejecutivas se pueden ver comprometidas principalmente en los procesos demenciales de enfermedades neurodegenerativas como la enfermedad de Alzheimer, la enfermedad de Parkinson, la demencia vascular, el deterioro cognitivo mayor y el deterioro cognitivo menor.

De igual forma, las afectaciones en la corteza cerebral como las infecciones, los traumatismos craneoencefálicos, las enfermedades autoinmunes o las enfermedades priónicas pueden tener un papel desfavorable en los procesos cognitivos, comprometiendo la memoria, el juicio la toma de decisiones, entre otras.

Funciones cognitivas superiores

La palabra cognición proviene del latín “cognoscere” lo cual quiere decir “conocer”. La cognición es descrita como la facultad que posee un individuo para poder procesar la información a partir de la percepción, y la experiencia (conocimiento adquirido).

Las funciones cognitivas superiores son aquellas que hacen diferente al ser humano del resto de las especies, porque mediante su uso, el ser humano puede modificar el ambiente que lo rodea aumentando así la supervivencia. Estas funciones incluyen :

  • Atención: canalización voluntaria de la actividad mental a un estímulo u objeto determinado.
  • Lenguaje: la capacidad de comunicación mediante el uso de palabras, la lectura y la escritura. 
  • Cálculo: la capacidad aritmética de sumar restar multiplicar y dividir.
  • Gnosis: reconocimiento de objetos, caras, formas.
  • Praxias: capacidad de realizar movimientos coordinados cómo vestirse y utilizar herramientas.
  • Habilidades visuoespaciales: reconocimiento del espacio y la relación de nuestro cuerpo con el mismo.
  • Memoria y Aprendizaje, 

Funciones ejecutivas: planeación, organización, juicio, toma de decisiones, resolución de problemas, empatía.

¿Qué es la corteza prefrontal?

La corteza o córtex prefrontal es la parte anterior del lóbulo frontal del cerebro. en esta región está integrada la planificación de comportamientos cognitivamente complejos, se considera que la actividad fundamental de esta región cerebral es la coordinación de pensamientos y acciones de acuerdo con metas internas.

Esta área se encarga de las funciones ejecutivas del encéfalo o procesos cognitivos mediante la interacción de diversas áreas especializadas de las cortezas de los diferentes lóbulos cerebrales.

¿Qué es el aprendizaje cognitivo?

Es el proceso en que la información ingresa al sistema cognitivo, la información es procesada y causa un efecto en la persona. Según Piaget el desarrollo de la inteligencia se encuentra disperso en varios periodos, los cuales describimos a continuación :  

Periodo sensoriomotriz: este periodo abarca desde el nacimiento hasta los 2 años de edad, el aprendizaje se lleva a cabo a través de los sentidos y las interpretaciones que el individuo realice a partir de las experiencias, siendo la imitación la respuesta del aprendizaje

Periodo preoperacional: este periodo abarca desde los 2 años a los 7 años , se puede analizar la información mediante símbolos, la imitación se encuentra ligada a la lógica, el pensamiento en esta etapa es egocéntrico lo que hace que el infante entienda el mundo desde su propia perspectiva y una inteligencia representacional.

Periodo de acciones concretas: desde los 8 hasta los 11 años se caracteriza por el desarrollo del razonamiento a través de la lógica, realizando abstracciones para clasificar el conocimiento. discerniendo qué cosas son realidad y qué cosas son fantasía y el acercamiento a la moral.

Periodo de operaciones formales: abarca desde los 11 a los 15 años el individuo comienza a desarrollar la capacidad de realizar tareas mentales para las cuales necesita el pensamiento para formular hipótesis y conseguir la resolución a los problemas. Comienza a manifestar interés en las relaciones humanas y la identidad personal.

¿Existe tratamiento para el daño neurocognitivo?

El tratamiento de base que se emplea en estas enfermedades es mediante terapias cognitivas impartidas por neuropsicólogos las cuales tienen como finalidad disminuir la rápida progresión de la alteración cognitiva, frenar el desarrollo de la enfermedad o rehabilitar las funciones mentales según sea el caso.

Además el médico neurólogo puede prescribir medicamentos que ayudan en los procesos demenciales como la memantina y el donepezilo. La terapia más reciente que se ha implementado es mediante el uso de estimulación magnética transcraneal para la facilitación cognitiva

© 2020 Neurocenter. 
Todos los derechos reservados. Supported by SENSO Mx.

Estimulación Magnética Transcraneal: ¿para qué sirve?

Servicios

Estimulación Magnética Transcraneal: ¿para qué sirve?