Neurocenter

logo-neurocenter-clinica-de-rehabilitacion-neurologica

Haz tu cita llamando al        81 – 2089 – 22 44

Parálisis cerebral: ¿Cómo se diagnostica?

Servicios

Parálisis cerebral: ¿Cómo se diagnostica?

El diagnóstico de la parálisis cerebral infantil se basa en tener presente una posible causa para el desarrollo de signos y síntomas, y con ello la evaluación clínica por parte de un neuropediatra, que juega un papel primordial en su diagnóstico.

Algunos de los signos característicos de este padecimiento son el desarrollo de hipotonía muscular, presencia de reflejos primitivos y retardo del desarrollo postural.

Con respecto a la determinación de su posible causa es necesaria una investigación antes, durante y después del embarazo. Así como también la formación de una historia clínica detallada,  su respectivo examen físico, y el uso de resonancia magnética.  

La parálisis cerebral se puede definir como un síndrome localizado en el Sistema Nervioso Central (SNC), se caracteriza por una serie de trastornos de control motor que producen anormalidades en la postura, coordinación motora y en el tono muscular. Provocando una limitación en la actividad. Se debe a una lesión congénita que afecta al cerebro inmaduro y su progresión puede mejorar o permanecer durante toda la vida.

¿Qué es la parálisis cerebral infantil?

La parálisis cerebral infantil o por sus siglas PCI, es la causa más frecuente de parálisis motriz en la edad infantil, ya que está provocada por  una lesión en la primera neurona o neurona motora superior. Es precoz, no progresiva y la mayor parte afecta la parte motora en el desarrollo infantil.

Causas y Síntomas 

Podemos mencionar que la PCI es un síndrome multifactorial. Puede ser provocada por etiología antes del nacimiento y después del nacimiento. Algunas de las causas que se generan durante la fase prenatal son la hemorragia materna, consumo de tóxicos durante la gestación, hipertiroidismo materno, infarto placentario, infecciones virales y factores genéticos. Por otro lado, en los factores perinatales se encuentra la prematuridad, asfixia pre-perinatal. Después del nacimiento, los factores post-natales son el traumatismo craneal, infecciones en el sistema nervioso, hemorragias intracraneales y tumores intracraneales. La mayoría de estos acontecimientos suceden esporádicamente y son de gran importancia para el desarrollo infantil. 

El periodo de sufrimiento cerebral por disminución de la concentración del oxígeno dentro del cerebro, suele ser agudo y grave durante el segundo y tercer día de vida. No necesariamente puede instaurarse como una lesión definitiva dentro del sistema nervioso central. Sin embargo, es necesario que el cerebro del infante necesite un grado de madurez para que las lesiones establecidas anteriormente puedan expresarse clínicamente. Una adecuada exploración neurológica puede realizarse a los 2 años de edad a través del desarrollo psicomotor.

Los padres son los primeros en notar una falta en el desarrollo del infante, ya que los síntomas específicos aparecen antes de los 18 meses de edad. En donde la mayoría de los pacientes que se presenten con parálisis cerebral tendrán presentes un tono muscular anormal, presentando la caída de miembros superiores e inferiores con disminución de la fuerza. Así como también la disminución de los reflejos y movimientos espontáneos de las extremidades. Si el período en el cual los músculos no logran a restablecerse, suelen tener un desbalance en su acortamiento y atrofia, provocando contracturas fijas o estáticas.  

Algunos signos que son indispensables observar durante el desarrollo del recién nacido son  la succión y deglución de leche, ya que pueden estar implícitas las anormalidades orolinguales. El retraso de los reflejos primitivos, es una parte importante que debe ser evaluada junto con la sedestación y sostén de cabeza del infante. También se localizan múltiples anormalidades en la agudeza visual o en los estímulos visuales.

Tratamiento

El manejo de una PCI debe de ser multidisciplinario para las diferentes discapacidades que se presentan. Con ayuda de un neuropediatra, rehabilitador, familiares, trabajadores sociales y enfermeras, se puede lograr un adecuado avance en el infante. El abordaje debe de ser individualizado para tener un objetivo específico en el desarrollo motor, trastornos asociados y la prevención de algunas complicaciones que se reflejan a corto plazo.

 Parálisis cerebral espástica

La parálisis cerebral infantil, tiene diferentes tipos y desarrollos. La más común de todas en la infancia, es la parálisis cerebral espástica que forman un grupo múltiple: 

  • Tetraplejía espástica: Más grave y genera una parálisis en las cuatro extremidades. Existe ausencia del habla, problemas para articular palabras, y alteraciones perceptivo-sensoriales.  
  • Diplejía espástica: Es la más frecuente, encontrándose parálisis en las extremidades inferiores. Al momento de traccionar se aprecia rigidez y espasticidad. 
  • Hemiplejía espástica: Sucede en la mitad del cuerpo. Con debilidad unilateral, donde se hace más evidente cuando el niño gatea.

 La parálisis cerebral infantil desde la atención primaria

La atención del paciente que se encuentra con PCI debe  ser con personal capacitado y con una adecuada participación en cada una de las áreas que amerite el infante para lograr su rehabilitación. Es importante entender que esta enfermedad es compleja y por lo tanto es necesario interdisciplinar a los cuidadores que se enfrenten a las complicaciones desarrolladas de la enfermedad. El pediatra debe ser supervisor del proceso y consultor de todos los problemas que se generen para lograr orientarlos a una solución práctica.

© 2020 Neurocenter. 
Todos los derechos reservados. Supported by SENSO Mx.

Cómo prepararte para un electroencefalograma

Servicios

¿Cómo prepararte para un electroencefalograma?

Si requieres realizarte un electroencefalograma por indicación de tu neurólogo, queremos que te sientas preparado y listo. Por ello te compartimos la información que requieres para acudir a este estudio.

Las neuronas se comunican entre ellas a través de impulsos eléctricos y se encuentran activadas todo el tiempo incluso en el sueño. El electroencefalograma es un estudio que puede realizarse tanto en adultos como en niños, que detecta la actividad eléctrica del cerebro mediante pequeños discos llamados electrodos que se colocan y fijan sobre el cuero cabelludo.

En Neurocenter contamos con el equipo y los profesionales que requieres para obtener el mejor resultado e interpretación de tu encefalograma, que te ayudarán a tener un diagnostico certero.

Tenemos la certeza de que podemos ayudarte a dejar de perder y empezar a ganar y recuperar tu salud.

¿Por qué se realiza un electroencefalograma?

Este estudio es capaz de identificar cambios en la actividad cerebral por mas sutiles que sean y asi diagnosticar trastornos cerebrales especialmente la epilepsia o algunos otros trastornos como tumores cerebrales, daños en el cerebro por lesión en el cráneo, encefalopatías, encefalitis (inflamación del cerebro), accidentes cerebro vasculares y trastornos del sueño. También son sugeridos en neuropediatría para niños con sospecha de autismo y trastorno de déficit de atención (tdah).

¿Cómo se realiza?

Durante el estudio, no sentirás ninguna molestia ya que los electrodos solo van pegados en el cuero cabelludo y no son invasivos.

Primeramente, el técnico que realiza el estudio mide la cabeza y marca el cuero cabelludo para saber donde colocar los diferentes electrodos. A su vez puede aplicar una especie de crema para mejorar la calidad del registro. Los electrodos se conectan mediante cables a un amplificador de las ondas cerebrales para que puedan registrarse en la computadora.

El electroencefalograma puede durar en ocasiones hasta 60 minutos y en niños es necesario que duerman durante la prueba para detectar ciertas afecciones que solo se pueden registrar durante las fases del sueño.

Normalmente se graba un video del paciente durante el electroencefalograma para capturar los movimientos del cuerpo a la par que el electroencefalograma registra la actividad cerebral 

 

Maniobras de activación

La actividad eléctrica cerebral debe ser analizada en reposo, con los ojos abiertos y cerrados y deben realizarse diversas maniobras que son llamadas “de activación” para favorecer que se expresen posibles anomalías.

  1. Fotoestimulación intermitente

Se debe realizar con diferentes frecuencias de destello ya que es un potente activador de actividad epiléptica. Hay epilepsias reflejas (fotosensibles) desencadenadas por estímulos luminosos. En niños con epilepsias fotosensibles, pueden provocar una verdadera crisis epiléptica

  1. Hiperventilación

Se le indica al niño que respire de forma profunda durante 3 a 4 minutos, produciendo así una alcalosis con vasoconstricción e hipoxia tisular. Esto induce una lenificación de la actividad cerebral y activar focos epilépticos que no se observan en condiciones de reposo y provocar crisis epilépticas (ausencias).

Fisiología de la actividad eléctrica del cerebro.

En el electroencefalograma de un niño se describen varios tipos de actividades rítmicas: Alfa, Beta, Ritmo MU, Theta y Delta. Estas dos ultimas son actividades lentas que se registran en proporciones variables en función del grado de madurez cerebral. 

La lentificación del trazado debe valorarse según la edad del paciente sobre todo las ondas Theta y Delta. Su presencia es normal en etapas madurativas del niño o durante el sueño.

En un electroencefalograma anormal en niños, según la distribución topográfica, la lentificación se puede clasificar como generalizada o focal. La generalizada traduce una afección en ambos hemisferios cerebrales y la focal implica una lesión en una zona delimitada o especifica en uno de los hemisferios cerebrales.

Se le denomina anomalías paroxísticas a toda onda o conjunto de ondas que aparecen repentinamente y que por su frecuencia, amplitud o morfología destacan de la actividad considerada como normal en el paciente.

En ocasiones el electroencefalograma puede ser normal en niños que padecen epilepsia por lo cual es necesario realizar otro tipo de electroencefalogramas mas sensibles como el electroencefalograma realizado durante el sueño o el electroencefalograma con mapeo. 

En neonatos el electroencefalograma refleja el estado de la función cerebral y puede ayudarnos a saber el estado de maduración, posibles anomalías y pronóstico evolutivo en el caso de secuelas neurológicas.

© 2020 Neurocenter. 
Todos los derechos reservados. Supported by SENSO Mx.

La importancia de la psicología en la esclerosis múltiple

Servicios

La importancia de la psicología en la esclerosis múltiple

La esclerosis múltiple es una enfermedad crónica y degenerativa del sistema nervioso central que se puede tratar, retrasar su avance y revertir algunos síntomas, pero que no tiene cura. Por ello, no es raro que esta enfermedad se acompañe de una gran carga emocional y que quien lo padece requiera apoyo psicológico.

Desde el momento del diagnóstico se pueden manifestar sensaciones de miedo, angustia, incertidumbre o tristeza; es entendible, al tratarse de una enfermedad en la que no se puede predecir completamente la evolución de la misma.

Estudios han evidenciado que los problemas psicológicos son altamente frecuentes en los pacientes con esclerosis múltiple, con depresión en casi el 50% de los pacientes y trastorno de ansiedad en 1 de cada 4.

Tener en mente la importancia de los factores emocionales es fundamental para mejorar la calidad de vida, por lo tanto, la terapia psicológica es piedra angular en el tratamiento. 

La neuropsicología es una rama de la psicología que se especializa en este tipo de problemas, y en cómo estas enfermedades afectan a cada paciente de un modo diferente. 

La evidencia actual ha dejado en claro que el llevar de la mano terapia psicológica con terapia neurológica reduce de manera importante los síntomas, además de mejorar el apego al tratamiento y acelerar la rehabilitación física.

Los primeros pasos: la valoración por el especialista

Si padeces esclerosis múltiple es muy probable que el especialista en neurología solicite una valoración con psicología para saber cómo ayudarte según las manifestaciones que presentes.

Una de las terapias más utilizadas es la terapia cognitivo-conductual que se basa en una serie de sesiones dónde se trata de establecer las emociones o las ideas que te pueden estar afectando para planear acciones que te ayuden a superarlas. Sin embargo, existen muchos tipos de terapias, para esto nuestro psicólogo se encargará de seleccionar la mejor para ti.

La finalidad de la terapia neuropsicológica

Independientemente del tipo de método seleccionado, la finalidad sigue siendo la misma, es decir, brindarte las herramientas necesarias para afrontar este padecimiento. 

Durante este proceso podrán existir etapas en las que el ánimo sea más bajo o en que la incertidumbre sea mucha, por eso es importante comentar cualquier cambio o duda con el médico y psicólogo, quienes a manera de equipo podrán resolver las situaciones que se presenten, como las siguientes:

  • Hacer más fácil la aceptación del diagnóstico.
  • Hablar y aclarar dudas sobre el futuro, miedos o incertidumbres.
  • Mejoría del estrés.
  • Apoyo emocional para la depresión o ansiedad.
  • Mejorar algunos síntomas como la fatiga o problemas cognitivos que van de la mano con la neurorrehabilitación.
  • Mejoría de la comunicación.
  • Fortalecer el vínculo y apoyo familiar.

¿Qué es la esclerosis múltiple?

Es la enfermedad de este tipo que más frecuentemente afecta a los adultos jóvenes, llegando a presentarse entre los 20 y 40 años de edad, con un predominio en el sexo femenino, aunque también puede afectar a los hombres, o diferentes grupos de edad.

Las diferentes áreas del cerebro se comunican entre sí y a la vez con la médula espinal mediante señales eléctricas. Estos impulsos viajan por una red de nervios que están recubiertos por la mielina, que prácticamente es una cubierta aislante, similar a la cubierta de un cable, y que facilita este intercambio de información.

En la esclerosis múltiple existe un proceso de desmielinización, es decir, destrucción de la mielina en diferentes zonas. Aún se desconocen algunos de los mecanismos que generan este tipo de daños, aunque se ha visto que nuestro propio sistema de defensa es quien ataca a los nervios causando la pérdida de mielina. Estas “placas” de desmielinización alteran las señales nerviosas y son las causantes del gran espectro de síntomas que puede presentar un paciente.

Causas y síntomas de la enfermedad

Se considera una enfermedad idiopática, es decir, que su causa no está bien establecida. Se ha visto asociación con algunas infecciones virales, áreas geográficas, o causas genéticas, sin embargo, no son completamente concluyentes.

Los síntomas pueden ser muy variados tanto en tiempo como en intensidad. En ocasiones pueden existir períodos donde la enfermedad está activa incluso pudiendo llegar a ser incapacitante; en otras ocasiones pueden pasar meses o años libres de enfermedad en un estado de remisión.

Algunos de los síntomas más comunes son:

  • Alteraciones visuales. Suelen ser de los síntomas iniciales y se pueden manifestar como visión doble, visión borrosa, debilidad en los párpados.
  • Alteración de la sensibilidad.
  • Fatiga y debilidad de algunas áreas del cuerpo, llegando a dificultar el movimiento.
  • Vértigo, mareos y trastornos del equilibrio o de la marcha.
  • Fatiga o dolor crónico.
  • Pérdida del control de esfínteres.
  • Sensación de hormigueo o entumecimiento de alguna parte del cuerpo.

Las diferentes áreas del cerebro se comunican entre sí y a la vez con la médula espinal mediante señales eléctricas. Estos impulsos viajan por una red de nervios que están recubiertos por la mielina, que prácticamente es una cubierta aislante, similar a la cubierta de un cable, y que facilita este intercambio de información.

En la esclerosis múltiple existe un proceso de desmielinización, es decir, destrucción de la mielina en diferentes zonas. Aún se desconocen algunos de los mecanismos que generan este tipo de daños, aunque se ha visto que nuestro propio sistema de defensa es quien ataca a los nervios causando la pérdida de mielina. Estas “placas” de desmielinización alteran las señales nerviosas y son las causantes del gran espectro de síntomas que puede presentar un paciente.

Diagnóstico y tratamiento

Para llegar al diagnóstico se requiere una alta sospecha clínica, para esto, el especialista en neurología es quien aborda este tipo de enfermedades. Mediante una exploración neurológica minuciosa, la historia clínica completa con los signos y síntomas se puede realizar la impresión diagnóstica, la cuál se fortalecerá mediante estudios complementarios principalmente resonancia magnética de cerebro y médula espinal, o en caso de ser necesario algún otro estudio complementario como punción lumbar para descartar otro tipo de enfermedades.

La esclerosis múltiple no cuenta con tratamiento curativo; sin embargo, existen medicamentos y terapias que aminoran los ataques y los daños que puedan ocasionar, además de prolongar lo más posible los períodos libres de enfermedad.

Los síntomas pueden ser muy variados tanto en tiempo como en intensidad. En ocasiones pueden existir períodos donde la enfermedad está activa incluso pudiendo llegar a ser incapacitante; en otras ocasiones pueden pasar meses o años libres de enfermedad en un estado de remisión.

Algunos de los síntomas más comunes son:

  • Alteraciones visuales. Suelen ser de los síntomas iniciales y se pueden manifestar como visión doble, visión borrosa, debilidad en los párpados.
  • Alteración de la sensibilidad.
  • Fatiga y debilidad de algunas áreas del cuerpo, llegando a dificultar el movimiento.
  • Vértigo, mareos y trastornos del equilibrio o de la marcha.
  • Fatiga o dolor crónico.
  • Pérdida del control de esfínteres.
  • Sensación de hormigueo o entumecimiento de alguna parte del cuerpo.

Las diferentes áreas del cerebro se comunican entre sí y a la vez con la médula espinal mediante señales eléctricas. Estos impulsos viajan por una red de nervios que están recubiertos por la mielina, que prácticamente es una cubierta aislante, similar a la cubierta de un cable, y que facilita este intercambio de información.

En la esclerosis múltiple existe un proceso de desmielinización, es decir, destrucción de la mielina en diferentes zonas. Aún se desconocen algunos de los mecanismos que generan este tipo de daños, aunque se ha visto que nuestro propio sistema de defensa es quien ataca a los nervios causando la pérdida de mielina. Estas “placas” de desmielinización alteran las señales nerviosas y son las causantes del gran espectro de síntomas que puede presentar un paciente.

© 2020 Neurocenter. 
Todos los derechos reservados. Supported by SENSO Mx.

¿Quiénes pueden recibir neurorehabilitación?

Servicios

¿Quiénes pueden recibir neurorehabilitación?

La rehabilitación forma parte importante en la recuperación dentro de diversas disciplinas médicas, y la neurología no es la excepción. En este caso se conoce como neurorehabilitación.

La rehabilitación neurológica es el proceso que realizan el especialista en neurología en equipo con los fisioterapeutas, psicólogos y otros profesionales, y que tiene como objetivos limitar las secuelas, reducir el daño presente, evitar que este daño progrese, y facilitar herramientas para que el paciente se adapte nuevamente a su vida cotidiana con la mayor independencia posible. 

En Neurocenter tenemos la certeza de que con una atención integral y multidisciplinaria podemos lograr la recuperación de nuestros pacientes, ayudándoles a dejar de perder y empezar a ganar una mejor calidad de vida.

La rehabilitación en la medicina

La rehabilitación es el conjunto de procesos y dinámicas que tienen como finalidad recuperar alguna función que se perdió o limitó por algún daño. En la actualidad la evidencia ha colocado a la rehabilitación como un pilar fundamental en el tratamiento de muchas disciplinas. Por ejemplo, una situación de conocimiento general es que en el deporte, luego de una lesión importante, la rehabilitación es de suma importancia para lograr una recuperación completa o lo más completa posible, y reducir el riesgo de sufrir alguna secuela. 

En el área de la neurología también es indispensable la rehabilitación formando parte importante en el proceso de recuperación de una enfermedad.

El sistema nervioso se divide en sistema nervioso central (cerebro y médula espinal) y sistema nervioso periférico (el resto de los nervios del cuerpo). Por lo tanto, cualquier lesión o enfermedad que suceda en cualquiera de estos niveles puede ocasionar daños graves y limitación de la función.

Al ritmo del paciente

La neurorrehabilitación debe ser un proceso individualizado en todos los sentidos, pues tiene que considerar todos los factores del paciente. 

De entrada, cada individuo es distinto, ya sea por su grupo de edad, o por el tipo de enfermedad o lesión neurológica que padezca. Por ejemplo, no es lo mismo un paciente con enfermedad de Parkinson que un niño que sufrió un accidente automovilístico con daño a la médula espinal. 

Por tal motivo, cada paciente debe avanzar a su ritmo y con diferente intensidad según sea la indicación del equipo de rehabilitación.

Para poder establecer cuál es la dinámica que más se apega a las necesidades de un paciente, primero se debe acudir a la consulta de neurología para valoración. A partir de aquí, el neurólogo realizará una exploración neurológica detallada, además de una serie de pruebas y estudios complementarios, según sea el caso.

Una vez obtenidos todos los datos, el especialista puede conocer el tipo de daño, qué tanto afecta la vida del paciente, y en conjunto con los terapeutas iniciar un plan de acción, el cuál consistirá en objetivos y metas calendarizados, por medio del cual el paciente podrá conocer sus avances a lo largo del tiempo.

En el área de la neurología también es indispensable la rehabilitación formando parte importante en el proceso de recuperación de una enfermedad.

El sistema nervioso se divide en sistema nervioso central (cerebro y médula espinal) y sistema nervioso periférico (el resto de los nervios del cuerpo). Por lo tanto, cualquier lesión o enfermedad que suceda en cualquiera de estos niveles puede ocasionar daños graves y limitación de la función.

¿Quiénes deben acudir a rehabilitación neurológica?

Cualquier paciente con un trastorno neurológico que afecte su calidad de vida es candidato a neurorrehabilitación.

Algunos ejemplos son:

  • Trastornos del movimiento (enfermedad de Parkinson).
  • Infartos cerebrales (embolias) o hemorragias cerebrales (derrames cerebrales).
  • Accidentes y traumatismos craneoencefálicos.
  • Infecciones del sistema nervioso con secuelas neurológicas.
  • Trastornos del lenguaje, aprendizaje o atención.
  • Enfermedades neuromusculares como Miastenia gravis o Guillain-Barré.
  • Enfermedades neurodegenerativas como Esclerosis múltiple. 

Si no cuentas con un diagnóstico claro y crees que tienes alguna situación que podría beneficiarte con neurorrehabilitación, es importante acudir con el especialista para conocer sus recomendaciones.

© 2020 Neurocenter. 
Todos los derechos reservados. Supported by SENSO Mx.

Secuelas neurológicas de la epilepsia

Clínica de Epilepsia

Secuelas neurológicas de la epilepsia

La epilepsia es una de las enfermedades neurológicas más conocidas, y aunque es tratable y en ocasiones desaparece con la edad, existen algunas secuelas neurológicas que pueden presentarse y permanecer con la persona que la padece.

Dentro de las complicaciones se pueden incluir problemas de aprendizaje, broncoaspiración con comida o salivación, caídas con traumatismos craneales, mordedura de lengua, o choque automovilístico tras ir conduciendo.

Si las crisis no son controladas pueden tener graves repercusiones cerebrales y musculares, además de impactar psicológicamente al enfermo pudiendo ser discriminado, o tener problemas de ansiedad-depresión.

En Neurocenter nos interesa informarte para que puedas tomar las mejores decisiones con respecto a tu atención médica, por ello a continuación te detallamos más sobre la epilepsia y cómo tratarla.

Tenemos la certeza de que contamos con las herramientas y los profesionales necesarios para ayudarte a detener las pérdidas provocadas por esta enfermedad y que empieces a ganar de nuevo en salud y recuperación.

¿Qué es una crisis convulsiva?

Una convulsión, crisis convulsiva o comicial es un evento súbito y generalmente suele ser de corta duración (menos de 5 minutos). Está caracterizado por una actividad eléctrica neuronal hipersincrónica, excesiva y anormal  y no siempre significa que existe un diagnóstico de epilepsia, pues existen diversas causas para que se presente una crisis convulsiva.

¿Qué es la epilepsia?

Es una enfermedad provocada por un desequilibrio en la actividad eléctrica de las neuronas de alguna zona del cerebro. Se caracteriza por una o varias alteraciones cerebrales que dejan al cerebro en predisposición de padecer convulsiones recurrentes, teniendo como repercusión secuelas físicas, cognitivas y psicológicas. 

La palabra epilepsia viene del termino greco-latino “epilambaneim” lo cual quiere decir “atacado por sorpresa” lo que caracteriza a las repentinas crisis provocadas por esta enfermedad.

La epilepsia se define por cualquiera de las siguientes circunstancias:

  • Al menos 2 crisis no provocadas con mayor a 24 horas de separación entre crisis.
  • Una crisis no provocada con un factor de riesgo alto para la epilepsia como los antecedentes familiares, o un tumor cerebral.
  • El diagnóstico de un síndrome epiléptico.

 

¿Cuáles son los tipos de crisis epileptiformes?

  1. Focal: se origina en un solo hemisferio cerebral, presentando síntomas en un solo hemicuerpo además puede tener o no preservada la conciencia
  2. Generalizada: se origina en los 2 hemisferios cerebrales provocando síntomas en todo el cuerpo. siempre se pierde la conciencia.
  3. Combinada focal y generalizada: en síndromes epilépticos donde aparecen ambas.
  4. Desconocida: no se logra catalogar.

¿Cómo se puede presentar una crisis focal o generalizada?

  1. Tónica: cuando el síntoma principal es rigidez, aumento del tono muscular.
  2. Clónica: cuando ocurren movimientos clónicos como pequeñas sacudidas rítmicas. 
  3. Tónico-clónico: cuando la rigidez, el aumento del tono muscular y los movimientos de las extremidades se combinan.
  4. Atónica: cuando se pierde el tono muscular y el paciente cae al suelo.
  5. Mioclónica: cuando ocurren mioclonías. movimientos parecidos a sacudidas, el enfermo avienta lo que tiene en la mano como el lápiz o celular
  6. Ausencia: desconexión con el medio por unos segundos, se le habla al paciente y no responde e inmediatamente vuelve en sí sin recordar lo sucedido durante la crisis.
  7. Espasmódica: en forma de espasmos, sacudidas en salva.
  8. Gelástica: risas incontrolables sin sentido.

¿Qué es el aura?

El aura suele ser un síntoma neurológico o psíquico que precede o avisa que la crisis está por empezar y puede ser cualquiera de los siguientes

    1. Motor: Debilidad en alguna parte del cuerpo
    2. Sensitivo: Parestesias, disestesias, descarga eléctrica etc.
    3. Visual: Hemianopsia, fotopsias, escotomas.
    4. Olfativo: Percepción de olor desagradable o agradable.
    5. auditivo: Percepción de sonidos, zumbidos
    6. gustativo: Percepción de sabor metálico
    7. psíquico: Deja vú, Jamais Vú, irritabilidad, euforia, risas.

¿Cuáles son las causas de la epilepsia?

  1. Estructural: cuando existe una lesión en estudios de neuroimagen como TAC,RMN,EEG y que es la causa de la crisis epiléptica como la encefalopatía hipóxico-isquémica neonatal.
  2. Genética: cuando existe una anomalía genética o la existencia de antecedentes familiares de epilepsia y hallazgos típicos en egg.
  3. Infecciosa: cuando existe una infección no aguda como neurocisticercosis, VIH, toxoplasmosis etc.
  4. Metabólica: cuando existe un defecto metabólico genético o adquirido.
  5. Inmune: cuando existe una enfermedad autoinmune como encefalitis límbica. 
  6. Desconocido.

Diagnóstico y Tratamiento

La epilepsia debe ser diagnosticada por un especialista en neurología o neuropediatría mediante la realización de la historia clínica, la exploración física y estudios complementarios como los de neuroimagen.

El estudio más común para diagnosticar epilepsia es el electroencefalograma en donde el neurólogo podrá detectar alteraciones características de punta onda, polipunta, hipsarritmia etc., la resonancia magnética nuclear y la tomografía computarizada para detectar isquemia, hemorragia, tumores, malformaciones, infecciones etc.

Además se pueden solicitar estudios de sangre como la prolactina y los electrolitos séricos.

La epilepsia es una enfermedad que normalmente no es curable pero sí controlable. El neurólogo puede recetar fármacos anticonvulsivos, puede solicitar cirugía de la zona afectada (hemisferectomia, callosotomía, etc). y apoyarse en medidas higiénico-dietéticas como dormir bien, no desvelarse, no pasar mucho tiempo frente a pantallas electrónicas, llevar dieta por especialista como la dieta cetogénica la cual disminuye la actividad cerebral al privar de glucosa al cerebro.

Sea cual sea la necesidad de nuestros pacientes con epilepsia, en Neurocenter tenemos la certeza de que con nuestra alternativa de atención médica y nuestra robusta red de profesionales, contamos con las herramientas necesarias que te ayuden a dejar de perder y empezar a ganar. Por que sin importar tus circunstancias, en Neurocenter juntos decimos Sí.

© 2020 Neurocenter. 
Todos los derechos reservados. Supported by SENSO Mx.

Polisomnografía: Así vive un paciente su estudio del sueño

Clínica del sueño

Polisomnografía: Así vive un paciente su estudio del sueño

Someterse a un estudio del sueño implica que la persona no ha logrado tener una noche de sueño tranquila en mucho tiempo. La polisomnografía es un estudio que dura una noche completa y se realiza en un centro especializado para identificar algún tipo de trastorno del sueño.

En Neurocenter realizamos este estudio cada noche con el mejor equipo y profesionales, logrando los diagnósticos que nos permiten tratar a nuestros pacientes de manera exitosa.

A continuación, uno de ellos nos relata su experiencia, abriéndonos las puertas a entender su padecimiento y su trayectoria.

Antes de mi diagnóstico

Mi problema es muy común, se llama síndrome de apnea obstructiva del sueño (SAOS), y es parte de un grupo de padecimientos que se conocen como trastornos del sueño, que para mi eran desconocidos.

La historia de cómo pasé de vivir cansado todo el tiempo hasta conocer mi diagnóstico fue larga, ya que como muchos, no sabía con quién acudir, por lo que pasé por muchos médicos y remedios, antes de llegar con el neurólogo.

Mi vida con SAOS

Al inicio creía que vivir cansado era lo normal, ya que se lo adjudicaba al estrés o por las salidas tardías del trabajo. Desde que despertaba tenía sueño y así continuaba a lo largo del día.

Para mi era común quedarme dormido en cualquier lugar, incluso había veces que en el tráfico dormitaba por segundos. Al llegar a casa el cansancio empeoraba, y aunque por las noches lograba conciliar el sueño no descansaba y en ocasiones no lograba permanecer dormido por mucho tiempo, por lo que al siguiente día seguía con sueño y la historia siempre se repetía. 

El problema no solo me afectaba a mi, mi esposa decía que mis ronquidos eran frecuentes y a ella no le permitían descansar. Esta era nuestra vida diaria.

Fueron dos situaciones las que me hicieron buscar atención profesional después de tanto tiempo; primero llegaron las llamadas de atención en el trabajo por dormir y por el bajo rendimiento del cual yo era consciente. Las tazas de café no ayudaban en nada para permanecer despierto.

La otra situación, que fue la que más nos preocupó a mi esposa y a mi fue que por las noches, además de los ronquidos, mi esposa decía que había segundos en los que era como si dejara de respirar, lo cual a ella le causaba un estrés increíble y me despertaba constantemente para asegurarse que me encontraba bien.

En busca del especialista

Pasé por muchos médicos e incluso probé algunos suplementos que me recomendaban mis amigos, sin ninguna mejoría, hasta que finalmente me canalizaron con el especialista en neurología, lo cual me pareció raro. Sin embargo, al llegar a la consulta, la neuróloga me explicó que la neurología también se encarga del estudio de las alteraciones del sueño.

Me dijo que los trastornos del sueño son muy comunes en la población, como el insomnio, el síndrome de piernas inquietas, la hipersomnia, o en mi caso, la principal sospecha, el SAOS. 

Me explicó que para poder llegar al diagnóstico había que realizar una polisomnografía, que es un estudio del sueño que permite saber cuál es el problema. 

El estudio fue realmente sencillo, prácticamente se trataba de seguir mi rutina normal para dormir, pero en el proceso, se estaban monitoreando muchos parámetros que yo no sabía que podían influir en la calidad del sueño.

Mi noche realizando la polisomnografía

El estudio puede ser realizado en casa o en la clínica del sueño. En mi caso, opté por la segunda opción. 

Antes del día del estudio me dieron algunas indicaciones sencillas, como no tomar café, no consumir tabaco, o cualquier otra sustancia que pudiera alterar los resultados. 

El día del estudio procuré llegar unos minutos antes para adelantarme a cualquier situación. 

Como comentaba anteriormente, la idea es seguir la rutina lo más parecida posible, por lo que incluso me dejaron llevar mis propias almohadas y mi pijama. 

Una vez instalado, el técnico me explicó que iba a monitorear mis ondas cerebrales mediante un electroencefalograma, que es un estudio que mide y registra la actividad eléctrica del cerebro, y para lo que prácticamente colocó unos electrodos sobre mi cuero cabelludo que iban conectados a una computadora. Además, me colocaron un pulsioxímetro para medir mi frecuencia cardíaca y mi saturación de oxígeno. 

El estudio fue grabado para poder saber que tipo de movimientos realizó durante la noche, si tengo despertares, si tengo ronquidos o si tengo apneas (dejar de respirar).

En todo momento me pudo acompañar mi esposa, que incluso tuvo un área para descansar, lo cual me dio más seguridad. El técnico comentó que en caso de niños siempre se permite ser acompañados por uno de sus padres.  

Al terminar el estudio, los resultados fueron enviados al médico, quien después de interpretarlos, confirmó la sospecha diagnóstica de apnea obstructiva del sueño. 

A partir de aquí, la vida fue más fácil. El tratamiento consistió en dos pilares; el primero fue mis cambios en el estilo de vida, con la meta principal de llegar a mi peso ideal. El segundo constaba de un aparato llamado CPAP, que se coloca en la nariz al momento de dormir, y que se encarga de enviar corrientes de aire a mis pulmones de manera constante. Para mi sorpresa no fue nada incómodo y los resultados los pude ver desde la primera semana de utilizarlo.

De una manera práctica, puedo dividir mi vida como un antes y un después de conocer mi diagnóstico y de utilizar el CPAP.

© 2020 Neurocenter. 
Todos los derechos reservados. Supported by SENSO Mx.

Neuropsicología en el daño cerebral: funciones y características