Neurocenter

logo-neurocenter-clinica-de-rehabilitacion-neurologica

Haz tu cita llamando al        81 – 2089 – 22 44

¿Puede un neurólogo tratar la ansiedad?

Servicios

¿Puede un neurólogo tratar la ansiedad?

La ansiedad forma parte de la vida de muchas personas como algo normal de la vida, pero el trastorno de ansiedad se identifica cuando una persona siente preocupaciones y miedos intensos y persistentes en situaciones de la vida cotidiana que no deberían ocasionar estos sentimientos. Estos miedos excesivos alcanzan su máxima expresión en cuestión de minutos a lo que se le conoce como ataques de pánico.

La ansiedad, el miedo, la preocupación y el pánico interfieren con las actividades diarias del paciente. Son sentimientos difíciles de controlar  y desproporcionados en relación a la situación real por lo que el paciente se ve obligado a evitar lugares y situaciones que los hacen sentir así. Los síntomas pueden comenzar desde la niñez o la adolescencia y en ocasiones pueden continuar hasta la vida adulta.

Hay varios tipos de ansiedad, entre los cuales se encuentran: el trastorno de ansiedad generalizada, trastorno de ansiedad social (también llamado fobia social), fobias específicas y trastorno de ansiedad por separación. En ocasiones la ansiedad puede acompañar a otros padecimientos médicos o trastornos psiquiátricos.

Es importante recibir un tratamiento integral y multidisciplinario para mejorar la calidad de vida del paciente y su día a día. En Neurocenter tenemos la certeza de que sólo desafiando las metodologías tradicionales de atención neurológica que se brindan en los sistemas de salud convencionales, podemos lograr que nuestros pacientes recuperen las sonrisas, los paseos, las charlas, los abrazos, su independencia o su movilidad.

Causas de ansiedad

Hoy en día aún no son bien conocidas las causas que generan el trastorno de ansiedad. Pueden ser ciertas experiencias de la vida como acontecimientos traumáticos, historia de abuso de sustancias, historia familiar de ansiedad, trastornos psiquiátricos o eventos de la vida estresantes. 

En muchas ocasiones la ansiedad puede estar relacionada a algún problema de salud que el paciente aun no conoce de su existencia y los síntomas de ansiedad son los primeros en presentarse. Algunos ejemplos de enfermedades que presentan síntomas de ansiedad son: 

  • Diabetes
  • Enfermedades del corazon
  • Hipertiroidismo
  • EPOC o asma
  • Abuso de sustancias o abstinencia
  • Dolor crónico
  • Síndrome del intestino irritable
  • Tumores

Síntomas de la Ansiedad

  • Nerviosismo, agitación o tensión
  • Sensación de peligro inminente 
  • Pánico
  • Aumento de la frecuencia cardiaca
  • Aumento de la frecuencia respiratoria 
  • Sudoración
  • Temblores 
  • Debilidad 
  • Cansancio 
  • Problemas en la concentración 
  • Problemas para la conciliación del sueño 
  • Problemas gastrointestinales
  • Dificultad para el control de las preocupaciones 
  • Necesidad de evitar las situaciones que generan la ansiedad

Factores de riesgo

Existen varios factores que pueden incrementar el riesgo de padecer un trastorno de ansiedad

    1. Trauma.
    2. Estrés debido a una enfermedad.
    3. Acumulación de estrés.
    4. Personalidad: hay personas que según su tipo de personalidad son más propensas a sufrir un trastorno de ansiedad. 
    5. Trastornos mentales: cuando un paciente padece otro trastorno mental como la depresión muy frecuentemente también padecen trastorno de ansiedad.
    6. Tener familiares consanguíneos que también padezcan un trastorno de ansiedad ya que pueden ser hereditarios.
    7. Drogas o alcohol. El consumo excesivo o abstinencia de estas sustancias pueden provocar o empeorar la ansiedad.

Diagnóstico y tratamiento

Hoy en día no existen pruebas de laboratorio o gabinete capaces de diagnosticar un trastorno de ansiedad o tipificarlo. El diagnóstico es puramente clínico. 

Los síntomas clínicos más mencionados por pacientes que padecen ansiedad son el aumento de la tensión muscular, mareos, sudoración, fluctuaciones de la presión arterial, palpitaciones, síncope, taquicardia, parestesias, temblor, molestias gastrointestinales, aumento en la frecuencia urinaria y diarrea 

Los síntomas psíquicos predominantes son: intranquilidad, inquietud, nerviosismo, preocupación excesiva y desproporcionada, miedos irracionales, ideas catastróficas, deseo de huir y sensación de muerte inminente. 

Con la finalidad de tener una mejor respuesta al tratamiento resulta fundamental que la persona acuda a un especialista cuanto antes, para conseguir el alivio que necesita. Se deben considerar varios aspectos como la edad del paciente, si ha tomado algún medicamento previo, riesgo de intento de suicidio, tolerancia a los medicamentos, posibles interacciones con otros medicamentos, embarazo, e informar sobre posibles efectos secundarios como la abstinencia tras la interrupción del tratamiento.

Para el tratamiento del trastorno de ansiedad generalizada se recomienda:

  1. Iniciar el tratamiento lo antes posible
  2. Uso de benzodiazepinas en el inicio del tratamiento, en las reagudizaciones y en el tratamiento de corto plazo (8-12 semanas)
  3. En el tratamiento de largo plazo se sugiere el uso de los fármacos llamados inhibidores de la recaptación de serotonina. Éstos fármacos también son utilizados en el tratamiento de las fobias específicas

Como tratamiento no farmacológico se debe proporcionar al paciente la opción de tomar terapia cognitivo conductual la cual ayuda mucho a pacientes con trastorno de ansiedad generalizada, pánico, fobia social, trastornos de fobias específicas. La mayoría de las ocasiones se realizan sesiones semanales de 1 a 2 veces por semana durante 4 meses y pueden ser terapias de forma individual o grupal.

Estamos plenamente convencidos que con nuestra propuesta alternativa de atención y nuestra robusta comunidad de profesionales podemos detener las pérdidas y ayudarte a ganar todo aquello que, quien nos busca, requiere para tener una vida plena. 

Porque sin importar tus circunstancias, en Neurocenter no pierdes, ganas.

© 2020 Neurocenter. 
Todos los derechos reservados. Supported by SENSO Mx.

El daño cerebral, tratamientos y acciones

Servicios

El daño cerebral, tratamientos y acciones

Cuando se presenta un daño cerebral como consecuencia de una lesión súbita se deben emprender una serie de acciones y tratamientos con el objetivo de minimizar las secuelas y afectaciones en la calidad de vida del paciente.

En Neurocenter contamos con las herramientas necesarias para ofrecer una atención integral y multidisciplinaria que tienen como objetivo la neurorehabilitación de cada uno de nuestros pacientes de manera individual y de acuerdo a su caso específico.

El proceso de rehabilitación del daño cerebral tiene 5 objetivos principales

  1. Evaluar las secuelas del daño cerebral y las dificultades que estas provocan mediante escalas de evaluación inicial.
  2. Reeducar y compensar las secuelas del daño cerebral para reducir la discapacidad
  3. Prevenir complicaciones futuras de las secuelas del daño cerebral 
  4. Potenciar las habilidades conservadas
  5. Promover la integración social y familiar.


Las acciones que se deben de tomar en cuenta es la rápida integración a la rehabilitación tras el daño y mantener un ritmo constante, paciencia y perseverancia es lo que ayudará al enfermo a rehabilitarse.

¿Qué es el daño cerebral?

El daño cerebral es la consecuencia de una lesión súbita en alguna de las estructuras que conforman el cerebro humano. Esto puede resultar en problemas de cualquier índole ya que el cerebro controla todas las funciones vitales desde las más básicas hasta las más complejas por ejemplo un daño en el tallo cerebral puede conllevar a alteraciones importantes en la frecuencia cardiaca, la presión arterial y cese de la respiración.

Por otro lado, un daño en el lóbulo frontal puede ocasionar que se pierda esa distinción entre humanos y animales ocasionando pérdida de control de impulsos, hipersexualidad, desinhibición, alteración de los procesamientos cognitivos como el pensar, razonar, tomar decisiones etc.

Si el daño cerebral no es tratado a tiempo puede dejar severas consecuencias en el afectado desde el uso de silla de ruedas por toda su vida hasta el estado de coma.

Tipos de rehabilitación tras el daño cerebral

Dependiendo cual sea el área cerebral afectada se puede contar con algún tipo de rehabilitación específica, dentro de las diferentes estrategias de rehabilitación se encuentran las siguientes : 

Rehabilitación física: Para mejorar la debilidad de las extremidades, las contracturas, alteración de la marcha y equilibrio y la espasticidad.

Rehabilitación de deglución: La reeducación en la deglución es muy importante para prevenir desnutrición y broncoaspiración en el enfermo.

Rehabilitación facial: La parálisis facial tiene un impacto en la percepción estética de la persona lo que ocasiona un alto grado de estrés, los ejercicios de rehabilitación facial ayudan a potenciar el autoestima del afectado logrando recuperar significativamente la funcionalidad de los músculos faciales.

Rehabilitación cognitiva: mediante la neuropsicología se implementan estrategias de neurorehabilitación mediante las terapias cognitivas-conductuales,  y terapia de lenguaje. Además se cuenta con terapia neurosensorial.

rTMS: La estimulación magnética transcraneal repetitiva es una nueva estrategia implementada en la neurorehabilitación que puede ser utilizada en los enfermos fármaco-resistentes, o que no responden de manera adecuada a las terapias convencionales.

Dentro de sus aplicaciones se encuentran las terapias de neuromodulación para facilitación motora, facilitación cognitiva, dolor neuropático, depresión, insomnio entre otras.

¿Cuáles son las causas de daño cerebral adquirido?

Eventos o accidentes cerebrovasculares: Lesiones causadas por una alteración o interrupción del sistema de flujo sanguíneo en el cerebro que pueden ser provocadas por émbolos, trombos, y hemorragias como la ruptura de un aneurisma o malformación vascular.

Traumatismos craneoencefálicos (TCE): Lesión causada por un golpe o traumatismo contra el cráneo. Las causas más frecuentes son debidas a un accidente de tráfico, prácticas deportivas y caídas de diferentes situaciones.

Esto puede resultar en edema cerebral y herniaciones de las estructuras cerebrales que pueden ocasionar daño por compresión.

Los tumores cerebrales, infecciones bacterianas y virales como meningitis o encefalitis, el consumo de tóxicos como marihuana, cocaína e inhalantes también juegan un papel muy importante en el daño cerebral que conlleva a severas consecuencias si no son tratadas a tiempo.

Áreas más frecuentemente afectadas por una lesión cerebral

Área motora: Incapacidad para mantenerse de pie, incapacidad para mantener la marcha, alteración del equilibrio, temblores, sacudidas, y pérdida de la fuerza de 1 o las 4 extremidades son algunas señales de la afectación motora por daño cerebral.

Área sensitiva: Alteración en la sensibilidad, alteración de la percepción del dolor y la temperatura, pérdida del sentido del gusto u olfato, pérdida o disminución de la audición, alteración del tacto, presión, vibración y propiocepción representan algunas de las alteraciones sensitivas por daño cerebral.  

Área cognitiva: déficit en la memoria, el aprendizaje, atención, alteración del lenguaje, razonamiento lógico-deductivo, la resolución de problemas son algunas áreas cognitivas perturbadas por el daño cerebral.

Área conductual y emocional: falta de inhibición o freno en las conductas (impulsividad), exceso de inhibición o freno en las conductas (apatía), irritabilidad, impaciencia, ira, labilidad emocional, y depresión son áreas conductuales y emocionales afectadas por el daño cerebral.

© 2020 Neurocenter. 
Todos los derechos reservados. Supported by SENSO Mx.

Trastornos neurológicos funcionales o neurosis histérica

Padecimientos

Trastornos neurológicos funcionales o neurosis histérica

Cuando una persona presenta síntomas de daño en el sistema nervioso que no tienen su origen en enfermedades neurológicas o de otra índole, se le llama trastorno neurológico funcional o neurosis histérica. Es importante señalar que aunque la persona no padezca ninguna enfermedad, los síntomas son reales y provocan problemas en la vida cotidiana del paciente.

Un trastorno neurológico funcional, como su nombre lo dice, está relacionado con la manera en funcionar del cerebro y no con un daño en su estructura. Es importante que la atención médica la brinde un especialista en neurología para descartar otras enfermedades del sistema nervioso.

En Neurocenter ofrecemos atención integral y multidisciplinaria precisamente para que los pacientes reciban un diagnóstico acertado y el tratamiento adecuado de acuerdo a su caso particular.

Nuestro principal objetivo es ayudarte a dejar de perder y empezar a ganar a través de nuestra robusta red de profesionales.

La sintomatología puede variar según el trastorno neurológico funcional ya que pueden afectar los movimientos o los sentidos, la capacidad para caminar, oír, ver o tragar. La gravedad y la duración de los síntomas de la neurosis pueden variar y no pueden producirse intencionalmente o controlarse por el paciente. 

Los trastornos psicógenos pueden clasificarse de manera descriptiva en función de la queja del paciente (sensitiva, visual, motora). Hasta el momento se desconoce la causa del origen de la neurosis histérica. En ocasiones pueden desencadenarse por estrés, trastornos neurológicos, traumatismos físicos o psicológicos, pero no siempre llega a ser por estas causas.

Características

  • Tienen tendencia a un comienzo y a una evolución que no se ajusta al síndrome clínico que remedan. Por ejemplo, un temblor que pareciera el asociado con la enfermedad de Parkinson pero tuvo un comienzo brusco e intenso de un día para otro.
  • Son caprichosos en su evolución y no responden a los fármacos de la manera en que se esperaría. Por ejemplo, se esperaría que ante una crisis epiléptica un fármaco anticonvulsivo ayude a que las crisis se disminuyan transitoriamente, pero en una crisis pseudoepiléptica por neurosis histérica, los fármacos antiepilépticos no funcionan. Estas crisis comúnmente tienen un desencadenante emocional y no aparecen durante el sueño como en las verdaderas crisis epilépticas.
  • Son sensibles al nivel de atención y variables con la sugestión. Por ejemplo, los movimientos anormales psicógenos pueden llegar a reducirse mientras se le pide al paciente que haga un cálculo mental al revés de lo que ocurre en los movimientos anormales de base orgánica.
  • En la neurosis histérica se observan incongruencias sobre los patrones habituales de la enfermedad orgánica.

Síntomas

La causa exacta de la neurosis histérica se desconoce. Los síntomas pueden manifestarse de manera repentina después de un episodio estresante para el paciente o con traumas físicos o emocionales.

La sintomatología de los trastornos neurológicos funcionales pueden variar según el tipo de trastorno y pueden ser lo suficientemente graves como para provocar el deterioro del paciente y requerir una evaluación médica ya que pueden afectar el movimiento y el funcionamiento del cuerpo.

Los signos o síntomas que afectan la movilidad del cuerpo pueden ser:

  1. Debilidad
  2. Parálisis
  3. Temblores
  4. Dificultad para caminar
  5. Pérdida del equilibrio 
  6. Dificultad para la deglución
  7. Convulsiones o episodios de temblores con aparente pérdida del conocimiento.

 

En cuanto los signos o síntomas que afectan los sentidos pueden ser:

    1. Entumecimiento o pérdida de la sensibilidad al tacto
    2. Problemas en el habla
    3. Problemas en la visión como por ejemplo la visión doble o ceguera
    4. Problemas en la audición o sordera

Factores de riesgo

Existen varios factores que pueden aumentar el riesgo de que un paciente presente un trastorno neurológico funcional los cuales son:

  • Tener algún trastorno neurológico orgánico como epilepsia, migraña o trastornos en el movimiento
  • Trauma físico 
  • Trauma emocional
  • Estrés reciente 
  • Tener un familiar con trastorno neurológico funcional
  • Antecedente de abandono o abuso en la infancia
  • Las mujeres tienen más predisposición que los hombres de padecerlo.
  •  

Es importante acudir con algún especialista neurólogo para conocer la causa de los síntomas y descartar o confirmar que sea algún trastorno neurológico funcional.

Al momento de la consulta es muy probable que el paciente rechace la idea de que su sintomatología es de origen psicológico y no orgánico. Hay que dar una explicación precisa reconociendo de antemano al paciente que sus quejas y síntomas son reales y no hechas a voluntad propia y que reflejan que el sistema nervioso es la vía final común a través de la que se expresan las enfermedades orgánicas pero también los problemas psicosociales ya sean leves o graves, conscientes o inconscientes.

Diagnóstico y tratamiento

Para diagnosticar un trastorno neurológico funcional prácticamente lo que se requiere es descartar cualquier enfermedad neurológica u otra afección que podría estar causando los síntomas que aquejan al paciente.

El diagnóstico por lo general comprende la participación de un especialista neurólogo pero pueden incluir también a un psiquiatra.

La evaluación comprende la exploración física, examen psiquiátrico donde se analiza al paciente con preguntas como sus pensamientos, sentimientos y conducta  y con criterios diagnósticos del DSM V.

El DSM V describe los criterios de la neurosis histérica como:

  1. uno o más síntomas que afecten el movimiento del cuerpo o los sentidos
  2. Los síntomas no se pueden explicar en función de una enfermedad neurológica, una afección o un trastorno de salud mental.
  3. Los síntomas causan problemas en el ámbito social, laboral u otras áreas o son tan significativos que requieren evaluación médica.

Depende del tipo de trastorno neurológico funcional que el paciente padezca. Para la mayoría de los pacientes es recomendable contar con un equipo multidisciplinario para tratar su trastorno, un equipo que comprenda un neurólogo, un psiquiatra, o algún otro profesional de la salud mental , fisioterapeutas y un terapeuta ocupacional.

© 2020 Neurocenter. 
Todos los derechos reservados. Supported by SENSO Mx.

¿Qué hacer si un niño se golpea la cabeza?

Servicios

¿Qué hacer si un niño se golpea la cabeza?

Los traumatismos craneoencefálicos (TCE), también llamados “golpes en la cabeza”, son uno de los principales motivos de atención de urgencias pediátricas, pero ¿qué hacer si nuestro sufre uno de estos accidentes?,  lo principal es mantener la calma y valorar la escena. 

Estos accidentes pueden ocurrir en cualquier etapa de la vida desde el nacimiento hasta la edad adulta, sin embargo, durante la infancia se ha visto que su porcentaje es mayor. Por ejemplo, son muy comunes alrededor de los 2 años de edad, ya que es cuándo el niño comienza a ganar su independencia, caminar, correr e interactuar con el medio que lo rodea.

Otro grupo con gran porcentaje de accidentes es el de los adolescentes al inicio de la pubertad, entre los 12 y 15 años, en el que los juegos y actividades se vuelven más toscas y en muchas ocasiones se deja de lado la protección.

Así debes actuar ante un TCE

Entonces, debemos considerar las siguientes circunstancias al momento de actuar:

Si nos encontramos en un ambiente controlado como la escuela o la casa, y el accidente no cumple con los datos de alarma, podemos acudir a valoración al servicio de urgencias para mayor tranquilidad, o comunicarnos con nuestro médico o pediatra de cabecera, quien nos dará las recomendaciones que considere oportunas.

Por otro lado, si el traumatismo craneal cumple con datos de gravedad, y sobre todo si sucede en un área no controlada un accidente automovilístico en una avenida transitada, debemos llamar a la brevedad al servicio de urgencias para solicitar ayuda profesional.

Mientras esperamos a los paramédicos hay que tomar en cuenta no mover al paciente, ya que podemos empeorar algún tipo de lesión grave que no estemos viendo; además, estar al pendiente de las indicaciones que se nos den por teléfono.

Una vez en el servicio de urgencias, el médico por protocolo comprobará que el paciente se encuentre estable, es decir, que respire bien, que su corazón lata con normalidad o que no tenga alguna situación que pueda comprometer la vida a corto plazo. 

Aunado a esto realizará una valoración neurológica completa, pudiendo apoyarse además de estudios de imagen como resonancia magnética de cerebro o tomografía de encéfalo. 

Dependiendo de la situación puede ser necesaria la evaluación por el especialista, en este caso el neurólogo infantil o neuropediátra, quien es el más capacitado para decidir si requiere internamiento, algún procedimiento, o si puede ir a casa con seguimiento a la consulta.

Es importante recordar que aunque tengamos un neurólogo pediátrico o médico de cabecera, se debe acudir siempre primero al servicio de urgencias ya que lo ideal siempre es asegurar la estabilidad.

Datos y señales de alarma ¿Cómo identificarlos?

Si bien estos eventos siempre será situación de estrés y preocupación, existen algunos datos de alarma, es decir situaciones que se asocian con traumatismos graves. Conocerlas e identificarlas es indispensable ya que pueden disminuir las complicaciones.

Algunos datos de alarma cuando se sufre alguna lesión en la cabeza son los siguientes: 

  • Alteración de conciencia. Incluye desmayos, somnolencia, confusión, pérdida de memoria, pobre interacción con el medio, inatención.
  • Movimientos anormales, como crisis convulsivas, temblores, rigidez.
  • Focalización. Este término hace referencia a la pérdida de movilidad, fuerza o sensación de alguna parte del cuerpo, como una mano o una pierna.
  • Alteraciones visuales. Visión borrosa, ceguera, pupilas de diferente tamaño.
  • Síntomas gastrointestinales. Principalmente vómito, pero también identificar relajación de los esfínteres “hacerse pipí o popó”.
  • Heridas o fracturas evidentes. Como los hundimientos de alguna parte de la cabeza, fracturas expuestas o sangrado.

 

Es importante tener en cuenta que los padres pueden identificar alguna situación que para ellos “no es normal” aunque para otras personas no sea un dato de alarma. En este caso siempre es recomendable acudir a urgencias, ya que ellos son quienes lo conocen mejor y por tanto pueden identificar cuando algo no anda bien.

¿Cuáles son los tipos de traumatismos?

A grandes rasgos se puede clasificar a los traumatismos craneoencefálicos en leves y graves. Hacer este tipo de distinciones es importante porque se puede identificar de manera rápida una urgencia y acudir con el médico de manera temprana. 

  • Traumatismos leves. Son aquellos en los que el niño permanece consciente, se puede comunicar, puede obedecer órdenes y responder preguntas, además de que no existe la evidencia de fractura de los huesos del cráneo. 
  • Contusión craneal o traumatismo leve con lesión en el cuero cabelludo. Algunas veces puede existir alguna herida del cuero cabelludo como “descalabrada” que genera sangrado, sin necesariamente ser un traumatismo grave, ya que solo se daña la piel. A pesar de esto, es indispensable acudir al servicio de urgencias para valoración, limpieza y sutura de la herida.
  • Sufrir Conmoción cerebral. Es cuando después del golpe existe desorientación o síntomas que duran menos de 10 minutos. Requiere vigilancia estrecha en el servicio de urgencias.

Traumatismo grave. Los traumatismos graves siempre son una emergencia, y los podemos identificar principalmente por la existencia de alteración de conciencia que puede ser con inatención, somnolencia excesiva, confusión, desmayo o movimientos anormales. Las lesiones muy aparatosas como en las que existe fractura de cráneo evidente o que son resultado de mecanismos de alta intensidad como los choques automovilísticos, siempre deben considerarse como traumatismos importantes y por lo tanto requieren atención inmediata.

Conoce algunas consecuencias de los traumatismos graves

En los niños y jóvenes los traumatismos craneoencefálicos ocasionados por accidentes son la principal causa de epilepsia, retraso psicomotor, incapacidad física y mortalidad. Claro que esto depende de muchos factores, como el tipo de accidente, la edad y el tiempo en obtener atención médica.

En Neurocenter tenemos como objetivo brindar una atención integral y multidisciplinaria, que nos permita abordar cualquier situación o secuela neurológica con los mejores tratamientos, en manos de nuestra robusta red de profesionales.

Tenemos la certeza de que contamos con una solución para ti. Contamos con las herramientas necesarias para ayudarte a dejar de perder y empezar a ganar, porque sin importar tus circunstancias económicas, geográficas o sociales, en Neurocenter Juntos decimos Sí.

© 2020 Neurocenter. 
Todos los derechos reservados. Supported by SENSO Mx.

Neurorehabilitación: una mejor calidad de vida

Servicios

Neurorehabilitación: una mejor calidad de vida

Cuando se sufre una lesión cerebral, de la médula espinal o se padece un trastorno neurológico existen diversos tratamientos que ayudan a mejorar la calidad de vida de los pacientes, uno de ellos es la Neurorehabilitación.

La rehabilitación neurológica busca ayudar a las personas con alguna lesión neurológica a recuperar el mejor nivel de sus funciones e independencia considerando de manera individual sus circunstancias físicas, psicológicas y sociales, pues se sabe que es útil aun años después de haberse lesionado el sistema nervioso.

Cuando ocurre un evento que compromete el sistema nervioso, es muy probable que la calidad de vida de las personas se vea afectada. En Neurocenter ofrecemos un servicio de neurorehabilitación integral y multidisciplinario, que incluye diagnóstico, tratamiento y seguimiento a cada uno de nuestros pacientes.

Como clínica especializada en neurología, nuestra robusta red de profesionales puede atender todo tipo de enfermedades neurológicas, ya sea un daño cerebral adquirido, neurodegenerativo o congénito.

¿Qué es la neurorehabilitación?

La OMS la define como un proceso activo por medio del cual los individuos con alguna lesión cerebral o trastorno del sistema nervioso pueden alcanzar la recuperación integral más óptima posible; que les permita su desarrollo físico, mental y social de la mejor forma; y que logren integrarse a su medio ambiente de la manera más apropiada.

La rehabilitación neurológica se lleva a cabo de la mano de profesionales de la salud con diferentes formaciones, que van desde licenciados en Fisioterapia, hasta neurólogos con especialidad médica en neurorehabilitación, pasando por neuropsicólogos, neurofisiólogos, neuropediatras, entre otros.

El paciente debe contar también con la colaboración del círculo familiar o social más cercano.  

La neurorehabilitación está fundamentada en la plasticidad que posee el sistema nervioso. Debe ser holística, individualizada para cada paciente, inclusiva y participativa. 

Se apoya en terapia farmacológica, física, robótica, realidad virtual y más recientemente en la estimulación magnética transcraneal. Con ellas se ha demostrado que no solo la rehabilitación física es importante, sino que la estimulación sensorial también es un método muy efectivo para llevar al organismo afectado a su estado antes de la lesión o muy cerca de éste.

Se inicia con el apoyo de estudios neurofisiológicos como la electromiografía, velocidad de conducción nerviosa o electroencefalograma para poder proporcionar al paciente una valoración completa de sus necesidades.

Se utiliza habitualmente para tratar afecciones como la parálisis cerebral, enfermedad de Parkinson, apoplejía, traumatismo craneoencefálico, esclerosis múltiple, síndrome de Guillain Barré, entre otras.

Áreas de la neurorehabilitación

La neurorehabilitación debe centrarse en diferentes aspectos del paciente para poder lograr una recuperación integral. El uso de terapias físicas, como su nombre lo dice, ayuda a mejorar la función física del individuo que fue dañada por alguna lesión o enfermedad cerebral y es realizada con ayuda de un fisioterapeuta.

La terapia ocupacional ayuda al paciente enseñándole nuevas técnicas para que pueda volver al trabajo o simplemente poder realizar sus actividades cotidianas. 

La terapia de lenguaje ayuda a superar poco a poco cualquier problema relacionado con el habla que haya sido causado por algún daño o algún derrame cerebral.

Es necesario que neurólogos, neurocirujanos, traumatólogos, psiquiatras, médicos internistas, entre otras especialidades recomienden a sus pacientes afectados en su sistema nervioso central, periférico o autónomo, la evaluación y tratamiento neurorehabilitador con el fin de mejorar su calidad de vida.

© 2020 Neurocenter. 
Todos los derechos reservados. Supported by SENSO Mx.

Salud mental: ¿Necesito un psicólogo o un neuropsicólogo?

Servicios

Salud mental: ¿Necesito un psicólogo o un neuropsicólogo?

Cuando se tiene algún problema de salud mental, siempre se debe buscar atención psicológica, pero de acuerdo al tipo de padecimiento de determinará si lo que se requiere es atención neuropsicológica o incluso, psiquiátrica.

En este artículo queremos informarte sobre las diferencias entre las ramas de la psicología y cuándo es que podrías requerir atención específicamente de parte de un neuropsicólogo.

Recibir atención especializada es indispensable para lograr recuperar nuestra salud, incluida la salud mental, por eso encontramos de suma importancia que recibas la atención neuropsicológica que requieres.

En Neurocenter ofrecemos servicios integrales y multidisciplinarios concernientes al área de la neurología, esto incluye la neuropsicología. Estamos convencidos de que con nuestra atención podemos lograr que dejes de perder y empieces a ganar tu salud.

¿Qué es la neuropsicología?

La neuropsicología es una rama de las neurociencias que integra el conocimiento de la psicología y la neurología teniendo como objetivo la relación entre el funcionamiento cerebral y la conducta  tanto en sujetos sanos como aquellos que han sufrido algún tipo de daño cerebral.

Se encarga del estudio de las bases neuroanatómicas en relación a los procesos mentales como la atención, la memoria, el lenguaje, la percepción, praxis, funciones ejecutivas y emociones.

Un neuropsicólogo es un especialista que se encarga de la evaluación y tratamiento de las enfermedades relacionadas con el sistema nervioso central , realiza una evaluación de las capacidades cognitivas con el fin de determinar qué áreas están fallando y cuáles están preservadas y de esa manera idear las estrategias para la neuro rehabilitación neuropsicológica mediante el uso de escalas estandarizadas y planes terapéuticos específicos.

¿En qué enfermedades se puede brindar tratamiento neuropsicológico?

La terapia de neurorehabilitación psicológica se centra principalmente en las patologías relacionadas con daño cerebral como los accidentes cerebrovasculares, procesos neurodegenerativos como la Enfermedad de Parkinson, Enfermedad de Alzheimer, Esclerosis múltiple, además de Traumatismos craneoencefálicos, tumoraciones cerebrales, enfermedades autoinmunes e infecciosas que puedan repercutir en el procesamiento cerebral.

También está implicada en el procesamiento del neurodesarrollo cerebral en etapas tempranas y sus anormalidades como trastornos del espectro autista y trastorno de déficit de atención e hiperactividad, entre otras.

¿Qué síntomas me pueden indicar un daño neuropsicológico?

Dentro de los síntomas que puedan orientar a un daño neuropsicológico se encuentran los siguientes:

  • Afasia: trastorno del lenguaje que implica un daño en el procesamiento, la comprensión,  y la expresión del lenguaje.
  • Disartria: dificultad para articular las palabras.
  • Ecolalia: repetición de sonidos.
  • Acinesia: los pacientes tienden a moverse poco y no ponen atención a nuevos estímulos.
  • Reflejos anormales: los reflejos que deberían de desaparecer mediante la maduración del sistema nervioso central suelen presentarse de nuevo por un daño provocado en el lóbulo frontal como chupeteo, búsqueda ocular, Babinski, Palmomentoniano.
  • Alteración de la marcha.
  • Alteración de la memoria.
  • Alteración en la atención.
  • Dificultad para escribir.
  • Dificultad de planeación y toma de decisiones.
  • Dificultad del cálculo.
  • Pérdida de la capacidad de reconocer rostros, nombres, o lugares.
  • Dificultad para obedecer órdenes.
  • Pérdida de la motricidad fina y gruesa.
  • Cambios en la conducta y comportamiento como agresividad, hipersexualidad, exhibicionismo, impulsividad.
  • Alteraciones neurosensoriales como pérdida de olfato o gusto, alteración en la sensibilidad térmica y percepción del dolor.

¿Cuál es la finalidad de la terapia neuropsicológica?

La finalidad de la terapia neuropsicológica se basa principalmente en lograr restaurar las conexiones cerebrales mediante la neuroplasticidad cerebral en el individuo enfermo la cual representa la adaptación funcional del Sistema Nervioso Central para minimizar los efectos de las alteraciones estructurales o fisiológicas, provocadas por los mecanismos de daño cerebral.

Ello es posible, gracias a la capacidad que tiene el sistema nervioso para experimentar cambios estructurales y/o funcionales detonados por influencias endógenas o exógenas, las cuales pueden ocurrir en cualquier momento de la vida.

De esta manera poder lograr una reintegración del paciente en sus ámbitos interpersonales, sociales, laborales y familiares con una mejor calidad de vida.

¿Qué es la psicología y cuáles son sus ramas de estudio?

Es una rama de la ciencia que estudia los procesos mentales y de conducta, la psicología es ciencia porque utiliza el método científico para catalogar la conducta (acciones humanas que pueden ser observadas y medidas directamente) y los procesos mentales (procesos internos difícilmente observables).

Así la psicología se interesa principalmente por procesos de percepción, motivación, atención, inteligencia, aprendizaje, pensamiento, personalidad, amor, conciencia e inconsciencia, así como el funcionamiento bioquímico del cerebro las conexiones entre las neuronas por medio de los neurotransmisores o mensajeros químicos.

Son 12 ramas principales de las cuales se puede dividir el objetivo de estudio de esta ciencia las cuales son: 

  • Psicología de las organizaciones y del trabajo.
  • Psicología del marketing y del consumidor
  • Psicología clínica y de la salud
  • Sexología
  • Psicología forense 
  • Psicología de educación y desarrollo
  • Psicología del deporte
  • Psicología social
  • Psicología comunitaria 
  • Psicología de pareja y familiar
  • Psicología básica y experimental
  • Neuropsicología

© 2020 Neurocenter. 
Todos los derechos reservados. Supported by SENSO Mx.

Síndrome del túnel carpiano: cómo detectarlo

Servicio

Síndrome del túnel carpiano: cómo detectarlo

Aunque el diagnóstico de esta enfermedad suele ser clínico debido a que los síntomas que provoca la enfermedad son muy típicos y corresponden con el daño al nervio, existe un estudio complementario que puede confirmarlo: Una electromiografía con velocidades de conducción nerviosa de las extremidades superiores.

Este estudio puede dar información sobre el grado de afectación del nervio y cuál sería el mejor tratamiento que se le puede brindar al paciente. En la mayoría de los casos existe desmielinización en el sitio de la lesión y en los casos más severos se puede demostrar pérdida axonal sec