Haz tu cita llamando al        81 – 2089 – 22 44

Daño cerebral por Covid-19

Covid-19

Daño cerebral por Covid-19

Seguro habrás escuchado sobre las diferentes secuelas que puede dejar la infección por COVID-19, desde daño residual en los pulmones, afectación de los riñones o incluso en el corazón, pero también puede ocasionar daño en el cerebro, esta afectación es conocida como encefalopatía o encefalitis por COVID-19.

El daño ocurre a consecuencia del mecanismo de defensa de nuestro propio cuerpo, pues las citocinas que libera par atacar al virus ocasiona también daño en los órganos y directamente en las neuronas, provocando una serie de síntomas que van desde periodos de confusión hasta llegar a un coma.

Como parte de la atención multidisciplinaria e integral que ofrecemos en Neurocenter queremos informarte sobre estas secuelas para que de detectarlas puedas buscar ayuda especializada con un neurólogo.

Tenemos la certeza de que con nuestra propuesta alternativa de atención y nuestra robusta comunidad de profesionales podemos detener las pérdidas y ayudarte a ganar y recuperar todo aquello que, quien nos busca, requiere para tener una vida plena.

¿Porqué ocurre la encefalopatía?

¿Cómo se manifiesta?

Los síntomas por encefalopatía son muy variables, el principal es una alteración del estado de alerta, que puede ir desde episodios de confusión o delirium, hasta entrar en coma. Otros síntomas neurológicos que pueden presentarse son crisis convulsivas, dolor de cabeza, mareo o movimientos anormales.

El neurólogo será el responsable de establecer este diagnóstico basándose en los síntomas neurológicos que presente el paciente tales como los previamente mencionados, además de otros síntomas típicos de COVID como la falta de aire o pérdida del gusto u olfato, apoyándose también en los cambios que puedan observarse en el cerebro en estudios de imagen como una resonancia magnética. En algunos casos puede requerirse la realización de una punción lumbar, un estudio que consiste en extraer líquido cefalorraquídeo para analizarlo mediante una punción entre las vértebras de la columna lumbar.

No existe un tratamiento específico para este padecimiento. En casos leves pueden ser necesarios solo algunos medicamentos para observar una mejoría de los síntomas, aunque en casos graves se requiere manejo médico en una unidad de cuidados intensivos.

Una secuela que deja huella

La encefalopatía por COVID-19 es una secuela de la enfermedad que puede dejar huella por el resto de la vida. En casos donde se presenta de manera leve como episodios de confusión puede cursar de manera temporal sin dejar más secuelas. Sin embargo, en aquellos que tuvieron síntomas graves o incluso estuvieron en coma, puede generar un déficit neurológico bastante importante. En estos casos el tratamiento se basará en medicamentos y terapia de rehabilitación.

Encuéntranos sin problemas

También puedes visitarnos
nos encantaría conocerte

Sayula 310, Mitras Sur, 64020 Monterrey, N.L.

Lunes a viernes

9:00 am a 19:00 pm

Sábados

9:00 am a 14:00 pm

Síguenos

© 2023 Neurocenter. Todos los derechos reservados. 

Niños: ¿Sufre trastornos del aprendizaje?

Neuropediatría

Niños: ¿Sufre trastornos del aprendizaje?

El rendimiento escolar es muy importante para el desarrollo del niño y el adolescente, además de ser un paso para integrarse a la sociedad, por ello, cuando surgen trastornos del aprendizaje, es común que los padres muestren preocupación. 

Y es que si un niño presenta datos de un rendimiento escolar bajo como malas notas, problemas de lectura, de comprensión o de cálculo (matemáticas), es posible que tenga problemas para procesar la información.

¿Qué son y en quiénes se presentan?

Los trastornos del aprendizaje son problemas en el procesamiento de la información. Es decir, existe una dificultad en la manera de recibir, analizar, procesar y retener información. Son problemas altamente frecuentes en la sociedad, estimándose que 1 de cada 10 niños presenta algún tipo de trastorno del aprendizaje.

A diferencia de lo que se pueda pensar, este tipo de problemas se presentan en niños con nivel de inteligencia y nivel cultural normales (y en algunas ocasiones, superior). Por tanto, se consideran problemas del neurodesarrollo, que además de malas notas, se puede manifestar como problemas de conducta, cambios en el comportamiento, desarrollo de ansiedad o problemas para interactuar de manera adecuada con la sociedad.

Cuando este tipo de problemas no son detectados a tiempo o se dejan pasar, pueden condicionar al niño a baja autoestima o temor a intentar aprender algo por temor o “costumbre” a fallar con facilidad.

Tipos de trastornos del aprendizaje

Podemos dividir los trastornos del aprendizaje dependiendo sobre si la dificultad predominante es en la escritura, lectura o matemáticas, o alguna otra habilidad.

La dislexia (trastorno del aprendizaje con dificultad en la lectura) puede variar a lo largo de la edad, y puede ser algo tan poco notorio como lectura lenta o problemas de ortografía, hasta una incapacidad completa de realizar la lectura fluida con normalidad.

La discalculia (trastorno del aprendizaje con dificultad de las matemáticas o cálculo) es la dificultad para comprender o aprender aritmética, uso de números o conteo.

 

Otros tipos de trastorno del aprendizaje pueden ser específicos de la lectura, habilidades no verbales (como interpretar situaciones o expresiones faciales), motricidad (realizar movimientos de manera adecuada), organización, entre otros.

Por qué recibir atención especializada

Cuando los padres o maestros sospechan de un trastorno del aprendizaje lo ideal es buscar atención médica. Sin embargo, la detección puede pasar desapercibida para algunos médicos no especialistas. En estas situaciones, el especialista en neurología pediátrica tiene las habilidades y expertise para determinar si el problema realmente se debe a un trastorno del aprendizaje, si es así, determinar el tipo específico de trastorno que presenta, y de esta manera encontrar soluciones al mismo.

Es importante ser conscientes que este tipo de problemas suelen durar toda la vida. Esto no quiere decir necesariamente que a lo largo de su desarrollo el niño va a presentar problemas para aprender o retener lo aprendido. De hecho, esto es otro de los motivos por los cuales acudir con el especialista es importante, pues el tratamiento va encaminado a generar una reeducación y una manera de adaptarse a la situación, para evitar frustraciones, temor a fallar, y poder encontrar un método adecuado e individualizado para el aprendizaje.

Encuéntranos sin problemas

También puedes visitarnos
nos encantaría conocerte

Sayula 310, Mitras Sur, 64020 Monterrey, N.L.

Lunes a viernes

9:00 am a 19:00 pm

Sábados

9:00 am a 14:00 pm

© 2023 Neurocenter. Todos los derechos reservados. 

Enuresis: ¿Mojas la cama?

Clínica del sueño

Enuresis: ¿Mojas la cama?

La enuresis es la pérdida del control de la vejiga durante el sueño, también conocido como “mojar la cama”. Es común en niños que apenas están aprendiendo a controlar sus esfínteres, sin embargo, puede deberse a diferentes padecimientos cuando se presenta en adultos. Sigue leyendo para conocer más acerca de la enuresis y cómo tratarla.

¿Por qué sucede?

 

A diferencia de la incontinencia urinaria en donde la pérdida de orina puede ser en el día o en la noche, en la enuresis la pérdida del control de la vejiga ocurre solo en la noche, sin predilección por alguna fase del sueño.

La mayoría de los niños alcanzan el control del esfínter de la vejiga hacia los 3 años, pero más del 10% de los niños no lo hacen hasta los 12 años, e incluso un 2-3% más tarde (el 0,5-1% llegan a la edad adulta). 

Se le conoce como enuresis primaria cuando el niño no ha podido controlar el esfínter, usualmente asociado a las ganas frecuentes de ir a orinar en la noche, a una hiperactividad del músculo de la vejiga y el incremento del nivel de despertar.

Se le conoce como enuresis secundaria cuando reaparece en un adolescente o adulto que previamente ya controlaba el esfínter de la vejiga, o niños que ya llevaban al menos 6 meses sin presentar enuresis. Estos casos de enuresis secundaria suelen estar asociados de manera importante con factores psicológicos.

Uno de los problemas de la enuresis es que puede afectar la autoestima de quien lo presenta, llegando a tener secuelas psicológicas negativas.

¿Cómo saber si se padece Enuresis?

A pesar de que es normal en niños menores de 5 años porque apenas aprenden a controlar esfínteres, se considera una enfermedad cuando ocurre por lo menos 2 veces cada día durante un mínimo de 3 meses consecutivos y en niños mayores de 4 años

En la enuresis secundaria es sumamente importante primero descartar otras patologías que la estén desencadenando, como diabetes, infecciones urinarias, apnea del sueño, entre otras.

¿Existe un tratamiento?

El tratamiento inicial de la enuresis primaria se basa en poner alarmas para ir al baño, y así evitar la enuresis, en algunos casos requiriendo también tratamiento farmacológico, especialmente en los casos en los que la enuresis se asocia a estrés o ansiedad. 


En el caso de la enuresis secundaria hay que tratar la causa de base en caso de haberla, de lo contrario, requiere un abordaje especializado.

Encuéntranos sin problemas

También puedes visitarnos
nos encantaría conocerte

Sayula 310, Mitras Sur, 64020 Monterrey, N.L.

Lunes a viernes

9:00 am a 19:00 pm

Sábados

9:00 am a 14:00 pm

© 2023 Neurocenter. Todos los derechos reservados. 

Cada cerebro es un mundo

Datos Científicos

Cada cerebro es un mundo

¿Has escuchado la frase “Cada cabeza es un mundo”? Pues no es sólo en sentido figurado, cada cerebro es único, diferente al de cada persona. Y es que cada una de tus experiencias, lo que ves, vives y aprendes, así como tu genética, configura a tu cerebro de manera única.

Sí, así como cada quien tenemos huellas dactilares diferentes, la anatomía de cada cerebro humano no tiene otra igual, así lo afirma una investigación de la Universidad de Zúrich publicada en Scientific Reports. Esto gracias al resultado de las características genéticas de cada persona combinadas con su experiencia de vida.

Ya se había concluido que la experiencia de cada persona deja huellas únicas en el cerebro, según lo observado en algunos músicos, ajedrecistas o jugadores de golf, estos tienen características particulares en las regiones del cerebro que más utilizan para su actividad especializada.

Lo nuevo que descubrieron es que también los eventos de menor duración pueden dejar rastros en el cerebro, como por ejemplo, si una pierna se inmoviliza un par de semanas, no sólo el músculo pierde fuerza, sino que además se reduce el grosor de la corteza cerebral en las áreas responsables de controlar la pierna inmovilizada.

El análisis de 200 cerebros

Durante la investigación, el autor principal, Lutz Jäncke y su equipo examinaron los cerebros de casi 200 personas mayores sanas utilizando imágenes de resonancia magnética tres veces durante un período de dos años. En total fueron analizados los cerebros de 191 personas de edades comprendidas entre los 64 y los 81 años.

Como resultado se evaluaron más de 450 características anatómicas cerebrales, incluidas: 

  • La corteza cerebral, que es la capa más externa del cerebro y cubre la superficie irregular de los hemisferios cerebrales. 
  • La materia blanca, que constituye el 60 por ciento del cerebro y es la que transmite la información de las diferentes partes del cuerpo hacia la corteza cerebral. 
  • La materia gris que ocupa el 40 por ciento del cerebro y se encuentra en las regiones implicadas en el control muscular y la percepción sensorial.

Para cada una de las 191 personas, los investigadores pudieron identificar una combinación individual de características anatómicas específicas del cerebro, por lo que la precisión de identificación, incluso para las características anatómicas cerebrales muy generales, fue superior al 90 por ciento.

Más allá de una huella dactilar

Esta investigación dejó en claro que así como nuestras huellas dactilares, no existen dos cerebros iguales en la anatomía humana. Lo que lo convierte en una seña de identidad inconfundible. Sin embargo, la identidad única de cada cerebro no se puede utilizar de manera cotidiana cómo se hace con las huellas dactilares, pues las imágenes de resonancia magnética son costosas y consumen mucho tiempo.

 

La importancia de estos estudios radica en que tan sólo 30 años atrás se creía que el cerebro humano tenía pocas o ninguna característica individual, por lo que la identificación personal a través de las características anatómicas del cerebro era inimaginable. 

 

Ahora sólo podemos imaginar lo que los avances científicos y el desarrollo de nuevas tecnologías nos permitirán descubrir en un futuro no tan lejano.

Encuéntranos sin problemas

También puedes visitarnos
nos encantaría conocerte

Sayula 310, Mitras Sur, 64020 Monterrey, N.L.

Lunes a viernes

9:00 am a 19:00 pm

Sábados

9:00 am a 14:00 pm

© 2023 Neurocenter. Todos los derechos reservados. 

Epilepsia en niños: Síndrome de Dravet

Epilepsia en niños: Síndrome de Dravet

Uno de los síndromes epiléptico poco conocidos es el Síndrome de Dravet, del cual apenas en el 2001 se descubrió su base genética. Este se caracteriza por iniciar en el primer año de vida con crisis convulsivas febriles muy prolongadas y frecuentes. Aquí te compartimos información importante sobre este padecimiento.

¿Qué es el Síndrome de Dravet?

El síndrome de Dravet, también conocido como epilepsia mioclónica grave de la infancia, es un síndrome epileptico que inicia en infancia temprana, caracterizándose por comenzar durante el primer año de vida con crisis convulsivas febriles muy prolongadas y frecuentes, posteriormente los niños presentan crisis mioclónicas, ausencias atípicas y otras crisis, además de detención del desarrollo o rasgos autistas. 

 

La primera descripción del síndrome fue hecha por Charlotte Dravet en 1978 y fue hasta el 2001 cuando se descubrió su base genética. Desde entonces ya es clasificado como un síndrome epileptico genético y encefalopatía epiléptica.

Crisis convulsivas desde la infancia

El Síndrome de Dravet es un desorden raro que afecta aproximadamente a 1 de cada 15,700 hasta 40,000 nacidos vivos, afecta en igual proporción a niños y niñas, representando solo un 3% de las epilepsias de la infancia. El origen de la enfermedad es una mutación en el gen SCN1AY y se sabe que las mutaciones en este gen se pueden manifestar con otros síndromes epilépticos pasando por tres etapas bien diferenciadas:

Las convulsiones ocurren generalmente en el primer año de vida, específicamente entre el 5to y 8vo mes de vida. Los bebés con este síndrome tienen un desarrollo físico y psicomotor normal al momento de la primera crisis convulsiva. La convulsión inicial típica es una convulsión tónico-clónica febril que puede ser unilateral o bilateral.

¿Qué causan las crisis convulsivas?

Los precipitantes iniciales son fiebre, aplicación de vacuna en las últimas 48 hrs y tomar un baño caliente, sin embargo, en el 33% de los pacientes no se pueden identificar un factor precipitante. Las convulsiones generalmente son prolongadas, con una duración de 10-15 minutos, evolucionando en ocasiones a un estatus epileptico.  

Durante los primeros años del proceso tienen una gran sensibilidad a los aumentos súbitos de temperatura, presentando crisis si se bañan con agua muy caliente, además hay un alto riesgo de muerte súbita. Para identificar el síndrome se realiza un electroencefalograma, un estudio que consiste en evaluar la actividad eléctrica de la corteza cerebral. En quienes presentan este síndrome se encuentran descargas epileptiformes generalizadas que se acompañan de fotosensibilidad, es decir, desencadenadas al recibir estimulación con luz, además de haber una lentificación de la actividad de fondo

¿Existe tratamiento?

El objetivo del tratamiento consiste en reducir la duración, número de crisis y prevenir el estatus epileptico, por lo que el tratamiento consiste principalmente en los medicamentos antiepilépticos, sin embargo, tienen una eficacia limitada. Aunque es bien conocida la resistencia a estos medicamentos, se debe hacer el esfuerzo para evitar factores precipitantes de las crisis, controlar las convulsiones y el estatus epileptico lo mejor posible. A la fecha, el tratamiento farmacológico sigue siendo la primera línea de tratamiento junto con una dieta cetogénica y neuromodulación en ciertos pacientes.

Encuéntranos sin problemas

También puedes visitarnos
nos encantaría conocerte

Sayula 310, Mitras Sur, 64020 Monterrey, N.L.

Lunes a viernes

9:00 am a 19:00 pm

Sábados

9:00 am a 14:00 pm

© 2023 Neurocenter. Todos los derechos reservados. 

Obsesiones en niños: TOC

Neuropediatría

Obsesiones en niños: TOC

Aunque solemos relacionar las obsesiones compulsivas con los adultos, este trastorno puede presentarse también en niños. El TOC se caracteriza por pensamientos o imágenes desagradables que causan una ansiedad importante (obsesiones), que a su vez ocasionan rituales de actos repetitivos(compulsiones) para deshacerse de la ansiedad provocada por las obsesiones.

Un ejemplo clásico de obsesión-compulsión sería la obsesión o pensamiento de la suciedad en donde todo lo que un niño toca es potencialmente sucio y dañino lo que genera un grado elevado de ansiedad y el niño necesite realizar el ritual de lavarse las manos cada vez que toca algún objeto o superficie. Los niños que padecen del TOC consumen gran parte de su tiempo y energía de su día, pudiendo llegar a afectar sus relaciones interpersonales y desempeño escolar.

Este trastorno suele afectar con mayor frecuencia al género masculino en la infancia y en la adolescencia comparado con el género femenino, que es más propenso a presentarlo durante la edad adulta. Se estima que el riesgo en la infancia es de un 4% para padecerlo y suele ser una enfermedad crónica que persiste en el tiempo si no es tratada.

Síntomas del TOC en niños

En niños menores de 5 años suele ser un tanto difícil poder realizar el diagnóstico debido a su comportamiento de exploración y su aprendizaje en base a la imitación y repetición. Por lo que el TOC se puede volver más evidente en niños mayores de 5 años, lo más frecuente son los pensamientos de contaminación y los rituales de limpieza, la obsesión de no haber realizado una tarea específica (como cerrar la puerta) y la compulsión de verificación (regresar a cada rato para verificar que sí se haya cerrado la puerta.

Pero, ¿cómo se realiza un diagnóstico? Bueno, este trastorno suele ser identificado por el psiquiatra o neuropediatra al observar los cambios en el comportamiento previamente mencionados. El diagnóstico se establece de manera clínica utilizando escalas de detección mediante formularios de preguntas que se realizan al niño y a los padres. 

 

Tratamiento Neuropediátrico del TOC

Existen 2 formas de tratamiento que pueden complementarse, la primera es la terapia de exposición con prevención de respuesta que implica que el niño se exponga gradualmente las situaciones temidas (como por ejemplo tocar el lavamanos o una superficie sucia) y abstenerse de realizar las compulsiones (lavarse las manos) en un intento de neutralizar su ansiedad. 

La segunda es bajo tratamiento farmacológico con ISRS (inhibidores selectivos de la recaptura de serotonina) como la sertralina, la paroxetina o fluoxetina que actúan en circuitos neuronales que modulan la ansiedad.

 

Si sospechas que tu niño presenta algún dato de compulsión y obsesión, acude con un neurólogo pediatra para poder diagnosticar y tratar este padecimiento lo antes posible.

Encuéntranos sin problemas

También puedes visitarnos
nos encantaría conocerte

Sayula 310, Mitras Sur, 64020 Monterrey, N.L.

Lunes a viernes

9:00 am a 19:00 pm

Sábados

9:00 am a 14:00 pm

© 2023 Neurocenter. Todos los derechos reservados. 

Postrado en cama por COVID-19

Covid-19

Postrado en cama por COVID-19

 Cuando se padece Covid-19 existen diversos síntomas y complicaciones que afectan la movilidad de las personas, ya sea por dolor o inflamación muscular o, en caso de ser grave, por pasar varios días en cama intubado a un respirador. Esto conlleva a su vez, diversos factores de riesgo que queremos abordar en este artículo.

Más que una neumonía  

El virus del síndrome respiratorio agudo severo por coronavirus 2 (SARS-CoV 2) causa la enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19), la cual ha demostrado ser una enfermedad sistémica que afecta no solo a los pulmones, sino que repercute en múltiples sistemas y órganos.

 

Pacientes que han sido infectados por este virus experimentan con frecuencia síntomas musculares como mialgias (dolor muscular) representando una de las manifestaciones más comunes, reportadas entre el 35% y el 50% de los afectados.

Una de las complicaciones de especial atención que involucra el sistema muscular es la rabdomiolisis, una complicacion tardia de la infección que provoca miositis (inflamación del músculo) determinada por un aumento en las enzimas musculares liberadas por estrés en las células musculares y mioglobinuria (eliminación de mioglobina por la orina, dando un  color rojo a la orina), que puede resultar en una insuficiencia renal potencialmente mortal.

Postración 

Por otro lado, los pacientes que requieren de ventilación mecánica asistida por daño pulmonar severo ingresan a la unidad de cuidados intensivos (UCI) donde reciben el apoyo respiratorio necesario. Una de las complicaciones que se han reportado posterior a una larga estancia en la UCI incluyen la miopatía, polineuropatía, y polineuromiopatía por enfermedad crítica provocando un daño severo al sistema muscular debido a la inmovilización por un tiempo prolongado.

Los factores de riesgo para desarrollar estas condiciones incluyen un descontrol metabólico de la glucosa del paciente por Diabetes Mellitus, necesidad de ventilación mecánica asistida por más de 5 días y un uso inadecuado de corticoesteroides.

 

El paciente que presenta estas condiciones sufre de dolor en los músculos, debilidad muscular proximal que le incapacita sostenerse, peinarse, bañarse, lavarse los dientes y múltiples afectaciones en las actividades de la vida diaria, lo que lo condiciona a estar postrado en cama y requerir asistencia continua por el cuidador.


El músculo puede sufrir daño directo provocado por la tormenta de citocinas inflamatorias, afectación de la circulación microvascular con posterior necrosis muscular entre otros mecanismos, o puede sufrir denervación o desmielinización por daño en los nervios musculares como el síndrome de guillain barré, mielitis transversa, encefalomielitis aguda diseminada, etc.

Diagnostico y rehabilitación 

El médico neurólogo cuenta con múltiples herramientas para poder realizar un diagnóstico temprano y tratar de evitar que el paciente permanezca en cama de por vida. Dentro de ellas destacan las velocidades de conducción nerviosa (VCN), la electromiografía (EMG) y la resonancia magnética nuclear (RMN) para detectar daño muscular o nervioso, y los estudios de sangre de laboratorio para detectar enzimas musculares elevadas.

Para poder prevenir la enfermedad primero hay que conocerla, una vez que el médico la detecta a tiempo puede indicar neurorehabilitación para evitar la atrofia muscular con un plan terapéutico personalizado en cada paciente según sea el daño de afectación muscular.

Una de las medidas más exitosas para reducir la incidencia de miopatía por enfermedad crítica es la movilización del paciente lo antes posible. Diversos estudios han demostrado que comenzar la movilización a los 5 días de una estancia en la UCI puede hacer que los pacientes se pongan de pie y caminen antes de lo esperado. Los pacientes que no desean o no pueden comenzar la movilización temprana, se pueden realizar cambios de posición básicos para reducir significativamente la compresión nerviosa y aumentar el flujo sanguíneo a la piel así como a la musculatura superficial reduciendo así la tasa de hipotrofia muscular

Los pacientes que están inmóviles también pueden beneficiarse de ejercicios de rango de movimientos y estiramientos. La arquitectura de las fibras musculares se puede conservar mejor de esta manera que sin nada de terapia física.

La rehabilitación siempre es fundamental en este tipo de padecimientos, de esta manera se reducen las secuelas que un padecimiento tan complejo como la infección por COVID-19 puede llegar a dejar.

Encuéntranos sin problemas

También puedes visitarnos
nos encantaría conocerte

Sayula 310, Mitras Sur, 64020 Monterrey, N.L.

Lunes a viernes

9:00 am a 19:00 pm

Sábados

9:00 am a 14:00 pm

© 2023 Neurocenter. Todos los derechos reservados.